Menú principal

Lunes Mayo 25, 2015

Jueves, Mayo 7, 2015 - 10:00
1
1800

Hoy el ministro de Minas Tomás González anunció que el Gobierno presentará el próximo semestre un proyecto de ley que defina bien los delitos minero ambientales para poder judicializar a los mineros criminales, pero a juzgar por las veces en que el presidente Juan Manuel Santos ha hecho promesas similares y por los magros resultados en la lucha contra esta actividad ilegal, el Gobierno corre el riesgo de quedar como el pastorcito mentiroso. 

Estas son las anteriores veces en que Santos ha prometido mano dura con la minería criminal:

Febrero de 2011

“Esta política de ir con todo lo que tenemos en contra de la minería ilegal va a continuar”, dijo Santos en Neiva después de que se desarticulara una banda criminal dedicada a la minería.

Enero de 2012

“Uno de nuestro objetivos de alto valor militar y policial es la gran minería ilegal y esa la vamos a combatir con todo lo que está a nuestro alcance. Ya en algunas zonas del país se están haciendo acciones; aquí también vamos a hacer las acciones pertinentes”, dijo Santos al visitar el sur de Bolívar.

Junio de 2012

Noviembre de 2012

"Vamos detrás —con todo— de la minería ilegal", dijo al presentar el decreto que permite la destrucción de maquinaria y que luego fue una de las razones para que los pequeños mineros, que se sintieron criminalizados, se fueran al paro.

Abril de 2013

“La minería criminal está acabando con nuestros ríos, está acabando con nuestro medio ambiente, está acabando con nuestras cuencas, está acabando con nuestro país en una forma devastadora”, dijo Santos en Medellín. “Les he dado instrucciones al señor ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y a los señores comandantes de la Policía, para que hagan operaciones en 8 departamentos que hemos identificado como los departamentos con más actividad en materia de minería criminal”

Julio de 2013

“También luchar contra esos grupos ilegales que se lucran de esa minería ilegal: las Farc, las bandas criminales, todos esos grupos que utilizan narcotráfico y minería criminal para financiar sus actividades”, dijo Santos al activar la Fuerza Naval del Oriente en el Vichada. Y de nuevo tuvo que tranquilizar a los pequeños mineros de que no estaba confundiendo minería informal con criminal.

Enero de 2014

Al anunciar una Fuerza de Tarea Conjunta para combatir la minería criminal en el Pacífico, Santos reitera su promesa de combatirla. 

Febrero de 2014

Durante el Congreso minero en Cartagena, Santos vuelve a prometer que "estamos empeñados –y seguiremos empeñados– en combatir la minería criminal que no solo atenta contra el medio ambiente sino que es un combustible de todos los males, de violencia, de criminalidad, y que está haciendo un daño terrible en todo sentido".

Junio de 2014

El Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón anuncia que se creará una Unidad Nacional de Intervención Contra la Minería Criminal (Unimic).

Abril de 2015

Durante el congreso de los mineros en Cartagena, Santos le volvió a coquetear a la industria minera y le prometió que, sin confundir con la pequeña minería, el Gobierno iría con toda contra la criminal. "Nos toca enfrentar, con toda, con toda la decisión –y en eso creo que ustedes son nuestros mejores aliados– enfrentar la extracción ilícita de minerales", dijo Santos.

Miércoles, Mayo 6, 2015 - 17:22
1
1714

Jaime Pumarejo, la carta del grupo Char a la Gobernación del Atlántico, anda recurriendo por estos días a sus reconocidos ancestros para teñirse de rojo y darle fuerza a su precandidatura en el Partido Liberal, en donde un sector lo califica de “advenedizo” por no tener militancia histórica allí.

Como lo contó La Silla, Pumarejo, quien se desempeñó hasta el 8 de abril como gerente del megacentro de eventos y convenciones Puerta de Oro y fue secretario de Movilidad de la Administración del exalcalde Alejandro Char, es la apuesta con la que esa casa quiere hacer moñona y llevarse en octubre los dos puestos más importantes del departamento.

En ese propósito protagoniza un pulso con el exgobernador liberal Eduardo Verano, también precandidato, quien además de liderar las encuestas es visto como un liberal pura sangre.

Pumarejo en sus correrías por los municipios del Atlántico no solo va con camiseta y gorra roja sino que saca a relucir la casta liberal de su abuelo, el patriarca rojo Alberto Mario Pumarejo Vengoechea (excongresista y ministro de Estado), y la de su papá Jaime Pumarejo Certain (exalcalde de Barranquilla).

“Vengo de familia liberal, mi abuelo y mi papá lo eran”, suele repetir.

En Twitter, por ejemplo, desempolvó un registro de prensa de hace 40 años que reseña la firma por parte del presidente Guillermo León Valencia del inicio de obras del famoso puente Pumarejo, que conecta Barranquilla con el resto del país, cuya construcción fue gestionada por su abuelo, el entonces senador Alberto Pumarejo.

Recordar el papel clave de su abuelo como gestor de los recursos para la construcción del puente Pumarejo, que oficialmente se llama Laureano Gómez, es uno de los ases con los que el precandidato juega para que en su colectividad lo sientan más liberal. El puente de hecho es la imagen que usa como su logo de campaña ‘Tendiendo puentes, abriendo puertas para el progreso del Atlántico’.

La coyuntura ha ayudado a Pumarejo en su labor de asociar su nombre con la militancia liberal de sus ancestros. El 28 de mayo, el presidente Juan Manuel Santos, en compañía del vicepresidente Germán Vargas Lleras y de la ministra Natalia Abello, firmó el acta de inicio de obras del nuevo puente Pumarejo. Como parte del cubrimiento, El Heraldo, medio del que el precandidato es accionista, recordó la trayectoria política de Pumarejo Vengoechea (quien cofundó el periódico) como la de “un líder liberal visionario”.

Los esfuerzos del precandidato se dan en un momento en que las encuestas no lo favorecen frente al exgobernador Verano, quien obtiene un 16% de favorabilidad frente al 6% de Pumarejo, según encuesta de medios localesEn otra encuesta, contratada por El Tiempo y W Radio, Pumarejo no logra más del 5% de la intención de votos.

La Silla supo que por los lados de la casa Char ya empiezan a surgir inquietudes, ante estos números, sobre si el aspirante logrará despegar o no.

Miércoles, Mayo 6, 2015 - 12:25
2
2538

Ayer los canales privados de televisión lograron ganar una batalla en la plenaria del Senado que aprobó el Plan de Desarrollo. Pero como a la puerta del horno se quema el pan, perdieron la guerra en la comisión de conciliación que se reunió justo después de la plenaria.

Como contó la Silla, una de las peleas que traía el proyecto del Plan era la posibilidad de que el Canal Uno se convierta en el postergado tercer canal privado de televisión, lo que sería el colofón de una larga lucha que hasta ahora han ganado Caracol (que es del grupo Santo Domingo) y RCN (de la familia Ardila). Por eso, el Plan quedó planteado como una potencial victoria de los concesionarios del canal, que hoy son CM&, encabezado por Yamid Amat; NTC, sociedad cuya cabeza es Daniel Coronell, y Jorge Barón.

La Cámara aprobó un artículo que le quitaba varias restricciones a esos concesionarios: permite que tengan más del 25 por ciento de horas de programación que tiene cada uno como tope hoy (e inclusive que pueda haber un solo concesionario), quita las restricciones de contenidos por horas, y prohíbe que esos concesionarios tengan como socios a accionistas de los canales privados.

Aunque la Cámara incluyó una frase que explica explícitamente que no es un canal privado, sino que quien seguirá emitiendo y transmitiendo la señal es la entidad pública Rtvc, los cambios permiten que el Canal Uno maneje su programación como lo hacen Caracol y RCN, por ejemplo, moviendo los horarios de los noticieros o novelas según el rating y las movilidad de los privados.

Anoche, en el Senado, se hundió todo ese artículo. Pero como los textos de Cámara y Senado eran distintos, el asunto quedó en manos de la comisión de conciliación, donde el gobierno tenía claras mayorías, pues de los ocho congresistas cinco eran de partidos de la Unidad Nacional y otros dos conservadores santistas.

Esa comisión le dio el batacazo a los canales privados: adoptó el texto de la Cämara en ese punto y dejó abierta la puerta para que en los próximos años -probablemente al vencerse la concesión actual a mediados de 2017- haya un verdadero tercer canal de televisión abierta.

Martes, Mayo 5, 2015 - 14:03
0
2581

Con la aparición de la hoja de vida del abogado boyacense Carlos Alfonso Mayorga como nuevo Superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada, el presidente Juan Manuel Santos le da otro cariñito al Partido de La U. Pero también queda a un paso de incumplir la ley de cuotas.

Mayorga es un abogado de la Universidad de la Sabana, que lleva cinco años militando en La U y que -según tres fuentes de tres partidos políticos- es cercano a los dos barones electorales boyacenses de ese partido, el ex senador Plinio Olano y el actual senador Ángel Custodio Cabrera.

En 2010 Mayorga fue candidato a la Cámara en Boyacá, quemándose con 9 mil votos. Luego, en el 2011, La U lo nombró entre sus candidatos 'suplentes' al Consejo Nacional Electoral, en caso de que se cayera alguno de sus tres postulados para magistrado de ese tribunal. Y en 2012 fue candidato a dirigir Corpoboyacá, una de las dos corporaciones autónomas del departamento. Al final terminó entrando a la Contraloría de Sandra Morelli, primero como asesor y luego como contralor delegado de la Unidad Anticorrupción.

Antes de eso había sido conservador y verde, pero tras pasar por dos gobernaciones de Boyacá (como secretario de Desarrollo Económico de Jorge Londoño y secretario de Minas y Energía de su sucesor, José Rozo Millán) se le cerraron las puertas en ambos partidos.

El problema que tiene el Gobierno, si termina nombrando a Mayorga, es que se quedará por debajo de la cuota legal del 30 por ciento de mujeres al frente de superintendencias.

De las diez que hay, siete ya están en manos de hombres: el SuperIndustria y Comercio Pablo Felipe Robledo, el Supernotariado Jorge Enrique Vélez, el Supersociedades Francisco Reyes, el Supersalud Norman Julio Muñoz, el Superfinanciero Jorge Castaño, el Supertransporte Javier Jaramillo y el recién nombrado Supersolidaria José Joaquín Plata. En manos de mujeres solo están la Supersubsidio Griselda Janeth Restrepo y la Superservicios Patricia Duque.

No es la primera vez que el Gobierno quedaría incumpliendo la ley de cuotas entre los superintendentes. En junio del 2013, Casa de Nariño cambió repentinamente a las cabezas de dos de ellas y nombró de afán a dos mujeres, dado que -como contó La Silla- una demanda presentada por Dejusticia, Sisma Mujer y la Red Nacional de Mujeres por violación de la ley de cuotas estaba a punto de ser fallada contra el Gobierno.

¿Se expondrá Santos de nuevo?

Martes, Mayo 5, 2015 - 09:55
2
2279

El gobernador del Magdalena, Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes, no tuvo mayores problemas para decidir que su ungida para reemplazarlo en octubre será su tia la exprimera dama Rosa Cotes, con el apoyo de Cambio Radical. Su carta a la Alcaldía de Santa Marta, en cambio, no sólo no está escogida, sino que ahora el Mello quedó en un sánduche.

Está entre el candidato que escoja el Partido de La U, con el que tuvo acercamientos para una alianza, y la aspirante que quiere poner el mejor amigo del vicepresidente Germán Vargas Lleras -el jefe natural de Cambio- en el Magdalena.

Resulta que, como lo había contado La Silla, el grupo del Mello y los Díaz-Granados, que manejan La U localmente (entre ellos están el representante Eduardo Díaz-Granados y su primo el exministro Sergio Díaz-Granados), empezaron a cocinar una alianza este año. La idea era que el Mello, que lidera el grupo conocido como Los Conejos, llevara a Rosa a la Gobernación. Y los Díaz-Granados, con el aval de La U, decidieran el candidato a la Alcaldía.

La unión iba tan bien que el Representante Díaz-Granados dijo a principios de año en medios locales que La U iba a apoyar a Rosa Cotes en octubre. Y el comentario común en la Magdalena política ha sido que el Mello respaldará al que quede de los precandidatos de La U a la Alcaldía, entre quienes se destaca el exalcalde de Barranquilla Humberto Caiaffa.

Exmandatario de los barranquilleros hace 14 años, Caiaffa es samario, ha hecho toda su carrera de médico en el Magdalena y en 2011 fue precandidato liberal a la Alcaldía de Santa Marta. Dos fuentes conocedoras nos dijeron que es uno de los favoritos de los Díaz-Granados para aspirar, porque tiene los recursos para financiar su campaña.

Todo cambió cuando el excongresista Miguel Pinedo (condenado por parapolítica) sacó aspirante propia a la Alcaldía: la concejal de Cambio Radical Ana María Muelle.

Pinedo es uno de los estandartes de Cambio Radical en el Magdalena, el partido al que el Mello se convirtió luego de haber sido elegido por firmas.

Además, el exsenador es uno de los mejores amigos del Vicepresidente Vargas en la región. Son tan cercanos que en las pasadas legislativas Vargas viajó al Magdalena expresamente para apoyar al hijo de Pinedo, José Luis, quien se ahogó a la Cámara.

Luego, José Luis Pinedo estuvo a punto de ser viceministro en la cartera de Vivienda, uno de los ministerios que maneja Vargas Lleras.

En febrero, la casa Pinedo selló una alianza electoral con el Mello y su grupo recibió por ello la Secretaría de Educación.

Ahora el Gobernador tendrá que decidir: si se va con los Díaz-Granados, asegura el apoyo de La U para Rosa y reivindica la Unidad Nacional en su departamento (que se reventaría si Cambio Radical va solo por los dos cargos principales). O si complace a uno de los brazos de su ahora jefe político Germán Vargas.

Páginas