Por Carlos Hernández Osorio · 30 de Enero de 2018

4133

0

La reciente renuncia del Jefe de Gabinete del gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, para dirigir la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras en el departamento no sólo es una movida que puede impulsar la candidatura del exvicepresidente en esta región, sino que comienza a ambientar la campaña a la Gobernación de 2019, en la que García puede ser protagonista.

Y por eso mismo en el mundo político del departamento vuelve a mencionarse a la exsenadora Nancy Patricia Gutiérrez, que en 2015 perdió las elecciones contra Rey, porque se le podría atravesar a García.

La movida para las presidenciales

La llegada de Nicolás García a la campaña de Vargas es una movida estratégica.

 

Como contamos en La Silla Cachaca, su cargo como Jefe de Gabinete lo convirtió en la mano derecha de Rey porque servía como enlace entre él y los más de 30 integrantes de su gabinete. Eso le permitirá, según una alta fuente de la Gobernación, ligar la campaña de Vargas a las obras de Rey en los pueblos, además porque la favorabilidad del gobernador ronda el 60 por ciento según las mediciones periódicas del Centro Nacional de Consultoría.

Dos años en ese puesto, además, le permitieron ganar reconocimiento político porque acompañaba a Rey en sus correrías por los municipios y era el encargado de hacerle seguimiento al cumplimiento de las promesas, así que también trataba con los alcaldes.

García también sabe de mecánica electoral: hizo política con el exsenador Carlos Ferro y con el destituido alcalde de Mosquera Álvaro Rincón, de quien fue secretario de Gobierno antes de él mismo ser elegido alcalde de ese municipio para el periodo 2012-2015.

No es vargasllerista puro, ya que proviene del Partido de la U, lo que le puede ayudar a hacer puentes con ese y otros partidos, sobre todo después de que Rey logró aglutinar a su alrededor a Cambio, La U, la ASI, el Maís, sectores de los verdes, de los liberales y de los conservadores.

Contar con el respaldo de Rey, además, le da el potencial para alinear a favor de Vargas las juntas de acción comunal, entre las que el Gobernador tiene el grueso de su capital político y que en los pueblos tienen la capacidad de movilizar habitantes de zona rural y urbana.

Son esos activos los que lo hacen valioso para la campaña del exvicepresidente y por eso, le dijo García a La Silla Cachaca, “la idea es articular los diferentes grupos, movimientos y partidos en el departamento en torno a la campaña Mejor Vargas Lleras, así como ayudar a llevar la propuesta de gobierno a cada uno de los 116 municipios”.

García se convertirá así en un alfil de Vargas en Cundinamarca para esta campaña, a pesar de que desde Bogotá ha sido cuestionado porque su nombre apareció mencionado en las denuncias por volteo de tierras en la Sabana de Bogotá que han hecho el senador de Cambio Radical Carlos Fernando Galán y el periodista Daniel Coronell.

Aún no tiene una investigación de la Fiscalía por eso, y en todo caso, “a pesar de esas críticas, tiene buen reconocimiento. Mucha gente en la Sabana Occidente (la región a la que pertenece el municipio de Mosquera) cree que él fue buen alcalde más allá de lo que digan en Bogotá”, nos dijo un periodista que cubre esa parte de Cundinamarca.

“A ese muchacho lo quiere mucho la gente”, reiteró a La Cachaca el representante Jorge Rozo, que a pesar de ser de Cambio no respaldó a Rey, pero conoce los pueblos.

Impulsar la campaña de Vargas le brinda a García, además, la posibilidad de quedar bien ante el jefe máximo de Cambio Radical con miras a las elecciones locales de 2019, cuando podría aspirar a la Gobernación.

La movida para 2019

Hasta el año pasado, en el mundo político de Cundinamarca se decía que el candidato a la Gobernación en 2019 al que Jorge Rey le daría su venia estaría entre Nicolás García y Jorge Machuca (el exalcalde de Funza, donde nació el Gobernador, al que nombró gerente de la Empresa de Licores de Cundinamarca).

Con su llegada a la campaña de Vargas, García se convierte en el elegido, pero eso no significa que ya sea un hecho.

Él le negó a La Cachaca que estuviera tomando la dirección de la campaña como un trampolín para la Gobernación. Sin embargo, una alta fuente de esa administración, un periodista que conoce la movida en el departamento y un representante a la Cámara nos dijeron que es lo más lógico.

“La intención es clara: buscar el aval de Cambio Radical”, nos dijo la persona del gobierno que nos habló bajo reserva.

Un buen resultado para el exvicepresidente se convertiría en una carta de presentación fuerte para venderse como candidato de Cambio en 2019.

Su problema puede radicar en que la exsenadora Nancy Patricia Gutiérrez, que perdió las elecciones en 2015 frente a Rey, decida lanzarse de nuevo, esta vez por el partido de Vargas, a quien ha sido cercana, algo que las fuentes consultadas ven posible por más que ella nos haya dicho que ahora, que es presidente de Asomóvil, no está pensando en política.

Gutiérrez fue del grupo de liberales que ayudó a fundar Cambio Radical a finales de los 90, y fue senadora por ese partido. En 2015, de hecho, su campaña recibió el respaldo de Enrique Vargas Lleras, hermano del exvicepresidente, y buscó el aval de Cambio, pero la mayoría de ese partido en Cundinamarca ya estaba jugada por Rey.

Sin embargo, se le unieron el senador Germán Varón y el representante Jorge Rozo, ambos vargaslleristas.

El principal aval que obtuvo terminó siendo el del Centro Democrático, pues también es cercana al expresidente Álvaro Uribe.

“Ella puede jugar allá y acá”, nos dijo un dirigente uribista que conoce Cundinamarca. Y pone como ejemplo que en la lista a la Cámara del Centro Democrático hay dos candidatos cercanos a ella: Hilda Gutiérrez (que coordinó su campaña en 2015) y Fernando Sánchez (líder de Chía); y en Cambio Radical están Varón al Senado y Rozo a la Cámara, que ya la apoyaron.

Por eso, el mayor esfuerzo deberá hacerlo García, que es el que llega a pelear posiciones, nos dijo la fuente de la Gobernación.

De lo que logre ahora como alfil de Vargas depende que éste piense luego en él.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia