Por Juanita León | Sara Ruiz · 06 de Mayo de 2018

13048

15

Siguiendo con nuestra serie sobre la “pregunta existencial” para los candidatos hacia la primera vuelta, la de la campaña de Humberto de la Calle es literalmente existencial: ¿está viva para el 27 de mayo? La respuesta, desafortunadamente por lo que representa Humberto de la Calle para este país como uno de los arquitectos del Acuerdo de Paz con las Farc, es No.

La campaña de De la Calle languidece.  Por varias razones: porque nunca salió del estado de interinidad, porque no tiene plata, porque la estrategia le falló, porque el candidato no ha tenido la capacidad de liderar la campaña hacia adentro y también, porque demasiadas cosas conspiran contra la ilusión de la paz.

Un buen candidato, una pésima campaña

Salvo los detractores más radicales del Acuerdo de la Habana, casi nadie se atreve a criticar personalmente a Humberto de la Calle.  Muchos le reconocen su estatura de estadista, el sacrificio que hizo por el país, su empatía, inteligencia e integridad, su capacidad de reírse de sí mismo y su conocimiento sobre cualquier tema que le pongan.

De la Calle es un excelente candidato, y precisamente por eso, es tan dramático para muchos de sus seguidores que su campaña nunca haya despegado.

La última prueba de ello fueron sus declaraciones de la semana pasada sobre que “se estaban tirando la paz”, que provocaron reacciones de mucha gente, incluido del presidente Juan Manuel Santos (que salió a la defensiva), pero que no lograron mover el escenario electoral.  Con el retiro de Viviane Morales de la contienda, De la Calle se convierte en el único candidato que no supera el margen de error en prácticamente todas las encuestas.

En su campaña, según pudo confirmar La Silla Vacía con varias de las personas que trabajan allí, ya nadie tiene esperanza en pasar a la segunda vuelta y el pesimismo que se respira contrasta con la esperanza que tenían hace un poco más de un año de que el histórico logro de haber logrado convencer a las Farc de dejar las armas le garantizaría un protagonismo indudable en esta campaña en la que la misma supervivencia de lo pactado está en juego.

La candidatura de De la Calle tuvo problemas de estrategia desde un inicio. El candidato inicialmente acarició la idea de conseguir firmas y lanzar una candidatura ciudadana apalancada en la ilusión de los que votaron Sí en el plebiscito.

Pero después de que Germán Vargas fue duramente criticado por ir con firmas y con su propio partido Cambio Radical, De la Calle sintió que el mecanismo se había degradado y se convenció que el mejor vehículo sería el Partido Liberal.

Ahí comenzó el tire y afloje de la fecha de la consulta interna del partido y pese a que De la Calle ganó el pulso para hacerla en noviembre para después ir a una consulta interpartidista con Fajardo en marzo, todo su cálculo falló.

Con solo 365,658 votos y el escándalo que produjo el que hubiera costado 40 mil millones de pesos -un tema que martirizó al candidato- De la Calle ganó pero entró en una cierta parálisis porque no tenía plata para la campaña, porque nunca logró que su partido creyera totalmente en su candidatura y porque seguía pensando que podría hacer la alianza con la Coalición Colombia de Fajardo, Claudia López y Jorge Enrique Robledo.

Incluso, en su campaña debatieron intensamente si sería mejor hacerla con Gustavo Petro, pues algunos internamente creían que con tal de sacar al candidato de izquierda de la contienda todo el Establecimiento se movilizaría a favor de De la Calle.

También han titubeado alrededor del mensaje de la campaña. El obvio era el de la defensa a ultranza del Acuerdo de Paz pero ante tanta apatía de la gente frente al tema, rescataron el de la defensa de la equidad y los valores liberales, que es un poco abstracto, y tampoco caló, para volver la semana pasada otra vez a la defensa vehemente de lo pactado con las Farc.

Entre tanto titubeo, De la Calle desaprovechó el momento de alinearse con los congresistas de su partido, una poderosa maquinaria que el 11 de marzo sacó casi 2 millones de votos.

En su momento le dijeron a La Silla que la decisión de no hacer giras con ellos obedecía a que era imposible acompañarlos a todos y que para no crear inequidades preferían no salir con ninguno.

Pero extraoficialmente la versión era que después del escándalo en el que se vio envuelto el senador Álvaro Ashton, a De la Calle le dio miedo terminar salpicado por los rollos en los que pudieran estar los políticos.  

También, quizás, porque De la Calle conservaba la esperanza de hacer la consulta con Fajardo (que quería hacerla con el candidato pero no con su partido). Y que cuando finalmente accedió a hacer una coalición ya fue demasiado tarde porque pasado el 11 de marzo, De la Calle prefirió elevar una consulta al Consejo Nacional Electoral para no correr el riesgo de que le tocara pagar al erario los 40 mil millones de pesos de la consulta y ahí murió la iniciativa.

Ahí también terminó oficialmente la interinidad en la que había estado su campaña pues su partido finalmente decidió acompañarlo hasta el 27 de mayo, aunque más por razones estratégicas de César Gaviria y de los congresistas que preferían llegar a la primera vuelta sin la presión de adherir a Germán Vargas o a Iván Duque que porque le tuvieran mucha fe al candidato liberal.

Entonces, por lo menos en teoría, De la Calle cuenta con el respaldo de un partido con dos millones de votos que sería razón suficiente para tener viabilidad. Su problema, a diferencia de Vargas Lleras, es que no cuenta con la plata para aceitar la maquinaria.

El problema de la plata

Según pudo confirmar La Silla con varias fuentes dentro de las toldas liberales, De la Calle y Clara López no tienen plata para hacer campaña hace tres meses.

El candidato, según le dijo a La Silla una persona cercana a él, intentó sacar un crédito en el banco y le dieron menos de la tercera parte de lo que pidió. Ya el gobierno le giró el anticipo, pero el 80 por ciento de esa plata se tiene que ir, por ley, en publicidad y el 20 por ciento restante ya lo debían.  

Los otros candidatos han salido a pedir plata o incluso han buscado donaciones en línea de los ciudadanos como Fajardo. Pero no De la Calle. Cuando todavía había expectativas sobre su candidatura no lo hizo porque le incomoda pedir plata y ahora, que no hay entusiasmo, es aún más difícil hacerlo.

El partido ofreció ponerle unos 3 mil millones para el día de las elecciones, pero mientras tanto han tenido que cancelar una manifestación tras otra porque no tienen cómo financiarlas. Las que hay las han pagado los mismos congresistas que lo apoyan y varias han sido un éxito porque, como dijo a La Silla una coordinadora regional, “el santo hace el milagro” y a De la Calle lo quiere mucha gente.

“Se demoran en mandar plata a los directores departamentales”, agregó. “Les tiembla la mano para gastarla y nos deja mal parados porque la gente está acostumbrada a que pide 5 millones y le mandan 5 millones. Aquí uno les pide un presupuesto detallado y les da 200 mil”.

A esta falta de plata, se suma una ausencia de direccionamiento interno en la campaña. La Silla Vacía habló con cuatro fuentes que trabajan con De la Calle y la sensación prevalente era que hay muchos voluntarios, muy jóvenes y súper comprometidos, pero que no hay una cabeza que les tire línea y que integre todas las áreas de la campaña.

No solo no hay una gerencia efectiva sino que el mismo candidato no ha jugado el rol inspirador que, por ejemplo, si desempeñó en la Habana frente al equipo negociador de paz.  

“Sólo dos o tres veces ha hablado en frente a toda la campaña”, nos dijo uno de los jóvenes que trabaja con él. “Siento que se aburre mucho en las reuniones y que no disfruta ese ejercicio”.

En la misma línea, otra persona nos dijo que en las reuniones con el candidato queda con frecuencia “el sinsabor de que él siempre va de afán”. Dice que la gente habla sobre estrategia o sobre lo programático durante dos horas, y que De la Calle casi no dice nada y que, de un momento a otro, interrumpe para decir que tiene que irse a algún foro.

Otro más dijo que De la Calle era a la vez “impulsivo y ensimismado” lo que hacía que más de una vez se hayan sorprendido enterándose por los medios de decisiones que ha tomado sin consultarle a su equipo, como la declaración del lunes pasado sobre la paz y la extradición de Santrich o incluso el famoso café con Fajardo.

Esta falta de direccionamiento además de la falta de plata han sido la estocada para su aspiración en las regiones, incluyendo aquella en la que él nació.  Lo que sucede allí es indicativo de lo que atraviesa toda la campaña delacallista.

 

En su tierra no florece

Aunque la campaña esté apostándole al sentimiento regionalista en Caldas para conseguirle votos a De La Calle, según nos dijo Cristian Camilo López, coordinador en la región Occidente del país, este tiempo de contienda ha mostrado lo contrario. No solo allí, sino en Risaralda y Quindío.

Eso es porque, primero, la región cafetera para presidenciales es uribista. Hace cuatro años en primera vuelta ganó Óscar Iván Zuluaga en 46 de los 53 municipios de los tres departamentos; y en segunda en 47. Y en el plebiscito de 2016 ganó el No con el 55 por ciento de los votos en Caldas, el 57 en Risaralda, y el 60 en Quindío.

Segundo, porque los liberales —que fueron en marzo los más votados a Cámara en los tres departamentos— no están tan activos, y eso lo reconoce López: “Para llegar a la Colombia profunda, a los barrios, a las veredas, necesitamos al Partido Liberal”.

En Quindío, Luciano Grisales, único representante liberal electo y que sacó la mayoría de los votos entre todas las listas, le dijo a La Silla que la campaña no está activa porque, desde la captura por corrupción de Luz Piedad Valencia, exalcaldesa de Armenia y cabeza del Partido, percibe desinterés tanto en las bases como en la ciudadanía.

El representante repitente, por ejemplo, sabe que hay una visita planeada del candidato la segunda semana de mayo, pero “todavía no hemos concretado la fecha, ni el lugar, ni nada”.

En Risaralda la campaña está fría porque las bases están divididas. “Estamos por pequeños feudos y jefes. Falta direccion e identidad de partido”, le dijo a La Silla el concejal de Dosquebradas Miguel Ángel Correa, quien, junto al representante electo Juan Carlos Reinales, son los que han estado más activos de cara a la campaña; porque el otro congresista (elegido por quinta vez), Diego Patiño Amariles, no ha hecho campaña hasta ahora.

Reinales nos contó que, a tres semanas de las elecciones, no tiene información sobre la agenda de la campaña, “es más, ni sé si el candidato vuelve antes del 27”, aclaró.

Nos dijo que no hay una meta en votos, que no hay reuniones de la militancia agendadas (solo hubo una, el 24 de mayo, día que De La Calle visitó Pereira para un debate) y que todos los líderes del Partido en el departamento están trabajando por aparte “porque esta es una campaña donde no se mueve la mejor logística, y donde no hay grandes manifestaciones”.

En la región se nota un vacío de comunicación entre la campaña nacional y los departamentos. Por ejemplo, según nos dijo Vivian López, diputada de Risaralda de la corriente del representante Diego Patiño, en la última (y única) visita del candidato a Pereira les avisaron a los corporados dos días antes de su llegada y por Whatsapp. “Uno así no puede reunir mil ni dos mil personas”, alegó.

A esa distancia entre Bogotá y la región se suma el sentimiento de que “desde la dirección nacional del Partido no trabajan con ganas. Eso solo sentimos aquí, que estamos totalmente desabrigados. No hay motivación ni jalonamiento”, agregó la diputada.

En eso coincide un dirigente del Partido en Caldas muy cercano al barón electoral Mario Castaño, quien está públicamente con De La Calle.

Ese político, que nos habló bajo condición de anonimato, siente que el Partido a nivel nacional no le están metiendo la ficha a Caldas con recursos para la campaña. “Aquí no hay para una camiseta, ni para un pendón”, información que nos confirmó el representante electo José Luis Correa, de la cuerda de Castaño.

Añadió que, incluso, a las bases y voluntarios les toca poner de su plata para hacer proselitismo. “Al mismo Mario (Castaño) y a los diputados nos tocó salir a recoger plata para 1.500 camisetas hace dos semanas… Es que amor con hambre no dura”.

Esa impresión de los dueños de la maquinaria alimenta los rumores que corren en Manizales de que las bases del Partido en Caldas están migrando a donde Duque, y muestra de eso es la apertura, el lunes pasado, de la sede de campaña “liberales con Iván Duque” en el centro de la ciudad, que es la misma que alquiló el Partido para la campaña al Congreso de Mario Castaño y su fórmula, José Luis Correa; y que además fue la del alcalde Octavio Cardona en 2015.

Aunque ni en el Centro Democrático ni en el Partido Liberal nos confirmaron quiénes están detrás de ese movimiento de rojos disidentes, La Silla supo de primera mano que entre los que le hacen campaña a Duque en el departamento están Néstor Castaño, hermano del Senador y su asesor en comunicaciones; y el cinco veces alcalde de Filadelfia y condenado por parapolítica Román Aristizábal, quien apoyó a Castaño a Congreso este año, según nos dijeron por aparte un concejal de Manizales, un diputado de Caldas y la exsenadora uribista Adriana Gutiérrez, que se ha reunido con ellos para hablar de la campaña de Duque.

Al no tener un respaldo visible de las bases liberales, la estrategia que le queda a la De La Calle en la región es ganarse la opinión entre los jóvenes entre 18 y 30 años.

“Le estamos mostrando a Caldas que tiene una nueva posibilidad de tener Presidente de la República, pero los jóvenes tienen otras alternativas como Fajardo y Petro”, le dijo López a La Silla. “Donde no hubiera tres candidatos tan buenos que reflejan el voto joven, estaríamos haciendo maravillas”, añadió.

Consultado sobre todo ésto, Humberto de la Calle dijo a La Silla que cree que sacará más votos de lo que dicen las encuestas. “Yo no me quejo, estoy contento”, dijo.  Su tranquilidad quizás obedece a que su lugar en la Historia de este país ya está garantizado y que más allá de los muchos o pocos votos que saque el 27 de mayo, su voz en defensa de lo acordado en la Habana siempre tendrá un eco. Pero sus seguidores se quejan de su mala suerte, y no están contentos.

Nota de la Editora: Después de publicada esta historia, algunas personas de la campaña nos dijeron que sentían que no reflejaba adecuadamente esta historia ni la sensación que se siente por dentro ni que tampoco el pesimismo que refleja esta nota coincidiera con la forma en la que ellos ven las posibilidades de pasar a segunda vuelta. A La Silla le parece importante que los usuarios tengan ese punto de vista y por eso publicamos aquí (con el consentimiento de él) una carta que nos envió Arturo Sarabia, miembro del comité estratégico de la campaña de De la Calle. Es ésta:

Carta de Arturo Sarabia a Juanita León by Anonymous 5dGWFZxZD on Scribd

Comentarios (15)

coronado

06 de Mayo

0 Seguidores

En suma: el candidato “excelente” es un incapaz. Ya hasta LSV lo abandonó.

En suma: el candidato “excelente” es un incapaz. Ya hasta LSV lo abandonó.

Andres Felipe Garcia Rovira

06 de Mayo

1 Seguidores

Ya hasta Riveros esta mas preocupado en lavar la cara del partido en el tema d...+ ver más

Ya hasta Riveros esta mas preocupado en lavar la cara del partido en el tema de la corrupciòn de la paz, porque sane que hay que proteger a los lideres de la acciòn penal, en lugar de seguir gastando polvora en gallinzos, nunca habia escuchado grecoquindianismo, pense que el termino era grecocaldense como el candidato aunque la verdad creo que no le llega los talones a Gilberto Alzate Avendaño

jorge andres ca...

06 de Mayo

0 Seguidores

de que habla riveros?, si ya su supremo jefe negocia el ministerio de simon co...+ ver más

de que habla riveros?, si ya su supremo jefe negocia el ministerio de simon con Duque, es una burla que LSV le siga ando espacios a lideres de opinión que en nada son críticos de su propia orilla. Riveros solo representa los intereses mezquinos de Gaviria que le juega hoy a Lleras y mañana a Duque

Jorge Ulises Casas Jerez

06 de Mayo

1 Seguidores

El último sobreviviente del "grecoquindianismo" y el "nadaismo" convertidos e...+ ver más

El último sobreviviente del "grecoquindianismo" y el "nadaismo" convertidos en misticismos.

jorge andres ca...

06 de Mayo

0 Seguidores

de que habla humberto de la calle?, si ya su supremo jefe negocia el ministeri...+ ver más

de que habla humberto de la calle?, si ya su supremo jefe negocia el ministerio de simon con Duque, es una burla que LSV le siga ando espacios a lideres de opinión que en nada son críticos de su propia orilla. Riveros solo representa los intereses mezquinos de Gaviria que le juega hoy a Lleras y mañana a Duque

Christian Hernandez

06 de Mayo

0 Seguidores

Claro los 40.000'000.000 desperdiciados en la consulta y acusar a Uribe d...+ ver más

Claro los 40.000'000.000 desperdiciados en la consulta y acusar a Uribe de obligar a Santrich a traficar no tienen nada que ver con el fracaso estrepitoso de este señor.

DIDUNDI

06 de Mayo

2 Seguidores

1-Para desagradecidos...los Colombianos y con Santos a la cabeza; es indudable...+ ver más

1-Para desagradecidos...los Colombianos y con Santos a la cabeza; es indudable q a los 5--6 años invertidos x D la Calle en la Habana le debemos TODOS, incluso aquéllos, pero ante todo un desteñido Presidente al q la hria le reconocerá con el tiempo, pero q le dió un tal Nobel anticipado q hoy x hoy, fue apresurado. Santos deslealtad pura con un hombre d los pocos bien q aún conserva este pais.

Leonel Humberto...

06 de Mayo

0 Seguidores

Este espécimen, de la calle , llamado después del 27 de mayo , "margen de er...+ ver más

Este espécimen, de la calle , llamado después del 27 de mayo , "margen de error" junto con gayviria acabaron , le dieron muerte al partido liberal, no fue una estocada , muere de inanición, por falta de planeación estratégica, se le nota la angustia existencial al nadaista de la nada.... Y ya ni siquiera nadie cree en la oración : "Quien cree en ti señor .... No morirá para siempre"....

DIDUNDI

06 de Mayo

2 Seguidores

2- En lo personal me duele El, el candidato,+ No el partido q dice acompañarl...+ ver más

2- En lo personal me duele El, el candidato,+ No el partido q dice acompañarlo, dl q posiblemente sí se hubiese alejado habría sido mejor; y es q con un Gaviria jugando a ubicar el " futuros" d Simón el bobito, es suficiente para espantar voto d opinión y dl otro: como No hay plata, malangs.
El análisis es acertado pero no nombra a Santos como factor ppal. d la debacle. Falta ver lo q viene en 2a

DIDUNDI

06 de Mayo

2 Seguidores

3- Estas elecciones + q d partidos es d personas, candidatos q generan a favor...+ ver más

3- Estas elecciones + q d partidos es d personas, candidatos q generan a favor y/o en contra x si mismos o x sus "conductores".
D la Calle sabe lo q le han hecho, tanto Santos como el mismo partido, ninguneado y algo d su talante y d su orgullo herido ha d resultar en 2a vuelta, cuando el jefe, el dl gallito sonoro pretenda imponerle a Fu.. perdón..Du.
Será consecuente o nos defraudará?.

Robin Hood

06 de Mayo

0 Seguidores

Y mientras tanto Cesar Gaviria esperando que pase el 27 de Mayo, para negociar...+ ver más

Y mientras tanto Cesar Gaviria esperando que pase el 27 de Mayo, para negociar el apoyo a Duque o Vargas Lleras, para que le den a su hijito un ministerio y posicionarlo a las presidenciales del 2022.

Jose Lara

06 de Mayo

0 Seguidores

Todo lo aquí descrito es la radiografía de un muy pésimo candidato, oportun...+ ver más

Todo lo aquí descrito es la radiografía de un muy pésimo candidato, oportunista porque no debió aprovechar su condición de negociador como puerta giratoria para hacer una campaña electoral, eso es antietico, por lo menos.

juanlo

06 de Mayo

0 Seguidores

Nunca fue viable. Nunca. No solo porque defiende lo q los "detractores más ra...+ ver más

Nunca fue viable. Nunca. No solo porque defiende lo q los "detractores más radicales del Acuerdo de la Habana" no quieren (que son el 87% de electores); sino pq no sabe de economía, y no tiene energía xa una campaña, y menos para gobernar. El entusiasmo q genera en pocos, es debido al deseo de esos pocos de insistir en q Uribe no tiene razón.

Adolariz

06 de Mayo

0 Seguidores

Se necesita ser miope para no entender que De la Calle perdió el respeto y el...+ ver más

Se necesita ser miope para no entender que De la Calle perdió el respeto y el aprecio, que los liberales y no liberales le profesaban, cuando "se abrió de piernas cediendo ante los capricho de las fsrc en la Habana. El hecho que convirtiera a los criminales en víctimas (les dio todo) y a las víctimas en victimarios (la gente buena debe tributar para los criminales, es una ofensa imperdonable.

Carlos David Franco Calvo

07 de Mayo

0 Seguidores

Que De la Calle sea un excelente candidato resulto no ser más que un mito, en...+ ver más

Que De la Calle sea un excelente candidato resulto no ser más que un mito, en los debates solo divaga ideas vacías, no domina ningún tema, no tiene una idea central de campaña, no sé por qué siguen diciendo que es buen candidato, sino lo demuestra pues no lo es y ya. Sin mencionar que alguien que no lee al país no puede ser buen presidente y este señor no lo lee ni poquito.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia