Menú principal

Martes Marzo 31, 2015

Miércoles, Marzo 11, 2015 - 12:06
3
2831

A finales del año pasado La Silla contó que había una novela para saber si la Comisión de Regulación de las Comuncaciones mantenía una medida que hace difícil que Claro siga teniendo lo la mayoría del mercado de celulares. Finalmente Claro perdió esa puja y ahora está empantanado la aplicación de la decisión.

La decisión de la CRC del 31 de diciembre se demoró porque Claro recusó a varios de los comisionados. Si embargo, al final la CRC decidió que los otros operadores deben seguir pagándole menos por usar su red que lo que éste les paga por usar las de ellos, una medida conocida como “cargos asimétricos” que busca nivelar el terreno dado que Claro tiene una posición dominante del mercado.

Para que tenga efecto, los otros operadores deben cobrarle a Claro cada mes por el uso de sus redes. Pero Claro rechazó las facturas que le mandaron Movistar y Tigo a principios de febrero, en la que le cobraban el uso de sus redes en enero.

El argumento de Claro para no pagar es que no está seguro de que se las hayan cobrado como toca: a su juicio, no se deberían aplicar los cargos asimétricos porque, a su juicio, la resolución de diciembre no obliga a aplicarlos.

Esa respuesta coincide con la práctica de Claro de cazar peleas legales con sus competidores o con los reguladores, como mostró en las recusaciones contra quienes definierion los cargos asmiétricos en 2012 y de nuevo el año pasado, o con su pleito contra la ETB, que lleva más de una década andando y nada que termina.

Eso ha llevado a que los pagos (cuyo valor se debe usar para ofrecer mejores tarifas a los usuarios o invertir en infraestructura en zonas rurales pobres) se demoren y a que la prórroga de la medida no tenga aún efectos prácticos.

Para Movistar y Tigo, la situación es tan absurda que denunciaron a Claro ante la Superintendencia de Industria y Comercio por abuso de posición dominante. El proceso va en que el lunes pasado la SIC le preguntó a la CRC cuál es el valor que Movistar y Tigo le deben cobrar a Claro

Martes, Marzo 10, 2015 - 14:33
0
2659

Cuando todavía faltan ocho meses para las elecciones de octubre, varios concejales de Bogotá han anunciado que no van a buscar la reelección. Sin embargo, algunos de ellos tratarán de quedarse en el cabildo, así sea en cuerpo ajeno, apoyando a sus familiares.

Estos son los que se van y los que suenan para reemplazarlos porque por ahora los partidos no han entregado los avales:

Instrucciones: haga clic en las flechas para saber quién quiere llegar a reemplazar al Concejal que deja su curul.

LOS QUE SALEN

Liliana de Diago

La familia Diago, que hoy está en el concejo con Liliana de Diago por el partido de La U, ya tiene inscrita a su hija, Diana Diago en las listas del Centro Democrático al Concejo. Aunque ese partido todavía no le ha garantizado un cupo, si lo logra, -algo que se sabrá después de la convención uribista en abril- este sería la tercera persona con apellido Diago que aspira al cabildo. El primero fue Leo César Diago, concejal liberal entre 1998 y 2003 y quien estaba en el grupo político de Fernando Botero, el ex ministro de Defensa del expresidente Samper, condenado por el proceso 8.000. En el 2007, su esposa Liliana heredó su curul, pero cuando intentó repetir en el 2011 se quemó con 10.913 votos. Volvió al Concejo en octubre de 2013, cuando el ex concejal Andrés Camacho Casado renunció por el ‘Carrusel de Contratación’ en Bogotá. En el 2013, Julio Gómez también mencionó a la actual concejal, Liliana de Diago en el mismo escándalo.

 

Dario Fernando Cepeda

Otro de los concejales que por ahora no tiene muy claro si se va a lanzar o no para repetir la curul es Darío Fernando Cepeda, de Cambio Radical, otro de los mencionados en el ‘Cartel de Contratación’. Después de que su esposa Luz Marina Gordillo se lanzó el año pasado a la Cámara de Bogotá por el Partido Liberal y se quemó con 16.515 votos, el aval de Cambio para Cepeda está en entredicho. Sin embargo, cuatro fuentes distintas le confirmaron a La Silla que Gordillo se va a volver a lanzar, esta vez al Concejo y otra vez, por el liberalismo. Eso significaría un golpe para la lista de Cambio, cuyo mayor elector en 2011 fue Cepeda.

 

Germán García

García está en el concejo desde el año 2000, antes fue edil de la localidad de Engativá, donde tiene su fortín y es dueño junto con su familia de la Clínica Partenón. Su primo César es concejal de Cambio Radical desde 2011, pues la familia tuvo una división hace algunos años.

 

Orlando Santiesteban

Aunque todavía no es oficial si Javier va a reemplazar a su hermano Orlando Santiesteban, actual concejal del Polo, o si ambos se van a lanzar, el apellido Santiesteban quiere quedarse en el Concejo aunque desde polos opuestos. La familia Santiesteban tiene fortines políticos en Suba y en Engativá con el apoyo de las bases de maestros de los colegios privados de los que la familia es dueña. Orlando tiene una curul en el Concejo por el Polo desde el 2004 pero su reelección está en veremos porque hizo campaña abiertamente con Óscar Iván Zuluaga y el uribismo en las elecciones del año pasado y no es claro que el Polo le vuelva a dar el aval.

 

Severo Correra

El actual concejal de La U Severo Correa tiene a su hijo mayor, Carlos Andrés, en la Cámara de Representantes. Y ahora le ha dicho a personas cercanas a que no aspirará otra vez al Concejo en octubre y , en su lugar, pondrá a otro de sus hijos. Correa ha sido elegido consecutivamente desde 1990, primero como conservador y luego por La U en 2007, y fue uno de los concejales consentidos de la Administración de Samuel Moreno.

 
LOS QUE ASPIRAN
Martes, Marzo 10, 2015 - 11:58
2
5194

El viernes pasado se jugó el primer round dentro de la pelea interna del Polo Democrático. Mientras a Clara López la acompaña buena parte de la actual base política del Polo, el senador Jorge Robledo le apuesta de nuevo a los indignados de los paros para lograr las mayorías en el congreso de mayo donde se jugará el futuro del mayor partido de izquierda.

Como ha contado La Silla, la fecha clave de ese pulso será el 19 de abril en que se elegirán a los 756 delegados que tendrán voz y voto en el congreso polista. De quiénes salen escogidos en esa elección abierta -ya que cualquier persona podrá votar en la consulta- se resolverá, como dice un polista, “el pulso por quién se queda con el partido”.

Clara llega con una lista propia y dos aliadas, integradas por la mayoría de los actuales políticos electos del Polo a nivel nacional y por muchos en regiones.

Ella encabeza su propia lista, pese a que ya tiene asiento en el congreso por derecho propio (como presidenta del partido). Así aprovechará su visibilidad -como ex candidata presidencial con dos millones de votos y actual candidata en Bogotá- para jalonar una lista de su ‘Polo Social’ que, en segundo renglón tiene al senador Iván Cepeda (el segundo más votado del partido). Detrás vienen otros tres congresistas -Senén Niño, Alirio Uribe y Víctor Correa-, los concejales bogotanos Álvaro Argote y Celio Nieves, y el ex concejal (y esposo de Clara) Carlos Romero.

En alianza con Clara vienen dos listas más: la de 'Poder y Unidad Popular' del senador Alberto Castilla (que fue uno de los palos y tiene su fortín en el Catatumbo) y la del movimiento ‘Opción Siete’ del concejal bogotano Venus Albeiro Silva.

Por el lado de los robledistas, que han sido muy críticos de Clara, habrá dos listas más cargadas hacia los reclamos económicos.

La del Moir está –al igual que las listas del Polo al Congreso hace un año- llena de ‘indignados’: detrás de Robledo (el congresista más votado del país) y del representante Germán Navas, vienen figuras de los paros de los últimos dos años como el lechero boyacense Giovanni Vela, el cafetero caucano Alonso Osorio, el camionero Alberto Arango, el ganadero Ramiro Camacho y la líder de los pequeños mineros Luz Stella Ramírez.

De hecho, ayer Robledo llevó a César Pachón, Oscar Gutiérrez y una cuarentena de los líderes de la nueva mega ‘Dignidad Agropecuaria’ al Congreso de la República a hablar del agro.

También incluye candidatos de opinión como Fanny Gómez (la viuda del ex comandante del M-19 Iván Marino Ospina y madre del senador verde Jorge Iván Ospina), el ex candidato presidencial por el Moir -en 1978- Jaime Piedrahita, el actor Paco Barrera, el pintor Felipe Arango y el columnista de El Espectador Reinaldo Spitaletta.

Aliados con ellos está la 'Nueva Tendencia', un nuevo sector que agrupa a independientes y a disidentes del sector de Clara, encabezados por el senador Alexander López (el tercero más votado del partido). Se suman veteranos polistas que tuvieron cargos nacionales, como el ex ministro Carlos Bula y los ex congresistas Mauricio Ospina, Wilson Arias, Wilson Borja, Alba Luz Pinilla, Jesús Bernal Amorocho y Hernando Hernández; y figuras académicas como el profesor de filosofía Rodolfo Arango (de la línea de Carlos Gaviria), la escritora Carolina Sanín y la profesora de derecho María Angélica Prada.

Nota de la editora: Inicialmente contamos erróneamente que Iván Cepeda iba en una lista propia por su sector 'Polo con Derechos', que al final resolvió ir en alianza con Clara.

Lunes, Marzo 9, 2015 - 19:41
2
2921

Germán Cardona Gutiérrez, ex ministro de Transporte de Santos, regresó hace un para de semanas al país de la embajada en el Vaticano y ya su nombre está sonando para las próximas elecciones de octubre como carta del santismo para evitar una victoria uribista.

Cardona encabeza el cascabel de candidatos a la Gobernación de Caldas, aunque también lo han mencionado como la carta del Partido de La U para la Alcaldía de Manizales.

Esa sería la carta del santismo para enfrentarse a una coalición inédita en el departamento: la conservadora casa Yepes, que aliada con los liberales de Víctor Renán Barco dominó la política caldense por más de 30 años en cabeza; se une al uribismo, en cabeza del ex candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga. A pesar de que por muchos años fueron rivales, en las elecciones presidenciales del año pasado, el ex senador Ómar Yepes apoyó a Zuluaga en la segunda vuelta y todo indica que esa alianza va a sobrevivir. 

A la Alcaldía iría la ex senadora Adriana Gutiérrez, vieja aliada política de Zuluaga y quien renunció al Senado en 2007 cuando la Corte Suprema le abrió una investigación por vínculos con los paramilitares. Como la Corte cerró el proceso en 2011, Gutiérrez estpa lista para regresar. 

Para la Gobernación ya se inscribió el hermano de Omar Yepes, Jorge Hernán, que tendría sería la llave de Gutiérrez y tendría el apoyo de los conservadores yepistas y del uribismo.

Esa lleva pinta fuerte porque Zuluaga sacó 239.141 votos en Caldas (el 61.28 por ciento) en la segunda vuelta presidencial, es de allá, y Gutierrez en 2006, fue la más votada al Senado por la U con más de 49 mil votos.

Por eso, del lado santista, están buscando una carta tan fuerte, que podría ser Cardona: tiene la confianza de Santos, no es de ningún grupo político pero tiene la confianza de varios dirigentes y ya ganó dos veces las elecciones a la alcaldía de Manizales como cabeza de una alianza entre políticos opuestos al yepobarquismo y dirigentes cívicos y empresariales.

También suena es el ex gobernador Guido Echeverri, cuya elección fue anulada porque su esposa había sido funcionaria pública -encargada- poco antes de su elección pero quien salió con buena imagen y dejó a muchos con la sensación de que había sido víctima de una encerrona (pues se cayó después de que se le volteó a la coalición yepobarquista, que lo eligió).

Ese panorama muestra que la derrota del yepobarquismo en las elecciones atípicas de agosto de 2013 decretó su muerte definitiva y que, por lo menos por ahora, en Caldas la pelea sí va a ser entre santistas y uribistas.

Lunes, Marzo 9, 2015 - 14:17
0
3072

Hoy los medios registraron que el Ministro de Justicia Yesid Reyes pidió a la ONU cambiar la estrategia antidrogas. Pero lo cierto es que fue más allá: por primera vez, Colombia pidió no solo revisar las convenciones internacionales sobre drogas sino que fue más lejos.

En su discurso ante la Comisión de Estupefacientes, Reyes criticó de frente la manera cómo se está organizando la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de 2016, la fecha que todos los expertos en drogas tienen marcada en rojo porque será la primera vez que las drogas serán el tema central. Y que muchos países como Colombia, México y Uruguay e incluso Estados Unidos ven como la única oportunidad para realmente encontrar un camino más eficaz.

En el fondo, la pelea es por el cómo se organizará el proceso preparatorio para la Asamblea, que define en gran medida la agenda de temas que se tratarán y -en últimas- las posibilidades reales de que haya un cambio de enfoque.

Colombia -junto con países latinos como Guatemala, Ecuador y Argentina- ha propuesto que se haga en Nueva York y de manera más plural, dándole voz a los organismos que hasta ahora han sido marginados de la discusión (como la Organización Mundial de la Salud, el Pnud o Unicef), a las organizaciones fuertes de la sociedad civil y a más países que los que suelen estar en Viena.

Sin embargo, hasta ahora se ha impuesto la idea -impulsada por Egipto y apoyada por Rusia, los países árabes y los europeos- de mantenerla en Austria, donde tiene asiento la muy conservadora Comisión de Estupefacientes que tradicionalmente se ha opuesto a cualquier cambio y que viene liderando la discusión.

Por eso Reyes recibió el aplauso de muchos expertos en drogas a nivel mundial cuando dijo que “la propuesta de organización de la Asamblea General que ha presentado la Presidencia de la Comisión no satisface nuestro interés de propiciar un debate amplio y franco. Si todo el proceso preparatorio (...) se va a cerrar aquí, en un documento que la Asamblea Especial debe limitarse a endosar, estaremos perdiendo una preciosa oportunidad para mejorar el rumbo que llevamos”.

Entre los que celebraron su discurso están Coletta Youngers del Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas, la mexicana Lisa Sánchez de Transform Drug Policy y Martin Jelsma del Instituto Transnacional.

Páginas