Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo
Silla Académica

Elecciones Justicia Congreso

Las propuestas anticorrupción, cara a cara

Por Natalia Arbeláez Jaramillo · 25 de Mayo de 2018

Alfonso Palacios y Bernardo Carvajal

3604

2

Dado que uno de los temas de estas elecciones ha sido el de corrupción, hablamos con dos de los coautores del compendio sobre corrupción publicado recientemente por la Universidad Externado.

 

Bernardo Carvajal es Doctor en Derecho Público, profesor de la Universidad Externado de Colombia y abogado consultor..Fue magistrado auxiliar de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de La Judicatura. Representa a entidades públicas e instituciones privadas en acciones constitucionales y contencioso-administrativas, entre otros asuntos.

El, junto con la investigadora y también profesora del Externado Andrea Robles Ustáriz, realizó una investigación sobre la corrupción en la Rama Judicial enfocada en la Corte Constitucional por ser la entidad que desde su creación hasta 2011 no había tenido un sólo escándalo de corrupción y que eso pasara ahí era sintomático.

Los autores hacen un diagnóstico de los riesgos de corrupción en la forma de elección de los magistrados (legitimidad ex ante) y en el ejercicio de sus funciones (legitimidad ex post). Y proponen una serie de medidas que deberían adoptarse.

Basado en esto Bernardo Carvajal analiza las propuestas de los candidatos sobre corrupción en las Altas Cortes que se encuentran en sus páginas web.

También hablamos con Alfonso Palacios es egresado de la Universidad Externado de Colombia y Doctor en Derecho Público y Filosofía Jurídica de la Universidad Autónoma de Madrid. Actualmente es profesor de la Universidad Externado de Colombia, abogado litigante y consultor. Trabajó en la Corte Constitucional en el Despacho del Magistrado Humberto Sierra Porto y de su sucesor Alberto Rojas. Lleva procesos de pérdida de investidura, nulidad electoral y también asesora empresas en trámites relativos a consultas populares y consultas previas.

Realizó una investigación sobre la corrupción en el Congreso enfocada en la transparencia y basado en esto analiza las propuestas de los candidatos que se encuentran en sus páginas web.

Instrucciones: haga clic sobre los temas para abrir o cerrar la información en detalle. Si tiene problemas para visualizar la tabla en su celular, gírelo.

 
 
Vargas
Petro
Duque
De La Calle
Fajardo
¿Cómo despolitizar las Altas Cortes?
Concurso coordinado por una de las 10 mejores universidades del mundo. 25 años de experiencia y llegar al final de la carrera
Selección con independencia de los poderes ejecutivo y legislativo
Permanencia mínima en la Rama Judicial de cinco años y disminución de brechas salariales
Prohibición del tránsito inmediato de la Rama Judicial al litigio
No tiene una propuesta específica
Bernardo Carvajal
La propuesta de Vargas que la selección de los magistrados de las Altas Cortes se haga por concurso, a cargo de una de las 10 mejores universidades del mundo, y la de Petro de una elección con “independencia de los poderes ejecutivo y legislativo”, excluirían al Congreso y al Presidente de la elección.
 
Esto resulta novedoso al apartarse de la tradición de la legitimidad política que está dada por la intervención en la selección de las otras dos ramas del poder público como sucede en países como Estados Unidos, Argentina, Brasil y México.
 
Dado que las Altas Cortes no son órganos de representación, su legitimidad puede ser sólo jurídica, derivada de su formación profesional, experiencia, reputación. Esto es más acorde con la recomendación de nuestro libro de aplicar criterios y procesos como los que se dan en la selección de altos ejecutivos (CEO) de empresas.
 
Combatiría una forma de afectar la independencia de las Altas Cortes que es postular candidatos con un perfil bajo o un alto perfil político y por ende influenciables por las otras ramas del poder. Acabaría con la moda inaugurada por el expresidente Uribe de promover como magistrado al Secretario Jurídico de Presidencia.
 
Otra designación que confirma el carácter sobre todo político de algunos magistrados es la de Antonio José Lizarazo Ocampo en 2016.
 
La universidad que propone Vargas tendría que ser extranjera, concretamente, de Estados Unidos o Inglaterra, que son las que están en el top 10, lo que debería representar una ventaja de independencia.
 
En Guatemala el concurso está a cargo de una universidad pública nacional y la percepción es que el proceso cada vez obedece menos a criterios técnicos por influencias.
 
Implica un desafío también que la universidad extranjera comprenda el funcionamiento de la Rama Judicial colombiana y que no tenga un sesgo de selección de perfiles académicos.
 
En cuanto a las propuestas que apunta a despolitizar acabando la “puerta giratoria” y la “caída en paracaídas” en las Cortes, el Acto Legislativo 02 de 2015 ya hizo un avance al prohibir que un magistrado saliente de una Alta Corte pase a otra (puerta giratoria), a un órgano de control, o sea elegido en un cargo de elección popular dentro del año siguiente.
 
Vargas propone además que el ingreso a la carrera judicial sea desde la base hasta los tribunales superiores y que los magistrados de las Altas Cortes tengan al menos 25 años de experiencia y lleguen a esa posición al final de su carrera. Habría que agregarle un requisito de edad para garantizar esto último.
 
Duque habla de una permanencia mínima en la Rama Judicial de cinco años para aspirar a las Altas Cortes. Debería incluir que sea inmediatamente anterior a la elección, pues de lo contrario podría tener efectos reducidos cuando esa permanencia se haya dado en los primeros años de ejercicio de un candidato, por ejemplo.
 
También habla de incentivos y de reducir las brechas salariales para atraer y mantener el talento, lo que le pega sobre todo a los jueces de las primeras instancias.
 
En la Corte Constitucional los salarios de sus magistrados son cerca de 34 millones, casi seis veces el de un juez municipal que puede ser de 5 millones.
 
En materia de estructura de la Rama Judicial, aunque no está explícitamente en las propuestas (habla de “simplificación" de la rama judicial), Duque propuso la creación de una Súper Corte que unifique las existentes, discurso que en sus últimas intervenciones como la de Hora 20 esta semana, ha ido moderando. Esto podría, por el contrario, aumentar la politización al concentrar el riesgo.
 
De La Calle propone prohibir el tránsito inmediato de la Rama Judicial al litigio. Actualmente, no pueden litigar ante la misma Corporación durante los dos años siguientes, pero sí en otras, lo que se presta para que sus decisiones puedan estar influenciadas por quedar bien con clientes potenciales. Esto debe ser proporcionado para no afectar derechos como el trabajo y el standard actual son de uno a dos años.
¿Cómo hacer más transparente la función judicial?
Calificación de los jueces basada en criterios objetivos y con participación ciudadana
Reemplazo del Consejo Superior de La Judicatura que califica y administra la Rama Judicial por un organismo gerencial y técnico
Publicidad de las reuniones entre miembros de diferentes ramas del poder público
No tiene una propuesta específica
Medición de impacto y rendición de cuentas a la ciudadanía
Bernardo Carvajal
Las medidas que no son represivas (soft law) han demostrado ser muy convenientes y todos los candidatos presidenciales miran hacia allá, unos con mejor tino que otros.
 
Vargas, propone que la calificación de los jueces se haga “con participación ciudadana” lo que me parece altamente inconveniente pues se volvería un tema de servicio al cliente y, en principio, al que le vaya mal va a calificar mal cuando la independencia de los jueces no se mide por la popularidad de sus fallos.
 
Hoy la calificación de los funcionarios de la Rama Judicial está a cargo de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura que ha demostrado estar politizada.
 
Petro, es quien propone de frente reemplazar esa corporación por un organismo gerencial que le de un carácter técnico y no político a la administración de la Rama.
 
Su propuesta es distinta a la fallida de la reforma de poderes en cuanto no contempla, como sí lo hacía ésta y que considero innecesaria, una instancia superior de carácter político que iba a ser el Consejo de Gobierno integrado por delegados del Presidente y de las Altas Cortes.
 
En línea con mejorar la transparencia, Duque, plantea hacer públicas las reuniones entre miembros de diferentes ramas del poder público. Por ejemplo, entre un magistrado y un ministro.
 
Fajardo, es el más innovador al incorporar en su propuesta buenas prácticas del Gobierno Corporativo como la medición de impacto de la Rama Judicial.
 
Como decimos en nuestro libro esto es muy importante y no se puede basar única ni principalmente en indicadores de rapidez (estadística cuantitativa) que en materia judicial pueden estar asociados con terminación de procesos por incumplimiento de requisitos formales, por ejemplo, sino que deben estar orientados a medir satisfacción de derechos.
 
Fajardo, también plantea la obligación de rendir cuentas a la ciudadanía que la Corte Constitucional empezó a implementar el año pasado y que debe generalizarse a toda la Rama Judicial.
¿Cómo combatir la impunidad?
Creación de un Tribunal de Aforados y de la figura del Agente Provocador
Juzgamiento a cargo de un órgano que actúe rápida, rigurosa e imparcialmente
Pérdida de privilegios para los funcionarios que reciban sobornos
Creación de un sistema de investigación independiente y limitación del fuero respecto de asuntos estrictamente relacionados con el ejercicio
No tiene una propuesta específica
Bernardo Carvajal
La propuesta de Vargas de crear un “Tribunal de Aforados”, de Petro de que los juzgue “un órgano que actúe rápida, rigurosa e imparcialmente” y de de De La Calle de crear “un sistema de investigación independiente” parecieran tener poca viabilidad con la jurisprudencia actual de la Corte Constitucional.
 
La denuncia contra los magistrados de las Altas Cortes está a cargo de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes y su juzgamiento está a cargo del Senado.
 
Dada la ineficacia de este mecanismo, aunque con Jorge Pretelt y Gustavo Malo hubo resultados, en 2015 se intentó crear un Tribunal de Aforados para su juzgamiento que la misma Corte Constitucional consideró inexequible por considerar que sustituía la Constitución al alterar el equilibrio de poderes por no ser un organismo adscrito a la rama judicial y con influencia del Ejecutivo.
 
La Corte modificó su reglamento interno para que la Sala Plena pudiera votar desde el momento en que inicia la investigación contra un magistrado su separación del cargo, pero la investigación continúa en manos del Congreso.
 
Una alternativa para evitar la impunidad de los magistrados de las Cortes, que no requiere una reforma y que ya había planteado Rodrigo Uprimny es que cuando éstos cometen actos que nada tienen que ver con su actividad judicial como aceptar un soborno, no deben estar amparados por el fuero constitucional y sus conductas deben ser juzgadas por la justicia ordinaria, igual que pasa con los militares y la justicia penal militar. Es una cuestión de interpretación jurídica.
 
La propuesta de Duque “que los funcionarios que reciban sobornos perderán todos sus privilegios” aunque es muy general y la De La Calle de limitar el fuero “respecto de asuntos estrictamente relacionados” con el servicio de magistrados, estarían en consonancia con la propuesta de Uprimny.
 
Vargas propone también la figura del Agente Provocador que consiste en que cuando el Estado sospecha que hay un funcionario corrupto pero le parece muy difícil obtener la prueba, puede infiltrar a alguien, por ejemplo, un funcionario de la Fiscalía o de la Policía que lo induzca. Una prueba así obtenida actualmente es ilegal, por lo que implicaría un cambio normativo en ese sentido.
 
Ese polémico mecanismo, en el peor de los casos, funcionaría como un incentivo negativo para que los funcionarios no incurran en actos corruptos ante el riesgo de que se trata de un agente infiltrado. Debería en todo caso vigilarse para que no se convierta en un mecanismo extorsivo contra los funcionarios públicos.

Comentarios (2)

DIDUNDI

25 de Mayo

3 Seguidores

Q' pena con los Fajardistas, pero q haya 3 puntos en los q NO TIENE NADA ...+ ver más

Q' pena con los Fajardistas, pero q haya 3 puntos en los q NO TIENE NADA EN CONCRETO da grima extrema.
Ayer en el debate d el Tiempo fue muy risible oír a Duque y Vargas hablando d CORRUPCIÓN y cómo combatirla; quién podrá creerles?.
Definitivamente "la boca habla lo q el cuerpo no resiste":Chinda.

DIDUNDI

25 de Mayo

3 Seguidores

A esperar mañana con q' nos sale el trio político d los sábados y LSV...+ ver más

A esperar mañana con q' nos sale el trio político d los sábados y LSV en el día previo a las elecciones. Última oportunidad d cazar votos para sus pupilos.
Votar x Petro es un acto d valentía en un país donde pensar diferente es delito; en un pais donde la esperanza q trajo la terminación dl conflicto armado, pretende ser privatizada a su manera precisamente x los q no ponen el pecho a la brisa.

CONTEXTO