Menú principal

Jueves Julio 30, 2015

Jueves, Julio 16, 2015 - 19:37
0
1732

Luego de que el investigador Ariel Ávila lo señalara de ser el "relacionista de las autodefensas", el candidato uribista a la Alcaldía de Valledupar Sergio Araújo Castro ofreció hoy una rueda de prensa para dar su versión acerca del papel que jugó en el proceso de desmovilización de los paramilitares en 2006.

Pero ese fantasma 'para' podría seguirlo persiguiendo, ya que minutos antes de su encuentro con los medios  Ávila había anunciado por Twitter que revelaría más detalles de la política en el Cesar y Magdalena. Sin embargo, varias horas después no lo ha hecho. 

 

En un informe de la Fundación Paz y Reconciliación que lideró Ávila se asegura que Araújo es uno de los 140 candidatos avalados para las locales de octubre que representan a fuerzas ilegales o cuestionadas.

El documento dice que la familia Araújo Castro “ha sido señalada de haberse aliado con paramilitares en Cesar” y recuerda la condena por parapolítica de Álvaro, hermano de Sergio, y una investigación a Álvaro Araújo Noguera, el padre del candidato, por presuntos vínculos con Jorge 40.

Esta mañana, en un hotel de Valledupar, Sergio Araújo respondió que hace nueve años actuó como facilitador de las negociaciones entre el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe y el Bloque Norte de las AUC y negó cualquier vínculo distinto a esa negociación con los paramilitares.

Mostrando un video, el candidato contó que intermedió ante la petición del comisionado de paz de la época, Luis Carlos Restrepo (hoy prófugo de la justicia e investigado por la falsa desmovilización del bloque 'Cacica La Gaitana') y que esa gestión sirvió, según él, para que Jorge 40 y los cinco mil hombres del Bloque Norte se desmovilizaran.

Incluso comparó su tarea en aquella negociación con las que adelantan hoy con las Farc el alto comisionado de paz Sergio Jaramillo y el jefe negociador del Gobierno Humberto De la Calle.

Al mismo tiempo del evento, la senadora de la Alianza Verde Claudia López, quien ha investigado junto a Ariel Ávila el fenómeno de la parapolítica, acusaba en Twitter a Araújo de haberle hecho “cruces” a Jorge 40 antes de la desmovilización.

 

El candidato Araújo anunció una demanda por injuria y calumnia en contra de Ávila por sus señalamientos y por asegurar en un video que su padre fue condenado por homicidio, asunto que también negó.

(Fotografía de la portada tomada de la cuenta en Twitter @CarlosMarioDj del periodista Carlos Mario Jiménez)

Jueves, Julio 16, 2015 - 13:16
0
2585

Como el Consejo de Estado tiene entre sus manos el futuro del Procurador General ha pasado de agache otra decisión clave que también está sobre la mesa de esta corporación y es la elección del nuevo Auditor General, que enfrenta al candidato del continuismo con otro que tiene muy buenas relaciones con la Fiscalía.

La Auditoría General es una entidad poderosa porque vigila a todas las contralorías del país, suele pasar bajo del radar y tiene un presupuesto de unos 25 mil millones de pesos.

La terna, que armó la Corte Suprema para que el Consejo de Estado elija, incluye al ex vicecontralor de Sandra Morelli, Carlos Felipe Córdoba Larrarte.

Córdoba es un profesional en Gobierno y Relaciones Internacionales que arrancó en política con el grupo del ex alcalde de Pereira César Castillo y fue secretario de gobierno de esa ciudad del liberal Juan Manuel Arango y de Risaralda, del conservador Victor Manuel Tamayo.

Es un uribista de vieja data: estuvo en las juventudes de la campaña presidencial de Álvaro Uribe 2002 y apoyó a Óscar Iván Zuluaga en las elecciones presidenciales de 2014.

Córdoba Larrarte fue uno de los grandes escuderos de la ex contralora Morelli. Pero renunció y se distanció de ella en 2013, en plena pelea de ésta con el fiscal Eduardo Montealegre, porque, según dijo, se mostró en desacuerdo con decisiones de la Contralora.

Pero también porque su esposa, Marcela María Yepes, pasó de ser Gerente Administrativa y Financiera de la Contraloría a serlo en la Fiscalía.

Yepes, hija del exsenador y cacique conservador de caldas Ómar Yepes, es una testigo clave en la investigación penal que adelanta la Fiscalía contra Morelli por el arrendamiento de la sede de la Contraloría. Morelli ha dicho que ella y Córdoba eran los encargados de realizar ese contrato y por eso ha dicho que si hay un delito, ellos son los responsables.

Aunque Córdoba cuenta con el apoyo del poderoso Fiscal, su aspiración también tiene la debilidad de que tendría que declararse impedido para vigilar las actuaciones que emepezó la Contraloría General cuando él trabajó allí.

El segundo candidato fuerte es José Luis Franco, un abogado de la Universidad Santo Tomás que es Director de Vigilancia Fiscal de la Auditoría. Llegó a la entidad hace seis años después de trabajar en las contralorías del Vaupés y el Vichada, en el Ministerio de Educación y de haber sido juez administrativo en Tunja. Lo hizo con el apoyo del ex presidente del Consejo de Estado, Gustavo Gómez Aranguren, y tiene muy buenas relaciones en esa Corte.

Este candidato fue el funcionario que, encargado del despacho antes de la posesión de la actual Auditora, Laura Marulanda (pero con ella ya elegida), archivó el proceso de responsabilidad fiscal contra el ex contralor Julio César Turbay por la compra de una camioneta blindada de lujo, lo que le valió fuertes críticas de la Auditora Auxiliar de la época.

Después de que Marulanda asumió el cargo -al que llegó gracias al apoyo de Turbay-, lo ascendió a su actual cargo. Y ahora le dio vacaciones justo a tiempo para hacer su campaña. Por eso es visto hoy como su candidato.

Entre ellos dos, en principio, está la pelea.

La tercera, que es la mujer que por ley debe incluir de la terna, no tiene grandes apoyos. Se trata de Alma Carmenza Erazo, una administradora de empresas de la Universidad Santiago de Cali, que fue contralora del Valle entre 2004 y 2007, de Cali entre 2008 y 2011 y ha trabajado con la Contraloría General. Actualmente es contratista de la Superintendencia de Servicios Públicos.

En todo caso, Erazo tiene dos problemas. Uno es que su elección como contralora de Cali estuvo rodeada de una serie de críticas y dudas jurídicas  porque venía de ser contralora departamental por lo que podría haber estado inhabilitada. Su elección fue demandada, y, aunque perdió en primera instancia, apeló esa decisión y ganó.

El segundo es más grave: no solo fue secretaria de Gobierno del Valle del destituido Héctor Fabio Useche sino que, según CM&, lo hizo como cuota del parapolítico senador Juan Carlos Martínez, a quien además habría visitado frecuentemente en La Picota.

Miércoles, Julio 15, 2015 - 19:24
1
3292

Ayer Federico Gutiérrez, el candidato por firmas a la alcaldía de Medellín, presentó su equipo de campaña en un gesto que demostró que tiene apoyos en el fajardismo y en el uribismo.

Además de presentar a Juan David Valderrama (primo de Sergio Fajardo, ex secretario privado de Alonso Salazar y ex director de la Agencia de Cooperación Internacional de Medellín) como su gerente, presentó un comité consultivo, compuesto esencialmente por empresarios.

Entre los empresarios está uno de los principales puentes entre el fajardismo y el Grupo Empresarial Antioqueño: Ricardo Sierra Moreno, presidente de Distrihogar, miembro de las juntas directivas de varias empresas fundamentales del GEA como Conconcreto, Crystal Vestimundo (que produce las marcas Punto Blanco y GEF) y Bancolombia. También está en el consejo directivo de Proantioquia, el think tank de los empresarios antioqueños que impulsa políticas públicas clave .

Sierra es una de las cabezas del GEA más cercanas al difunto Nicanor Restrepo y, como él, uno de quienes han llevado al grupo empresarial a apoyar a Sergio Fajardo y a distanciarse del uribismo.

Con ese nombramiento Gutiérrez deja la señal de que el fajardismo (o por lo menos parte de éste) sigue con él después de que hace dos semanas Federico Restrepo, el candidato de continuidad de Sergio Fajardo a la Gobernación, rompió su alianza exclusiva con Gutiérrez y abrió las puertas

Pero Gutiérrez también mostró que tiene respaldos en el uribismo, pues otro de los miembros del comité es Fernando Correa Peláez, quien fue uno de los precandidatos del Centro Democrático a la Gobernación (por invitación de Álvaro Uribe), miembro de su comité estratégico en Antioquia y trabajó en las campañas del partido uribista del año pasado.

Correa es amigo de juventud de Uribe.  Se conocen desde cuando Uribe y el empresario José Roberto Arango tenían un restaurante de ostras y banana split llamado el Gran Banano, que luego les compró Correa.

Correa fue gerente del metro de Medellín entre 1991 y 1992, secretario departamental de Hacienda de Gilberto Echeverry y Juan Gómez Martínez (entonces conservador y hoy uribista)  y candidato fallido a la Cámara en 2010 por La U en llave con el ex director de Colciencias y uribista Jaime Restrepo Cuartas, cuando sacó 6.700 votos.

También fue secretario general y gerente del gremio bananero Augura (que ha apoyado al uribismo) y es muy cercano a Nicolás Echavarría, un empresario bananero que también ha sido bastión del uribismo.

Esos apoyos en ambos lados no le alcanzaron a Gutiérrez para conseguir la bendición oficial de ninguno de los dos - pero todo muestra que siguen existiendo.

Miércoles, Julio 15, 2015 - 13:45
0
5633

Hace tres semanas la Alianza Verde y los liberales sellaron una alianza que los deja como jugadores fuertes en Boyacá en octubre. Pero esta alianza está tambaleando por cuenta de una pelea entre dos hermanas.

Esa alianza -que sellaron en un evento con 4 mil personas en la Cámara de Comercio de Tunja y con la presencia del senador liberal Horacio Serpa y el verde Antonio Navarro- volvió viables las cartas de ambos partidos.

A cambio de que los rojos apoyen al ex representante Carlos Andrés Amaya a la Gobernación, los verdes se comprometieron a respaldar a dos candidatos liberales: en Tunja a Gilberto Rondón, el ex candidato del ex presidente César Gaviria a la Contraloría, y en Sogamoso (la segunda ciudad del departamento) a Alejandro Gutiérrez, quien fue la segunda votación roja a la Cámara en 2014.

A Amaya le ayuda que los liberales -agrupados en torno al representante Rafael Romero-  son la segunda fuerza política en el departamento, sacando 61 mil votos a la Cámara el año pasado. Y a los liberales, que los verdes tienen actualmente la alcaldía de Tunja con Fernando Flórez y sacaron la tercera votación allí en la Cámara.

El acuerdo parecía sólido hasta que entró en escena la representante verde Sandra Ortiz. Hace unos días ella le dijo al periódico Boyacá 7 Días que sus bases prefieren a Pablo Cepeda de Cambio Radical en Tunja y a Enrique Camargo de la ASI en Sogamoso en cambio de los candidatos liberales.

Dos personas de la Alianza Verde le dijeron a La Silla que es muy probable que ella pida en la reunión de la comisión nacional de avales esta tarde que no haya aval compartido para Rondón y Gutiérrez, sino que la dejen a ella en libertad de voto.

El tema es que, si se cae el aval verde para los dos rojos, es muy posible que también se caiga el liberal para Amaya.

El trasfondo de esa pelea es de carácter familiar: Sandra está peleada con su hermana María Elena, quien fue secretaria privada de Carlos Andrés Amaya en la Cámara y ahora es la candidata liberal a la alcaldía de Paz del Río, el pueblo de donde son oriundos los tres.

Según le dijo Sandra al periódico boyacense, ese aval nunca le fue consultado y, si María Elena sale elegida (fue segunda en 2011 con los verdes), ella no podría repetir Congreso en tres años. Eso hizo que Sandra le ayudara a buscar un aval a su hermana en Cambio Radical, que María Elena no aceptó (aunque, curiosamente, eso tampoco le hubiera impedido una inhabilidad).

Más allá de cómo resuelva el caso la Alianza Verde, Ortiz es la segunda congresista verde que se pelea con su partido y sus padrinos. Al igual que el representante Óscar Ospina en el Cauca, la decisión de Ortiz va en contravía de la alianza que tejieron los verdes y su padrino Jorge Londoño, el ex senador verde y ex gobernador de origen liberal que sirve de bisagra entre ambos partidos y que apadrinó a Amaya.

Actualización: Al final de la tarde la comisión nacional de avales decidió que se mantiene la alianza con los liberales y no avalará candidatos distintos en Boyacá, con lo que Ortiz perdió la pelea. 

Miércoles, Julio 15, 2015 - 08:54
0
2783

Por tercera vez consecutiva, el exalcalde Bogotá y excandidato presidencial Enrique Peñalosa se presenta como candidato a la Alcaldía de Bogotá. Desde que dejó el Palacio Liévano, relevado por Mockus II, Peñalosa ha participado - con esta - de tres de las cuatro elecciones posibles para elegir Alcalde Mayor. Esta vez juega como independiente, por firmas y hasta ahora sin ningún aval partidista, aunque con el respaldo público de su rival de antaño, el senador por Cambio Radical Carlos Fernando Galán. 

Para discutir sus más recientes propuestas e ideas para Bogotá, así como su visión del gobierno Petro y sus afinidades y diferencias con las otras alternativas que están en la baraja, Peñalosa “pasará al tablero” este jueves 23 de julio a las 11 de la mañana

Desde la Universidad Sergio Arboleda responderá las preguntas de la Directora de La Silla, Juanita León, y del Decano de la Escuela de Política y la Relaciones Internacionales de la Sergio, Miguel Ceballos. 

Será una conversación de 60 minutos, transmitida en vivo por nuestra página para todos los usuarios y Súper Amigos de La Silla y también por televisión en Cablenoticias. 

“Los candidatos desde la Academia” es una serie de la Universidad Sergio Arboleda y La Silla Vacía, en la que participaran los principales candidatos a la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Páginas