Menú principal

Lunes Marzo 30, 2015

Martes, Marzo 3, 2015 - 17:56
2
1721

La novela de la dirección de la Autoridad Nacional de Televisión se enreda todavía más. Aunque hace más de cuatro meses todo estaba listo para que la nueva directora fuera Isabel de Ávila, ex asesora de Simón Gaviria, ese nombramiento está pendiente porque hay dudas de si cumple los requisitos. Y ahora Función Pública, la entidad encargada de seleccionar a los gerentes públicos, dice que no lo hace.

Ese rumor ya estaba dando vueltas en noviembre del año pasado y a pesar de eso, su nombre quedó en la terna que armó la junta directiva de la Antv a principuos de este año. En la junta hubo dudas sobre si De Ávila y los otros dos ternados, Juan Manuel Cuartas y Carlos Hernán Caicedo, cumplen con los requisitos.

Aunque en enero los coordinadores administrativo y legal de la Antv conceptuaron que sí cumplen, dejaron abiertas algunas preguntas y le pidieron a la junta que le preguntara el Departamento de Función Pública. Tres días después la Procuraduría secundó esas dudas.

Por eso, la junta le preguntó a Función Pública, que revisa hojas de vida de directivos de decenas de entidades del Gobierno, pero no de la Antv. Por eso su respuesta no es obligatoria, pero sí envía una señal de alerta a los miembros de la junta, que son responsables si llegan a nombrar a alguien que no cumpla los requisitos.

La Silla supo que esa entidad dio respuesta el miércoles pasado y que, a su juicio, ninguno de los tres cumple los requisitos.

Como si ese enredo fuera poco, uno de los miembros de la junta, Alexandra Falla, va a dejar su cargo en abril y hay una puja para definir su reemplazo, que es definido por los Gobernadores.

Martes, Marzo 3, 2015 - 12:14
2
3075

Este fin de semana se presentaron en sociedad 'los David', un grupo de políticos que dice representar una alternativa para Santander en las elecciones locales. Pero la mesa principal del evento en el Hotel Chicamocha de Bucaramanga era un abanico de políticos que ganaron o formaron parte de las coaliciones que ganaron las elecciones pasadas.

Entre los fundadores de 'los David' están la facción de Opción Ciudadana afin al ex senador y parapolítico Luis Alberto Gil (que ayudó a elegir al gobernador Richard Aguilar del viejo PIN hace cuatro años, pero después se distanció de él), el diputado Iván Aguilar (quien también apoyó a Aguilar y ahora aspira a la gobernación por el Centro Democrático), el contratista Fredy Anaya (antiguo aliado del alcalde liberal de Bucaramanga Lucho Bohórquez, candidato al Congreso del viejo PIN en 2014 y quien ahora suena como precandidato a la alcaldía de Floridablanca) y el grupo conservador de Néstor Díaz Barrera (ex alcalde de Floridablanca y aliado del ganador en 2011).

También está el ex alcalde azul de Piedecuesta Raúl Cardozo, quien se quemó intentando llegar al Senado en 2014 y ahora aspira a la gobernación.

La idea de 'los David' -que, según un integrante, representa “el 30 por ciento del caudal electoral”- es llegar unidos a las elecciones de octubre. Para eso, cada grupo tendrá que definir sus precandidatos.

Por ejemplo, el sector del viejo PIN cercano a Gil y su esposa –la senadora Doris Vega- arranca con dos precandidatos a la gobernación: el presidente de Opción Ciudadana Ángel Alirio Moreno y el ex secretario de Educación de Richard Julio Villate. A la alcaldía iría el ex concejal Celestino Mojica, quien en 2011 quedó de tercero en la carrera por ese mismo cargo, con 25 mil votos.

Si el mecanismo les funciona, 'los David' se terminarían enfrentando a sus antiguos aliados en ambas carreras. Por la gobernación sería frente al candidato del clan Aguilar (el director de Panachi Carlos Fernando Sánchez o el ex congresista Holger Díaz), al elegido del Partido Liberal, que podría ser el ex congresista del PIN Didier Tavera, y al independiente Leónidas Gómez.

En la Alcaldía de la capital santandereana se verían con un liberal, probablemente el ex senador y ex alcalde Honorio Galvis o eventualemente el ex representante Mario Suárez, el empresario de la construcción Rodolfo Hernández (que va por firmas) y el concejal de La U Jhan Carlos Alvernia.

Martes, Marzo 3, 2015 - 10:33
2
2992

Como anticipó ayer La Silla, ya están reunidos Carlos Fernando Galán, David Luna y Enrique Peñalosa al frente del Concejo de Bogotá para firmar un "pacto por Bogotá" y tomarse la foto de lo que seguramente será la campaña Peñalosa 2015. 

Viernes, Febrero 27, 2015 - 13:42
6
7927

El nuevo viceministro de desarrollo rural de Aurelio Iragorri, que tendrá bajo su ala todos los programas sociales para transformar el campo y aterrizar los acuerdos de La Habana, será un político sin experiencia agraria. Se trata de Juan Pablo Díaz Granados Pinedo, el ex alcalde de Santa Marta que gerenció la campaña reeleccionista en el Magdalena.

El nuevo vice no solo es cercano al presidente Juan Manuel Santos, sino que es primo hermano de Sergio Díaz Granados, su ex ministro de Comercio que hasta hace poco presidió La U, el partido del ministro Iragorri.

Díaz Granados, que es abogado de la Universidad Externado, ha hecho casi toda su carrera como político local: fue concejal liberal de Santa Marta, candidato a la alcaldía en 2003 (perdiendo con José Francisco 'Chico' Zúñiga, luego condenado por parapolítica), secretario de hacienda del gobernador Trino Luna (condenado por parapolítica) y luego alcalde liberal de la ciudad entre 2008 y 2011, con el apoyo de La U, Cambio Radical, un sector conservador y también -según la Misión de Observación Electoral (MOE)- del grupo político de los 'Conejos' y de Chico Zúñiga.

Su única experiencia laboral en el agro fue su paso, en 2006 y 2007, como director financiero de C.I. Tequendama, una empresa palmicultora de la familia Dávila Abondano. Los Dávila fueron unos de los grandes beneficiarios de Agro Ingreso Seguro (iniciando en 2007) y aportantes al referendo que buscaba un tercer período de Álvaro Uribe.

Una de las propiedades que tenía por esa época C.I. Tequendama era la hacienda Las Pavas, que es uno de los casos más emblemáticos y complejos de los conflictos por la propiedad de la tierra en el país y cuyos reclamantes campesinos se ganaron el Premio Nacional de Paz en 2013.

Díaz Granados le contó a La Silla que, aparte de su experiencia con el grupo Daabon, ha estado vinculado toda su vida a las actividades bananeras, palmicultoras y ganaderas de su familia en Aracataca. Fue allí, en 1992 -cuando tenía 16 años- fue secuestrado durante 17 días por una disidencia del EPL en la época en que se estaba negociando en Tlaxcala con el gobierno de César Gaviria.

El viceministerio al que llega es el que se encarga de todos los temas que tienen que ver con la calidad de vida de los campesinos, como el manejo de tierras, la restitución, la vivienda rural, los distritos de riego o la educación. Es decir, el centro del acuerdo rural del proceso de paz.

Actualización: Después de conversar con Díaz Granados ampliamos esta nota con más datos de su biografía. 

Viernes, Febrero 27, 2015 - 09:44
0
2521

En el foro del miércoles sobre el proceso de paz en el que Kofi Annan era el invitado central, el Alto Comisionado de Paz Sergio Jaramillo echó un discurso en el que, sin mencionarla directamente, se refirió a propuesta de "justicia transicional para todos" de César Gaviria. Jaramillo dejó el mensaje de que lo que viene no implicará "un intercambio de impunidades", como se ha interpretado la propuesta del ex presidente.

El Alto Comisionado dijo que la paz dependerá de que haya acuerdos razonables en materia de justicia y víctimas, y de armas, verificación y condiciones de seguridad, y de que exista una voluntad compartida por todos de aterrizar lo acordado en los territorios.

Dijo, además, que el ex secretario general de la ONU Kofi Annan les recomendó un tribunal para la terminación del conflicto que administre la justicia transicional, que -para Jaramillo- dará seguridad jurídica pero también responderá a las víctimas.

Es una propuesta similar a la que planteó en una entrevista con La Silla Rodrigo Uprimny, director de Dejusticia y asesor de la oficina de Jaramillo en temas de justicia transicional; y que es central para que el proceso no termine en el intercambio de impunidades.

Por último, Jaramillo especificó los requisitos que ve él en una eventual Comisión de la Verdad, que no van en la línea de quienes abogan por más verdad y menos justicia. "No puede ser ejercicio automático y mecánico, donde fin de conflicto igual a comisión de la verdad. Muchos países han hecho ese ejercicio, con frecuencia de forma impecable, pero -cuando uno mira la realidad- no es evidente que hayan tenido un verdadero efecto sobre la vida política", dijo en el foro organizado por el Centro Internacional para la Justicia Transicional (Ictj).

Que todo esto tenga impacto para toda la sociedad dependería, para Jaramillo, de dos cosas que, de nuevo, evitarían un simple punto final para los dos lados.

Primero, que haya una participación amplia que incluya a las víctimas en una manera que las dignifique, de la sociedad civil para que no sea discusión entre sabios y engrane con la vida social del país, y de los combatientes (para que respondan a las víctimas y den su versión de los hecho), pero también en una forma que los dignifique). Porque, según el Alto Comisionado, "sin dignidad no es posible llegar a un acuerdo y una terminación del conflicto, ya que ante todo este es un acuerdo político".

Y segundo, el reconocimiento de responsabilidades dado que -según Jaramillo- "en Colombia tenemos mucho conocimiento, pero muy poco reconocimiento". De modo que se necesitan espacios donde ganaderos en Córdoba puedan admitir que apoyaron a los paras, que los comerciantes en Caquetá cuenten que apoyaron a las Farc, que los funcionarios del Estado reconozcan cuando fallaron.

Jaramillo, que se inventó el concepto de 'la paz territorial' que atraviesa el proceso, cree que "si esos ejercicios los hacemos en territorios, se encuentran en esos espacios donde están dispuestos a reconocer y a contribuir a la verdad, habrá un fundamento crucial para construir paz".

Es decir, sí a una justicia transicional pero no en los términos en que Gaviria la planteó.

Páginas