Menú principal

Viernes Febrero 27, 2015

Jueves, Febrero 5, 2015 - 12:27
2
4288

Un nuevo nombre ha entrado a la contienda por Bogotá. La Alianza Social Independiente le propuso esta mañana al ex magistrado de la Corte Constitucional y ex Defensor del Pueblo Eduardo Cifuentes poner a consideración de los bogotanos su nombre para competir por la Alcaldía.

Cifuentes es un intelectual del derecho muy reconocido en la academia y fue un líder muy importante en la primera Corte Constitucional (después de la de transición) siendo un elemento fundamental para consolidar conceptos como el del Estado de cosas inconstitucional, las teorías del mínimo vital y la idea de reconocer los derechos sociales por la vía de la conexidad.

Como Defensor del Pueblo le dio un vuelco a la institución para hacerla más efectiva en su defensa de los derechos humanos, y le dio un perfil muy alto porque él intervino directamente en todos los grandes debates de la época como el referendo de Uribe y la ley de Seguridad Ciudadana promovida por el entonces ministro Fernando Londoño Hoyos. Pero pocos días después de alertar que Colombia vivía una tragedia humanitaria abandonó el cargo para aceptar la dirección de derechos humanos de la Unesco en París dejando en punta el proceso que había iniciado en la Defensoría.

A su regreso de Francia, asumió la decanatura de derecho de la Universidad de los Andes y desde entonces ha llevado algunos procesos grandes de constitucionalidad con clientes como Bancolombia.

Cifuentes nunca ha participado en política pero después de dudarlo inicialmente dijo que le interesaba y así, entró formalmente en la carrera.

“Hay un momento en la vida en que vale la pena salir de nuestra zona de confort de la Academia para ocuparnos de los asuntos que comprometen a la comunidad”, dijo a La Silla Cifuentes, cuyo nombre fue impulsado dentro de la ASI por miembros de las organizaciones de derechos humanos.

Cifuentes, sin embargo, tiene una invitación de la ASI pero todavía no su aval. Este partido que llevó a Antanas Mockus a la Alcaldía de Bogotá y a Sergio Fajardo a la de Medellín ya le había hecho hace unas semanas esta misma invitación al concejal Juan Carlos Flórez, quien pidió plazo hasta marzo para pensarlo. Y lo sigue pensando.

Al final, seguramente, serán las encuestas las que decidirán cuál de los dos será el candidato.

El desayuno esta mañana, en la sede de la CGT, donde la ASI le propuso a Cifuentes ser candidato. Al lado de Cifuentes (el tercero en la foto) aparecen Miguel Galvis -el veedor nacional de la ASI- y Julio Roberto Gómez (presidente de la CGT). Junto a ellos aparecen Gloria Quiceno, Alonso Tobón (presidente de la ASI) y Guillermo Cardona (líder del Movimiento Comunal y Comunitario).

Miércoles, Febrero 4, 2015 - 14:20
14
6042

Esta tarde, como había anticipado La Silla, la Corte Constitucional quedó empatada 4 a 4 en su votación sobre la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Eso quiere decir que un conjuez, que será el laboralista José Roberto Herrera Vergara, va a inclinar la balanza.

Estudió derecho en la Universidad del Rosario, fue magistrado de la Sala Laboral de la Corte Suprema entre 1994 y 2002 (donde fue el ponente de la destitución del entonces Procurador Orlando Vásquez Velásquez) y luego presidente de esa Corte en 1996. Desde que salió de la Corte en 2002 se ha dedicado a su firma de abogados, donde ha tenido clientes como la multinacional Drummond, y también ha sido durante años abogado del tribunal de la Dimayor, donde decidió investigar a un jugador de futbol por poner una tutela.

Es conjuez de la Constitucional desde hace varios años y, junto con los ex magistrados Nilson Pinilla y Jorge Aníbal Gómez, integró la Comisión de la Verdad sobre el Palacio de Justicia que dictaminó que hubo excesos en la retoma y no fue favorable a los militares. Precisamente es conjuez gracias al apoyo de Pinilla, un magistrado de claro corte conservador.

Dos fuentes independientes que lo conocen en diferentes aspectos le dijeron a La Silla que sus posiciones son conservadoras en asuntos morales. Uno lo calificó como laureanista y otro dijo “Fernando Londoño Hoyos, Ernesto Yamhure y José Obdulio Gaviria son comunistas al lado de él”.

Sin embargo, otra fuente dijo que no le ve un perfil ideológico y una cuarta dijo que, por lo menos en lo laboral, es liberal.

A la larga es visto como un abogado serio que ayudó a que la Fiscalía avanzara en el proceso 8 mil y como magistrado no ha tomado decisiones en temas morales, por lo que la decisión no está totalmente cantada.

Miércoles, Febrero 4, 2015 - 12:19
1
4683

Rafael Pardo está comenzando a armar su equipo de campaña al Palacio de Liévano, con una clara bandera liberal - y solo con bogotanos.

Juan Carlos Cortés, que fue hasta dos semanas el viceministro de empleo y pensiones de Lucho Garzón y que ya lo había sido de Pardo, será la persona encargada de los temas de política social en su programa y de las organizaciones sociales (incluidos los sindicatos).

Es abogado de la Universidad del Rosario con maestría en administración de la seguridad social de la Unam mexicana, estuvo casi todo el tiempo que Pardo en el ministerio, primero como su asesor de despacho y luego como vice en reemplazo de Mauricio Olivera, hoy director de Colpensiones.

Ese nombramiento es otra muestra de la cercanía entre Pardo y Garzón, quien acaba de nombrar como vicemisitro, en reemplazo de Cortés, al pardista Luis Ernesto Gómez.

La llegada de Cortés también demuestra los puentes del candidato con el santismo y el liberalismo. Eso se reafirma en que que su jefe de gabinete y secretario privado es el politólogo e historiador Nicolás Ávila, que también es director programático de Martín Santos en la Fundación Buen Gobierno y fue asesor del liberal Fernando Carrillo en el ministerio de Interior.

El tercer miembro del equipo directivo -que será el gerente de campaña- es otra señal de santismo y también de trapo rojo. Se trata del politólogo Andrés Felipe Villamizar, quien fue secretario privado de Horacio Serpa en la embajada ante la OEA en Washington, dos veces candidato a la Cámara por los rojos (quemándose con 6 mil en 2010 y, como fórmula de Serpa, con 17 mil votos en 2014, a menos de 200 del último en entrar). Villamizar renunció a su puesto como asesor del Ministro del Interior, el liberal Juan Fernando Cristo, para gerenciar la campaña.

Eso significa que, entre los cuadros principales, a Pardo solo le falta definir un director programático, decisión que aparentemente tomará en los próximos días y que podría dejarle espacio para tener un directivo que venga de Cambio Radical o de La U, partidos que espera que lo apoyen en la campaña. Porque, por ahora, son todos rojos.

Martes, Febrero 3, 2015 - 19:23
1
2624

Con 85 por ciento de imagen favorable y 69 por ciento de intención de voto, según la polimétrica de Cifras y Conceptos que se conoció hoy, está cantado el triunfo de Álex Char a la Alcaldía de Barranquilla. La pelea por la Gobernación del Atlántico, en cambio, se está enredando.

Resulta que camina con pasos de gigante la candidatura del exgobernador liberal, con buena imagen en la región, Eduardo Verano de la Rosa. Sin embargo, debido a la orden presidencial de ir con candidatos únicos de la Unidad Nacional para cerrarle el paso al uribismo, como ya Cambio Radical con Char tendrían la Alcaldía, el aspirante por la Gobernación tendría que ser decidido entre La U, los conservadores y los liberales.

Los conservadores porque, a pesar de no estar oficialmente en la coalición de Gobierno, en el Atlántico están representados por los santistas Roberto Gerlein, Laureano Acuña y Efraín ‘Fincho’ Cepeda.

Así las cosas, la aspiración única de Verano no está clara. Ni siquiera dentro del liberalismo, en donde el grupo del gobernador rojo José Antonio Segebre está definiendo otro precandidato, según le dijo a La Silla una alta fuente de esa colectividad. Además, hay en total cuatro precandidatos liberales a la Gobernación y aunque Verano tenga todas las credenciales para pedir el aval, eso abre la posibilidad de una consulta.

Cuando el liberalismo defina su aspirante,  el asunto a la Gobernación dentro de la Unidad Nacional podría terminar dividido en dos bloques: los liberales, un sector independiente y Cambio Radical Vs La U y los godos. Habrá que ver cómo hacen para ponerse de acuerdo entre tanto cacique.

Al menos, hasta ahora ese es el panorama.

Martes, Febrero 3, 2015 - 14:40
1
3961

El ex senador Juan Carlos Vélez ha sido una de las caras más visibles del uribismo en el país y por eso su candidatura a la alcaldía de Medellín parecía cocinada. Pero todavía le falta mucho para convertirse en el candidato oficial del Centro Democrático.

Dentro del mismo partido le han salido dos rivales. Uno es el decano de derecho de Corunamericana y ex director de fiscalías de Antioquia de Luis Camilo Osorio. Francisco Javier Galvis es un conservador que interpuso la denuncia por la que Alonso Salazar estuvo inhabilitado, defensor declarado de Luis Alfredo Ramos y columnista del Periódico Debate, un medio online del uribismo.

Aunque tiene pocas opciones, Galvis ha hablado de juego sucio de parte de Juan Carlos Vélez, algo que no ayuda a mantener unido al uribismoy que crea ruido en la carrera.

El otro tiene mucha más fuerza y reconocimiento dentro del uribismo. Es Juan Fernando Jaramillo Galvis, hijo de Jaime Jaramillo Panesso, uno de los ideólogos del uribismo, ex miembro de la Comisión Nacional de Reconciliación (Cnrr) y cercano a José Obdulio Gaviria.

Jaramillo Galvis tiene el apoyo de por lo menos tres congresistas: el senador José Obdulio Gaviria y los representantes Margarita Restrepo y Wilson Córdoba lo acompañaron a inscribirse la semana pasada.

Más allá de esos apoyos, Jaramillo conoce el Centro Democrático y el uribismo por dentro: fue jefe de debate de Álvaro Uribe Vélez en Antioquia en las presidenciales de 2002 y 2006, y el año pasado fue gerente regional del Centro Democrático en las campañas al Congreso y a la Presidencia.

Ademá es cercano al ex gobernador Luis Alfredo Ramos, dueño de la maquinaria política más grande del Centro Democrático en Antioquia: trabajó en su campaña a la Gobernación en 2008 y luego fue su asesor de relaciones políticas. Como tiene esos apoyos dentro del uribismo, ha defendido que la candidatura se defina en una consulta interna, mientras que Vélez ha defendido una abierta, donde le iría mejor porque es más conocido.

Vélez no solo se enfrenta a esa competencia dentro del Centro Democrático. Hoy el lanzamiento de la precandidatura al concejo de Medellín de Pablo Jaramillo Vasco mostró que incluso hay espacio para que los votos se vayan a donde Federico Gutiérrez, quien va por firmas y con el apoyo del fajardismo.

Ese apoyo, y la presencia de tres congresistas uribistas cercanos a Gutiérrez (Paola Holguín, Alfredo Ramos Maya y su ex asesor Federico Hoyos), no solo muestra que Gutiérrez tiene entrada en el Centro Democrático sino que podría reforzar también el argumento de los alonsistas que ven a Gutiérrez como un caballo de Troya del uribismo.

Con esa competencia y un resultado bajo en la encuesta de Cifras y Conceptos conocida hoy (apenas un 3 o 5 por ciento de intención de voto en dos escenarios, y menos imagen positiva que otros seis precandidatos a la alcaldía), Vélez todavía la tiene cuesta arriba.

Páginas