Por Natalia Arbeláez Jaramillo · 22 de Octubre de 2017

5530

8

Con un sistema pensional de baja cobertura e ingresos, un hueco fiscal en pensiones de 38 billones y sin consenso sobre cuál es la reforma que debe hacerse, el país tiene el reto grande de superar la aproximación puramente económica a las necesidades de los adultos mayores. Así lo plantea el libro “Envejecer en Colombia”, de la Universidad Externado, editado por Fernán Vejarano Alvarado y Pablo Rodríguez Jiménez.

A través de una serie de ensayos, profesores de historia, antropología, psicología, derecho, economía, demografía, plantean estos diez nuevos paradigmas sobre lo que significa envejecer en Colombia.

Para garantizar a las personas mayores los derechos humanos… hay que valorarlas por el hecho de ser personas viejas, y no por su relación con el sistema de producción capitalista, señala Deisy J. Arrubla Sánchez, coautora del libro.

 

1

Más adultos mayores que niños por primera vez en la historia de Colombia

Por primera vez, en el año 2050 se calcula que habrá más adultos mayores de 60 años en Colombia que niños menores de 15 años. Ya en el año 2000, superaban los menores de cinco años.

Mientras en 1985 los mayores de 60 años eran el 5 por ciento de la población, ahora son cerca del 11 por ciento y, en 2020 serán del 13 por ciento.

Este cambio se debe a dos fenómenos. En primer lugar, a una caída en las tasas de fecundidad, que entre los sesenta y los noventa (treinta años) se redujo a la mitad, con la consecuencia de que en promedio una mujer colombiana pasó de tener 6,5 hijos a tres y en el 2017 ya va en dos hijos promedio. Esto significa que si no es por inmigración la población colombiana comienza a no reemplazarse.

A la vez, las tasas de mortalidad también han caído, por lo que muchas más personas llegan a viejos. Según la Cepal, la esperanza de vida en Colombia era de 50 años entre 1950 y 1955 y pasó a ser de 71,7 entre 2000 y 2005.

 

 
El primero es un fenómeno colectivo que tienen que ver con el cambio en la estructura poblacional consistente en que la proporción de adultos mayores de 65 años aumenta en una sociedad respecto a la de menores de 15 años. La vejez, es un fenómeno individual, que tiene que ver con la etapa de la vida que inicia a partir de los 65 años.

2

La Colombia mayor tiene cara de mujer

El aumento de esa población vieja, ha sido mayor en mujeres, pues su esperanza de vida es más alta. Son el 55 por ciento de los mayores de 60 años, el 65 por ciento de los mayores de 80 y el 80 por ciento de los mayores de 90. Con el agravante que han cotizado menos porque su inserción en el mercado laboral formal ha sido un proceso relativamente reciente y paulatino.

3

Entre más viejos menos pensión tienen

El aumento de la población de adultos mayores es opuesta a la cobertura del sistema pensional. Sólo entre el 22 y el 25 por ciento accede a la pensión, que en un 75 por ciento es de sólo un salario mínimo.

Comparativamente con otros países de América Latina a Colombia le va mal, según el índice global de envejecimiento (IGE). Ocupa el puesto 11 entre los 18 que se midieron y está incluso por debajo de Ecuador y, de Bolivia en donde existe una pensión universal.

Como medidas alternativas los autores proponen que cada persona pueda decidir cuándo y en qué condiciones se retira de trabajar, o si se dedica a actividades donde la acumulación de conocimiento y experiencia se valoren. Dicen que la edad no debe ser inamovible.

“Esfuerzos ingentes tiene que hacer el Estado, ya no para crear un modelo sustentable de pensiones, sino para asegurar un ingreso mínimo y decente a todos aquellos no pudieron cotizar al sistema”, señalan los coautores del libro Fernán Vejarano y Pablo Rodríguez, antropólogo e historiador, respectivamente.

 

 
 

Y al final dejan un interrogante: ¿Se deberá contemplar seriamente cambiar el paradigma de la dedicación al trabajo… trabajar menos en las edades jóvenes para dedicar más tiempo a la familia y extender la vida productiva aprovechando la longevidad...?

 
4

La vida no se acaba a los 60

Los nuevos sesenta son los treinta de antes, por ende es necesario identificar las diferentes etapas que hay hasta los cien años o más, para que “se deshagan las profecías fatalistas que resultan contradictorias con los esfuerzos de las ciencias por prolongar la vida”, plantea la psicóloga Ángela Hernández, coautora del libro sobre el envejecimiento en Colombia.

Dos conceptos ilustran esa nueva realidad y actitud frente a la vida adulta.

“Los sexalescentes”que es una especie de adolescencia de la tercera edad en la que se niega o se posterga la entrada a la vejez, y los “sexygenearios” que no se resignan a envejecer.

 
Edad cronológica: número de años. Edad social: rol que cada sociedad le da a los individuos, por ejemplo, los 21 años marcan la mayoría de edad. Edad fisiológica: está relacionada con las capacidades funcionales en el marco del envejecimiento.
 

Y esa nueva actitud se refleja en el trabajo, la sexualidad y las relaciones con los nietos, que le dan sentido a la vida de los adultos mayores, a la vez que implican un cambio en los paradigmas sociales.

A través de los casos de tres pensionados que siguieron trabajando, la antropóloga Delvi Gómez Muñoz, muestra la importancia que tiene para los mayores mantenerse activos como una forma de sentirse útiles y ser independientes.

Lo que reivindica que los viejos deberían entonces poder decidir cuando se retiran y seguir teniendo cabida en la estructura social y económica dada su conocimiento y experiencia acumuladas.

5

Sexo para rato

En la dimensión sexual, si bien “en el pasado la vejez era una edad castrada”, se calcula que, actualmente, cerca del 62 por ciento de los adultos mayores se mantienen activos sexualmente (porcentaje varía cuando se trata de mujeres viudas, que en un 90 por ciento dejan de tener relaciones sexuales, o en el caso de los hogares geriátricos donde los hombres y las mujeres están separados).

Pero hay una tendencia social a rechazar su sexualidad o erotismo y a tildarlo de perversión. Por eso, “despojar de prejuicios la sexualidad de los ancianos servirá para mejorar su existencia y la de quienes conviven con ellos, señala el profesor historiador coautor del libro Pablo Rodríguez Jiménez.

6

Los nietos, una razón para envejecer

Con ambos padres trabajando, el cuidado de los nietos es una nueva razón para vivir. Antes los abuelos morían pronto y sólo compartían con ellos en épocas puntuales como las vacaciones. Ahora pueden estar presentes incluso en la vida adulta de sus nietos.

“Quienes han escrito sobre su propia experiencia de vejez nombran la relación con sus nietos como una de las mayores alegrías de la vida” dice Pablo Rodríguez Jiménez,autor del capítulo.

Cuentan que Freud perdió la razón de ser de su vida cuando murió su nieto.

7

La vejez está en manos de las familias

Un insuficiente avance en las funciones sociales del Estado, la vinculación de las mujeres al mercado laboral y la reducción del tamaño de las familias, aunado a la cantidad cada vez mayor de adultos mayores en una casa, ha generado que haya una necesidad creciente de cuidadores externos.

La sociedad civil, los grupos religiosos y el mercado han respondido, según el estudio de campo realizado por Javier A Pineda Duque, economista y coautor del libro Envejecer en Colombia.

El registro de casas gerontológicas pasó de nueve por año en la década de 1990 y 30 en la década de 2000 a un promedio de 36 entre 2010 y 2013. Hoy en día la necesidad no es construir jardínes sino hogares geriátricos dice Fernán Vejarano uno de los editores y coautores del libro.

Pero la mayoría de adultos mayores no puede acceder a ese tipo de servicios. En Bogotá, la ciudad con mayor cobertura, sólo un 5,3 por ciento de personas mayores de 75 años lo pueden hacer.

La falta de cuidado se agrava en el caso de los hombres que por la ausencia de lazos afectivos con sus hijos y la represión de los afectos en general, gozan de menos acogida no sólo en la familia sino en los hogares geriátricos por tener un carácter difícil.

En la misma ciudad se estima que sólo uno de cada tres ancianos tiene pensión, uno de cada cinco tiene derecho a otro tipo de subsidio público y un 5,7 por ciento tiene otro ingreso; lo que da como resultado que un poco menos de la mitad de los ancianos están a merced del cuidado de sus familiares.

8

Las cuidadoras necesitan cuidado

Al interior de las familias, el trabajo de cuidado ha recaído sobre grupos específicos de mujeres.

Seis y medio millones de mujeres se dedican a las actividades no remuneradas del hogar, según cifras del Dane 2014. Y se estima que en uno de cada cinco hogares hay una persona mayor, o sea que más de un millón de mujeres amas de casa se dedica al cuidado de los mayores.

Al lado de éstas se calcula que hay cerca de 560 mil trabajadoras asalariadas, de bajos ingresos, que tiene doble jornada laboral, en sus trabajos y en sus casas; 480 mil son trabajadoras informales, que tienen ventas callejeras o microempresas en sus casas, y lo alternan con la labor de cuidado y, por último, aproximadamente 700 mil empleadas domésticas que suelen tener dentro de sus oficios este tipo de funciones.

Estas mujeres hacen el trabajo de cuidadoras sin ningún tipo de remuneración: “las relaciones de servidumbre se continúan presentando como parte de patrones culturales… que ven el cuidado como una actividad de menor estatus y como vocación … femenina” , dice Javier A Pineda, economista y coautor del libro.

Lo que no difiere mucho de las instituciones de cuidado. La mayor parte del personal son auxiliares de enfermería y la proporción es 85 por ciento de mujeres contra 15 por ciento de hombres, y un sueldo mayoritariamente de un salario mínimo y medio.

Es difícil revertir esta proporción por la llamada “Feminización del cuidado” que es la creencia generalizada que las mujeres son “ideales” para ese trabajo en virtud de que siempre han sido las responsables del hogar y, en razón de sus cualidades de dulzura, nobleza, amorosidad.

A la precaria situación económica tanto de las cuidadoras en la familia como en las instituciones y la escasez de recursos logísticos y de infraestructura en algunos centros, se suma la exposición emocional o Burden Syndrome que pueden tener y que actúa como una amenaza silenciosa por la adaptación patológica que sufren muchas mujeres y los pocos espacios que hay para atender esas necesidades pese a la normatividad.

 
Malestar físico y mental, cargas de estrés y tristeza que manifiestan los cuidadores en relación con su actividad.
 

Tratar con el genio de alguien y más que se siente inútil, no se siente querido, no es fácil y la gente no valora…(cuidadora)

“para mi es como lo máximo este trabajo nunca me da aburrimiento de ir a atender a un viejito … la alegría … de poder estar ahí ... una persona que por “x” o “y” motivo necesita … que le colabore no tanto para un dolor físico, … sino espiritual… Uno llena ese espacio” (Cuidadora).

Lo anterior amerita un esfuerzo mayor de las autoridades para mejorar no sólo las condiciones laborales y económicas de las mujeres cuidadoras, formales o informales, sino para prevenir el desgaste emocional de que son víctimas, que es el llamado que hace Javier A Pineda en su capítulo del libro.

 
9

Los adultos mayores no sólo requieren sanar el cuerpo sino la mente y el alma

Sobre muchos adultos mayores, especialmente hombres, pesan imaginarios de la vejez como algo terrible, dada la definición de la vida en términos de éxito laboral y social, que se traduce en un deseo temprano y oculto de vivir pocos años para evitar los sufrimientos ligados a la enfermedad y la dependencia de otros.

Lo anterior explica círculos viciosos de aislamiento, pasividad y abuso del alcohol.

Muchas mujeres, por otro lado, definieron el sentido de su vida desde el rol de cuidadores de esposos e hijos con dificultades, que conlleva un cúmulo de fatiga que no siempre hacen consciente y que callan, derivando en dolores físicos por sobrecarga, en quejas culposas, irritabilidad y, en últimas, conflictos familiares.

Esos fueron algunos de los hallazgos de una de las coautoras del libro, la psicóloga Ángela Hernández, a partir del análisis de 37 casos de consultas privadas que atendió en Bogotá, durante los años 2011 a 2013.

La psicoterapia se convierte en un espacio de acogida de la necesidad fundamental que tienen las personas mayores de plantearse la pregunta sobre el sentido de la vida y de la muerte, que cobra aún mayor sentido cuando la esperanza de vida actual puede implicar 20 años más de vida después de llegar a los 60 ó 65.

Pero la atención a los adultos mayores tiene limitaciones y exige lo que ella llama una “calibración entre el cuestionamiento y la validación de las motivaciones vitales”, de las fantasías, de los rencores guardados por años, pues cuando se trata de posturas arraigadas que tienen que ver con la supervivencia de las personas, retirarlas puede implicar el “desmantelamiento de su identidad”.

Por ello, en algunos casos, el acompañamiento se orienta más al abandono por parte de los seres queridos, de la idea de cambio y a la redefinición de las relaciones familiares “poniendo a prueba la elasticidad del amor y su capacidad de acompañar y de cuidar al otro, a pesar de no compartir su ruta existencial”.

Hay entonces una necesidad de cambiar el paradigma de que la vejez es una enfermedad y con ello las políticas públicas que sólo apuntan a cuidados físicos y malgastan recursos médicos en fines para los no están diseñados.

10

Los viejos tienen su cuarto de hora en la pantalla grande

El crecimiento de la población adulta también se ve reflejado en el inicio de un ciclo cinematográfico sobre la vejez desde hace cerca de 15 años. Sigue habiendo películas dirigidas a niños pero casi ninguna se ocupa de tratar sus temas. Por el contrario, a través de personajes concretos, el arte del cine discute la idea de la vejez como algo negativo y terminal y descubre sus potencialidades.

“Por cierto, para muchos (personas viejas), ser invitados a hacer estas películas ha significado volver al oficio cuando ya se encontraban en retiro” dice el historiador Pablo Rodríguez Jiménez, autor del capítulo.

 

COCCOON

Con anterioridad al inicio de la ola de películas sobre la vejez, en 1985, fue lanzada Coccoon, de Ron Howard, (Estados Unidos), que plantea el anhelo de la búsqueda de la eterna juventud y la nostalgia de la belleza y la vitalidad sexual.

 

El Cuarteto (Dustin Hoffman) y a Late Quartet (Yaron Zilberman) (USA, 2012)

Muestran lo doloroso que es tener que dejar de hacer algo que les apasiona en este caso la música.

 

El exótico hotel Marygold (John Maden, UK, 2011)

Muestra la vida en comunidad como una alternativa a los asilos.

También la disposición de unos o, por el contrario, la resistencia de otros, a las nuevas experiencias: “Lo único que sabemos del futuro es que será distinto. Debemos celebrar los cambios”, dice Evelyn, interpretada por Judy Dench, una viuda deseosa de conocer la India, donde está ubicado el hotel Marygold.

 

Y si vivimos todos juntos (St É Phane Robelin, Francia, 2011)

Habla de la vida en comunidad y de las relaciones intergeneracionales. ¡Basta de pensar que los viejos son asexuales, que son ángeles! Le reclama Jeanne, una de las viejas que vive en la casa donde transcurre “¿Y si vivimos todos juntos?, a Dirk, un joven que está estudiando la vida íntima de los ancianos.

 

Amor (Michael Haneke, Francia, 2012),

 

Se adentra en las vivencias íntimas de una pareja de ancianos que afrontan la enfermedad y el dolor de la partida. Anne sufre un accidente cerebrovascular y George, su esposo, se convierte en su cuidador. Cuando Eva, su hija le pregunta ¿Qué va a ocurrir?, él le responde impasible: “Nada. Todo seguirá igual y un día se irá”, en una actitud natural frente a la muerte.

 

La última estación (Cristian Soto y Catalina Vergara, Chile, 2013)

Discute el abandono de los viejos en los asilos, que uno de los protagonistas sintetiza así: ¿A uno lo vienen a dejar o lo vienen a botar?

Comentarios (8)

Desparchado

22 de Octubre

0 Seguidores

No es por Nada, pero... La gente de la foto es Colombiana? Mas bien me parece ...+ ver más

No es por Nada, pero... La gente de la foto es Colombiana? Mas bien me parece gente Europea. El uso de modelos anglosajones para ilustrar gente local tiene nombre propio: racismo. 

Natalia Arbeláez Jaramillo

22 de Octubre

7 Seguidores

La idea de la foto hace alusión al último punto de la nota sobre el protagon...+ ver más

La idea de la foto hace alusión al último punto de la nota sobre el protagonismo de la vejez en el cine

Angel Bravo

22 de Octubre

0 Seguidores

De acuerdo, Desparchado. Lo que más me llamó la atención del título fue su...+ ver más

De acuerdo, Desparchado. Lo que más me llamó la atención del título fue su complemento directo ["en Colombia"], por lo cual también me pareció inapropiada la foto "en Europa", por snob.
Pero el texto, la sustancia, compensa con creces la falta de sensibilidad superficial de la imagen. Magnífico artículo, serio y sesudo. Voy por el libro.

José Saramago - 0

22 de Octubre

0 Seguidores

Me acuerdo de la película 'Coccoon', sus protagonistas eran de...+ ver más

Me acuerdo de la película 'Coccoon', sus protagonistas eran de la tercera edad casi todos.
La educación y la familia como pesa.. habría que mirar que países en latinoamérica y en el mundo son los mejores para la vejez.. que políticas tienen y que se puede aprender de ellos. Y en Colombia, en que medida la pensión y el bienestar de la tercera edad afectan como carga fiscal..

José Saramago - 0

22 de Octubre

0 Seguidores

Un amigo visito Argentina, allá -dice- tienen vida social, se reune...+ ver más

Un amigo visito Argentina, allá -dice- tienen vida social, se reunen con sus amigos, hacen tertulia, realizan actividades..En mi barrio en Bogota -no se si es al excepción- en el salón comunal hay un programa para la tercera edad que va desde actividad física a otras actividades varias,¿eso es es una excepción o es una política de distrito o es nacional o no hay politicas? 

DIDUNDI

23 de Octubre

1 Seguidores

Sorry Natalia, uno no pone una foto encabezando un artículo para referir la p...+ ver más

Sorry Natalia, uno no pone una foto encabezando un artículo para referir la parte última dl mismo. Ella x sí misma debe reflejar todo el artículo. El estudio es bueno e interesante pero no habla dl cuidador masculino y, tampoco refiere el aspecto étnico. Colombia es un sancocho d razas y el comportamiento x etnias en esos mismos aspectos debe tener sus diferencias.
 

EduardoSaenzRovner

10 de Noviembre

0 Seguidores

Sexygenario con Ph:D. busca mujer interesante... e interesada en heredar pensi...+ ver más

Sexygenario con Ph:D. busca mujer interesante... e interesada en heredar pensión. Informes, aquí.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia