Por Carlos Hernández Osorio · 15 de Noviembre de 2017

1936

7

Este fin de semana, el comité que promueve la revocatoria de Enrique Peñalosa abrió una página en Internet para que quien quiera vote a favor o en contra de la salida del Alcalde de Bogotá. Seguramente ganará el Sí, pero mientras ese ejercicio simbólico trata de mantener vivo el proceso en la opinión pública, en 2017 ya es improbable que sea convocado un referendo para votar por su continuidad.

Así que Peñalosa llegará a la segunda mitad de su mandato y seguirá ganando tiempo para mostrar obras que, según su estrategia, pueden ayudarle a cautivar poco a poco a la gente. Y mientras tanto, los promotores de su salida ven cómo sus planes se dilatan cada vez más porque el Consejo Nacional Electoral (CNE) aún no define si hay revocatoria.

Después del metro...

Peñalosa, finalmente, logró que el presidente Juan Manuel Santos le comprara su idea de metro elevado y aseguró la plata para esa obra antes de que se definiera si habría revocatoria.

 

Como lo contó La Silla Cachaca, el metro era un punto crucial para ambas partes: mientras los revocatorios justificaban que sacarlo era necesario para impedir que él echara a andar esa obra (que consideran perjudicial para la ciudad), mostrar avances le sirve a Peñalosa como arma de defensa para decir que sí lo hará. “El metro no tiene marcha atrás”, fue el eslogan que comenzó a mover la Alcaldía una vez firmó la semana pasada el convenio que asegura la plata.

Todavía no es claro si eso mejore la imagen desfavorable que mantiene Peñalosa desde que comenzó su mandato (y que lo hace frágil ante una eventual votación) que está en el 78 por ciento según la Gallup de hace dos semanas, pero el caso es que si la revocatoria antes no trastocó sus planes, ahora menos.

“Realmente no nos hemos preocupado mucho y hemos tratado de que el equipo no le dedique tiempo a la discusión política”, nos dijo una alta fuente de la Alcaldía que pidió no ser citada. “El centro ha sido mostrar resultados, como la firma del convenio del metro y otros logros, sabiendo que es la única forma de contrarrestar una eventual revocatoria”.

La estrategia se mantiene, y ya son cinco meses sin que el CNE se pronuncie sobre la contabilidad del comité promotor (no tiene un plazo para hacerlo), lo único que falta para saber si hay revocatoria. Mientras no valide esas cuentas, no puede convocarse una votación así las firmas estén listas.

Y aunque hace dos meses se conoció que el magistrado Emiliano Rivera, del Partido Liberal, presentó una ponencia en la que advertía que posiblemente se violaron los topes (lo que puso la revocatoria a pender de un hilo), la sala plena de esa corporación no ha comenzado a discutir si acoge ese concepto para tomar una decisión final.

El peñalosismo, de todos modos, ya argumenta que si la revocatoria se cae, es por culpa del desorden administrativo de sus promotores, por más que estos insistan en que todo está en orden y que lo que existe es un complot de una mayoría de magistrados elegidos por el Congreso que no permitirán que un político del establecimiento como Peñalosa sea tumbado.

El caso está en el orden del día del CNE, pero se demorará más porque a la hora de abordarlo se deben resolver dos recusaciones contra los magistrados Rivera y Armando Novoa, debido a sus pronunciamientos sobre el tema en medios de comunicación.

De ahí que mientras algunos revocatorios comienzan a mostrarse pesimistas, los que son optimistas crean que, al menos por ahora, la cosa no va.

Para 2018, pero...

El pesismismo comienza a permear algunos sectores de la revocatoria que no ven claro que pueda haber una votación. Como nos dijo un dirigente del Polo que pidió no ser citado: “Yo creo que el CNE terminará mandando a la Fiscalía las cuentas supuestamente irregulares, para que allá se demoren dos años en definir si hubo o no hubo algo”.

La concejal Xinia Navarro, también de ese partido, siente que “el obstáculo del CNE puede enfriar el tema y acabar con la iniciativa”.

Incluso las asambleas semanales que celebraban los representantes de los grupos que impulsan la revocatoria, ahora se hacen cada 15 días debido a que el proceso está quieto.

Pero hay quienes se mantienen optimistas. El problema es que los planes cambiaron.

Andrés Camacho, líder de Marcha Patriótica en Bogotá, sí cree que la revocatoria será convocada, pero ante las demoras ve dos riesgos: uno, que el CNE termine aprobando las cuentas en los próximos días y la votación sea convocada para diciembre, una época muy fría para que la gente salga a votar.

Eso es improbable porque la Registraduría suele pedir dos meses para la logística, y porque es posible que el argumento de la falta de plata para invertir en unas votaciones atípicas (se calcula que cuesten 45 mil millones de pesos) lo saque a relucir el Ministerio de Hacienda como ya lo ha hecho en medio del boom de consultas populares en municipios más pequeños.

El otro riesgo que contempla Camacho es que el referendo quede para el año entrante y se funda con las elecciones legislativas o presidenciales. “Eso hace que se junte con los intereses de los partidos que pueden mover maquinarias y no sabemos cómo pueda terminar. Además, le quitaría el carácter ciudadano”, le dijo a La Silla. Y es que Gustavo Petro o Jorge Enrique Robledo, que tienen fortines en Bogotá, no desaprovecharían para ligar sus campañas a la revocatoria.

Sobre ese escenario hay interpretaciones diferentes dentro de los promotores, ya que el concejal del Polo Manuel Sarmiento (aliado de Robledo) cree que los beneficiaría coincidir con esas elecciones porque la gente que salga a votar por sus candidatos y esté insatisfecha con Peñalosa aprovecharía para darle el Sí a su salida.

Pero para llegar a eso primero deben superar el paso en el CNE. Carlos Carrillo, el profesor que reveló que Peñalosa no tenía doctorado y es uno de los revocatorios más influyentes en redes sociales, nos dijo que sólo ve la posibilidad de hacerlo con movilizaciones masivas en la calle que presionen a los magistrados, pero aclaró que eso no se ha definido dentro del comité.

Lo mismo piensan Camacho y Sarmiento, aunque éste aclaró que de volcarse a la calle también será en 2018 porque en lo que resta del año no sería efectivo.

Hace dos meses, de hecho, se propusieron la movilización como forma de presión ciudadana al CNE, pero hasta ahora sólo ha habido dos marchas, y los magistrados se siguen tomando su tiempo.

Por eso, aunque ven que las definiciones serán el año entrante, aún es incierto cómo las afrontarían.

Se aferran a que con Peñalosa tan caído en la opinión, las razones para revocarlo se mantienen, además porque en 2018 el Alcalde volverá a poner su imagen en juego cuando se discuta su proyecto para urbanizar la reserva Van der Hammen y eso puede animar a la gente.

Pero llegar a 2018 también los pone a correr contra el tiempo.

Si no logran que Peñalosa salga del cargo antes del 30 de junio de ese año (cuando le falte año y medio de mandato) por ley ya no pueden convocarse nuevas elecciones (que sería el escenario propicio para que los opositores pongan su candidato) y el Presidente de la República deberá designar a un alcalde encargado de una terna que le envíe la coalición que avaló al Peñalosa, que integran Equipo por Bogotá, el movimiento que le recogió firmas, y Cambio Radical. Ya hay un acuerdo para que los nombres los defina Equipo y no Cambio.

Es decir, el programa de gobierno que los revocatorios quieren tumbar no cambiaría, y el que llegue se dedicaría a terminar lo que Peñalosa comenzó.

De ahí que el comité pretenda mantener su presión al CNE para que se pronuncie lo más pronto posible. La semana entrante, por ejemplo, le llevará los resultados de la votación virtual en la que esperan obtener, al menos, las 700 mil apoyos por el Sí, el mismo número de las firmas que presentaron ante la Registraduría para que les aprobaran la revocatoria.

Comentarios (7)

Johannes

15 de Noviembre

0 Seguidores

Definitivamente en la revocatoria sí hay espacio para el humor. ¿"Carácter ...+ ver más

Definitivamente en la revocatoria sí hay espacio para el humor. ¿"Carácter ciudadano"? Puros viudos de poder que creen que la izquierda tiene escriturada la Alcaldía de Bogotá, y los contratistas y parásitos de los sindicatos que pelecharon por 12 años a costa de los contribuyentes. ¿Y que crean que encuestas en Internet/Twitter sirven xa presionar? Risible y patético.

GMolano

15 de Noviembre

0 Seguidores

La revocatoria es necesaria y justa. Ocultar la irresponsabilidad de quienes&n...+ ver más

La revocatoria es necesaria y justa. Ocultar la irresponsabilidad de quienes pasaron la contabilidad es de estupidos, esa fue una cagada de "primiparos" monumental. Asi no se puede convocar a la gente a creer en la participacion ciudadana. Todos los politicos de izquierda saben que si ellos pasan una contabilidad mal para sus propias campañas es igual problemas.

GMolano

15 de Noviembre

0 Seguidores

El espacio para la suspicacia esta abierto. La revocatoria que mas plata manej...+ ver más

El espacio para la suspicacia esta abierto. La revocatoria que mas plata manejo, la mas mediatica, con personajes de tradicion no muy clara, una persona inexperta en contabilidad electoral pasa las cuentas. Algo no cuadra ahi. El CNE y el Comite pareciera que mantubieran un acuerdo tacito de silencio. Los politicos de izquierda haciendo campaña con la moribunda revocatoria.

Christian Hernandez Amaya

15 de Noviembre

0 Seguidores

A este analisis le faltó señalar que esas marchas de las que habla JJ Carril...+ ver más

A este analisis le faltó señalar que esas marchas de las que habla JJ Carrillo, digo Carlos Carrillo no se han materializado como ellos esperan: el supuesto descontento del ocheintaintanto porciento de habitantes no se traduce en algo real. Por ejemplo la marcha contra TM por la septima no logró convocar a mas de 500 personas y de ese orden fue la ultima marcha de la revocatoria

GMolano

15 de Noviembre

0 Seguidores

Eso son los dos extremos de una penosa realidad: los bogotanos padecen un...+ ver más

Eso son los dos extremos de una penosa realidad: los bogotanos padecen una desidia y una falta de pertenencia que raya en depresion psicologica, Bogota es tierra de nadie. Y la segunda, la marcha la convoca lo mas rancio de la izquierda. En medio de esa indiferencia y ese hastio quedo la ciudad. Por eso es que la ciudad no le come cuento al Comite de la izquierda: Unidos. 

Vicentico

15 de Noviembre

0 Seguidores

Con o sin Peñalosa, cuando inicie la construcción del metro, los políticos corruptos de turno se robarán la plata para su desarrollo, será el nuevo elefante blanco de Bogotá y pasarán años en terminarlo

Con o sin Peñalosa, cuando inicie la construcción del metro, los políticos corruptos de turno se robarán la plata para su desarrollo, será el nuevo elefante blanco de Bogotá y pasarán años en terminarlo

Leonardo Rojas Benavides

17 de Noviembre

315 Seguidores

De hecho yo creería que en Bogotá suele haber menos corrupción. Si ud descuenta lo de Samuel Moreno, en los últimos 20 años ha habido discusiones acaloradas pero muy pocas evidencias de corrupción de parte de los alcaldes. Eso incluyendo a Peñalosa.

De hecho yo creería que en Bogotá suele haber menos corrupción. Si ud descuenta lo de Samuel Moreno, en los últimos 20 años ha habido discusiones acaloradas pero muy pocas evidencias de corrupción de parte de los alcaldes. Eso incluyendo a Peñalosa.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia