Por Natalia Arbeláez Jaramillo · 19 de Enero de 2018

15235

22

Ante el crecimiento del fantasma del castrochavismo, que será decisivo en las elecciones presidenciales de 2018, y el agravamiento de la situación en la frontera colombo venezolana, la Silla Académica entrevistó a Francesca Ramos Pismataro sobre las razones que llevaron a la crisis de ese país, el futuro del chavismo y el de las relaciones con Colombia.

Francesca dirige, desde su creación en 2004, el Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario y es coautora y coeditora del Libro de Chávez a Maduro: balance y perspectivas.

La Silla Académica: En Colombia, el fantasma del castrochavismo es cada vez más potente. Después de escribir su libro sobre el chavismo, ¿ve alguna posibilidad de que Colombia siga el camino de Venezuela?

Francesca Ramos: En el corto plazo lo veo difícil. Hay varios factores que nos diferencian.

La Silla Académica: ¿Cuáles?

Francesca Ramos: Por un lado el peso del sector privado. En Colombia es sólido, participativo, diversificado y tiene una influencia muy fuerte en la política, eso no pasaba en Venezuela antes de que llegara Chávez.

En Colombia el Estado es más pequeño que en Venezuela porque no es un Petroestado y por lo mismo carece de los recursos que tiene éste y que le aseguran una capacidad de intervenir en todo.

Por lo mismo, no somos una sociedad que esté acostumbrada a depender del Estado, todo lo contrario. En general los subsidios van para las clases menos favorecidas mientras que en un Petroestado hay recursos para todos los sectores.

Por otro lado, Venezuela vivió una crisis de los partidos tradicionales y éstos estaban debilitados en los 90 cuando se dio la llegada de Hugo Chávez al poder, quien gobernó ocho años sin un partido propio, hasta el 2008 cuando él mismo creó el Psuv (Partido Socialista Unido de Venezuela).

Yo creo que Colombia no vive una situación comparable. Más allá del debilitamiento de los partidos tradicionales, no ha habido una propuesta alternativa, contundente y populista como la de Chávez.

Adicionalmente, hay un rechazo casi generalizado desde hace muchos años a las Farc que tiene que tener alguna incidencia en la escogencia de partido de izquierda radical y que quizá es la causa de una cuarta diferencia entre los dos países. En Venezuela los partidos de izquierda eran muy fuertes y, en general, más sólidos que los que tenemos en Colombia, y jugaron un papel muy importante al sumarse al proyecto chavista en sus inicios.

La Silla Académica: ¿No hay ninguna similitud?

Francesca Ramos: Sí. Hay que decir que Venezuela tiene que ser un caso paradigmático no sólo para Colombia sino para el resto de los países de Latinoamérica, donde la mala distribución del ingreso es generalizada, siendo el continente más inequitativo del mundo.

Antes de la llegada de Chávez, Venezuela era un país con altos niveles de pobreza y desigualdad, más de la mitad de la población vivía en situación de pobreza. Una gran parte de su sociedad era excluida política y socialmente.

Esas condiciones son el caldo de cultivo para proyectos populistas de cuyos efectos negativos nos recuerda Venezuela.

Venezuela tiene que ser una voz de alerta para Colombia.

 

La Silla Académica: Usted liga la suerte del chavismo, a la subida y bajada de las rentas del petróleo. ¿Sería posible replicar ese modelo socialista en otro país sin petróleo?

Francesca Ramos: El petróleo en Venezuela es el elemento más importante en la lógica operativa del Estado. Es la columna vertebral de la economía, de la política, del orden social. Su modelo de desarrollo se ha sustentado en la renta proveniente del petróleo y sus ventajas específicas han afectado la capacidad productiva interna por lo que se llama enfermedad holandesa que hace que los productos que no sean petróleo sean más baratos en otros países.

Sin importar si se trata de un régimen socialista o capitalista, cuando hay altos precios del petróleo, esto no sólo impacta el crecimiento económico sino la institucionalidad política y social. Lo que hacen los gobiernos en esas condiciones es empezar a distribuir esa renta entre diferentes sectores económicos y sociales, con contadas excepciones que ahorran en épocas de altos precios para compensar las épocas de bajos precios.

En la década de los 70 había un modelo de democracia representativa y hubo bonanza petrolera; luego en los 80’s, los precios se fueron a pique y ello se tradujo en inestabilidad política y social y deterioro económico. Mientras que en 1981, el ingreso per cápita era de USD 2000, en 1988 bajó a USD 200, una disminución del 90 por ciento.

La difícil situación llevó al entonces presidente Carlos Andrés Pérez a tomar medidas impopulares como la disminución de los subsidios de la gasolina, entre ellos, el subsidio al transporte y la respuesta fue un estallido social, lo que se conoció como el Caracazo, y, posteriormente, dos golpes de Estado, uno de ellos liderado por Chávez, en 1992. Se rompió el canal de comunicación entre la sociedad y el Estado.

Eso implica que las condiciones de este tipo de estados dependientes de un recurso no son generalizables y son muy específicos.

La Silla Académica: En el libro se habla de una relación clientelar entre el gobierno chavista y el pueblo, alrededor de las rentas del petróleo, ¿usted cree que los venezolanos tienen responsabilidad en la crisis de su país?

Francesca Ramos: Yo no lo pondría en términos de responsabilidad personal. Los Petroestados generan ese tipo de dinámicas entre el Estado y la sociedad. Con el chavismo esa relación se exacerbó.

Te pongo un ejemplo reciente. Maduro acaba de decir que a través del Carné de la Patria todas las mujeres embarazadas podrán acceder a un monto de recursos superior al salario mínimo, a pesar de la situación fiscal del país.

Pero ese tipo de propuestas no han sido sólo del régimen chavista. En el 2006, Manuel Rosales, el candidato que compitió con Hugo Chávez por la Presidencia, propuso darle una tarjeta débito llamada “mi negra” a los electores con menores recursos para distribuir hasta el 20% de la renta petrolera entre 2.5 millones de venezolanos.

La Silla Académica: ¿La dependencia a la subida y caída del petróleo explica la crisis actual?

Francesca Ramos: Venezuela no aprendió como se manejan los recursos en época de bonanza. El país ha tenido dos décadas de bonanza y dos décadas perdidas cuando los precios han caído.

Cuando Chávez llegó al poder, el precio del barril era cercano a los USD 7. Posteriormente, y por casi una década los precios se dispararon, llegando a ubicarse en USD 147. Veintiún veces más alto. En el 2014 la situación se revirtió de nuevo hasta llegar a menos de USD 28 por barril.

Por supuesto, la caída del precio del petróleo es crítica en una país en el que el 96 por ciento del total de sus exportaciones depende del petróleo, a lo que se suma la creación durante el régimen chavista de toda una serie de programas sociales, concretamente, de las misiones sociales, que dependían de forma absoluta de la renta petrolera y al uso discrecional, sin control, de la riqueza, una riqueza que es de los venezolanos.

La Silla Académica: El libro muestra cómo una de las medidas más exitosas del chavismo para mantener el poder fue a través de la manipulación del presupuesto ¿Cómo lo hicieron?

Francesca Ramos: Chávez estableció una distribución directa de la renta sin controles, sin pasar por el Parlamento.

Cada año, durante la época de bonanza, estimaban el barril del petróleo muy por debajo de las proyecciones reales y los excedentes iban a fondos que había creado el Gobierno y de los que salían los recursos para sostener programas como las misiones sociales, las cuales al tiempo que tuvieron un impacto social importante generaron sustento y apoyo electoral para que ganara un sinnúmero de elecciones.

La Silla Académica: ¿La crisis actual es sólo una cuestión de vacas flacas?

Francesca Ramos: No lo es. Más allá de la caída en los precios del petróleo y el despilfarro, lo que explica que la crisis esta vez sea más aguda y esté afectando a todos los ciudadanos, son las medidas económicas que se tomaron desde comienzos de la revolución y que destruyeron las capacidades creadas con antelación. No existe pega en la olla, literalmente. Se eliminó cualquier opción a la extracción del petróleo incluyendo la producción agrícola e industrial que se tenía.

“El proyecto de Chávez del socialismo del siglo XXI a todas luces fracasó”.

Francesca Ramos

La Silla Académica: ¿Cuáles fueron esas medidas?

Francesca Ramos: Medidas que distorsionaron la economía como el control cambiario, el control de precios. Es decir, la divergencia entre el valor al cual produces y el valor al cual puedes vender, y las nacionalizaciones que se han hecho sin descanso con el consecuente desincentivo de la inversión privada y de su papel como motor de la economía. Entre el 2001 y el 2017 el Estado venezolano pasó de ser propietario de 74 empresas públicas a tener 526, eso son 10 veces las empresas públicas que tiene Argentina.

La Silla Académica: El régimen chavista ha puesto en entredicho la efectividad de un sistema económico controlado por el Estado y no por el mercado, ¿es eso un problema propio de la izquierda?

Francesca Ramos: No se puede generalizar a toda la izquierda por cuanto es una categoría demasiado general y borrosa. En el caso del proyecto de revolución bolivariana su visión es marxista, lo que significa que se cree que el mercado asigna de manera aventajada e inequitativa los recursos y eso le da una ventaja a las élites burguesas a costa del resto de la población (los proletarios).

En el caso de Venezuela lo que ha ocurrido es la eliminación casi total del sector privado y por ahora no existe un modelo que pueda funcionar de manera eficiente sin el sector privado, hasta los chinos dependen en buena medida de la producción privada.

Lo primero que tendrá que ocurrir cuando se dé un cambio en el régimen político y económico venezolano es la generación de estabilidad jurídica para que llegue nuevamente la inversión y se genere empleo, y muchos cambios en las reglas de juego económico.

La Silla Académica: ¿Cuáles han sido las consecuencias de las medidas de control económico tomadas por el Régimen Chavista y que ha hecho Maduro al respecto?

Francesca Ramos: La consecuencia directa es un desastre económico. Nicolás Maduro no ha hecho ninguna rectificación y pareciera haberle dejado al azar o a Dios la responsabilidad de que el nivel de precios del petróleo aumente en el grado que necesita para revertir la crisis.

Las medidas económicas que ha tomado el régimen chavista son la causa de una grave crisis económica y social y los indicadores así lo demuestran.

En 2017 el PIB decreció un 12%. Y, aunque no hay una sola cifra por no haber cifras oficiales, se habla en el mejor de los casos, de un 1200 por ciento de aumento de la inflación (otros hablan de un 2200 por ciento).

También hay desnutrición y por la falta de vacunas, hay casos de tuberculosis, difteria y la malaria se disparó por la carencia de control del mosquito que la transmite.

Las condiciones actuales de Venezuela son las de un país en guerra sin estarlo.

El proyecto de Chávez del socialismo del siglo XXI a todas luces fracasó.

Las condiciones actuales de Venezuela son las de un país en guerra sin estarlo.

Francesca Ramos

La Silla Académica: Más allá de todos los demás problemas, ¿para los pobres el chavismo sí ha sido bueno?

Francesca Ramos: Con la puesta en marcha de las misiones sociales en 2003, la revolución bolivariana mostró resultados importantes en reducción de la inequidad y la pobreza, reconocidos por organismo multilaterales, y eso se reflejó en una disminución del coeficiente Gini. También disminuyó el analfabetismo.

Pero dado que el régimen chavista no hizo esfuerzos para que el país y la gente dependiera menos de la renta petrolera y hubiera una economía más diversificada, el resultado es la disolución de esos buenos resultados.

El régimen chavista tenía un noble propósito de acabar con la exclusión política y social, que se diluyó por mal manejo del dinero, corrupción, falta de visión en materia de desarrollo económico y la total destrucción del sector privado. Hoy existe un grupo de ciudadanos dependiente de lo que el Estado le dé en una época de recursos escasos.

La Silla Académica: ¿Qué pasó en términos de participación política?

Francesca Ramos: Cuando digo que el Socialismo del siglo XXI propuesto por Hugo Chávez fracasó, no sólo me refiero a los indicadores económicos y sociales que tiene ese país hoy en día sino también a que no se mantuvo en el tiempo la participación política que se había logrado de sectores que antes habían estado excluidos.

La gente en una época del gobierno de Chávez andaba con la Constitución debajo del brazo, recitando sus derechos. Pero ¿qué vemos hoy en la época de Maduro?

La participación política es condicionada a la entrega de subsidios a través de sistemas como el carné de la Patria. Es la instrumentalización del sistema político a través de la entrega de recursos económicos.

La Silla Académica: ¿Hay diferencias entre los gobiernos de Chávez y de Maduro?

Francesca Ramos: Sin duda hay una diferencia importante. Chávez era un líder con carisma, literalmente un caudillo y con una aparente visión de hacia dónde debía ir el país. Era un líder que enamoraba a su base y tuvo los recursos para hacerlo. Maduro en primer lugar carece del carisma, de la idea de país y de los recursos. Para sostenerse ha tenido que gobernar de manera colegiada con otros grupos, especialmente, con los militares para mantener la gobernanza del proyecto de revolución bolivariana.

“La grave crisis que afronta el gobierno de Maduro lo ha hecho refinar los mecanismos de control”

Francesca Ramos

La Silla Académica: ¿Qué es lo que mantiene todavía a Maduro en el poder?

Francesca Ramos: Dos elementos. Una manipulación de los diferentes poderes del Estado con la sustitución del parlamento por la Asamblea Nacional Constituyente, y el apoyo de los militares.

Adicionalmente, la grave crisis que afronta el gobierno de Maduro lo ha hecho refinar los mecanismos de control. Por ejemplo, creó el carné de la patria. En las elecciones regionales de diciembre pasado, funcionarios del Gobierno le decían a los ciudadanos que después de votar pasarán a unos puestos rojitos ubicados a las afueras de los sitios de votación y ahí el gobierno podía saber si habías votado y a qué hora habías votado.

Se calcula que unos 16 millones de personas, de 30 millones de habitantes que tiene el país, ya tienen el carné de la patria y a través de ese instrumento acceden a todos los servicios.

Con la misma lógica creó los Claps (Comité Local de Abastecimiento y Producción) administrados por los militares, que consisten en instrumentos de distribución de bienes básicos subsidiados.

En los últimos años se pensaba que el régimen de Maduro no iba a continuar pero lo que hemos visto es su consolidación. 2017 fue el ocaso de la democracia en Venezuela. Antes se decía en el ámbito académico que había un “autoritarismo competitivo” ahora es un régimen autoritario sin apellidos.

El escenario es muy incierto. Cada vez es más difícil que quienes detentan hoy el poder lo vayan a dejar. Para políticos y militares del régimen el costo de su salida es cada día mayor.

“se pensaba que el régimen de Maduro no iba a continuar pero lo que hemos visto es su consolidación”

Francesca Ramos

La Silla Académica: Y ¿de dónde saca plata el Gobierno?

Francesca Ramos: No olvidemos que Venezuela es un país petrolero y que no está sólo. Una cosa es que esté aislado del mundo occidental pero sigue teniendo vínculos con China, Rusia y el Medio Oriente, por ejemplo. Pero está pasando por una situación compleja para poder pagar los intereses de sus créditos y al mismo tiempo financiar las necesidades internas. Simplemente emite dinero sin el sustento de un producto y por ello se genera la inflación existente.

La Silla Académica: La polarización es parte de la historia de Venezuela antes y durante la llegada del régimen chavista al poder ¿qué papel está jugando la oposición ahora?

Francesca Ramos: En la actualidad es una oposición fragmentada sin poder real político.

La Silla Académica: ¿Por qué le ha sido tan difícil unirse?

Francesca Ramos: La oposición no tiene ni proviene de una base política común. No hay un proyecto político común más allá del deseo de tener un país con una democracia. Son muy diversos y con liderazgos que compiten entre sí y donde no ha sido fácil construir consensos. Adicionalmente, no la ha tenido fácil. El Gobierno ha cooptado las instituciones del Estado y ha creado toda una serie de entidades para organizar la sociedad como los consejos comunales y controla y distribuye los recursos para hacerlo y, en ese escenario, a la oposición le ha quedado difícil el ejercicio político.

Tiene que ir más allá de esperar en el propio debilitamiento del chavismo y el descontento popular pues los ciudadanos son más complejos.

La Silla Académica: ¿En qué sentido?

Francesca Ramos: El gobierno controla a un número importante de ciudadanos pero hay otros a quienes sencillamente no les gustan los líderes actuales de oposición porque no se ven representados y están esperando que surjan unos nuevos o quizá un outsider. Algunos hablan, por ejemplo, de Lorenzo Mendoza, el presidente de Empresas Polar.

La Silla Vacía: ¿Qué debería hacer la oposición?

Francesca Ramos: Tiene que superar las divisiones internas. Hay un grupo en contra de la negociación y otro a favor, uno que no va a procesos electorales y que tilda de colaboracionistas a quienes participan en ellos.

Aunque la oposición ha tenido logros al lograr tener la atención por parte de la comunidad internacional esto sólo no es suficiente, los regímenes autoritarios no se caen sólo por sanciones económicas, y Cuba es un buen ejemplo.

Las posibilidades de que la oposición vuelva a tomar fuerza dependen de cómo se organicen y de la interrelación que puedan tener con la sociedad.

La Silla Académica: ¿Qué papel juegan los militares?

Francesca Ramos: Algunos analistas dicen que la solución la tienen ellos, pero por ahora el alto mando militar está con el gobierno del cual ha recibido muchos beneficios. La verdad yo no veo en el corto plazo la salida del régimen de Maduro.

La Silla Académica: En el libro se hace mención a los períodos de cooperación y también a los de tensión que se vivieron entre los gobiernos de Uribe y Chávez, y los de éste y Santos y después Maduro. ¿Cuáles han sido los momentos más difíciles que se han vivido en la frontera?

Francesca Ramos: Yo identifico tres. En el 2008, tras la operación Fénix que conllevó el ataque a un campamento de las Farc en Ecuador que generó la ruptura de relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela y el envío de tropas militares a la frontera por parte de Chávez.

En 2009, tras el anunció de un acuerdo militar entre Colombia y USA para el uso de bases militares colombianas por fuerzas armadas estadounidenses, se generó otra grave crisis que, en esta ocasión afectó la relación comercial de los dos países con la caída de las exportaciones de Colombia a Venezuela que pasaron de ser USD 6000 dólares anuales en 2008 a USD 1200 en 2010.

Y, finalmente, el cierre de la frontera en 2015 por parte del gobierno de Maduro y la expulsión de mil colombianos por el gobierno de Maduro.

La Silla Académica: ¿Cuál es el mejor manejo que se le puede dar a la frontera a partir de la experiencia?

Francesca Ramos: Son 2219 kilómetros de una frontera compartida que es porosa, con grupos ilegales de lado y lado y economías asimétricas que facilitan el narcotráfico y el contrabando.

Con todos los problemas que hay en la zona de frontera de seguridad, económicos, sociales y ahora migratorios, tiene que haber un diálogo y una agenda de acuerdos mínimos entre ambos gobiernos, pues todas las medidas unilaterales que se han tomado han demostrado ser infructuosas.

La Silla Académica: En el libro se dice que cuatro de las seis zonas donde se concentró el conflicto armado son fronteras colombo-venezolanas, por la ausencia de Estado colombiano y el tráfico de drogas, ¿Qué responsabilidad ha tenido Colombia en la crisis de Venezuela?

Francesca Ramos: El gobierno de Venezuela es el único responsable de la crisis actual. Cosa diferente es que tener una frontera compartida genera corresponsabilidades.

El narcotráfico ha permeado las instituciones de ambos países. Colombia es productor de la coca pero a través de Venezuela se saca hacia Estados Unidos y Europa. Chávez, por ejemplo, sacó del país a la DEA que era el organismo del gobierno de Estados Unidos que controlaba medianamente ese problema y ello tuvo una gran repercusión en el aumento.

Lo que confirma que los dos países tienen que trabajar de manera conjunta en este tipo de problemas que los afectan a ambos.

La Silla Académica: ¿Cuál es el riesgo más grande que se corre con un manejo errado de la frontera?

Francesca Ramos: Perder la interdependencia natural entre los dos países, pues esto es lo que puede disuadir a los gobiernos de adoptar medidas drásticas a la hora de un conflicto. Ya estuvimos al borde de una guerra en 1987 por un diferendo de áreas marinas y submarinas, que por cierto aún no está resuelto.

Comentarios (22)

Vincent Tremblay

19 de Enero

0 Seguidores

Desde la pregunta : ¿Qué es lo que mantiene todavía a Maduro en el poder? lo unico que hay escrito es respuesta, respuesta, respuesta...

Desde la pregunta : ¿Qué es lo que mantiene todavía a Maduro en el poder? lo unico que hay escrito es respuesta, respuesta, respuesta...

Vicente

19 de Enero

0 Seguidores

Lectura NO apta para seguidores de Alvaro Uribe Velez, pues se les cae todo el sustento de la idea del "castrochavismo". El partido CD es buenísimo en crear monstruos de la nada y proclamar que son los únicos y mejores para destruirlos (y por ello hay que votar por ellos).... hmmm, al estilo Chavez y Maduro!

Lectura NO apta para seguidores de Alvaro Uribe Velez, pues se les cae todo el sustento de la idea del "castrochavismo". El partido CD es buenísimo en crear monstruos de la nada y proclamar que son los únicos y mejores para destruirlos (y por ello hay que votar por ellos).... hmmm, al estilo Chavez y Maduro!

AlvaroH

19 de Enero

0 Seguidores

Buen analisis y resumen de la situacion con bastante realismo. 

Buen analisis y resumen de la situacion con bastante realismo. 

Guillermin40

20 de Enero

0 Seguidores

Buena información. Por qué dice que Colombia no podría seguir el csmino de ...+ ver más

Buena información. Por qué dice que Colombia no podría seguir el csmino de Venezuela en el corto plazo dejando la duda que puede ser a largo plazo?

Cómo se podría seguir ese camino en Colombia?

ESQUINKLE

21 de Enero

0 Seguidores

Por las condiciones que menciona: un sector privado poderoso y porque el ...+ ver más

Por las condiciones que menciona: un sector privado poderoso y porque el Estado es relativamente pequeño en comparación con Venezuela: apenas 7% de los ciudadanos habilitados para trabajar (sobre una base de 20.000.000) hacen parte de la nómina estatal. En el mediano plazo, debido a las crecientes condiciones de inequidad y miseria, es posible que un proyecto "castrochavista" cale.

ESQUINKLE

21 de Enero

0 Seguidores

Un análisis excelente, despojado del maniqueísmo tan característi...+ ver más

Un análisis excelente, despojado del maniqueísmo tan característico entre los adláteres del uribismo más recalcittrante. Lo de Chávez y su revolución bolivariana podría resumirse en un aforismo popular: "El camino al infierno está empedrado con buenas intenciones"... ¡Qué satisfacción encontrar mujeres tan pilosas como doña Francesca Ramos!

DjangoDjules

21 de Enero

0 Seguidores

La línea editorial ha estado siempre clara. Con este tipo de artículos, más...+ ver más

La línea editorial ha estado siempre clara. Con este tipo de artículos, más. En cualquier caso, para el lector y la lectora avezados queda traslúcido el intento (empezando por la vulgaridad del título y su lógica del miedo) de echar más mierda a la máquina del fango. Se nota empero el fracaso de la estrategia. La Silla Académica debería ser más ponderada con sus incendiarios titulares.

Jairo hernan beltran romero

22 de Enero

0 Seguidores

"la revolución bolivariana su visión es marxista, ..cree que el mercado asigna de manera aventajada e inequitativa los recursos y .. le da una ventaja a las élites burguesas a costa del resto de la población." Eso no era lo que acontecía en Venezuela y ocurre en Colombia? no explica la inequidad de AL como lo dice la entrevistada? el titular puede leerse malintencionado.

"la revolución bolivariana su visión es marxista, ..cree que el mercado asigna de manera aventajada e inequitativa los recursos y .. le da una ventaja a las élites burguesas a costa del resto de la población." Eso no era lo que acontecía en Venezuela y ocurre en Colombia? no explica la inequidad de AL como lo dice la entrevistada? el titular puede leerse malintencionado.

Hermartch

22 de Enero

0 Seguidores

Muy bien. Se me hace que Francesca podría ser una excelente asesora para la o...+ ver más

Muy bien. Se me hace que Francesca podría ser una excelente asesora para la oposición venezolana; esa experiencia le permitiría afinar sus conceptos de "gobierno" y "Estado" en la cruda realidad venezolana, así como de su mayor comprensión del designado "Proyecto chavista" (fracasado), del cual explicó muy poco.

 

AnaE

25 de Enero

0 Seguidores

Es el mejor artículo que he leído sobre el tema hasta ahora, aunque consider...+ ver más

Es el mejor artículo que he leído sobre el tema hasta ahora, aunque considero que el título conduce a equívocos. Hay un pequeño error en la respuesta a la pregunta "en qué sentido". Muy buen trabajo Natalia, gracias. 

Gloria Nancy Hoyos

25 de Enero

0 Seguidores

Hay respuestas muy reales, sobre todo en qué no previeron una caida del Petro...+ ver más

Hay respuestas muy reales, sobre todo en qué no previeron una caida del Petroleo y en vez de dar tanto asistencialismo, hubieran traido Empresa y hacer Empresa Local y buscar qué estas tuvieran buenos dividendos pero qué no se fugaran con los capitales y por su puesto pagar el impuesto qué es, Chavez debio con los ingresos del oro negro subir la economia en una agro.industria 

Gloria Nancy Hoyos

25 de Enero

0 Seguidores

Bien fundamentada, no cultivos a la loca como se hace en Colombia, tener un Mi...+ ver más

Bien fundamentada, no cultivos a la loca como se hace en Colombia, tener un Ministerio de Agricultura con toda la tecnología y seguro tendrian en esté momento como alimentar a su Pueblo. Chavez penso más en su idología "socialismo del siglo XXI" y expandirla por Suramerica, qué en el futuro de la Nación, creyo qué su era duraria muchas centurias.

cimarrón100

27 de Enero

0 Seguidores

Veo sesgo político en: 1)No hay referencia a violación derecho internacional...+ ver más

Veo sesgo político en: 1)No hay referencia a violación derecho internacional autodeterminación y soberanía de los pueblos; Carta de la OEA art. 19 y 20. 2) Evidentes logros sociales es "populismo"?: Según Cepal Vzla es el país con menos desigualdad de Latinoamérica y desarrollo humano PNUD ubica a Vzla en pto 71 y colombi en pto 95. Sigue   

cimarrón100

28 de Enero

0 Seguidores

3) Ninguna referencia a la guerra económica con fines políticos para tumbar ...+ ver más

3) Ninguna referencia a la guerra económica con fines políticos para tumbar gobierno legítimo, que resumo en: i)desabastecimiento programado y selectivo; ii) inflación inducida en 70% por dólar ilegal Today desde Miami y Cúcuta; iii) Bloqueo financiero internacional. En las calles de Vnzla se consiguen todos los productos a precios inalcanzables fijados según el dólar today. Sigue

cimarrón100

28 de Enero

0 Seguidores

No incluye el evidente cerco mediático internacional contra Vnzla con fi...+ ver más

No incluye el evidente cerco mediático internacional contra Vnzla con fines políticos: El pasado 6 de enero el Ministro de Comunicaciones del país vecino,  evidenció que el año 2017 las agencias internacionales: Reuters, AP, AFP publicaron 3.880 noticias negativas sobre Vzla con el fin de generar incertidumbre, malestar social y desestabilización para tumbar gbno legítimo. 

Cipriano Armenteros

28 de Enero

0 Seguidores

Que los partidos politicos no están en crisis en Col.? Pero q analisis tan mi...+ ver más

Que los partidos politicos no están en crisis en Col.? Pero q analisis tan miope. Hasta el URIBISMO en crisis! pasa q utilizan a Venezuela de mampara para encubrir su corruptela. Elude la analista q en Col. tenemos el récord en AL. de candidatos a la presidencia asesinados desde RAFAEL URIBE U. pasando por JEG, hasta hoy, y en total impunidad sus autores intelectuales! 

Cipriano Armenteros

28 de Enero

0 Seguidores

Tambien elude, en su miopia academicista, q en la Venz CHAVISTA, no asesinan, ...+ ver más

Tambien elude, en su miopia academicista, q en la Venz CHAVISTA, no asesinan, ni desaparecen a sus opositores, como pasa en colombia, donde el régimen obstenta otro record en desaparicion forzada, desplazamiento interno y exterminio de la UNION PATRIOTICA; el asesinato de LIDERES SOCIALES es el pan nuestro de cada dia, tampoco se salvan periodistas, sindicalistas, o cualquier opositor!

Cipriano Armenteros

28 de Enero

0 Seguidores

Q en Venezuela hay crisis? Claro q si! También la hay en España, Mex. y Col....+ ver más

Q en Venezuela hay crisis? Claro q si! También la hay en España, Mex. y Col. y en EEUU,  En todo proceso de cambio hay crisis. Antes del Chavismo en Venz tenía una crisis peor q la de hoy, con más corrup q en Col. Hoy, al menos sus niños no mueren de hambre como Col. No obstante al bloqueo económico impuesto por la SANTA ALIANZA de la ROBOCRACIA innal liderada por la Tiranía YANKEE

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia