Por Jorge Cantillo Barrios · 08 de Septiembre de 2017

Foto tomada de presidencia.gov.co

1799

0

El alcalde (e) de Cartagena, Sergio Londoño Zurek, está hoy ante el dilema de mantener contento al grupo político más poderoso de Bolívar, amigos personales de su jefe el presidente Juan Manuel Santos; o atender el llamado de los gremios y buena parte de la ciudadanía.

La historia tiene que ver con la Empresa de Desarrollo Urbano de Bolívar Edurbe y con la casa política que lidera el exsenador de La U condenado por corrupción Juan José ‘Juancho’ García Romero.

Como lo contamos en La Silla Caribe, resulta que por decisión del detenido y suspendido alcalde titular Manolo Duque, Edurbe quedó a cargo del manejo de uno de los megaproyectos más esperados de la ciudad: el plan maestro de drenajes pluviales que en total costará 1,5 billones de pesos (y en su primera etapa unos 300 mil millones de pesos).

Sin embargo, esa entidad tiene dos particularidades: la primera es que es un cascarón con problemas financieros que hoy reporta deudas de más de 35 mil millones de pesos y un largo historial de malos manejos y obras inconclusas. Y la segunda es que la ronda el fantasma del cuestionado García.

El director de Edurbe es Alfredo Bula Dumar, él niega esa relación con García. Sin embargo, así nos lo han afirmado fuentes conocedoras por separado. Y más allá, entre Bula Dumar y los García hay fuertes vasos comunicantes, como también lo hemos detallado

Además, como lo contó La Caribe, cuando la Procuraduría suspendió a Manolo Duque por primera vez en mayo pasado  (dentro de la investigación en su contra por la caída de un edificio ilegal), ‘Juancho’ García promovió el nombre de Bula Dumar para que fuera encargado por Santos de la Alcaldía de Cartagena.

Ad portas de que Edurbe ejecute el millonario proyecto del plan pluvial (la empresa no tiene que entregarlo por licitación sino que en el convenio interadministrativo que hizo con Manolo aparece como ejecutora), lo que le piden los gremios y parte de la ciudadanía en redes a Londoño Zurek es que reconsidere la decisión que tomó Manolo de dejar esa trascendental iniciativa en manos de Edurbe.

La encrucijada de Londoño Zurek está relacionada con que Juancho García es uno de los mejores amigos del Presidente en Bolívar y consentido de la burocracia de su Gobierno, como lo hemos contado.

Santos, de hecho, nombró un aliado de Juancho García (al fallecido Carlos Otero) cuando el mandatario electo Campo Elías Terán enfermó y la Administración también cayó en interinidad en el año 2012. Otero, a su vez, entregó a cercanos a los García 13 de las 19 secretarías del Distrito.

Londoño, alfil del Primer Mandatario y cuyo cargo en propiedad es director de la Agencia Presidencial para la Cooperación Internacional, acaba de designar a una vieja aliada de García como su secretaria de Infraestructura

En la Cartagena política sería visto como un golpe fuerte a ese grupo quitarles ahora la influencia que puedan tener en Edurbe y despolitizar esa empresa, como lo están pidiendo en La Heroica cada vez más voces.

Las voces para despolitizar y reestructurar Edurbe

La mala reputación de la entidad, junto con sus problemas financieros, han hecho que gremios como La Andi, Fenalco, el Consejo Gremial de Bolívar, la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciembol), y organizaciones de la sociedad civil como la Fundación Cívica por Cartagena (Funcicar), le hayan pedido expresamente al alcalde (e) Londoño Zurek que evalúe la decisión de permitirle a Edurbe ejecutar el megaproyecto.

Aunque con matices sobre si debería la entidad debería continuar o no con la ejecución del plan de drenajes (la Andi considera que lo debe hacer pero después de ser reestructurada), todos los gremios consultados para esta historia coinciden en que tal como está hoy la empresa, financiera y administrativamente, no brinda las garantías para ejecutar un proyecto tan importante en la ciudad.

Otras voces ciudadanas se han unido a esta petición manifestandose por redes sociales.

 

El cascarón de Edurbe

Las voces críticas contra Edurbe no son gratuitas. Para 2015, la entidad reportaba 150 obras inconclusas y paralizadas por no contar con los recursos disponibles, pese a que estos se giraron en un su totalidad. Además tenía un pasivo de 26.500 mil millones de pesos en y más de 7.000 mil millones de pesos adicionales en deudas a entidades del Estado, de acuerdo con los registros de Funcicar, que a través del Observatorio al Concejo Distrital documenta el control político a esta empresa.

 

Hoy los pasivos de la empresa ascienden a 35 mil millones de pesos, como lo afirmó el Consejo Gremial de Bolívar en una carta enviada el pasado 22 de agosto al alcalde (e) Londoño, pidiéndole reevaluar a Edurbe como la entidad ejecutora de megaproyectos como el Plan de Drenajes Pluviales y considerar a entidades como el Fondo de Adaptación para llevar esa obra.

"No entendemos cómo una entidad con la evidente debilidad Institucional y administrativa puede emprender uno de los proyectos más importantes de la ciudad”, le dijo a La Silla Caribe Carolina Calderón, directora de Funcicar.

En ese mismo sentido se manifestó Mónica Fadul de Fenalco: “Es un premio que nos parece que para las condiciones del inmediato pasado de Edurbe es totalmente inmerecido”.

De acuerdo con Fadul, gracias a su condición de empresa mixta y su capacidad de hacer contratación directa Edurbe se ha convertido “en el instrumento para obviar los procesos democráticos de licitación pública”, por lo que defiende que debería ser la Secretaría de Infraestructura del Distrito la que asuma la ejecución del plan de drenajes pluviales o en su defecto el Fondo de Adaptación como lo propone el Consejo Gremial.

Uno de los dirigentes gremiales más críticos en este tema es William Murra de la Asociación Colombiana de Ingenieros capítulo Bolívar (Aciembol), quien desde 2011 ha interpuesto cuatro denuncias penales contra la entidad por presuntamente manejar su contratación a dedo para el beneficio de los alcaldes de turno.

Murra envió el pasado 28 de agosto una carta al alcalde (e) en la que manifiesta que su gremio no tiene confianza en la persona que actualmente dirige Edurbe por lo que le pide al mandatario que considere removerlo de ese cargo.

Otros gremios como La Andi se han dado a la tarea de acompañar el proceso de reestructuración de la entidad y, aunque no piden expresamente que se les quiten los megaproyectos a Edurbe, sí afirman que primero se debe fortalecer institucionalmente la empresa antes de que se le gire el primer peso.

Para lograr esto ya hay un plan de trabajo avalado por la alcaldía de Londoño Zurek que está en marcha de la mano de la Andi y cuyo primer paso debe ser conocer el estado real de la empresa en materia de cuentas por pagar y proyectos que aún no se han cerrado.

Consultamos a Londoño para esta historia, pero no nos contestó en whatsapp. El próximo 11 de septiembre se podría saber cuál es su posición frente a este asunto, pues ese día en junta directiva de Edurbe deberá fijar su posición sobre la permanencia o no de Bula Dumar en la empresa. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia