Menú principal

Jueves Noviembre 27, 2014

Jueves, Noviembre 6, 2014 - 20:41
3
2266

A pesar de que la política de restituirle las tierras a los campesinos que fueron despojados avanza muy lentamente y por ahora ha beneficiado a muy pocos, un estudio que no se ha publicado muestra que la mayoría de víctimas sabe que existen estos beneficios pero siguen con mucho temor de regresar.

Eso según la primera encuesta que se hace entre víctimas del despojo de tierras, que lideró el Observatorio sobre Restitución de Tierras dirigido por el sociólogo Francisco Gutiérrez Sanín y montado por cinco universidades, que usó un modelo estadístico especial para poder mapear a una población muy dispersa. Hasta ahora sus resultados sólo han sido compartidos con los funcionarios del Gobierno que trabajan con víctimas.

La encuesta muestra que aproximadamente cuatro de cada cinco campesinos despojados ya saben que la ley de restitución (que cumplió tres años) existe y que pueden convertirse en sus beneficiarios, en su gran mayoría porque se enteraron vía televisión y radio. Eso significa que las Unidades de Restitución y de Víctimas han hecho un trabajo exitoso en divulgación.

Sin embargo, el miedo sigue siendo el gran palo en la rueda de una de las políticas bandera del gobierno Santos. Un 83 por ciento de los encuestados dice que, tras recuperar sus tierras, teme verse obligado a volver a abandonarlas. 

Ese porcentaje es un par de puntos más alto entre las mujeres y es más alto en la Costa Caribe y en Bogotá.

Dos de cada cinco campesinos desplazados en Bogotá reportaron haber sido amenazado y el 91 por ciento teme ser victimizado de nuevo, cifras que son de uno de cada cinco y del 79 por ciento en los departamentos caribeños. Por esta razón, solo piensan seriamente en regresar el 28 por ciento de los despojados que viven en la Costa y el 36 por ciento de los que están en Bogotá.

Como las víctimas despojadas y desplazadas son un grupo muy disperso y difícil de identificar, Gutiérrez Sanín y su equipo recurrieron a una metodología poco convencional llamada marco muestral de redes (o RDS por 'respondent driven sample'), que permite construir la red de relaciones de una persona y que es muy útil para mapear a las poblaciones que permanecen ocultas -por estigmas sociales o porque son difíciles de detectar- como consumidores de drogas o enfermos de VIH / Sida.

Es decir, según esos resultados, la restitución muestra avances en términos de llegarle a las víctimas pero sigue existiendo mucho escepticismo sobre el retorno.

Este es el informe preliminar.

Jueves, Noviembre 6, 2014 - 16:30
1
1688

La minería vive un momento agridulce en Colombia, siendo al mismo tiempo una fuente de fuerte polarización y un sector que aportó el 2,0 por ciento del PIB y el 17 por ciento de las exportaciones colombianas en 2013. Y aunque la “locomotora minera de desarrollo” del presidente Juan Manuel Santos no ha logrado que ningún nuevo proyecto minero despegue, se ha reavivado el debate sobre si queremos minería en el país, cómo y dónde impulsarla.

Por eso la pregunta para nuestro undécimo debate "Sí o No: El Poder de los Argumentos", organizado por la Universidad Javeriana y La Silla Vacía, es ¿Conviene que la minería siga siendo el motor de desarrollo del país?

Por el lado del 'sí' estará Natalia Gutiérrez, la presidenta de la Agencia Nacional de Minería y ex viceministra de minas. Y por el 'no' César Rodríguez Garavito, fundador de Dejusticia y director del Grupo de expertos sobre medio ambiente y derechos humanos.

El próximo miércoles, los dos contendores debatirán sobre el tema durante 20 minutos y luego responderán las preguntas de José Vicente Arizmendi, director de Javeriana Estéreo, y Juanita León, directora de La Silla Vacía.

Al igual que en los debates anteriores, los asistentes votarán electrónicamente antes de empezar y una vez finalizado el debate, planteando su posición frente a la pregunta.

El debate será el próximo miércoles 12 de noviembre, de 12:30 a 1:30 p.m. y será transmitido por La Silla en tiempo real.

Jueves, Noviembre 6, 2014 - 11:29
5
3240

Una de las grandes zanahorias del presidente Juan Manuel Santos a los militares, para alinearlos con el proceso de paz, es que -si se firma un acuerdo- tendrán múltiples oportunidades laborales en misiones internacionales de paz. Esa promesa podría comenzar a cumplirse antes de lo pensado, con dos misiones que -según el Gobierno alemán- están en proceso ser aprobadas.

Eso es lo que se desprende de las respuestas que le dio el viernes el gobierno de Angela Merkel al cuestionario que le envió el partido Die Linke sobre la cooperación militar entre Colombia y la Unión Europea.

Según esa respuesta, ya se está empezando a aterrizar el acuerdo que firmó en junio el Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón con el Consejo de la Unión Europea para crear un marco para la participación de Colombia en operaciones europeas de gestión de crisis.

En particular, menciona dos misiones en las que podría participar el país cuando entre en vigencia ese acuerdo, después de que pase por el Congreso colombiano y luego por la Corte Constitucional.

Por un lado, el Comité Político y de Seguridad de la UE decidió invitar a Colombia a participar en una misión civil en Ucrania, que aún no ha sido puesta en marcha y que asesorará al gobierno ucraniano en una reforma a su sistema policial.

Y por otro, Colombia expresó su interés en enviar una fragata de la Armada a la misión Atalanta que tiene la UE en el Cuerno de África, para patrullar los mares del Golfo de Adén de los barcos piratas.

Si esas misiónes cuajan, Santos podrá comenzar a aterrizar, más pronto de lo pensado, la promesa que hizo en la base militar de Tolemaida poco después de ser reelegido.

“Así como vienen de los Estados Unidos misiones aquí a Tolemaida a enseñarles a ustedes ciertas cosas, ustedes van a estar en la situación de poder ir a otros países, mucho mejor pagados además, porque ya tendrán los sueldos de Naciones Unidas, para poder ayudarles a ellos en sus misiones de paz. Ese es el futuro de nuestro Ejército”, les dijo.

Miércoles, Noviembre 5, 2014 - 18:30
0
2338

Por tercera vez, el debate de falsos positivos que tiene listo el representante del Polo Alirio Uribe se quedó en el aire, después de que estaba de primero en el orden del día de la plenaria de hoy.

Esta vez porque a última hora el proyecto de reelección de alcaldes y gobernadores se coló en la agenda. Al iniciar la plenaria hubo quórum para cambiar el orden del día y poner la votación del proyecto de primero, lo que quería decir que el debate tendría que esperar a esto.

Pero a la hora de la votación los representantes se salieron y no hubo suficientes para votar ni a favor ni en contra del proyecto. En el Salón Elíptico se armó un revuelo y el debate de los falsos positivos quedó en veremos.

La mesa directiva, liderada por el presidente de la Cámara Fabio Amín, decidió poner a consideración de los representantes volver a abrir el debate del proyecto de los mandatarios locales. Hasta este momento no hay quórum y el salón sigue vacío.

Uribe radicó la proposición para hacer este debate de falsos positivos por primera vez el 20 de julio de este año, al empezar la legislatura. Quedó fijado para el 15 de octubre, pero como el Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, uno de los citados, estaba de viaje, se aplazó. Quedó para la semana siguiente, el 22 de octubre. Ese día tampoco se logró hacer porque no logro entrar en la agenda.

Finalmente, Pinzón y Uribe acordaron hacer el debate hoy, y por eso todo parecía listo.

Hasta finales de la tarde estuvieron en el capitolio algunas víctimas y defensores de derechos humanos que fueron a oír el debate, en el que Uribe iba a pedir la cabeza de 8 altos mandos del ejército que comandaron unidades militares que tienen investigaciones abiertas por falsos positivos en la Fiscalía.

También estuvo un grupo pequeño de unas siete personas con camisetas que dicen "no mas militares y policías asesinados", idénticas a las que usó uno de los saboteadores en el foro de víctimas de las Farc el pasado lunes.

Todos se quedaron viendo un chispero.

Miércoles, Noviembre 5, 2014 - 17:05
2
2101

Mañana hay una audiencia pública en el Consejo Nacional Electoral para conocer las posiciones de la sociedad civil sobre si el partido de Yahir Acuña, 100% por Colombia, debería conservar su personería. Pero la audiencia está pasando de agache porque, aunque hace tres semanas se decidió hacerla, se están convocando a los participantes a última hora.

Con una convocatoria tan corta y con tan poca visibilidad puesto que ni siquiera aparece en la página principal del CNE, es difícil que muchos representantes de las negritudes, académicos o analistas puedan ir mañana. Y entre menos vayan, la audiencia será menos útil para tomar la decisión.

Como contó La Silla, el magistrado Armando Novoa (representante de una alianza del Polo, los Verdes y el Mira) propuso esta audiencia cuando el entonces presidente encargado del CNE Carlos Camargo Assís (conservador y ficha del representante cordobés David Barguil y de la senadora Nora García, aliada de Acuña), estaba listo para pupitrear un proyecto para mantener la personería del polémico representante.

La idea es que mañana las organizaciones de negritudes expliquen hasta dónde es cierto que el partido, que se originó como manifestación política de una minoría, aún mantiene ese vínculo con los afrocolombianos, que es el principal argumento con el que Acuña ha defendido la personería de 100% por Colombia.

Lo que dice Acuña que, como viene de una minoría, debe seguir exento de la obligación de los demás partidos de pasar el umbral para mantener la personería, aunque en las elecciones pasadas haya participado por la circunscripción general.

Como todo indica que en el CNE está lista la ponencia en el sentido del proyecto de Camargo, solo una participación activa en la audiencia podría incentivar un debate entre los magistrados. Con esta breve convocatoria, eso pinta imposible.

Una fuente del CNE le dijo a La Silla que la responsabilidad de la convocatoria era del ponente, es decir de Carlos Camargo, apoyado en la presidencia del CNE (en este caso del magistrado Emiliano Rivera). Intentamos comunicarnos con el presidente del CNE, pero hasta ahora ha sido imposible.

Páginas