Menú principal

Sábado Noviembre 22, 2014

Jueves, Noviembre 6, 2014 - 11:29
5
3168

Una de las grandes zanahorias del presidente Juan Manuel Santos a los militares, para alinearlos con el proceso de paz, es que -si se firma un acuerdo- tendrán múltiples oportunidades laborales en misiones internacionales de paz. Esa promesa podría comenzar a cumplirse antes de lo pensado, con dos misiones que -según el Gobierno alemán- están en proceso ser aprobadas.

Eso es lo que se desprende de las respuestas que le dio el viernes el gobierno de Angela Merkel al cuestionario que le envió el partido Die Linke sobre la cooperación militar entre Colombia y la Unión Europea.

Según esa respuesta, ya se está empezando a aterrizar el acuerdo que firmó en junio el Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón con el Consejo de la Unión Europea para crear un marco para la participación de Colombia en operaciones europeas de gestión de crisis.

En particular, menciona dos misiones en las que podría participar el país cuando entre en vigencia ese acuerdo, después de que pase por el Congreso colombiano y luego por la Corte Constitucional.

Por un lado, el Comité Político y de Seguridad de la UE decidió invitar a Colombia a participar en una misión civil en Ucrania, que aún no ha sido puesta en marcha y que asesorará al gobierno ucraniano en una reforma a su sistema policial.

Y por otro, Colombia expresó su interés en enviar una fragata de la Armada a la misión Atalanta que tiene la UE en el Cuerno de África, para patrullar los mares del Golfo de Adén de los barcos piratas.

Si esas misiónes cuajan, Santos podrá comenzar a aterrizar, más pronto de lo pensado, la promesa que hizo en la base militar de Tolemaida poco después de ser reelegido.

“Así como vienen de los Estados Unidos misiones aquí a Tolemaida a enseñarles a ustedes ciertas cosas, ustedes van a estar en la situación de poder ir a otros países, mucho mejor pagados además, porque ya tendrán los sueldos de Naciones Unidas, para poder ayudarles a ellos en sus misiones de paz. Ese es el futuro de nuestro Ejército”, les dijo.

Miércoles, Noviembre 5, 2014 - 18:30
0
2298

Por tercera vez, el debate de falsos positivos que tiene listo el representante del Polo Alirio Uribe se quedó en el aire, después de que estaba de primero en el orden del día de la plenaria de hoy.

Esta vez porque a última hora el proyecto de reelección de alcaldes y gobernadores se coló en la agenda. Al iniciar la plenaria hubo quórum para cambiar el orden del día y poner la votación del proyecto de primero, lo que quería decir que el debate tendría que esperar a esto.

Pero a la hora de la votación los representantes se salieron y no hubo suficientes para votar ni a favor ni en contra del proyecto. En el Salón Elíptico se armó un revuelo y el debate de los falsos positivos quedó en veremos.

La mesa directiva, liderada por el presidente de la Cámara Fabio Amín, decidió poner a consideración de los representantes volver a abrir el debate del proyecto de los mandatarios locales. Hasta este momento no hay quórum y el salón sigue vacío.

Uribe radicó la proposición para hacer este debate de falsos positivos por primera vez el 20 de julio de este año, al empezar la legislatura. Quedó fijado para el 15 de octubre, pero como el Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, uno de los citados, estaba de viaje, se aplazó. Quedó para la semana siguiente, el 22 de octubre. Ese día tampoco se logró hacer porque no logro entrar en la agenda.

Finalmente, Pinzón y Uribe acordaron hacer el debate hoy, y por eso todo parecía listo.

Hasta finales de la tarde estuvieron en el capitolio algunas víctimas y defensores de derechos humanos que fueron a oír el debate, en el que Uribe iba a pedir la cabeza de 8 altos mandos del ejército que comandaron unidades militares que tienen investigaciones abiertas por falsos positivos en la Fiscalía.

También estuvo un grupo pequeño de unas siete personas con camisetas que dicen "no mas militares y policías asesinados", idénticas a las que usó uno de los saboteadores en el foro de víctimas de las Farc el pasado lunes.

Todos se quedaron viendo un chispero.

Miércoles, Noviembre 5, 2014 - 17:05
2
2069

Mañana hay una audiencia pública en el Consejo Nacional Electoral para conocer las posiciones de la sociedad civil sobre si el partido de Yahir Acuña, 100% por Colombia, debería conservar su personería. Pero la audiencia está pasando de agache porque, aunque hace tres semanas se decidió hacerla, se están convocando a los participantes a última hora.

Con una convocatoria tan corta y con tan poca visibilidad puesto que ni siquiera aparece en la página principal del CNE, es difícil que muchos representantes de las negritudes, académicos o analistas puedan ir mañana. Y entre menos vayan, la audiencia será menos útil para tomar la decisión.

Como contó La Silla, el magistrado Armando Novoa (representante de una alianza del Polo, los Verdes y el Mira) propuso esta audiencia cuando el entonces presidente encargado del CNE Carlos Camargo Assís (conservador y ficha del representante cordobés David Barguil y de la senadora Nora García, aliada de Acuña), estaba listo para pupitrear un proyecto para mantener la personería del polémico representante.

La idea es que mañana las organizaciones de negritudes expliquen hasta dónde es cierto que el partido, que se originó como manifestación política de una minoría, aún mantiene ese vínculo con los afrocolombianos, que es el principal argumento con el que Acuña ha defendido la personería de 100% por Colombia.

Lo que dice Acuña que, como viene de una minoría, debe seguir exento de la obligación de los demás partidos de pasar el umbral para mantener la personería, aunque en las elecciones pasadas haya participado por la circunscripción general.

Como todo indica que en el CNE está lista la ponencia en el sentido del proyecto de Camargo, solo una participación activa en la audiencia podría incentivar un debate entre los magistrados. Con esta breve convocatoria, eso pinta imposible.

Una fuente del CNE le dijo a La Silla que la responsabilidad de la convocatoria era del ponente, es decir de Carlos Camargo, apoyado en la presidencia del CNE (en este caso del magistrado Emiliano Rivera). Intentamos comunicarnos con el presidente del CNE, pero hasta ahora ha sido imposible.

Martes, Noviembre 4, 2014 - 16:27
4
4495

La semana pasada, la pelea entre algunos de los concejales progresistas y el Alcalde Gustavo Petro tuvo otro capítulo, esta vez orquestado por una de las que fue su más fiel escudera durante el principio de su mandato: Diana Alejandra Rodríguez. La Silla supo que la concejal fue quien llevó al ex contratista Alejandro Botero al Concejo para que denunciara que el carrusel de la contratación sigue vivo y que está metido en la Bogotá Humana de Petro.

Eso ocurrió el pasado 28 de octubre, justo después de que se conociera la condena a 14 años de cárcel contra Iván Moreno por el carrusel de contratos. Botero, que fue contratista del Distrito en la administración de Samuel Moreno y uno de los que ayudó al Alcalde Petro a investigar y denunciar el “carrusel de la contratación”, dijo en Blu Radio que fue al Concejo porque “le da a uno dolor ver que el único que fue físicamente a denunciar el carrusel ante la Fiscalía y la Corte fui yo” y que ahora “están pasando cosas iguales a las que pasaban en el carrusel pasado”.

Ese espacio lo consiguió después de que la concejal progresista sirvió de puente entre Botero y el presidente del Concejo, Miguel Uribe Turbay. Rodríguez le dijo a La Silla que ella se había reunido una semana antes con el ex contratista que le pidió que le ayudara a hablar en el Concejo. Ella habló con Uribe y le pidió un espacio en plenaria para que hiciera sus denuncias y Uribe aceptó. Así, desde el púlpito, Botero no sólo dijo que Petro era “el calanchín de los Nule” sino que le agradeció públicamente a la concejal Rodríguez por haberle ayudado a tener ese espacio.

La “manito” que le dio Diana Alejandra Rodríguez a Botero es otro caso más que evidencia la ruptura de Petro con la bancada Progresista que la semana protagonizaron los concejales William Moreno, Diego García y Roberto Sáenz, como contó La Silla. Además de ellos, Petro ya se había distanciado de Carlos Vicente de Roux que también lo denunció por irregularidades en contratación de movilidad. 

 

Martes, Noviembre 4, 2014 - 13:51
1
3931

El viernes pasado el vicepresidente Germán Vargas Lleras sumó otro encargo que le da más poder y lo pone en primera línea en los megaproyectos urbanísticos del Gobierno: va a ser el delegado de Presidencia en la junta directiva de la empresa Virgilio Barco, la encargada de la renovación del Centro Administrativo Nacional, CAN; del proyecto de construir nuevos edificios de ministerios en el Centro de Bogotá; y del posible trasteo de la base naval de Cartagena a la isla de Tierrabomba.

En esa junta normalmente están sentados cinco ministros, el director de Planeación y el director del Departamento Administrativo de Presidencia (Dapre). Este último puesto es clave porque aunque los siete miembros son funcionarios que nombra el presidente, éste está en Palacio y es el que le reporta directamente al Presidente. Por eso es el presidente de la junta directiva.

En un decreto del viernes pasado Néstor Humberto Martínez, director del Dapre y aliado político del vicepresidente, le delegó esa función a Vargas Lleras.

Esa es otra decisión que pone a Vargas en el centro de toda la política de infraestructura, pues se suma a que tiene dos ministros de su grupo político (los de Vivienda y Transporte) y el encargo de coordinar los proyectos estratégicos (Pines). Lo nuevo es que si hasta ahora no tenía proyectos en Bogotá, donde no hay grandes iniciativas de la Nación en infraestructura ni ha podido construir viviendas gratis, con la presidencia de esa junta queda con un pie firme en la capital.

Páginas