Menú principal

Viernes Julio 31, 2015

Martes, Julio 21, 2015 - 13:52
1
1713

El cierre del paso por el Alto de la Línea, que comunica el occidente con el centro del país, puede terminar definiendo el aval verde a la alcaldía de Cali: allá se quedó atascada una caravana que busca impedir que los dos congresistas verdes del Valle, el senador Jorge Iván Ospina y la representante Ana Cristina Paz, tumben la aspiración del concejal Michel Maya.

Y su presencia en Bogotá es urgente, pues hoy empieza la reunión de la comisión nacional de avales en la que la Alianza Verde definirá si mantiene la decisión del directorio departamental verde de tener a Maya como su candidato, después de que el concejal llegó a un acuerdo con el precandidato progresista Jaime Sierra para que éste encabece la lista al Concejo.

Eso dejó a los dos congresistas, que están jugados por el ex vice Angelino Garzón, en una situación apretada, de la que la comisión de avales los podría sacar si decide dejar a Maya con los crespos hechos.

A Ospina porque es viejo amigo del ex vicepresidente y fue uno de los impulsores de su candidatura. Tanto que, como le dijo a La Silla en enero, “Angelino es mi plan A, mi plan B y mi plan C”.

Y a Paz porque, pese a militar en la Alianza Verde, su padrino político es el senador Roy Barreras, quien, -como copresidente de La U- el que logró que ese partido finalmente avalara a Garzón.

La representante, de hecho, está impulsando dentro de los verdes a varios candidatos cercanos a Roy: en Tuluá pidió que avalen al Concejo a Marco Arbeláez, hijo del concejal barrerista y de La U Adolfo Arbeláez. Y, según un dirigente verde, en para la alcaldía de Palmira respalda a Giovanny Moncayo, un candidato por firmas que es cercano al senador.

Hasta ahora, la comisión nacional de avales ha discutido tres escenarios propuestos por senadores del partido, que ya se descartaron.

El primero era construir una alianza con Angelino. Luego propuso que Maya pasara a ser candidato a la Gobernación para hacerle contrapeso a la ex senadora Dilian Francisca Toro, y que en Cali hubiera libertad de voto. También planteó que Maya fuera candidato por ahora y que en septiembre revisen si tiene fuerza. Y finalmente se propuso que no sancionen a Ospina por doble militancia si le hace campaña a Angelino dado su historial de trabajo juntos, una idea que sí generó consenso.

Ante la presión de los congresistas los aliados de Maya en el directorio departamental organizaron una caravana para llegar a Bogotá justo a tiempo para hacer presencia en la reunión de hoy y mostrar que Maya sí tiene fuerza. Hay que ver si alcanzan a pasar la Línea.

Martes, Julio 21, 2015 - 11:27
0
2126

La ex senadora Adriana Gutiérrez, candidata uribista a la alcaldía de Manizales y una de las cartas más fuertes del Centro Democrático en octubre, construyó su capital político como opositora durante más de dos décadas a la coalición de caciques liberales y conservadores que tenía monopolizada la política caldense. Hoy, sin embargo, está haciendo campaña con quien hasta hace poco era uno de sus archirrivales: el ex senador azul Ómar Yepes.

Esta alianza, que ya era un hecho desde que Yepes apoya la aspiración de Gutiérrez, se terminó de consolidar el viernes pasado. Ese día, el Centro Democrático decidió apoyar a la Gobernación al ex representante conservador Carlos Uriel Naranjo, en vez de su candidata propia -Diana Lorena Gómez Zuluaga- que no tenía fuerza.

La llave que resultó de ese acuerdo es inédita en Caldas, porque junta a dos grupos que siempre hicieron política en orillas opuestas.

Yepes, que impulsó la candidatura de Naranjo después de que se cayó la de su hermano Jorge Hernán, es uno de los tres caciques -junto con Víctor Renán Barco y Luis Guillermo Giraldo- que fundaron el yepobarquismo. Y Gutiérrez viene del grupo político de Óscar Iván Zuluaga y Luis Alfonso Hoyos, que era uno de los puntales de la 'coalición B' rival, junto con el sector conservador del senador Luis Emilio Sierra.

Pero, tras el nacimiento del Centro Democrático, el sector de Gutiérrez se alejó de sus aliados tradicionales. Y éstos, el sierrismo y los grupos de Hernán Penagos y Mauricio Lizcano en La U, se juntaron para poner una llave de la Unidad Nacional que pueda frenar al uribismo en Caldas, con Guido Echeverri en la gobernación y Luis Roberto Rivas en Manizales.

Viernes, Julio 17, 2015 - 18:25
0
4800

Con un desfile de buses que embotelló las avenidas El Libertador y Los Estudiantes, y una Gobernación a medias por la ausencia de varios de sus funcionarios, se inscribió esta tarde como candidata la rosa del Gobernador: Rosa Cotes Vives, la carta de Luis Miguel 'El Mello' Cotes para intentar mantener el poder en el Magdalena.

Acompañada del ex alcalde de Barranquilla Álex Char, de su esposo José Francisco 'Chico' Zúñiga (condenado por haberse aliado con los paramilitares), de su sobrino Álvaro Cotes (el hermano del Mello), el resto de su familia y un río de simpatizantes, la ex primera dama del departamento llegó a pie a la Registraduría prometiendo que continuará su trabajo social si llega a ser elegida mandataria por Cambio Radical.

La Silla vio cómo muchas de las miles de personas que la acompañaron, en la que ha sido -hasta ahora- la inscripción más multitudinaria de este año electoral allí, llegaban en buses transportadas desde pueblos como Ciénaga, Algarrobo, Fundación, Aracataca, Zona Bananera y Pueblo Viejo.

Dos líderes con los que charlamos informalmente, por aparte, nos dijeron que estaban pagando entre 100 y 200 mil pesos a varios de esos acompañantes. Aunque también vimos muchos espontáneos.

Y con su candidatura como un hecho ya, la campaña de Rosa sigue sumando apoyos: La Silla confirmó que le ratificaron el respaldo los caciques Jorge Caballero y Rodrigo Roncallo (ambos condenados por parapolítica). El primero estuvo en el grupo de políticos que rodea el proyecto de su primo y contenedor Joaquín José Vives.

Así fue la fiesta de la rosa del Magdalena que quiere florecer.

Rosa repartió abrazos y besos en su camino a la Registraduría.

Este fue el río de simpatizantes que acompañó a la rosa del Magdalena a inscribirse en la Registraduría de Santa Marta.

Botones y camisetas con imágenes de rosas no faltaron entre quienes acompañaron a la candidata a inscribirse. 

Rosas y más rosas en las avenidas El Libertador y Los Estudiantes.

Que no queden dudas: la Comuna 1 de Santa Marta está con Rosa.

Rosas hasta en calcomanías.

En estos buses llegaron a Santa Marta los simpatizantes de la rosa del Magdalena procedentes de otros  municipios.

Álvaro Cotes, hermano del Gobernador, también acompañó a su tía.

Miembros de la comunidad Lgbti expresaron su apoyo a Rosa.

El exalcalde José Francisco 'Chico' Zúñiga, condenado por parapolítica, acompañó a su esposa a inscribirse.

Tampoco faltaron los espontáneos que se unieron a la inscripción ni la pantalla gigante para ver a Rosa.

Música para alegrar la fiesta electoral anticipada.

Hasta whisky hubo en la inscripción de la rosa del Magdalena.

Viernes, Julio 17, 2015 - 13:58
0
4754

Hace algunos momentos el Centro Demcorático tomó otra decisión que muestra que el ramismo está de capa caída en ese partido: sacó de su lista al concejo de Medellín al ex secretario de Minas de Luis Alfredo Ramos, Nicolás López Correa. Eso se suma a otras dos salidas de ramistas en candidaturas en Antioquia, pero también con la posibilidad de que el grupo de Fabio Valencia Cossio termine ganando del río revuelto.

La decisión sobre lópez se sumó a la de no entregarle el aval a la Gobernación a la también ramista Liliana Rendón (que se hizo oficial hoy) y a la salida del ex alcalde de Itagüí (y, claro, ramista) Gabriel Jaime Cadavid de la lista al concejo. López y Cadavid eran dos de los tres ramistas que quedaron entre los seis primeros de la lista uribista al concejo, y que mostraron la fuerza e importancia de esa maquinaria para el partido.

Sin embargo, tras una puja de varias semanas entre el uribismo 'purasangre' y los más inclinados a darle juego a las estructuras conservadoras que llegaron al partido, quedaron por fuera. Cadavid, por un pliego de cargos que le hizo la Procuraduría por posibles irregularidades en la contratación cuando era alcalde; López, por rumores de un posible conflicto de interés.

El golpe es tal que Rendón le envió un audio a López, mandándole ánimos diciendo que ella fue la principal víctima del proceso y que se puede oir acá.

Por ahora, La Silla supo que se están barajando tres nombres para reemplazar a Liliana Rendón y ninguno es ramista.

Uno es el ex director del Sena de Álvaro Uribe, Darío Montoya, de toda la confianza de Uribe y su familia. el lío es que Montoya nunca ha sido candidato y está dedicado a la universidad uribista elite.

Otro es el ex diputado conservador César Eugenio Martínez, quien perdió la convención azul hace dos meses pero se declaró uribista en esa campaña. En su caso, hay una duda jurídica porque viene de ser precandidato azul.

El tercero es el que suena más fuerte, porque es una carta fuerte por su reconocimiento y buena imagen: es el ex alcalde, ex ministro y ex gobernador Juan Gómez Martínez, miembro de una de las familias dueñas de El Colombiano y conservador pero de la línea de Fabio Valencia Cossio, pero tiene el problema de que pronto cumple 81 años.

Para el Concejo, en cambio nadie va a reemplazar a López y Cadavid. Finalmente la cabeza de lista será Norman Harry, ex jefe de planeación y segundo al mando del Inder (Instituto de Recreación y Deporte) de Aníbal Gaviria, como ficha de Valencia Cossio. Y si termina Juan Gómez de candidato a la gobernación, el reencauche del ex ministro Valencia sería total.

Nota: una hora y media después de publciado este confidencial, se conoció el comunicado en el que el Centro Demcorático le anuncia a Rendón oficialmente que no la va a avalar. Éste es:

Viernes, Julio 17, 2015 - 13:18
0
1871

Aunque el Partido Liberal viene agitando la bandera política de la Ley de Víctimas desde hace cuatro años y convirtió la participación política de las víctimas en uno de los ejes de su campaña al Congreso en 2014, no parece querer hacerlo en las elecciones locales. Al menos en el Urabá, una de las regiones más convulsionadas del país, ya le negaron el aval a una conocida lideresa y se lo dieron a Jaime López, un político tradicional.

Alicia Ramos, una de las líderes de restitución más visibles del Urabá, aspiraba al aval rojo para la alcaldía de Necoclí. Desde hace cuatro años es la líder en Necoclí de Tierra y Vida, una asociación que reúne a unos 10 mil campesinos que buscan recuperar las tierras que perdieron por la violencia en todo el país y que ganó el Premio Nacional de Paz en 2011. Solamente en Necoclí hay 35 mil víctimas.

Ramos tuvo que huir dos veces de la misma tierra. Primero en 1987, cuando la guerrilla del EPL asesinó a dos de sus primos y a su tío. Ella y su familia salieron desplazados hacia el casco urbano de Necoclí, volviendo a su tierra solo hasta mitad de los noventas cuando el EPL ya se había desmovilizado.

Y luego de nuevo en 1999, después de que la fracción del EPL comandada por alias '4-4' se aliara con los paramilitares y llegara una nueva oleada de violencia al Urabá. Su finca terminó, según cuenta Ramos, en manos de un paramilitar llamado Dario Mendoza Caraballo, alias 'Coca-colo' y -tras la desmovilización de éste- vendida a un tercero llamado Jaison Mesa. Como estaba abandonada, Ramos retornó y sigue esperando el fallo que le devuelva de manera definitiva la tierra que viene peleando desde los ochentas.

Decidió lanzarse a la Alcaldía a pesar de considerarse apolítica. En palabras suyas, no es "ni de izquierda ni de derecha, sino solo comprometida con los derechos de las víctimas”. Por el rol que ha jugado el Partido Liberal en la Ley de Víctimas, ella -como otros líderes en el resto del país, incluida su aliada y coterránea Carmen Palencia- le apostaba a llegar a la política de la mano de los rojos.

Pero, al menos en Urabá, el partido que apadrinó la Ley de Víctimas -con los ex congresistas Juan Fernando Cristo y Guillermo Rivera, hoy en el Gobierno- prefirió apostarle al caballo ganador.

Queda por ver si a Mayerlis Angarita, otra muy conocida líder de víctimas de Montes de María e integrante de la subcomisión de género que viajó a La Habana, le dan el aval en San Juan Nepomuceno (Bolívar).

Páginas