Monedas digitales: destino inescapable

Ante la enormidad de los restos y riesgos en los que incurrirían los bancos centrales si deciden emitir monedas digitales, lo más seguro es que la gran mayoría decida esperar y mirar desde la raya el partido. Pero esa actitud no está exenta de riesgos.

Marc Hofstetter
Marc Hofstetter
Profesor Titular - Economía - Universidad de los Andes
7 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

957

3

05 de Abril de 2018

@mahofste

Las cenizas de la crisis financiera global que estalló en 2008 resultaron ser un fértil terreno para la aparición de un fenómeno que apunta a que transformará la manera en que utilizamos los medios de pago, ahorramos e invertimos, la forma y relevancia del sistema bancario y el alcance y la naturaleza misma de los Bancos Centrales: las monedas digitales.

La criptomoneda que marcó el camino inicial fue sin duda el Bitcoin, que en enero de este año alcanzó una capitalización de 250 mil millones de dólares. La promesa de un sistema digital descentralizado, sin supervisión gubernamental ni el lucro del por muchos odiado sistema financiero de por medio, y que permite el intercambio de esa moneda directamente entre sus usuarios en cualquier parte del mundo y el pago de bienes y servicios en los establecimientos que los reciban, atrajo la atención masiva del público.

La rápida expansión de esta moneda y la aparición de cientos de alternativas de esa familia, han puesto a pensar a los gobiernos, al sector financiero, a los reguladores, a las instituciones financieras internacionales y los bancos centrales.

El éxito de Bitcoin trajo consigo dudas sobre su precio y su uso.

Sobre lo primero, economistas como Krugman y Roubini creen que es una burbuja y que tarde o temprano colapsará. Además han aparecido investigaciones que sugieren que su precio parece haber sido manipulado en el pasado.  En los últimos meses la moneda ha perdido más de 60 por ciento de su valor.

Sobre su uso, algunas investigaciones recientes muestran que la anonimidad que permite esa moneda la ha vuelto un refugio para la actividad ilegal.

Un estudio publicado este año estima que la cuarta parte de los usuarios y la mitad de transacciones en Bitcoin están asociadas a actividades ilegales. En números redondos eso implica que hay cerca de 24 millones de usuarios que la usan en actividades ilegales y el monto de esas transacciones supera los 72 mil millones de dólares al año. La aparición de esta evidencia hace más probable que o bien la moneda se desinfle del todo o bien que los gobiernos terminen prohibiéndola, acelerando su fin. Pero aun en ese escenario, las monedas digitales llegaron para quedarse.

La pregunta es si ese espacio lo coparán los esfuerzos privados como hasta ahora o si los Banco Centrales se aventurarán con sus propias versiones de monedas digitales.

Algunos Bancos Centrales están estudiando la posibilidad de emitir su propia versión de moneda digital. El que parece haber avanzado más en el tema es el Banco Central sueco, en parte empujado por el hecho de que sus ciudadanos usan muy poco efectivo. Pero los retos son enormes.

Si la moneda no es anónima, el Banco tendría que abrir cuentas a todos los nacionales interesados con todos los retos tecnológicos, logísticos y de seguridad que eso involucraría. Si lograra ponerlo en marcha, el fondeo de los bancos comerciales vía depósitos a la vista podría evaporarse con consecuencias enormes sobre el funcionamiento de la economía. Si la moneda fuera anónima no habría necesidad de tener cuentas individuales sino un sistema como el de Bitcoin que le haga seguimiento y validación a las transacciones.

Los mismos problemas que han asaltado al Bitcoin volverían a aparecer.

Ante la enormidad de los restos y riesgos en los que incurrirían los bancos centrales si deciden emitir monedas digitales, lo más seguro es que la gran mayoría decida esperar y mirar desde la raya el partido. Pero esa actitud no está exenta de riesgos. Las monedas privadas han ido corrigiendo los problemas de las precursoras y existe una alta probabilidad de que terminen desplazando en todo caso las viejas monedas de papel, al viejo sistema de pagos y depósitos bancarios y apagando rol estabilizador de la política monetaria.

El futuro con monedas digitales es inescapable.

Comentarios (3)

Andres Felipe Garcia Rovira

05 de Abril

1 Seguidores

Las criptomonedas suenan sofisticadas y cuando uno dice Blockchain suena un ge...+ ver más

Las criptomonedas suenan sofisticadas y cuando uno dice Blockchain suena un geek mas elegante que los que llevaron los tulipanes a Holanda. Cuando uno recorre el libro de Niall Ferguson del triunfo del dinero, siempre le parece simpatico comola picaresca de las finanzas han estado mas plagadas de especuladores escoceses en Francia inventando la deuda que nunca se pagará que de los fondos de viudas. Este texto hace ver a ponzi como un visionario y a David Murcia como un guru, la validación tecnologia de Bitcoin por ejemplo es de 4 transacciones por segundo en el mundo, eso es una cifra fantabulosa da como para dos economias mundiales (a menos claro que haya mas de 1 millon de personas ahi si se podria complicar), Bitcoin es el sueño de la mafia hecha realidad, lo que si uno analiza los nexos de la yakuza con el partido liberal japones, no veria el tema tan grave. Hay un punto importante sobre la cibermoneda, es como los paraisos fiscales una licencia que se dan los poderosos para poder administrar la corrupción, el principal elemento de la reforma de Nuñez fue el curso forzoso que realmente es lo que le daria o quitaria valor a esas monedas y en el fondo creo que es un pecado que se permite mientras no afecte el ingreso por señoraje, el día que ese se afecte hasta ahi llego la fiesta. Se que les fascina la modernidad, pero si uno lee por el paper de Jorda-Knoll-Kuvshinov-Schularick-Taylor de la reserva federal de San Francisco vera que solo la inversión inmobiliaria es el unico activo que de 1870-2015 ha rentado 7% por encima de la inflación, lo demas va y viene, algunas veces mas rapido que otras y con argumentos mas fashion.

Pascual Mauricio Correa Ospina

06 de Abril

0 Seguidores

Algo me ha inquietado respecto del bitcoin: toda transacción debe pasar por e...+ ver más

Algo me ha inquietado respecto del bitcoin: toda transacción debe pasar por el sistema financiero, más si son grandes sumas, y después el dinero se esfuma?. No es posible hacerle seguimiento?. Nadie responde? y las autoridades monetarias y policiales no pueden hacer nada para que se persiga un dinero sospechoso. Hay muchas cosas sobre esa moneda que aún no entiendo.

dokholord

06 de Abril

0 Seguidores

Para bien o para mal ese es el futuro, y es inevitable sobre todo porque los m...+ ver más

Para bien o para mal ese es el futuro, y es inevitable sobre todo porque los mismos bancos promulgan la desaparición del dinero fiduciario para no poderse contener en la creación de dinero de la nada; Así que como los computadores vs las maquinas de escribir, llevara tiempo pero se tendrá que posicionar y perfeccionar. Igualmente con dolares, euros y otros hay ilegalidad, evasión y de todo lo malo, entonces ese es el argumento mas pobre que se utiliza. Es más el daño que el sector financiero le ha hecho a la economía mundial es impresionante y sin pagar el precio de sus actos, de ahí que los ciudadanos del mundo aprueben alternativas, pues no se puede seguir salvando responsabilidades de delincuentes que se enriquecen de forma increíble mientras el resto del mundo pierde, ese es el punto de la popularidad de las criptomonedas.