“Con IVA, por favor”

No conozco, pero supongo que en muchos otros países de América Latina existen formas similares de evasión, todas basadas en la idea alrevesada de que los impuestos son voluntarios. Somos los duros del oxímoron.

Diego Amador
Diego Amador
Profesor Asistente, Facultad de Economía, Universidad de los Andes
18 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

1020

8

10 de Abril de 2018

Es época de elecciones y, aunque hemos visto innovación en los engaños (canas que aparecen mágicamente, candidatos con maquinarias construidas durante décadas que pretenden ser independientes), siempre hay una serie de mentiras que podemos esperar de todos o casi todos los candidatos.

Así como Juan Manuel Santos, quien hace 8 años dijo que firmaría sobre piedra o mármol que él nunca subiría los impuestos, muchos de los candidatos prometen ahora reducir los impuestos al mismo tiempo que construirán vías, colegios, hospitales y puertos, triplicarán el presupuesto de ciencia y tecnología, suspenderán toda la minería y extracción de petróleo y, si nos acompaña la divina providencia, mandarán una que otra misión colombiana a Marte.

Todos sabemos por qué lo hacen, obviamente. A nadie le gusta pagar impuestos y hasta quienes nunca los han pagado se quejan de ellos.

“¿Boleta o factura?”, me preguntaban hace poco que estuve en Chile al pagar cualquier cosa, y yo simplemente hacía cara de no tener la más remota idea. Terminé por averiguar cuál era la diferencia para saber qué debía contestar. Resultó que, aunque un poco más enredada y técnica, no era una pregunta muy diferente de la vieja conocida “¿con o sin IVA?”, tan popular acá en Colombia.

No conozco, pero supongo que en muchos otros países de América Latina existen formas similares de evasión, todas basadas en la idea alrevesada de que los impuestos son voluntarios. Somos los duros del oxímoron. Como cuenta un colega mío que le dijeron una vez: “eso del IVA no pegó por acá”.

He tenido discusiones al respecto con conocidos de todas las tendencias ideológicas. A gente de izquierda y derecha por igual les parece ridículo contestar  “con IVA, por favor”. Eso de pagar impuestos es de bobos en este país de vivos en el que pasar por encima de los demás es deporte nacional. Son muchas las condiciones que hacen posible esta situación. La baja capacidad institucional para sancionar efectivamente a los evasores es, sin duda, una de ellas. Pero también tienen mucho que ver la ilusión de que, al cobrar impuestos, el Estado nos está quitando plata que es nuestra, la ignorancia (o negación) de cómo afectamos a los demás al no pagar impuestos y lo poco que cuidamos lo que es de todos.

Imagine, por favor, que usted es dueño de una pequeña empresa que produce panes y repostería que distribuye en cafeterías de colegios, empresas y universidades en varios puntos de Colombia. Por cada mil pesos que usted vende, usted tiene que pagar, supongamos, doscientos en impuestos. Doscientos de cada mil pesos que usted recibe por productos que usted produjo en su empresa deben ir al gobierno. Es entendible que usted piense que, en ausencia de impuestos, usted tendría mil en lugar de ochocientos.

Pero, para poder obtener esos mil en primer lugar, usted uso vías para transportar su producto, su propiedad sobre la empresa está soportada en el sistema legal del país, usted o sus trabajadores pudieron haber recibido educación en instituciones públicas, usó una moneda respaldada por un sistema público, goza de cierta seguridad a nivel nacional y local, usa energía producida en plantas construidas con recursos públicos y un larguísimo etcétera.

Dirá usted: sí, pero las vías son pésimas, la seguridad al contrario igual de mala, la calidad de la educación es de llorar y el sistema judicial, lento y corrupto. Puede que tenga razón. Pero, a menos que usted crea que con menos recursos se mejoran las vías, seguridad, calidad de la educación y el sistema judicial, su respuesta sólo refuerza mi punto. Hay que pagar impuestos.

Personas más de derecha o izquierda tendrán distintas posiciones sobre cuántos impuestos cobrar y en qué utilizar los recursos públicos, gran parte de los cuales provienen de impuestos (cerca de tres cuartas partes de los ingresos de la Nación cada año vienen de impuestos recaudados sobre la actividad interna).

Si usted es más de derecha, probablemente se incline a pensar que el Estado debe intervenir lo menos posible en la economía, que los impuestos generan distorsiones, que el deber del Estado es principalmente encargarse de proteger la propiedad privada y la seguridad física de los ciudadanos. Si es más de izquierda, posiblemente piense que los impuestos juegan un papel importante en la redistribución de la riqueza y que el Estado debe ir más allá de la seguridad básica y participar activamente en la provisión de ciertos bienes y servicios para todos los ciudadanos, especialmente lo que tienen menos recursos.

Es un debate absolutamente legítimo. Pero sin importar qué tan de un lado o el otro esté usted, a menos que sea un libertario radical, hay una serie de servicios y bienes que usted cree que debe proveer el Estado.

Arme usted su combo con los que quiera de la siguiente lista; se le tiene un menú variado. Hay vías, seguridad nacional, seguridad local, un sistema legal y judicial, cárceles y prisiones, inversión en cultura y atención a víctimas del conflicto armado. También se le ofrece inversión en ciencia y tecnología, atención a víctimas de desastres naturales, departamentos de bomberos, educación primaria, secundaria o universitaria, salud, Familias en Acción y otros programas sociales, créditos agrarios y educativos, pensiones. Y eso que no le hemos dicho los especiales del día.

Una vez más: para tener esto, hay que pagar impuestos.

Estoy de acuerdo con usted: da una rabia infinita pagar impuestos para que después parte de esa plata termine en los bolsillos del Nule de turno. La pregunta entonces es si en un país tan corrupto como este vale la pena pagar impuestos. Pero evadir impuestos como respuesta a la corrupción no sólo no soluciona el problema, sino que iguala por lo bajo.

¿Qué diferencia hay entre hacerse el loco con su parte de la vaca y robarse una parte de esa vaca? No es coincidencia, estoy seguro, que en este país del “que robe mientras haga” exista tanta tolerancia con la evasión. Nos duele tan poco lo público que celebramos la viveza y creatividad para no contribuir.

Es muy probable que si usted, estimado(a) lector(a), ha dejado de pagar IVA u otros impuestos en algún momento, piense que esa evasión sea minúscula en comparación con la de otras personas que evaden miles de millones de pesos en impuestos.

Sí, lo es.

Y también es mayor la responsabilidad de esos grandes evasores, ricos y poderosos, en las limitaciones de nuestros gobiernos para proveer servicios y bienes públicos como los que he discutido arriba. Pero la evasión de ellos no justifica la suya.

Una buena forma de pensar en la ética de cualquier problema de acción colectiva, como éste, es pensar en qué pasaría si todos actuaran como usted. Así, para pensar en el pago de impuestos, imagínese qué pasaría si todos en este país – no hay nada que justifique por qué fulano pueda saltarse el IVA pero su vecino no-  nos las arregláramos para no pagar IVA, evadir en la declaración de renta (si corresponde) y compráramos productos importados sin pagar los aranceles. 

Ahora imagine todo lo que podríamos lograr si nadie evadiera. Escoja usted cuál es mejor.

Piense, para terminar, en cómo se vería un programa de gobierno ideal. No en quién va a votar en estas elecciones enervantes, sino en cómo sería una candidata o candidato que lo convenciera de principio a fin de su programa de gobierno (y que lo cumpliera). Seguro usted y yo tendríamos cosas en común y también algunas diferencias en ese gobierno ideal e hipotético. Pero en cualquiera caso, usted querría que su candidata tuviera a disposición los recursos para implementar el programa. Ahí sí, se enfrentaría usted al dilema de cuántos impuestos cobrar y cómo hacerlo para obtener ese recaudo.

Muy posiblemente le tocaría sacrificar alguna parte de su programa ideal para no subir los impuestos demasiado. La discusión debería ser, entonces, sobre en qué y cómo gastar y si vale la pena cobrar impuestos para hacerlo. Si, como lo propuso la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria, debíamos disminuir la carga tributaria de las empresas y aumentar la de las personas naturales. Debatir si es correcto utilizar cuarenta billones de pesos al año para el pago de pensiones, la mayoría de las cuales no se les pagan a los más pobres dentro de la población en edad de retiro.  

Pero, para cualquier conclusión a la que llegáramos, sería imprescindible que los ciudadanos paguen los impuestos que les corresponden.

No espero reducir de la noche a la mañana la evasión escribiendo un par de líneas. Espero, eso sí, de pronto con exceso de optimismo, que la próxima vez que usted se enfrente a la paradójica decisión de si pagar un impuesto o no, o de cobrarlo o no, usted tenga en cuenta que su decisión no sólo lo afecta a usted. Que se dé cuenta de que “ahorrarse” el IVA de una cuenta de cinco millones de pesos es realmente robarle un millón de pesos a cosas de los que nos beneficiamos todos. Que además, si usted es un vendedor que ofrece a sus clientes no pagar el IVA, nos haría un grandísimo favor quitándoles esa opción. Que ojalá empiece a creer que por el pago de impuestos comienza el triunfo de lo colectivo sobre lo particular. 

Comentarios (8)

Andres Felipe Garcia Rovira

10 de Abril

1 Seguidores

La verdad no me convencio el articulo, porque primero que todo como los mostro...+ ver más

La verdad no me convencio el articulo, porque primero que todo como los mostro el faro de Coase, tendemos a pensar que el estado debe proveer mas bienes publicos de los que deberia haber, claramente seguridad y justicia serian los unicos 2 que deberia retener leviatan. Pero de ahi en adelante hay una larga lista de quizas, quizas, quizas, que en el fondo deberia ser no. Un estado que tiene el GINI antes y despues de impuestos y subsidios no deberia tener recursos, de pronto si no los tiene puede concentrarse en lo que realmente le valorariamos los ciudadanos.

El estado tiene posibilidades asombrosas como no tener que repagar en la practica el capital de la deuda y el señoraje del banco central, si dejaran de robar y se dedicaran a lo que realmente les pediriamos que hicieran seria un escenario interesante. La respuesta del de izquierda o del de derecha del IVA es de micro 1, somos seres egoistas que buscamos maximizar nuestros recursos para poder consumir mas bienes. Para mi no es un tema de moral o etica sino de inconsistencia dinamica desde la perspectiva de Lucas, cada vez que no se hace el ajuste en el gasto porque hay unos niños que se pueden morir de hambre, o cada vez que creamos un magistrado para solucionar un problema, estamos alimentando una cleptocracia mafiosa que evita que el pais siga adelante.

Antes a los politicos les importaba cuidar la economia porque si no le iba bien al pais ellos no podian robar, ahora les da la misma no importa como esten los ciudadanos porque en el fondo siempre podran sacar su tajada del presupuesto por A o por B, antes la descentralización era un llamado a la autogestión ahora es una piñata, asi que en ultimas no me convencio y si a mi me preguntaran yo diria sin iva por favor, ya ni siquiera es descontable, asi que para que bobear.

Prada

10 de Abril

1 Seguidores

"Eso del IVA no cuajó por aquí".

Pero, un momento, defender el "s...+ ver más

"Eso del IVA no cuajó por aquí".

Pero, un momento, defender el "sin IVA, por favor" ¿no sería apología del delito? Cuidado. Además de inmoral y antiético, pues según OIZ-ministro-de-Uribe "la ética y la moral están en la constitución y las leyes, ahí y solo ahí". (Así se salvaron los retoños Uribe Moreno y su patriarca de un control político, por la "indelicadeza" del asunto de la zona franca que los hizo ricos sin necesidad de trabajar, trabajar y trabajar).

¿En dónde quedaría el "imperio de la ley"? ¿En bobería? Estaría bien defender la eliminación del IVA, pero mientras sea ley habrá que pagarlo. ¿O no? O como hace la mayoría, profesor, no pagarlo pero "comer callado".

Otra teoría, de un vecino mío, afirma que en el diseño de los impuestos siempre está incluida una parte para evadir, por lo cual el que paga sus impuestos a rajatabla estaría pagando de más, y ¡taaaampoco!

Andres Felipe Garcia Rovira

10 de Abril

1 Seguidores

Es la ventaja de saber de leyes, el responsable fiscal de cara a la Dian es el...+ ver más

Es la ventaja de saber de leyes, el responsable fiscal de cara a la Dian es el comerciante, por lo que es aquel y no el cliente quien comete el delito a menos que sea gran contribuyente. A la pregunta en lo personal evado impuestos, diria que no por la sencilla razón que eso requiere mucho esfuerzo, a mi me parece que entre todos deberiamos descubrir cual es el estado que deseamos y a legitimarlo para a partir de eso si empezar con un borrón y cuenta nueva.

En lo personal a mi me parece que la constitución del 91 es un esperpento, pero toca como decia socrates cumplir la ley e inmediatamente criticar si esta bien formulada. eso me recuerda la revolución de los organos del cuerpo en los dialogos de Platón donde todos los organos conspiraron para que no lle legara comida al estomago, entonces la mano no la tomaba y la boca no la masticaba, ahi se dieron cuenta que necesitaban para algo al estomago, pero para mi es claro que este estado tiene mucho apendice que hay que destripar para tener lo que el dinero pueda comprar, mientras tanto toca pagar deseando evadir lo mas que se pueda.

Prada

10 de Abril

1 Seguidores

>>> Es la ventaja de saber buscar en Google:

CONCURSO DE PERSONAS E...+ ver más

>>> Es la ventaja de saber buscar en Google:

CONCURSO DE PERSONAS EN LA REALIZACIÓN DE LA CONDUCTA PUNIBLE: EL PROBLEMA DE LA PARTICIPACIÓN CRIMINAL.

En varias oportunidades ha dicho la Corte Suprema de Justicia: “Para ser autor o partícipe o cómplice de un delito, no es absolutamente indispensable tomar parte en todos los actos preparativos y de ejecución, sino que basta una determinada actuación en cualquiera de los aspectos del iter criminis con la intención o propósito de cometer la infracción, para que se le considere como autor, o partícipe o cómplice de la misma ...

Es claro que no siempre que una pluralidad de personas interviene en la ejecución de una conducta punible, estamos ante una coparticipación, ya que puede suceder que una de las personas desconozca que se está frente a la realización de un delito ...

El artículo ... del Código Penal dispone que “concurren en la realización de la conducta punible los autores y los partícipes”, de donde se desprende que la coparticipación criminal comprende las figuras de la autoría y la complicidad, ...

...

La Fiscalía General de la Nación y DIAN le recordaron a la ciudadanía que, a partir de este año (2017), el no cobro y recaudo del IVA son delito, y podría contemplar penas entre 4 y 9 años.

====

>>> Es la ventaja de saber leer:

Para hacer apología del delito no es necesario cometer el delito. Cuidado.

===

¡Pero yo qué voy saber de eso! ... "Con IVA, por favor".

Andres Felipe Garcia Rovira

10 de Abril

1 Seguidores

El No cobro y recaudo entendio el concepto... el no pago no es delito, es mas ...+ ver más

El No cobro y recaudo entendio el concepto... el no pago no es delito, es mas el concepto de precio es un concepto tecnico, usted paga lo que le cobran, usted considera que es apologia mencionar que no pagar el IVA es una opción, yo creo que el principio general que deberia reflexionar es una frase de la revolución americana que me parece profundamente sabia en la relación con el estado. "No taxation without representation", hasta que punto estamos fondeando una democracia donde , mas del 50% de los colombianos votamos para que se reformará el acuerdo con las FARC y los poderes publicos ignoraron la voluntad del pueblo colombiano para hacer un acuerdo como se les dio la gana.

Sé que es mas sencillo hacer discusiones politicamente correctas e hipocritas, pero son aburridisimas, yo conozco la corrupción lo suficiente para saber que a pesar de que pague impuestos un buen porcentaje de lo discrecional se lo roban, y un buen porcentaje de lo que no discrecional son pagos de robos pasados, sea al trabajo via pensiones de personas que tienen los recursos pero tuvieron regimenes especiales que van en contravia de la equidad o pagos de capital de robos historicos en armas del ejercito o infraestructura. Así que el hecho de que yo cumpla mis obligaciones me da derecho a cuestionar el porque deberiamos hacer todo, yo por ejemplo soy regimen comun así que me toca ser tributarista y entender cada posible interpretación de la ley, porque la DIAN que supongo no la conoce sino en la Renta no orienta sino procura hacerlo equivocarse a una. En cuanto a la apologia de los delitos no me preocupa tanto, creo que el gobierno colombiano, el sistema judicial y el congreso han hecho una promoción mas activa que yo al legitimar no solo delitos proscritos en el estatuto de Roma, crimenes de guerra, de lesa humanidad y el narcotrafico como para que mi aporte sea valorado.

Por cierto me parecio inmaduro el argumento de la apologia, porque es una discusión teorica, en las redes sociales hay amenazas de muerte o similares, agresiones de todo tipo y si apoyar la desobediencia civil le suena incendiario, aun los estados del sur en estados unidos podrian vivir con colegios segregados, transporte publico segregado y baños para gente de color o India no habria dejado de ser una colonia, es mas ya que tiene tiempo de googlear le recomiendo se documente sobre la revuelta del te en Boston o los comuneros aqui. Usted esta en Barranquilla y muchas de las revueltas de descentralización en el mundo suceden por impuestos por la posibilidad de que los territorios se gasten sus propios recursos, eso lo puede ver en el estatuto de presupuesto del pais vazco y fue argumento de los independistas catalanes. Por lo que lamentablemente no me intimida la mención del codigo, esto es una disertación de un tema que todo en democracia se puede cuestionar y así como Antanas Mockus creo un pago voluntario en el impuesto predial, preguntarse si desde la perspectiva de la resistencia civil, esa no es una forma legitima de protesta ante un mal gobierno.

Prada

11 de Abril

1 Seguidores

Algunos afirman que muchos colombianos llevan un paraquito en su corazón. Per...+ ver más

Algunos afirman que muchos colombianos llevan un paraquito en su corazón. Pero, por lo que acabo de leer, algunos colombianos (¿muchos?) llevan también un subversivito en su corazón. Pues los impuestos son parte del orden establecido, que el profesor propone (¿invita a?) subvertir -- aunque utilice el término "resistencia civil" tan escamoteado por los uribistas para utilizarlo como eufemismo encubridor de sus intenciones, métodos y discurso subversivos. Pues tenga en cuenta que la subversión es relativa (al orden establecido en el momento en que el subversivo se manifiesta), por lo cual el antisubversivo de ayer puede ser el subversivo de mañana. Fresco, que ser subversivo no es tan malo "per se".

Claro que de negarse a pagar impuestos a tomar un arma e irse para el monte a secuestrar, matar, robar, cobrar sus propios impuestos y hacer acuerdos de paz, hay mucho trecho, pero fíjate que las FARC empezaron con la muerte de unos marranos, unos reales porcinos de 4 patas, del chiquero de la familia de tirofijo, dicen.

Y puede estar tranquilo, profesor, que no pienso denunciarlo por "apología del delito", ¡qué risa! Ni creo que su invitación a no pagar impuestos ni su condescendencia con esa actitud tenga ningún efecto práctico aquí y ahora. Así que, por hacer parte de una conversación inane, no hay delito, fresco, que ni siquiera es "disertación", cuando mucho tertulia. De todas maneras, esté atento y asegúrese de que la DIAN u otro organismo secreto del estado no le tenga chuzado su correo. Es broma, esas épocas quedaron atrás, ya no existe el DAS de Uribe. ¿Será? Bueno, nunca se sabe, hasta que se sabe.

Pero no, no creo que los amigos del "sin IVA, por favor" lo hagan como un medio de protesta, "una forma legitima de protesta ante un mal gobierno", sino como un truco malicioso para ahorrarse una platica. Pero pueden ahorrarse también la justificación moral de la "resistencia civil", que no se la creen ni ellos mismos.

Simón Sarmiento

11 de Abril

0 Seguidores

Su pensamiento es correcto. Ahora pensemos en Retefuente por dividendos. Si NN invierte $20M en acciones del BBogotá, en Marzo le descuentan el 7% de los dividendos para el gobierno como anticipo de impuestos. El Sr. LuisCSarmientoA, que tiene un poquito más de acciones que NN, no le hacen ese descuento porque el "genera empleo". Esa inequidad es la que no se compadece aquí. En Holanda el dueño de H&M paga más de 2Millones de Euros anuales en impuestos. Será que el Sr. Sarmiento paga una cantidad igual acá?. "La ley es para los de ruana".. Es la inequidad lo que falla en este régimen.

Su pensamiento es correcto. Ahora pensemos en Retefuente por dividendos. Si NN invierte $20M en acciones del BBogotá, en Marzo le descuentan el 7% de los dividendos para el gobierno como anticipo de impuestos. El Sr. LuisCSarmientoA, que tiene un poquito más de acciones que NN, no le hacen ese descuento porque el "genera empleo". Esa inequidad es la que no se compadece aquí. En Holanda el dueño de H&M paga más de 2Millones de Euros anuales en impuestos. Será que el Sr. Sarmiento paga una cantidad igual acá?. "La ley es para los de ruana".. Es la inequidad lo que falla en este régimen.

Quasar 1970

15 de Abril

0 Seguidores

No le pega ni de lejos. El asunto es mucho más siniestro. Los indígenas ten...+ ver más

No le pega ni de lejos. El asunto es mucho más siniestro. Los indígenas tenían leyes orales que, como en los incas, hasta se recordaban en el saludo. Era, y es, la construcción del tejido social de forma espontánea. La colonización destruyó ese orden e impuso un orden hipócrita, que se agravó cuando la corona pretendió proteger a los indígenas. A los colonos les valió huevo y siguieron explotando a diestra y siniestra. De ahí el adagio colonial de "la ley de Indias se pregona pero no se cumple". Luego pasamos a "la ley es para los de ruana", es decir, el gobierno de los gamonales que podían comprar a la policía, al ejército y a los políticos baratos (la gran mayoría). A esta gente le parecía muy normal robarse tierras para agrandar sus latifundios y expulsar campesinos por ahí derecho. También comprar votos y engañar a la multitud analfabeta para que votaran, como masa, en contra de sus propios intereses.
Así, después de tanta destrucción, llegamos a un orden peor: en América Latina se conocieron como "escuadrones de la muerte". Respondían a un temor atávico a que los campesinos y los pobres analfabetas se aliaran con los comunistas y les expropiaran sus bienamadas propiedades. Armar un ejército privado resulta SUPREMAMENTE costoso. Hay que ser un megalatifundista o un gran narcotraficante para darse semejante lujo. Pero el orden tan brutal de exclusión que teníamos ya lo volvía "normal". Igual, las guerrillas comunistas no hubieran dado ese giro, de campesinas a promotoras de gobiernos como el de Cuba, sino hubieran contado o esperado los recursos masivos de la Unión Soviética. A los comunistas tampoco les importaba un comino el orden jurídico y tributario de sus rivales capitalistas. ¡El caso era esparcir la revolución, compañero! ¡Acabar con la burguesía explotadora internacional, camarada! Nos acostumbramos a gastos descomunales para sostener un orden militar que contuviera el "peligro comunista", más como respuesta a exigencias de gringos y europeos occidentales, que a necesidades de seguridad propias. Mientras Bogotá era desmesuradamente insegura y todo el mundo se pasaba los semáforos, al mismo tiempo el gasto militar del gobierno y de la subversión sumados superaban con creces los gastos que pedían las comunidades en servicios reales del estado. Nos acostumbramos a desperdiciar a raudales en un orden de muerte, mientras lo poco invertido en la salud y la educación se dejó a los buitres. La tierra estaba fértil para el narcotráfico, pegó con facilidad extrema: 'aquí lo hay que ser es brutal para triunfar, olvidarse de cualquier regla, acaparar a punta de bala son las bases del éxito'. A la brutalidad de la guerra se añadió un gasto mafioso, que corrompía aún más un orden corrupto. Agrandó a niveles patológicos el acaparamiento de tierra, los gastos militar privado y el suntuoso en la vida privada.
Pensar que todo esta historia no tuvo ninguna incidencia en la vida diaria del colombiano es pensar con el deseo, querer engañarse para sostener la ilusión de que "aquí todos somos buenos". La guerra _destruye_ el tejido social que permite el recaudo normal de los impuestos y, como ha sido en especial en el campo, es especialmente difícil en relación al _impuesto a la tierra en el área rural_. La corrupción, que campea en todos los países en guerra o con desigualdades asombrosas, NO puede ser eliminada por ningún gobierno. Se necesita la participación conjunta de los políticos, la industria, el comercio, la academia, los medios masivos y _las organizaciones rurales_ para quebrarle el espinazo, como lo promueven los países en donde robar al erario es algo raro. Todo lo demás es pura demagogia electorera. "¡Yo acabaré con la corrupción!" ¡Como si pudiera! El orden institucional crea un impuesto e inmediatamente le abre un hueco para eximir algún grupito. El gruyère que tenemos facilita la evasión a los grandes grupos y a los grandes propietarios. ¡Que son los mismos que escogen a los políticos! Lo que se evade en facturas es una bicoca en relación al petróleo, la minería, el latifundio, etc., pero tiene un peso cultural porque normaliza la evasión. Pero el asunto es evidente: ¿pagan IVA los señores de Reficar, Odebretch, el carrusel, los paraísos fiscales, los papeles de Panamá, etc., etc.? ¿Los podemos siquiera llamar "contribuyentes"? No estaría mal eliminar el iva y gastar, siquiera la mitad, en perseguir las sumas descomunales que se llevan esos tan distinguidos señores.