Por Carlos Hernández Osorio · 21 de Noviembre de 2017

736

1

En Bogotá, Humberto de la Calle quintuplicó la votación de Juan Fernando Cristo en la consulta liberal a pesar de que, al medirlos sólo por el peso de la maquinaria con la que cada uno contaba, arrancaron prácticamente iguales. Fueron 75 mil votos frente a 16 mil, un resultado determinante para el triunfo nacional del exjefe negociador con las Farc. Pero esa diferencia no se puede explicar en función de las estructuras.

Como lo contamos antes de la consulta, al exjefe negociador lo respaldaron cinco de los seis concejales de ese partido (Germán García, Luz Marina Gordillo, María Victoria Vargas, Jorge Durán y Armando Gutiérrez), mientras que el exministro del Interior, los tres representantes a la Cámara por Bogotá (Olga Lucía Velásquez, Clara Rojas y Andrés Felipe Villamizar) más el concejal Horacio José Serpa y su padre, el senador Horacio Serpa.

 

Sin embargo, la mayoría de esa maquinaria no funcionó, como quedó en evidencia por la escasa participación (solo el 1,75 por ciento de los votantes, por debajo del promedio nacional que estuvo en 2,1 por ciento). “Era una campaña sin logística, sin recursos y sin personal capacitado”, le dijo a La Silla Cachaca el concejal Germán García. “Por mucho, pudieron ser unos 15 mil votos de estructura”.

Por eso, mientras De la Calle muy probablemente terminó recibiendo el grueso de los votos de gente sin partido y sin vínculo a políticos (al final de su campaña se le unió, por ejemplo, el exalcalde Antanas Mockus), Cristo (que entre otras se vendió como un candidato “cucuteño”) no logró captar mayor voto de opinión en la ciudad y se quedó con lo que le aportaron la casa Serpa y la fuerza emergente de la representante Olga Lucía Velásquez.

Y que eso haya ocurrido puede probar que la estrategia del exjefe negociador de hacer campaña en espacios alternativos a la política tradicional, como las universidades, le terminó sirviendo. Además porque los jóvenes que se han aglutinado en colectivos pro paz se organizaron para salir a votar y convocar a sus círculos cercanos a que lo hicieran por él, como lo contamos en nuestra crónica en vivo. En Bogotá ganó el Sí al acuerdo con las Farc en el plebiscito de 2016.

Un grupo de jóvenes, como lo contamos, también llegó del serpismo con el argumento de que De la Calle es el que garantiza la implementación del acuerdo de paz, lo que sirvió para menguar aún más la votación de Cristo en la ciudad.

Cristo, de todas formas, nunca esperó sacar una alta votación en Bogotá, ya que tenía sus esperanzas puestas en la Costa y los santanderes, como lo dijeron integrantes de su campaña mientras esperaban los resultados el domingo. Como lo contó La Silla en su twitterazo, allí incluso dijeron que esperaban obtener las mayores votaciones en Bogotá en las localidades del sur y del occidente (de estratos medios y bajos, donde opera más la maquinaria), que en las del nororiente, como Usaquén y Chapinero.

Aunque esa era la apuesta, la Silla no puede confirmar esto aún porque esos resultados no han salido desagregados por localidades.

En Cundinamarca pudo influir más la maquinaria

De la Calle ganó en Cundinamarca con 16.600 votos frente a 12.600 de Cristo.

Fue una diferencia muchísimo más estrecha en una carrera en la que el exjefe negociador arrancó con ventaja porque tuvo el respaldo del representante liberal Óscar Sánchez y de uno de los dos diputados liberales, Hermes Villamil.

El otro diputado, Ricardo Porras, se fue con Cristo.

Hasta el cierre de esta historia se desconocía el resultado por municipio, pero en general, como nos dijo el diputado Porras, en el departamento influye más la maquinaria y es posible que los mayores apoyos que tenía De la Calle hayan influido en el resultado, sin dejar a un lado que también pudo mover a gente sin partido que lo apoyara por haber firmado el acuerdo con las Farc.

Y como la diferencia fue tan poca, queda sobre la mesa la duda de si a Cristo pudo haberle ido mejor. Esto porque en 2014 el representante Sánchez fue la fórmula en Cundinamarca del senador Horacio Serpa, pero éste no logró mantenerlo alineado a su lado (lo que hubiera implicado más apoyo a Cristo) y desde hace meses están separados.

Comentarios (1)

José Saramago ..

21 de Noviembre

0 Seguidores

Si hablamos de voto de opinión: el grueso de la votación en Bogotá mas que ...+ ver más

Si hablamos de voto de opinión: el grueso de la votación en Bogotá mas que de las poderosas maquinarias político-electorales como la de la representante samperista Olga Lucía Velásquez, proviene mas bien del voto de la izquierda que es fuerte en Bogotá. Ese es el voto que ayudo a inflar el resultado y que termino dándole la victoria al candidato de transición Humberto De La Calle Lombana.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia