¿Está de acuerdo con que se pueda pagar para no tener "Pico y placa"?

En la red cachaca queremos discutir esta idea, ¿ustedes qué opinan?

Debate

571

13

20 de Junio de 2016

Eduardo Briceño Florez
Eduardo Briceño Florez
Coordinador de La Silla Llena
971 Seguidores887 Siguiendo

24 Debates

107 Columnas

Respuestas al Debate (13)

Edgar Enrique Sandoval

20 de Junio

181 Seguidores

Si estoy de acuerdo por cuatro razones básicas: El que congestiona debe pagar...+ ver más

Si estoy de acuerdo por cuatro razones básicas: El que congestiona debe pagar. Si se tiene carro por comodidad, es lógico que coincida con un mayor ingreso y por tanto es una carga progresiva. Si se tiene carro para el trabajo, es lógico que si la producción incluye un bien contaminante y congestionante, el productor deba pagar por hacer uso de ese tipo de bien de capital; y seguramente el consumidor tambien debe pagar por adquirir bienes o servicios que son producidos por bienes de capital que generan efectos secundarios no deseables en la ciudad. Y en último lugar, porque si el destino de esos recursos es mejorar el transporte público o promover el transporte no motorizado, se logra un efecto progresividad en el uso de bienes públicos.

Juan David Garcia

20 de Junio

179 Seguidores

Dice el refrán: "Lo óptimo es enemigo de lo bueno".

¿Qué es lo ...+ ver más

Dice el refrán: "Lo óptimo es enemigo de lo bueno".

¿Qué es lo óptimo? Desincentivar (pero en serio!) el uso del automóvil particular y canalizar esos recursos a transportes más sostenibles (caminar, transporte público y bicicletas). ¿Cómo? Fácil:
-Cobrando a todos por igual las externalidades que generan sobre la salud y el uso del espacio público con sobretasas a la gasolina, cobro por congestión o impuesto de rodamiento (y no, amigo conductor, usted NO paga un impuesto de rodamiento, solo de propiedad).
- Desarticulando subsidios al automovil como el parqueo gratis en vía (que subsidiamos absolutamente todos los ciudadanos que pagamos impuestos independientemente de nuestro medio de transporte) o el control a las tarifas máximas de parqueo (que por cierto no son ni de lejos las más altas del mundo, ni siquiera son de las más altas de América Latina).

¿Por qué no hacemos lo óptimo? Porque a nadie le gusta que le cobren por lo que hasta ahora le había salido gratis y no hemos tenido políticos (en particular concejales) que estén a la altura de la ciudad para tomar medidas que sin duda serán impopulares, pero que no por eso dejan de ser necesarias. Sin ir más lejos, llevamos 20 años (por lo menos!) hablando de parquimetros en la ciudad... y naaada...

¿Y entonces? Ya que no podemos tener lo óptimo, tendremos que conformarnos con lo bueno. Es odioso y desagradable que la gente pague al estado por tener un privilegio, pero más odioso aún es que tengan el mismo privilegio pagando a terceros (con el segundo carro o blindando el que tienen).

Cobrar no es lo ideal, pero de momento es lo que tenemos.

Carlos Felipe Pardo

20 de Junio

195 Seguidores

Yo escribí algo al respecto aquí http://blogs.eltiempo.com/despacio/2016/05/...+ ver más

Yo escribí algo al respecto aquí http://blogs.eltiempo.com/despacio/2016/05/26/cobrar-el-pico-y-placa-no-es-malo-pero/ y vale la pena rescatar (o reiterar de lo que ya han dicho) que los costos reales por usar las vías en Bogotá no se están usando, y de ahí que sí tiene mucha lógica que se empiece a cobrar. Esto se llama generalmente "gestión de la demanda" y se ha hecho en muchos países con buenos resultados (y en otros no tan buenos). El problema principal de implementación es poder comunicar esto de manera adecuada Y poder saber utilizar el recaudo para el mejoramiento del transporte sostenible en Bogotá. Si comunican mal y dejan que la plata entre a presupuesto general, la cosa se vuelve medio inútil como política pública aunque puede reducir la congestión hasta cierto punto.

Dario Hidalgo

20 de Junio

202 Seguidores

El cobro por circular en días de pico y placa es un paso en la dirección cor...+ ver más

El cobro por circular en días de pico y placa es un paso en la dirección correcta. Es el reconocimiento del principio de quien congestiona (o contamina) paga. Permite generar recursos para la mayoría de personas que viajan en transporte público. Materializa una oportunidad: en vez de comprar un segundo vehículo o blindarlo.
Tiene efecto perverso en corto plazo (aumenta la congestión), que debe ser mitigado con ampliación de pico y placa a carros blindados. Y puede hacerse mejor, cobrando una escala por valor del vehículo y no un valor fijo para todos.
En cualquier caso, se debe complementar con otras medidas: aumento del porcentaje de sobretasa a combustibles, implantación de cobro por congestión, control y pago de parqueo en vía, liberación de tarifas de estacionamiento fuera de la vía. Y todo lo anterior acompañado de mejoras sustanciales en la calidad del transporte público y la infraestructura para peatones y usuarios de bicicletas.

Dario Hidalgo

20 de Junio

202 Seguidores

Más argumentos en http://app.eltiempo.com/opinion/columnistas/pago-solidario-...+ ver más

Más argumentos en http://app.eltiempo.com/opinion/columnistas/pago-solidario-y-voluntario-dario-hidalgo-columna-el-tiempo/16614829

Y en el buen debate en tuiter :
https://twitter.com/MMMaldonadoC/status/741652001029824513

Ana Mery González Suárez

20 de Junio

174 Seguidores

No estoy de acuerdo, en un país y una ciudad donde los derechos en cuanto a c...+ ver más

No estoy de acuerdo, en un país y una ciudad donde los derechos en cuanto a calidad de vida son privilegios mediados por distintas prácticas indeseables que no permiten que la economía crezca y que se cierren las brechas de inequidad social, el concepto de lo público debe mediar para equilibrar en lo que más se pueda dichas diferencias.
Las vías son parte de lo público y su uso pleno no puede reducirse a que quien tenga con que pagar las disfrute y quien no, se tenga que sufrir las que son algo así como "las de para el montón".
Esa medida aunque en efecto captará el dinero de quienes igual compraban otro auto para hacerle el quite al pico y placa, lo que deja sobre la mesa es que la felicidad se logra con plata y que la ciudadanía bogotana no tiene derechos sino que dependiendo de sus posibilidades económicas accede o no a lo que en teoría se pregona "para todos".
Mi sueño de la ciudad bonita y justa para toda la población y en todo el territorio bogotano, se diluye con cada nueva medida como estas; sin embargo lo sigo teniendo porque al fin y al cabo por eso no me cobran y el carril de los sueños para Bogotá ni esta congestionado ni tiene pico y placa.

Dario Hidalgo

21 de Junio

202 Seguidores

Creo que @pedestre aporta puntos interesantes a este debate https://ciudadpede...+ ver más

Creo que @pedestre aporta puntos interesantes a este debate https://ciudadpedestre.wordpress.com/2016/06/21/restriccion-vehicular-por-la-razon-o-el-bolsillo/

Jorge Acevedo

20 de Junio

180 Seguidores

El Pico y Placa (PYP), como medida de restricción de la circulación de vehículos en la ciudad, es enormemente eficaz en el plazo inmediato, pero enormemente contraproducente en el mediano y largo plazo.

Con un simple acto administrativo (un decreto, en el caso de Bogotá), de un día para otro se prohíbe la circulación de una gran proporción de la flota urbana, y el resultado inmediato y visible para todos es la disminución drástica de la congestión y de la contaminación. En términos políticos, es totalmente exitosa. En el caso de Bogotá, cuando se decretó a partir de agosto de 1998, se dijo que sería una medida provisional, mientras se adelantaban obras muy importantes en grandes corredores de la ciudad. Llevamos 17 años y la medida se volvió definitiva.

Transcurridos estos 17 años ya hace tiempo estamos en el largo plazo: los hogares afectados por el PYP, para recuperar la movilidad perdida, hace rato adquirieron un segundo o tercer carro, y algunos además los complementaron con una moto de alto rango. Otros optaron por subterfugios legales para evitar la medida: adquirir una camioneta de platón o un carro blindado, que están exentos. Pero la verdad hoy es que los hogares pudientes resolvieron su problema en esta forma, y los de clase media optaron por usar el taxi (muy barato en Bogotá) para los días de restricción. Hoy todos los viajes que se querían restringir se hacen en un segundo carro, o en taxi. La congestión y la contaminación son iguales o peores que si no se hubiese adoptado la medida.

¿Qué hacer entonces?

Si lo que yo argumento es cierto, eliminar el PYP totalmente no debería generar un aumento en la demanda, sino simplemente una sustitución de medio (muchos viajes de hoy en taxi se harían en carro particular), e igualmente muchos segundos o terceros carros permanecerían guardados en el garaje, pese a no tener restricción.

La administración propone una medida intermedia: cobrar un “impuesto” anual para que, si el dueño del carro lo paga, su carro quede exento de la medida. Por las razones expuestas, yo creo que muy pocos estarían interesados en pagar ese impuesto: unos, porque ya resolvieron su problema con el carro adicional; y los usuarios de taxi, a menos que el impuesto sea menor que el costo de los viajes en taxi, probablemente tampoco estén interesados. Probablemente habrá unos pocos que sí pagarán, pero creo que son muchos menos que los que la Administración espera.

Lo bueno de la medida propuesta es que es un paso para constatar la situación real y para eventualmente atreverse a enfrentar lo que de verdad debería hacerse: eliminar totalmente el PYP.

Soy consciente de las críticas que se han hecho a la propuesta, en especial por parte de Mauricio García Villegas, y creo que él tiene argumentos éticos importantes para impugnarla. Pero, desde la perspectiva de eventualmente eliminar una medida inapropiada, creo que vale la pena intentarla.

El Pico y Placa (PYP), como medida de restricción de la circulación de vehículos en la ciudad, es enormemente eficaz en el plazo inmediato, pero enormemente contraproducente en el mediano y largo plazo.

Con un simple acto administrativo (un decreto, en el caso de Bogotá), de un día para otro se prohíbe la circulación de una gran proporción de la flota urbana, y el resultado inmediato y visible para todos es la disminución drástica de la congestión y de la contaminación. En términos políticos, es totalmente exitosa. En el caso de Bogotá, cuando se decretó a partir de agosto de 1998, se dijo que sería una medida provisional, mientras se adelantaban obras muy importantes en grandes corredores de la ciudad. Llevamos 17 años y la medida se volvió definitiva.

Transcurridos estos 17 años ya hace tiempo estamos en el largo plazo: los hogares afectados por el PYP, para recuperar la movilidad perdida, hace rato adquirieron un segundo o tercer carro, y algunos además los complementaron con una moto de alto rango. Otros optaron por subterfugios legales para evitar la medida: adquirir una camioneta de platón o un carro blindado, que están exentos. Pero la verdad hoy es que los hogares pudientes resolvieron su problema en esta forma, y los de clase media optaron por usar el taxi (muy barato en Bogotá) para los días de restricción. Hoy todos los viajes que se querían restringir se hacen en un segundo carro, o en taxi. La congestión y la contaminación son iguales o peores que si no se hubiese adoptado la medida.

¿Qué hacer entonces?

Si lo que yo argumento es cierto, eliminar el PYP totalmente no debería generar un aumento en la demanda, sino simplemente una sustitución de medio (muchos viajes de hoy en taxi se harían en carro particular), e igualmente muchos segundos o terceros carros permanecerían guardados en el garaje, pese a no tener restricción.

La administración propone una medida intermedia: cobrar un “impuesto” anual para que, si el dueño del carro lo paga, su carro quede exento de la medida. Por las razones expuestas, yo creo que muy pocos estarían interesados en pagar ese impuesto: unos, porque ya resolvieron su problema con el carro adicional; y los usuarios de taxi, a menos que el impuesto sea menor que el costo de los viajes en taxi, probablemente tampoco estén interesados. Probablemente habrá unos pocos que sí pagarán, pero creo que son muchos menos que los que la Administración espera.

Lo bueno de la medida propuesta es que es un paso para constatar la situación real y para eventualmente atreverse a enfrentar lo que de verdad debería hacerse: eliminar totalmente el PYP.

Soy consciente de las críticas que se han hecho a la propuesta, en especial por parte de Mauricio García Villegas, y creo que él tiene argumentos éticos importantes para impugnarla. Pero, desde la perspectiva de eventualmente eliminar una medida inapropiada, creo que vale la pena intentarla.

Dario Hidalgo

21 de Junio

202 Seguidores

Profesor Acevedo, estoy de acuerdo con la eliminación de Pico y Placa si se r...+ ver más

Profesor Acevedo, estoy de acuerdo con la eliminación de Pico y Placa si se reemplaza por medidas económicas de gestión de la demanda: cobro por congestión, cobro adicional de estacionamiento, parquo en vía pública, incremento de porcentaje de sobretasa a combustibles. Si estos recursos se aplican a mejora de transporte público estamos en un círculo virtuoso.
El cobro por circular en pico y placa es, en ese marco, un paso en la dirección correcta. Tiene Ud. razón que muchos hogares ya hicieron el ajuste con segundo vehículo o con carros blindados; pero hay una porción creciente de personas y hogares que aumentan su ingreso y están en fila de comprar otro carro; por ahora pueden aplazar esa decisión.
Según los sondeos de medios, un sorprendente 30% estaría dispuesto a pagar. Si es así, son valores importantes. Pero falta más detalle en entender esa dinámica y es necesario llevar estudios más detallados al Concejo para definir la tarifa, que podría ser gradual según el valor del vehículo.

Jorge Acevedo

21 de Junio

180 Seguidores

Darío, gracias por su comentario.

Insisto en que es probable, contra lo que la gente mayoritariamente cree, que eliminar el PYP no aumentaría la congestión y la contaminación (aunque sí afectaría la rentabilidad de los taxis, al disminuir su demanda). Pero coincido con usted en que sería muy válido, desde el punto de vista de la aceptación ciudadana y su efecto político, que esa eliminación se hiciese a cambio de otras medidas impopulares que afecten a la misma población de propietarios de carro, como las que usted menciona, que coincido en considerar necesarias para la ciudad, en especial el aumento a la sobretasa a combustibles (gasolina, diesel y gas). De esa forma estaríamos cambiando una medida perversa (el PYP) por otra u otras claramente benéficas y adecuadas.

No estoy tan de acuerdo en ofrecer destinación específica de los recursos así obtenidos al transporte público. Para ayudar a la aceptación de los pagos adicionales, creo que es mejor dejar libertad presupuestal, pero hacer un compromiso serio de utilizar parte importante de los recursos a mejorar la malla vial, cuyo estado es deplorable. Los dueños de carros entenderían que lo que pagan va a mejorar las vías que utilizan (y que comparten con vehículos de transporte público, por supuesto).

Darío, gracias por su comentario.

Insisto en que es probable, contra lo que la gente mayoritariamente cree, que eliminar el PYP no aumentaría la congestión y la contaminación (aunque sí afectaría la rentabilidad de los taxis, al disminuir su demanda). Pero coincido con usted en que sería muy válido, desde el punto de vista de la aceptación ciudadana y su efecto político, que esa eliminación se hiciese a cambio de otras medidas impopulares que afecten a la misma población de propietarios de carro, como las que usted menciona, que coincido en considerar necesarias para la ciudad, en especial el aumento a la sobretasa a combustibles (gasolina, diesel y gas). De esa forma estaríamos cambiando una medida perversa (el PYP) por otra u otras claramente benéficas y adecuadas.

No estoy tan de acuerdo en ofrecer destinación específica de los recursos así obtenidos al transporte público. Para ayudar a la aceptación de los pagos adicionales, creo que es mejor dejar libertad presupuestal, pero hacer un compromiso serio de utilizar parte importante de los recursos a mejorar la malla vial, cuyo estado es deplorable. Los dueños de carros entenderían que lo que pagan va a mejorar las vías que utilizan (y que comparten con vehículos de transporte público, por supuesto).

Mauricio Rico Ospina

22 de Junio

182 Seguidores

La respuesta es NO! Independiente de si es una medida elitista o progresiva se...+ ver más

La respuesta es NO! Independiente de si es una medida elitista o progresiva se debe analizar el alto impacto que generará en la ciudad y los costos que esto conlleva, no sólo para el que voluntariamente quiera pagar, sino para todos los ciudadanos que recibirán las consecuencias de esta medida.

Los mecanismos de gestión de la demanda que muchas ciudades en el mundo han implementado buscan descincentivar el uso del vehículo privado, nosotros al contrario vamos a incrementar el número de vehículos en circulación. La excusa de “que es para evitar la compra del segundo carro”, es tardía pues duplicamos el número de vehículos en circulación en los últimos 10 años.

De acuerdo a la información disponible se calcula que ingresarán cerca de 250.000 vehículos diarios en las horas pico (se van a retirar 3.000 de placa blanca), los cuales afectarán el espacio víal disponible para circular (afectando el transporte público), incrementarán la congestión, disminuirán la velocidad promedio, incrementarán la contaminación y aumentarán las pérdidas económicas.

El recaudo de un billón de pesos, cuánto nos costará en mayor gasto de energía, contaminación atmosférica (por ruido, NO2 y emisión de partículas), aumento de enfermedades asociadas a la contaminación, mayor número de accidentes y pérdida de horas/hombre/día, en la congestión y el mayor tiempo de desplazamiento, eso sin contar el calentamiento global y los gases efecto invernadero, los cuales afectan el PIB.

Con esta medida, la ciudad promociona el uso del modo de transporte más ineficiente y costoso, pues es el que más espacio vial consume y el de menor tasa de ocupación (hoy 1.17 personas por vehículo), a manera de ejemplo necesitamos 93,6 vehículos para mover 80 personas que es el cupo de un bus dual.

Pero además es el modo de transporte más contaminante, coloca cerca del 80% de emisiones de NO2 y el 60 % de emisiones de partículas y contribuye en buena medida a aumentar los niveles de ruido urbano.

Todo esto va en contra de una de las principales ventajas del vehículo privado: IR MÁS RÁPIDO! Como preguntó una vez Dario Hidalgo: ¿Queremos ir más rápido? Siiiiiii, el problema es que hacemos con el carro!

Reflexión final: ¿Recaudamos un billón de pesos para aliviar el déficit del SITP y cuánto le cuesta a los ciudadanos y a la ciudad, los impactos negativos de esta medida?

Eliana Sandoval

24 de Junio

176 Seguidores

He escuchado muchas opiniones de la medida desde el mismo momento en que comen...+ ver más

He escuchado muchas opiniones de la medida desde el mismo momento en que comenzó anunciarse, opiniones diversas como que es una medida clasista y excluyente para una inmensa minoría... es decir quienes tienen el dinero para pagar por utilizar el carro en días de pico y placa sin restricción alguna. Otras opiniones se orientaron en ver como esta medida ayudaba a desincentivar la compra de más vehículos en una misma familia con el fin de hacerle la comba al pico y placa. Inclusive ayuda a reducir de manera importante la matricula de vehículos particulares en la categoría de vehículo de servicio público especial, modalidad utilizada para circular 24 horas sin restricción.
De acuerdo a los intereses de cada quien, se adoptan de manera positiva o negativa una decisión que afecta a muchos, en este caso a nosotros los bogotanos. Personalmente me parece acertada la decisión el que quiere circular en horas de pico y placa, por que quiere o lo necesita por su trabajo, pues que pague. Estos son recursos adicionales para la ciudad y una forma gradual de comenzar a entender la movilidad en bogotá

Sergio Guarín

27 de Junio

378 Seguidores

Ana Mery en este debate y el profesor García Villegas en otros medios han pue...+ ver más

Ana Mery en este debate y el profesor García Villegas en otros medios han puesto sobre el tapete el debate moral sobre los privilegios. En pocas palabras, se ha dicho que una sociedad que acepta cobrar por gozar del bien público está validando y soportando la exclusión. No me parece un debate menor.
Propongo la siguiente perspectiva, para alimentar esa conversación.
En sociedades como la nuestra, regidas por economías de mercado con enormes fallas, el sector que acumula más capital y más poder "paga" por vivir mejor. Esto implica que los privilegios se extienden a las esferas más cotidianas de la vida. El poseedor de estos privilegios no hace fila, obtiene los mejores asientos en un espectáculo, accede a médicos especialistas sin mediar espera.
Se ha dicho que estas condiciones especiales son aceptables a propósito de mercancías, pero no con respecto al uso y disfrute del espacio público.
Sobre este punto, creo que la vía como espacio público es verdaderamente universal en el caso de peatones (no en silla de ruedas) que circulan por los andenes. De ahí en adelante, existe la limitación propia del acceso al vehículo que se utilice (bicicleta, patines, motos, automóviles..) y del pago del tiquete. En otras palabras, el disfrute de ese bien público que son las vías está mediado en muchos casos por la capacidad de adquisición de un bien externo que determina el confort, la rapidez y las condiciones del viaje. Quien tiene con qué pgar, para por evitarse las angustias del tráfico y adquiere un mejor vehículo.
En el caso del pico y placa, la reacción de los acomodados fue la de pagar para no tener que dejar de usar sus automóviles. Es decir, en nuestro actual sistema el privilegio está presente.
Si le permitimos a esos acomodados pagar por su privilegio al Estado en lugar de a otro privado (concesionarios...), no se está haciendo una medida más incluyente?