Por Laura Ardila Arrieta · 11 de Abril de 2018

Andrés Betancurt y Quinto Guerra.

7324

1

Esta semana, el procurador general Fernando Carrillo le dio una estocada a la candidatura del conservador Quinto Guerra en las atípicas de Cartagena (que serán el 6 de mayo), al anunciar que considera que Quinto está inhabilitado para aspirar y que por eso pedirá al Consejo Nacional Electoral que le revoque la inscripción.

 

Aunque no es de obligatorio cumplimiento, e independientemente de que haya sido o no la intención de Carrillo, en plena puja por esa Alcaldía el pronunciamiento generó un hecho político:

El Procurador puso un grueso manto de duda sobre la candidatura que hasta ahora se veía más fuerte, pues cuenta con casi toda la clase política tradicional de la ciudad, incluyendo casas de parapolíticos y corruptos, y ahora varios de esos apoyos empiezan a picarle el ojo a su mayor contendor.

Ese contrincante es el exconcejal Andrés Betancourt (candidato de la ASI), a quien en la Cartagena política ven como el segundo con más opción por su mezcla de voto de opinión con algo de maquinaria.

Betancourt se ha comprometido en varias ocasiones a no hacer acuerdos burocráticos con ningún clan, asunto que ayuda a entender por qué no cuenta con grandes estructuras tradicionales.

Si en la campaña de Quinto se llega a presentar una desbandada, ese compromiso quedará más a prueba que nunca.

La estocada

El pronunciamiento del Procurador no fue casual. Está relacionado con una solicitud de revocatoria de inscripción que ante el CNE presentó a fines del mes pasado un abogado en contra de Quinto Guerra.

Ese abogado se llama César Saavedra y lo que argumenta es que el candidato conservador está inhabilitado por haber sido contratista del Ministerio de Vivienda y de la Gobernación de Bolívar durante los 12 meses anteriores a la elección, un asunto que iría en contra de la ley 617 de 2000.

Esa ley establece como causal de inhabilidad para ser alcalde haber celebrado con entidades públicas de cualquier nivel contratos que se vayan a ejecutar en el respectivo municipio, el año antes de las elecciones.

Según consta en la petición de Saavedra al alto tribunal, Quinto -que también es abogado- suscribió un contrato de 42 millones de pesos con la Gobernación para asesorar en la Secretaría General, de marzo a septiembre de 2017.

Y tuvo otro con el MinVivienda inicialmente por 91 millones de pesos para apoyar jurídicamente los proyectos de agua y otros planes de la entidad, de enero a octubre del año pasado, con una prórroga que lo extendió hasta diciembre por 20 millones más.

En los estudios previos de este contrato con el Ministerio está señalado que las actividades del contratista se desarrollarán en Cartagena, aunque también dice que podrá desplazarse a otras ciudades.

El CNE deberá pronunciarse antes del 6 de mayo que se abran las urnas cartageneras sobre la movida jurídica del abogado Saavedra, quien para más señas hasta 2015 fue el director jurídico del partido Cambio Radical, mismo cargo que ocupó en La U hasta 2016.

Pese a esos datos y a que su petición ha generado un terremoto político en Cartagena, él le aseguró a La Silla Caribe que la acción hace parte de un ejercicio que como catedrático de Derecho en la Universidad Sergio Arboleda adelanta con sus estudiantes.

A lo que diga inicialmente el tribunal electoral le cabe un recurso de reposición y, luego de eso, el caso podría subir ante el Consejo de Estado.

Por ahora, lo que quedó claro luego de una rueda de prensa del Procurador General anteayer en La Heroica es que el Ministerio Público concuerda totalmente con ese abogado, pues Carrillo se refirió al caso como una “inhabilidad probada”.

Intentamos comunicarnos con Quinto Guerra para esta historia pero nos contestó un “No”, sin más palabras, cuando lo abordamos por whatsapp.

También buscamos a un abogado llamado Juan Manuel Urueta, a quien una fuente nos identificó como “el abogado de Quinto”, sin embargo él nos aclaró que, aunque sí ofreció sus servicios a Guerra, éste aún no le ha otorgado poder pues no ha sido notificado de ninguna actuación.

La gasolina

Apenas unas horas después de que el Procurador se pronunciara, varios políticos de casas tradicionales que están con Quinto Guerra comenzaron a llamar a Andrés Betancourt, según nos contaron por aparte dos personas cercanas a Betancourt.

Por el momento, parece que se trata sólo de picaditas de ojo sin peticiones concretas, pues una de esas dos fuentes conocedoras nos detalló: “Desde ayer mismo empezaron a llamar, pero sólo tanteando el terreno”.

Además, ese mismo dato lo pudimos confirmar, también de manera separada, con personas que están en los grupos del senador liberal Lidio García (primo y parte del movimiento del gobernador Dumek Turbay) y de la representante de Cambio Radical Karen Cure (del grupo de “los gatos” de Magangué que ha liderado la condenada exempresaria Enilce López ‘La Gata’).

Tanto García como Cure cantaron hace semanas su respaldo a Quinto.

Ese apoyo sigue firme por el momento, pero en ambas casas -según los miembros con los que pudimos hablar- han comenzado a plantearse la posibilidad de buscar a Andrés ante la prueba que se le viene a Quinto frente al CNE.

“Todo el mundo sigue firme porque lo del Procurador no es vinculante y porque nadie va a salir corriendo de un equipo que es tuyo a un equipo en donde tu no sabes si te van a recibir, pero sí lo están pensando, así que a todo el mundo le conviene comenzar a llamar a saludar a Andrés Betancurt”, dijo una de las fuentes.

Una tercera fuente importante en el grupo de Lidio no confirmó las llamadas, pero sí reconoció: “Ese concepto (del Procurador) es lapidario para la campaña”.

Otros dos políticos que respaldan al conservador a los que consultamos, por el contrario, negaron que alguien en la orilla quintista esté pensando en abandonar el barco.

“Eso es mentira… más bien que no sigan victimizando a Quinto porque así fue como ganamos con Manolo: Manolo ganó con plata, pero también porque lo victimizaron”, dijo uno de esos políticos en referencia a lo que pasó en 2015 cuando al entonces aspirante Manolo Duque (hoy exalcalde preso por corrupción) la Registraduría no le avaló las firmas para su candidatura, Duque tuteló y, con el argumento de que los poderosos lo querían tumbar, logró fortalecer su campaña.

Andrés Betancourt no quiso pronunciarse para esta historia, pero supimos que luego de la rueda de prensa del Procurador se reunió con gente de su campaña para decirles que se mantiene firme en que recibirá todos los apoyos que le lleguen, siempre que no haya pactos burocráticos de por medio.

De entre la clase política, el principal apoyo de Betancourt hasta ahora ha sido el exgobernador liberal Juan Carlos Gossaín (quien afronta hace más de dos años un proceso fiscal en la Contraloría, que investiga supuestos pagos irregulares por pacientes hemofílicos hechos cuando él era mandatario).

También lo respalda el grupo que lideran la senadora de La U Sandra Villadiego y su esposo, el excongresista Miguel Ángel Rangel (condenado por parapolítica).

Y la senadora de Cambio Radical, Daira Galvis, dijo hace unos meses en privado que lo acompañaría, pero por el momento no ha jugado un papel activo en la campaña Betancurt.

En general, el resto de la clase política con poder, cuestionada y no, está subida al bus de Guerra, como ya lo hemos contado.

En ocho días, la Procuraduría tendrá que emitir ante el CNE un concepto formal de fondo sobre el caso Quinto.

Pocos dudan que el ente no se ratifique en lo anticipado por el Procurador Carrillo de manera pública.

De ahí en adelante, la pelota estará del todo en la cancha de la autoridad electoral.

Más allá de eso, la incertidumbre jurídica ya está planteada y hoy eso está definiendo la campaña más que las propuestas e ideas de los candidatos (son nueve en total, también están: David Múnera del Polo, Javier Bustillo de Somos, César Anaya del PIN, Germán Viana del partido PRE, Lía Quintana de la UP, Armando Córdoba de los verdes y Jorge Quintana de Colombia Participación Incluyente).

En medio de una profunda crisis social, institucional y política, Cartagena sumará su noveno alcalde -entre encargados y titulares- en ocho años. Los hechos hacen pensar que la debacle puede continuar.

Comentarios (1)

luchoguerrero

11 de Abril

0 Seguidores

Lo han dicho reconocidos abogados de la ciudad "ante la duda abstente" pero la...+ ver más

Lo han dicho reconocidos abogados de la ciudad "ante la duda abstente" pero la clase política insiste en apoyar un candidato con estos problemas. Cartagena no se merece esto, hay que pasar la pagina de ser la verguenza nacional ojala y lo entendamos a tiempo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia