Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 29 de Mayo de 2018

1468

1

En el Caribe, la región que fue definitiva hace cuatro años para que Juan Manuel Santos se mantuviera en la Presidencia, los dos candidatos que se enfrentarán en la segunda vuelta -Gustavo Petro e Iván Duque- tuvieron una diferencia de menos de 90 mil votos.

Por eso, cómo se termine inclinando la balanza en esta región en las próximas dos semanas podría ser clave para definir quién va a ser el nuevo Presidente.

Estas son diez particularidades de la primera vuelta en el Caribe:

 

1

Duque y Petro se repartieron el Caribe casi como una torta

Con 1.349.695 votos en los ocho departamentos de la región, aquí Petro le ganó a Duque por 87.497 votos. Cada uno de los dos candidatos que disputarán la segunda vuelta el próximo 17 de junio trriunfó en cuatro departamentos.

Mientras Petro ganó en Córdoba, Sucre, Atlántico y la Guajira, Duque ganó en San Andrés, Bolívar, Magdalena y Cesar.

La más abultada diferencia fue en San Andrés en donde Duque ganó con el 44,71 por ciento de los votos (5.691 apoyos) frente al 18,55 por ciento (2.361 apoyos) que sacó el candidato de la Colombia Humana.

En los otros departamentos, la diferencia entre ambos osciló entre el 3 y el 8 por ciento.

Excepto en Atlántico, en donde Petro le ganó a Duque por más del 11 por ciento (el equivalente a 97.642 votos), ese es el departamento con mayor potencial electoral y en donde más personas votaron.

Allí, mientras el Exalcalde de Bogotá sacó 331.687 votos, el candidato de la coalición del No sacó 234.045.

Esto, más los pocos votos que pone San Andrés, ayuda a explicar el hecho de que, aunque cada uno se quedó con cuatro departamentos, Petro le ganó a Duque en el total de votos de la región: 1.349.695 del candidato de la Colombia Humana frente a 1.262.198 del candidato del uribismo.

 

 
2

El voto emocional 2018 movió más gente que las maquinarias del 2014

Hace cuatro años, la abstención en el Caribe en segunda vuelta bajó casi un 14 por ciento, con respecto a la primera vuelta, gracias al empujón que le dieron las maquinarias de la región a Juan Manuel Santos.

Este año, sin hacerle caso a las maquinarias, votaron aún más personas que en aquella segunda vuelta en la que el Caribe le dio la victoria a Santos.

Así, mientras en la primera vuelta que acabó de pasar la abstención fue del 54,42 por ciento, hace cuatro años fue de 69,51 por ciento en la primera vuelta y 55,97 en la segunda.

Esto quiere decir que, comparado con la primera vuelta del 2014, la abstención bajó un 15.09 por ciento y un 1,55 por ciento comparado con la segunda.

Así, en estas elecciones en la que los ganadores en la región fueron Petro y Duque (ninguno de los dos con el apoyo de la mayoría de los poderosos caciques del Caribe, salvo Duque que contaba con el apoyo de las casas Blel y Montes y de la iglesia cristiana del Pastor Miguel Arrázola), votaron muchas más personas.

 
3

El apoyo Caribe al Sí no se vio reflejado

Hace menos de dos años, con un 73,41 por ciento de abstención, en el plebiscito para refrendar el Acuerdo de paz con las Farc, el Sí ganó en todos los departamentos del Caribe con 1.152.530 votos (58,45 por ciento del total de la votación).

El domingo que acabó de pasar, Gustavo Petro sacó 197.165 votos más que el Sí y se coronó como el ganador de la primera vuelta en la región.

Sin embargo, Iván Duque también aumentó su votación. El candidato de la coalición de sectores que hicieron campaña por el No, con 1.262.198 apoyos, sacó 476.666 votos votos más de lo que obtuvo el No en el 2016 (785.532).

Además de aumentar la votación, Duque ganó en cuatro de los ocho departamentos: San Andrés, Bolívar, Magdalena y Cesar.

En el plebiscito, San Andrés y Cesar fueron los departamentos en los que el Sí ganó con menor diferencia; en las islas el Sí obtuvo un respaldo del 55,01 por ciento (frente al 44,98 del No) y en Cesar fue de 50,66 por ciento (frente al 49,33 del No).

En Bolívar y Magdalena, al igual que en los demás departamentos caribeños, el Sí ganó con más del 60 por ciento de los votos.

 
4

Los sitios simbólicos por violencia y corrupción también se repartieron entre los punteros

Como contamos en esta historia de La Silla Caribe, a lo largo de su campaña, Gustavo Petro visitó municipios que se han convertido en símbolos por la violencia, el olvido estatal y la corrupción que los ha agobiado. Allí, fueron a verlo miles de espontáneos que le llenaron la plaza pública.

Entre los municipios que visitó están Magangué (casa de la criminal alias ‘la Gata’), Sahagún (fortín electoral de los ‘Ñoños’), Chinú (tierra del parapolítico Pedro Pestana), San Onofre (la otrora sede del paramilitar ‘Cadena'), Maicao (símbolo de la nueva crisis de inmigración venezolana), Barrancas (lugar de nacimiento del exgobernador condenado por homicidio ‘Kiko’ Gómez), La Jagua (símbolo de la corrupción en regalías) y Soledad (conocida como la capital mundial del fraude).

De estos municipios, Petro ganó en La Jagua, Soledad, Barrancas, San Onofre y Sahagún y Duque en Magangué, Chinú y Maicao.

Del mismo modo, en los 22 municipios en donde, de acuerdo a una base de datos del Centro de Memoria Histórica, ocurrieron masacres de 10 o más personas en el Caribe entre 1995 y 2012, Duque ganó en 13 de ellos, Petro en ocho y Germán Vargas en uno.

Entre los municipios en los que ganó el uribismo están Tierralta en Córdoba; Colosó en Sucre; El Carmen de Bolívar, San Juan de Nepomuceno, Barranco de Loba, San Pablo,Tiquisio, Simití y Altos del Rosario en Bolívar; Ciénaga y Astrea en Magdalena; Curumaní en Cesar; Villanueva en La Guajira.

Petro ganó en Hatonuevo y Riohacha en La Guajira; Sitionuevo en Magdalena; Ovejas, Morroa y Toluviejo en Sucre; y Córdoba y Zambrano en Bolívar.

Vargas ganó en El Piñón, Magdalena.

Tanto en los municipios en los que ganó Duque como en los que ganó Petro ocurrieron masacres de las antiguas Farc y de los paramilitares. Lo que muestra que el factor del conflicto no fue incidente para inclinar la balanza hacia alguno de los dos candidatos.

 
5

En La Guajira, Petro ganó en el pueblo de Kiko Gómez y Duque en la frontera

Aunque en La Guajira ganó Gustavo Petro con 85.149 votos frente a los 76.137 de Iván Duque, el uribismo ganó en uno de los municipios en donde la crisis venezolana ha golpeado más duro: Maicao.

En Maicao, como contamos en La Silla Caribe, llegan, todos los días, a borbotones, venezolanos a través de los sinuosos pasos del corregimiento de Paraguachón.

En este municipio, Duque sacó 16.722 votos (44,17 por ciento) y Petro 14.638 (38,67 por ciento).

Por otro lado, el candidato de la Colombia Humana ganó en Barrancas -el pueblo natal del exgobernador ‘Kiko’ Gómez (condenado por homicidio), cuyo grupo apoyaba a Iván Duque- y superó al uribista por más de tres mil votos que equivalen a más de un 30 por ciento de los votantes.

 
6

Petro ganó en más capitales

Mientras Iván Duque ganó en Montería, San Andrés y Valledupar, Gustavo Petro ganó en Sincelejo, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta y Riohacha.

Montería mantiene, así, su estatus de fortín del uribismo: fue la única capital Caribe en donde el uribismo ganó en la segunda vuelta de 2014 y en el plebiscito de 2016.

En estas elecciones, Duque superó a Petro en la capital cordobesa por casi 15 mil votos y, en Valledupar, le ganó por tan solo mil votos.

En Sincelejo, Cartagena y Barranquilla, la diferencia entre los dos ganadores de la primera vuelta fue mayor y Petro superó a Duque por más de 15 mil votos.

En Santa Marta (fortín político de su aliado Carlos Caicedo), por el contrario, el triunfo de Petro fue por tan solo dos mil votos.

 
7

En los sures, en donde todavía hay conflicto, ganó Duque

En los sures de los departamentos de Córdoba, Bolívar y Cesar, en donde todavía hay conflicto por la presencia de grupos armados ilegales, ganó Iván Duque en general, salvo contados pueblo.

Como lo contó el investigador Luis Fernando Trejos en una columna en nuestra Red Caribe, mientras en el sur de Córdoba la criminalidad es dominada por el Clan del Golfo, en los sures de Bolívar y Cesar tiene presencia el ELN.

En el sur de Córdoba los pueblos en donde más tiene presencia el Clan del Golfo son: Tierralta, Valencia, Montelíbano, Puerto Libertador y San José de Uré.

En los primeros dos ganó Iván Duque y, en los últimos tres, Gustavo Petro.

Sin embargo el Clan del Golfo también tiene presencia en municipios que no están ubicados al sur del departamento, como Los Córdobas y Puerto Escondido, en donde ganó Iván Duque.

En los municipios de Arenal, Morales, Montecristo, Río Viejo, Cantagallo y Santa Rosa del Sur, en donde actúa el Frente de Guerra Darío Ramírez Castro del ELN, el uribismo ganó en todos menos en Cantagallo, en donde Petro le sacó poco más de mil votos de ventaja a Iván Duque.

Al sur del Cesar, en los municipios de Aguachica, Curumaní, Gamarra, La Gloria y Pelaya, en donde el Frente de Guerra Nororiental del ELN ha concentrado sus últimas acciones armadas, Duque arrasó y, con excepción de Curumaní, le sacó a Petro más de mil quinientos votos de diferencia.

En Aguachica la diferencia fue de más de 15 mil votos.

 
8

En la mayoría de los pocos municipios en donde ganó Vargas sus aliados controlan las Alcaldías

En el Caribe, la principal apuesta de Germán Vargas en estas elecciones, el Exvicepresidente sólo consiguió sacar 462.262 votos, equivalentes al 13,2 por ciento de la totalidad de votos.

Los únicos municipios en los que ganó fueron Clemencia y San Fernando en Bolívar; Polonuevo, Piojó, Sabanalarga, Candelaria, Campo de la Cruz, Santa Lucía, Manatí y Repelón en Atlántico; y Remolino, El Piñón, Cerro de San Antonio, Concordia, Tenerife y San Zenón en Magdalena.

De estas 16 alcaldías, seis (Clemencia, Polonuevo, Repelón, Cerro de San Antonio, Concordia y San Zenón) están en manos de Cambio Radical, tres en manos de conservadores aliados suyos (Piojó, Santa Lucía y Manatí) y la del municipio magdalenense de Remolino está en manos del viejo PIN cuyo líder en ese departamento es el representante Franklin Lozano que apoyó a Germán Vargas.

 
9

La campaña Caribe de Fajardo  no se sintió

A pesar del trabajo y evidente esfuerzo de muchos voluntarios, la campaña de Sergio Fajardo tuvo poca recepción en el Caribe, comparado con sus resultados en otros lados del país.

La evidencia de esto es que no ganó en ningún municipio y su votación fue de tan solo 245.022 votos (7 por ciento del total de la votación).

Aun así, esto le sirvió para ganarle a Germán Vargas y quedar de tercero (detrás de Gustavo Petro e Iván Duque) en dos de los ocho departamentos de la región: San Andrés y Bolívar.

 
10

San Andrés gira al uribismo

En San Andrés los raizales dieron una muestra de su descontento con lo sucedido durante la Administración Santos.

Así, mientras en la primera y segunda vuelta del 2014, las islas apoyaron a Juan Manuel Santos, en estas elecciones el uribismo, encabezado por Iván Duque, barrió con 5.691 apoyos que equivalen al 44,71 por ciento de la totalidad de la votación.

Detrás le siguieron Gustavo Petro con 18,55 por ciento y Sergio Fajardo con 15,6 por ciento.

De últimos quedaron Germán Vargas con 11,84 por ciento y Humberto De la Calle con 5,14 por ciento, ambos con puestos importantes en el Gobierno de Santos

 

Comentarios (1)

AJMS

29 de Mayo

0 Seguidores

Hay hechos claros que no se pueden desconocer. No todo es compra de votos en e...+ ver más

Hay hechos claros que no se pueden desconocer. No todo es compra de votos en el Caribe: todos votos de opinión así que quitemoslo ese prurito s la Costa de una vez. Un voto valiente porque la influencia de los paramilitares es muy fuerte y no es lo mismo votar con una pistola en la sien que discutirla en un. Hubo grandes alteraciones en los E14 todas a favor de Duque. El poder del latifundismo.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia