Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

El país del NO, el del SÍ, y la economía de mercado

No hay muchos votantes que prefieran el SÍ y una economía de mercado redistributiva. En su mayoría prefieren el NO y una economía de mercado no-redistributiva, o el SÍ y una economía centralizada.

Oskar Nupia
Oskar Nupia
Profesor Asociado, Facultad de Economía, Universidad de los Andes
40 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

3438

5

30 de Julio de 2018

Por: Oskar Nupia y Felipe Avella

Como economistas académicos consideramos que dos de los objetivos clave que el país  debería alcanzar en los siguientes años son: consolidar la paz (así sea “imperfecta”) y seguir impulsando una economía de mercado (con sus imperfecciones) redistributiva que permita al mayor número de personas, sino a todas, disfrutar de sus ganancias.

Esta economía de mercado redistributiva implica la implementación de políticas económicas que al mismo tiempo deberían: (1) incentivar el crecimiento económico diversificado y sostenible; (2) crear una estructura de impuestos que se corresponda con los ingresos de las personas, con las ganacias de las firmas y con los incentivos al crecimiento, y; (3) hacer una redistribución focalizada y factible de dichos impuestos y los demás recursos de la Nación para lograr aumentar de forma considerable y permanente la clase media del país. Nada fácil de hacer, pero todo factible.

De pura ingenuidad y quizás con mucho de utopía, uno esperaría que la mayoría de colombianos compartieran estos objetivos de la política pública. Sin embargo, los datos que presentamos unos párrafos abajo, sugieren que esto no está en la mente de la mayoría de los ciudadanos.

En resumen, estos datos sugieren que en aquellos municipios donde más se apoyó el NO en el plebiscito de 2016, también hay una mayor preferencia por una economía de mercado no-redistributiva. Además, y más sorprendente, en aquellos municipios donde más se apoyó el SÍ, también hay una mayor preferencia por una economía centralizada.

La gran ausente es la correlación entre preferencias por el SÍ y una economía de mercado redistributiva. Obviamente, si los votantes no comparten estas preferencias, los objetivos arriba mencionados no estarán en la mente de ningún gobernante de turno.

Ya sabemos qué plataforma ganó. Como también argumentamos unos párrafos abajo, lo hicieron porque lograron movilizar más gente en sus municipios de influencia ¿Convecimiento más coordinación? ¿Convencimiento más maquinaria? ¿No convencimiento más maquinaria? Habrá que estudiarlo.

Sabiendo que el NO y la economía de mercado no-redistributiva ganaron, veremos qué ocurre en los próximos cuatro años. Ojalá no retrocedamos en temas de paz ni en seguir aumentando la clase media.

A continuación los datos. Cruzamos datos agregados a nivel municipal de los resultados electorales del plebiscito de 2016 y los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2018. Así, cada punto en las gráficas que presentamos corresponde a un municipio. Las variables que utilizamos las calculamos tomando los datos de votaciones de la Registraduría.

 

1. Duque y el NO . En los municipios donde más votaron por el SÍ en el plebiscito, menos gente votó por Duque en la primera vuelta de 2018.

 

2. Petro y el SÍ. En los municipios donde más votaron por el SÍ en el plebiscito, más gente votó por Petro en la primera vuelta de 2018.

 

 

3. Fajardo y el NO. En los municipios donde más votaron por el SÍ en el plebiscito, menos gente votó por Fajardo en la primera vuelta de 2018. Sin embargo, esta correlación es mucho menor que la presentada en el numeral 1.

 

La gráfica de Duque sugiere una correlación positiva entre las preferencias por el NO y una economía de mercado no-redistributiva. La gráfica de Petro sugiere una correlación positiva entre las preferencias por el SÍ y una economía centralizada. La gráfica de Fajardo sugiere una correlación positiva, aunque baja, entre las preferencias por el NO y una economía de mercado redistributiva.

La gran ausente es la correlación positiva entre preferencias por el SÍ y por una economía de mercado redistributiva. Vale la pena decir que la correlación entre los votos por el SÍ y los votos de De la Calle (no se presenta la gráfica) es positiva (0.32), pero irrelevante dado los pocos votos que obtuvo.

Comentario técnico: dado que solo podemos separar las preferencias por el SÍ y el NO de las preferencias por cada candidato, es claro que pueden existir otras dimensiones de las plataformas de los candidatos que no se están teniendo en cuenta en este análisis y que podrían sugerir otra interpretación de las correlaciones.

Sin embargo, como las plataformas de Petro y  de Fajardo en otros temas relevantes, por ejemplo, temas de familia y comunidad LGTBI, no se diferenciaban fundamentalmente, y su principal diferencia era en temas económicos (y quizás el énfasis en el tema ambiental), nuestra interpretación tiene sentido.

Más difícil es relacionar las preferencias del NO con las preferencias por una economía de mercado no-redistributivo. En este caso los temas de familia pueden pesar mucho y quizás haya preferencias lexicográficas donde uno de esos temas sea el que domina las decisiones.    

 

4. Participación electoral. De aquí en adelante presentamos datos de participación electoral. Dicha participación en la primera vuelta presidencial tiene una correlación positiva y alta con la participación en el plebiscito de 2016. Son esas regiones las que siguen definiendo las elecciones.

 

5. Participación y el NO. Sin embargo, la participación electoral en la primera vuelta de las presidenciales 2018 fue menor en los municipios donde el SÍ recibió más votos en el plebiscito y, por ende, mayor en aquellos municipios donde el NO obtuvo más votos.

 

6. Duque y la participación. En los municipios donde hubo más participación electoral, se votó más por Duque. Interesante, en gráficas que no presentamos se puede ver que en los municipios donde más se participó en la primera vuelta presidencial de 2018, se votó menos por Petro (correlación de -0.18) y que no hay una correlación importante entre dicha participación y los votos del resto de candidatos. Así las cosas, el NO logró movilizar más a sus votantes en sus municipios de influencia.

 

Comentarios (5)

coronado

31 de Julio

0 Seguidores

En resumidas cuentas: el SI y el NO están correlacionados por el voto por Duque y Petro. Duh! Y los economistas "académicos" afirman bien tranquilos, y sin ninguna evidencia (repito: SIN NINGUNA EVIDENCIA!!!), que los del SI no quieren la paz y al votar por Duque quieren una "economía de mercado no-redistributiva". Y lo otros, lo contrario. Pero ellos, como son "académicos", quieren un poquito de lo uno y un poquito de lo otro --y se sienten sólos en el mundo ("académico"). Qué estupidez.

En resumidas cuentas: el SI y el NO están correlacionados por el voto por Duque y Petro. Duh! Y los economistas "académicos" afirman bien tranquilos, y sin ninguna evidencia (repito: SIN NINGUNA EVIDENCIA!!!), que los del SI no quieren la paz y al votar por Duque quieren una "economía de mercado no-redistributiva". Y lo otros, lo contrario. Pero ellos, como son "académicos", quieren un poquito de lo uno y un poquito de lo otro --y se sienten sólos en el mundo ("académico"). Qué estupidez.

Henry Castro Gerardino

04 de Agosto

140 Seguidores

Empecemos por decir que la gran mayoría de los votantes no saben diferenciar ...+ ver más

Empecemos por decir que la gran mayoría de los votantes no saben diferenciar una economía no redistributiva y una centralizada. Lo anterior nos lleva a que una correlación tan fuerte entre el resultado del plebiscito y los temas económicos, como el mostrado por nuestros académicos, es un buen ejercicio pero sus resultados son equivocados e inanes. Y la razón es que la votación en el plebiscito tenía una connotación partidista y esencialmente social. Para los millones que sufrieron la guerra era una oportunidad de oro para expresar sus sentimientos, si se quiere revanchistas, contra los grupos guerreristas, dado que el estado no había sido capaz de someterlos y castigarlos. Los asuntos económicos ni siquiera se tocaron pues para el grueso de la población la economía y los modelos de mercado le son indiferentes y desconocidos. Al ciudadano de a pié le basta con tener un trabajo, comprar una casa, pagar la educación de sus hijos y si es posible comprar un carro y viajar en vacaciones. Es decir, las necesidades primarias y unas pocas suntuarias, si las vacaciones y el carro pudieran calificarse como tales.

Es más interesante la correlación entre los votantes por Petro y los electores de Duque y las regiones cocaleras y narcotraficantes. El primero ganó en todo el pacífico y en dos regiones del Caribe, exáctamente donde el negocio del narcotráfico se da con mayor fuerza. No afirmo que el candidato Petro favorezca ese tipo de economía ilegal, pero los gráficos de puntos mostrarían una relación por demás interesante y que merece un estudio.

Los votantes y los abstencionistas saben que somos un país con muchas riquezas, que ha venido siendo explotado de forma caótica y sangrienta en regiones como las esmeralderas, petroleras, ganaderas y bananeras y que ninguna de ellas ha disfrutado de un bienestar y si se han acentuado las diferencias y las injusticias. A nadie le interesa si son economías legales o ilegales en tanto se pueda ganar un sustento, así este sea precario.

Nuestros profesionales no se interesan tampoco por estos temas que califican de desabridos y poco o nada entendibles. La atención se centra en los presupuestos y la manera en la que desaparecen sin dejar rastro. Nadie le interesa la planificación del gasto ni la veeduría sobre la ejecución presupuestal. Total nunca pasa nada.

El estudio es valioso en cuanto explora el sentimiento por los acuerdos de paz y el tipo de economía predominante, pero como deja de lado el sentimiento de los votantes y su desconocimiento de los tipos de mercados, pues sus resultados podrían ser acertados o desacertados y acaso sesgados.

Oskar Nupia

04 de Agosto

40 Seguidores

Gracias por plantear temas interesantes. Primero, estoy totalmente de acuerdo ...+ ver más

Gracias por plantear temas interesantes. Primero, estoy totalmente de acuerdo que muchas personas no entienden estos términos (economía de mercado (no)redistributiva, centralizada, etc.). Sin embargo, sí entienden quién propone políticas de gasto para la gente (por ejemplo, educación) y quién no, y quien propone un cambio de sistema económico y quién no. Dicho esto, cuando a una persona solo le interesa su trabajo y su consumo, es porque tiene preferencias bajas por redistribución. Así, aunque no lo sepan, prefieren una economía de mercado donde no importa qué haga el gobierno con los recursos de la Nación, siempre y cuando, como usted indica, ellos se la puedan rebuscar. El tema económico sí fue importante, de lo contrario la gente del SÍ debería distribuirse sin ninguna correlación entre Fajardo y Petro, dos propuestas económicas diferentes. Como usted dice, sí hay una cuestión partidista (sentimientos) que no se pueden medir con estos datos y que hacen pensar en preferencias lexicográficas en algunos casos (ver explicación en la entrada).

Manuel Alejandro Mena Salazar

10 de Agosto

0 Seguidores

La economia y la politica, no se encuentran separadas, de hecho la economia su...+ ver más

La economia y la politica, no se encuentran separadas, de hecho la economia surge como una justificacion teorica de las ideologias politicas. El mayor problema es que las diferencias entre los planteamientos de diversas escuelas economicas se han, basicamente, dejado de lado. Al separarse la economia de la politica, la discusion sobre el modelo economico pasa a segundo plano para la mayoria de la poblacion, solo el empresario y una pequeña parte de la clase media relaciona el modelo economico general, con su situacion personal.

Manuel Alejandro Mena Salazar

10 de Agosto

0 Seguidores

La economia no es un tema técnico, es producto de ideologias politicas. Algun...+ ver más

La economia no es un tema técnico, es producto de ideologias politicas. Algunos sectores no estan de acuerdo con el gravado progresivo de impuestos, en cuanto a que reformas de este estilo, posteriormente pueden ser facilmente reversibles, no son garantia de nada, ademas la economia de mercado redistributiva defiende la existencia de pobres y ricos, y no le interesa acabarla. No podemos pretender que una sociedad este completamente de acuerdo con la ideologia politica mayoritaria. Es importante que las discusiones sobre el modelo de sociedad que queremos se sigan dando.