Por Laura Ardila Arrieta · 27 de Diciembre de 2017

872

0

Las elecciones legislativas y presidenciales de 2018 y los escándalos judiciales que estallaron en casi todos los departamentos de la región, marcaron las transformaciones del poder en el Caribe durante 2017. Esta es nuestra lista de hechos que así lo cuentan:

1

Cambio Radical y La U, con menos poder en La Guajira

Con un mes de diferencia, cuando apenas arrancaba el año, cayeron capturados el alcalde de Riohacha (Fabio Velásquez, en enero, por presunta corrupción en la contratación) y el gobernador de La Guajira (Wilmer González, en febrero, por presunta corrupción electoral). Ambos continúan detenidos en la cárcel La Picota y esos dos golpes dejaron a sus respectivos partidos, Cambio Radical y La U, con menos poder en la península casi todo 2017.

En cuanto a la Alcaldía, Cambio Radical perdió el manejo debido a que, tras la captura de Fabio, a fines de abril quedó encargada Tatiana Barros, una aliada del representante guajiro de La U, Alfredo Deluque. Ella continúa aún en el puesto, a pesar de que desde julio los vargaslleristas enviaron una terna para que el encargado fuera de esa colectividad. Y de que, en noviembre, en respuesta a una tutela el Tribunal Superior de Bogotá le ordenara al presidente Juan Manuel Santos escoger de ese trío un designado para Ríohacha.

Respecto a la Gobernación, Santos designó mandatario al antropólogo wayuu Weildler Guerra, un técnico que no pertenece a ningún partido político. Guerra estuvo en el cargo hasta noviembre, cuando, luego de moverse en Palacio para que le dieran esa cuota, el Representante Deluque logró que nombraran gobernadora encargada a una aliada suya.

 
2

Se concreta la alianza del vargasllerismo con los Gnecco en el Cesar

En 2017, el candidato presidencial Germán Vargas Lleras terminó de sellar una alianza con el poderoso y cuestionado clan del Cesar de los Gnecco, que oficialmente milita en La U, en cabeza de su senador José Alfredo Gnecco. Esa unión había dado sus primeros pasos en las regionales de 2015, cuando los Gnecco ayudaron a elegir Gobernador a uno de los mejores amigos de Vargas. Este año, se concretó al elegir candidatos a Congreso de manera conjunta. El principal: Didier Lobo, aspirante a Senado por Cambio Radical, con respaldo de la casa Gnecco.

 
3

Golpes judiciales al tablero del poder en la tierra de los Ñoños

Córdoba es uno de los departamentos más políticos del Caribe (entre otras, por ejemplo, por ser sede de las fuerzas de los que fueron los dos senadores más votados de la coalición del Gobierno), y en 2017 casi todo ese poder se sacudió, por cuenta de varias acciones de la justicia.

La principal: justamente las capturas de esos ahora exsenadores de La U: Bernardo ‘el Ñoño’ Elías (dentro del escándalo de Odebrecht) y Musa Besaile (dentro del lío del cartel de la toga). Sus medidas de aseguramiento los hicieron, primero, perder sus curules y, luego, los obligaron a buscar ‘herederos’ para intentar elegirse en cuerpo ajeno el año entrante a Congreso.

La justicia también golpeó este año a la poderosa exsenadora santista y de La U Zulema Jattin, a quien, tras haber sido mencionada en el cartel de la toga, en agosto la Corte Suprema llamó a juicio por parapolítica en un caso que tenía abierto desde 2007 y estaba congelado. Eso, más los líos del exsenador de su grupo: Martín Morales, llamado a juicio por parapolítica, narcotráfico y homicidio, incidió en que el jattinismo no postulara una carta propia a Senado para 2018.

 
4

Los divorcios políticos en las casas Gerlein, López y García Burgos

Este año de inscripción de candidatos para las legislativas de 2018, se concretaron divorcios políticos en las casas Gerlein del Atlántico (el senador godo Roberto Gerlein se separó de su fórmula a Cámara Aída Merlano, quien ahora le competirá a Senado), López Casado de Córdoba (la senadora liberal Arleth Casado -esposa del parapolítico Juancho López- también se separó de su fórmula Fabio Amín, quien ahora aspira a ser Senador) y García Burgos de Córdoba (el representante godo David Barguil ahora será competencia a Senado de su otrora aliada, la senadora Nora García Burgos). Por lo anterior, en todos esos grupos se ha visto repartición de líderes para un lado y para el otro.

 
5

Vargasllerismo suma cuestionados en Sucre y Córdoba, que antes estaban en otros partidos

Con la inscripción de candidatos a las legislativas, en diciembre, también quedó en evidencia cómo poderosas fuerzas electorales de Sucre y Córdoba que estaban en los partidos liberal, conservador y viejo PIN, decidieron pasarse al vargasllerismo en Cambio Radical. Dos de ellas son cuestionadas por relaciones probadas con el paramilitarismo.

Son: la del exsenador Álvaro ‘el Gordo’ García Romero, condenado por la masacre del pueblo de Macayepo y cuyo grupo que estaba en el PIN lleva ahora como candidata a Senado a su sobrina Juliana Escalante García, con aval de Cambio Radical. Y la de Pedro ‘el Indio’ Pestana, también parapolítico, cuya hermana es senadora conservadora, pero no irá y a cambio el movimiento respaldará al cordobés Carlos Gómez, de Cambio radical.     

Sin tener condena alguna encima, también se pasó oficialmente al vargasllerismo el senador liberal sucreño Mario Fernández, quien no volverá a aspirar para darle paso a su esposa, Ana María Castañeda, candidata al Senado por Cambio Radical.

6

Cartagena, al garete

Cartagena sumó en 2017 su alcalde número ocho -entre titulares y encargados- desde 2012, lo que evidencia la profunda crisis institucional que padece la ciudad debido a varios malos y cuestionados gobiernos, elegidos con la venia de clanes liderados por corruptos y parapolíticos. Este año, esa crisis se selló con la caída del alcalde (elegido, por firmas pero con apoyo de cuestionados, en las regionales de 2015) Manolo Duque, quien primero fue suspendido por la Procuraduría tras la caída de un edificio ilegal que dejó 21 muertos, y luego fue capturado por orden de la Fiscalía, que lo acusa de haber feriado puestos entre los concejales a cambio de que éstos le eligieran a una contralora de bolsillo. El poder en la ciudad en este periodo ha estado en manos de Sergio Londoño, alto funcionario del Gobierno Nacional, designado por el Presidente y quien le ha respetado algunas cuotas a los políticos tradicionales (aunque también se ha movido para restarles espacios como la entidad Edurbe, que estaba en manos de un relacionado con el corrupto exsenador de La U Juan José ‘Juancho’ García Romero).

7

Relevo en la casa Housni de San Andrés

Debido a que su hermano Ronald Housni es el actual gobernador y, al manejar recursos públicos en su calidad de mandatario, lo inhabilita, en 2017 se decidió un cambio en el poder de San Andrés con miras a 2018: el actual representante liberal Jack Housni no se inscribió a las legislativas. Su grupo llevará en su reemplazo una lista roja encabezada por la exgobernadora de su cuerda Aury Guerrero Bowie y con los también aspirantes Greg Huffington y Elizabeth Jay Pang.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia