Menú principal

Jueves Julio 02, 2015

Lunes, Junio 22, 2015 - 18:29
6
2717

La semana pasada el ex ministro liberal Alfonso López Caballero le envió una carta al senador Horacio Serpa defendiendo que su prima Clara López “está más cercana a nuestro sentir como liberales” que el candidato de ese partido Rafael Pardo, y usando como principal argumento que éste fue uribista. Sin embargo, lo que López Caballero no menciona es que él también lo fue.

Buena parte de la carta de López, hijo del ex presidente Alfonso López Michelsen y nieto de Alfonso López Pumarejo, es una crítica a Pardo por no ser suficientemente liberal y haber “militado de manera ostensible en contra de nuestro Partido y de lo que representa”. Prueba de ello es, según el ex ministro, que Pardo se alió con el pastranismo contra Serpa en 1998 y, sobre todo, que “fundó un nuevo partido uribista, Cambio Radical, (...) y fue personalmente quien radicó el proyecto de ley para cambiar la Constitución y permitir la reelección del Dr. Álvaro Uribe”.

Aunque ambos hechos son ciertos, López Caballero también apoyó a Uribe. Adhirió a su candidatura en 2002cuando el ex presidente le ganó a Serpa, a quien respaldaban su papá y su hermano Juan Manuel. Luego fue su embajador en Londres durante su primer cuatrenio.

En 2010 ya no era uribista y fue precandidato presidencial liberal, perdiendo la consulta precisamente con Pardo, a quien luego apoyó frente a Juan Manuel Santos. López también trabajó con Pastrana, como integrante de su comisión de negociadores en El Caguán.

Es decir, López Caballero sería tan uribista y pastranista como Pardo si se aplicaran sus propios criterios.

Lunes, Junio 22, 2015 - 14:26
0
1251

En época de avales irse de un extremo a otro pareciera ser parte de la dinámica política. Así lo demuestra el ganadero Pedro Castro Araújo, quien después de haber militado en el Centro Democrático y ser cónsul en Italia durante el segundo gobierno de Álvaro Uribe Vélez, es hoy uno de los tres inscritos por el aval del Polo Democrático Alternativo a la Alcaldía de Valledupar.

Castro Araújo formalizó su solicitud el viernes pasado, tras un mes de conversaciones con esa colectividad, le dijo a La Silla el presidente del Polo en el Cesar Juan Carlos Prieto. Entra así a disputarles el aval polista al exconcejal de La U Pedro Acuña y a la bacterióloga Lina María De Armas.

Sin embargo, de no darse las cosas con el partido de izquierda, Castro Araújo se inscribiría por el movimiento Energía Vallenata con el que recoge firmas desde febrero. Con ese colectivo inclusive ofrece servicio a domicilio: mediante una cuña radial, el grupo significativo da un número telefónico al que los interesados pueden llamar, decir su dirección y esperar en sus casas a que simpatizantes de Castro Araújo busquen las firmas.

Una de las primeras puertas que el ganadero tocó en su aspiración a la Alcaldía de Valledupar fue la del expresidente Álvaro Uribe Veléz. El exmandatario es amigo personal del padre del aspirante: el exgobernador del Cesar y exsenador José Guillermo ‘Pepe’ Castro, quien como patriarca liberal del Cesar es uno de los políticos más tradicionales de ese departamento y sobreviviente de dos atentados de la guerrilla del ELN.

Una fuente de las entrañas del Centro Democrático le contó a La Silla que en una reunión celebrada en enero pasado en la finca El Ubérrimo, propiedad del expresidente, Castro Araújo le propuso al hoy senador delante de unas 200 personas que lo apoyara en su aspiración a la Alcaldía. Le pidió que lo dejara postularse por firmas y no con el aval del Centro Democrático porque así tendría más opciones. Uribe le dijo, nos contó la fuente, que comenzara a recoger firmas, pero sin su respaldo porque su partido no necesitaba “miembros vergonzantes”.

No es el único caso de cambio extremo en la capital del Cesar. La exjefe de la Oficina de Gestión Social de Valledupar Darling Guevara, aspirante a la Alcaldía hasta el fin de semana pasado, también tocó las puertas del Polo, después de haber sido la primera carta del alcalde Fredys Socarrás para que el vargasllerismo proclamara como candidata de Cambio Radical.

Ante el aterrizaje en el Polo de estos dos nombres opuestos a la ideología de izquierda, el director de esa colectividad en el Cesar le explicó a La Silla que su partido encuentra afinidades con ellos porque comparten “preocupaciones de la realidad vallenata” como la privatización de los servicios de aseo y alumbrado público.

El Polo definirá esta semana el aval, pero no descarta más adelante ir en coalición por la Alcaldía de Valledupar con la Alianza Verde.

Lunes, Junio 22, 2015 - 12:59
0
1785

El fin de semana quedó patente la pelea por el trapo rojo en la campaña a la alcaldía de Medellín: el viernes el candidato oficial de ese partido, el ex senador Eugenio Prieto, hizo una reunión con varios congresistas y cabezas del partido y con el ex presidente César Gaviria; y el sábado Gabriel Jaime Rico, candidato por firmas y avalado por La U y Cambio Radical, hizo otro con líderes barriales y miembros de grupos liberales de base.

Las fotos reflejan una realidad que viene de atrás pues desde un principio la bancada de congresistas liberales de Antioquia está rota.

Prieto, quien renunció a su curul en el Senado en diciembre para lanzarse, tiene el apoyo de la senadora Sofía Gaviria y del representante Iván Agudelo; Rico tiene de su lado al senador Luis Fernando Duque y los representantes Julián Bedoya, John Jairo Roldán y Óscar Hurtado.

E incluso hay grupos políticos que parecen tener un pie en cada lado, como el del representante Bedoya: su aliado el diputado y candidato al concejo de Medellín Adolfo León Palacio acaba de decir que apoya a Prieto.

Esa situación de ruptura roja se parece a la de Bogotá, donde un grupo samperista está con la polista Clara López; o en el Valle, donde hay división entre los que respaldan a la alcaldía de Cali al ex representante rojo Roberto 'Chontico' Ortiz y los tres congresistas que impulsan al ex concejal Carlos Clavijo; o en Atlántico, donde una parte del partido impulsa al ex gobernador Eduardo Verano mientras que otra (encabezado por sus dos congresistas) aceptan la candiatura del charista Jaime Pumarejo.

Viernes, Junio 19, 2015 - 14:38
0
6575

La lista de 16 candidatos al Concejo de Bogotá que presentó ayer Pacho Santos dejó varios sinsabores en el uribismo bogotano. Como casi todos los aspirantes tenían un padrino político, estaba en juego a quiénes premiaría el candidato después de las rencillas que se han dado en la puja por definir los primeros puestos de la lista cerrada. Y que ganaron sobre todo, Óscar Iván Zuluaga y los cristianos de la Misión Carismática que quedaron cada uno con dos puestos.

Aunque el uribismo sueña con poner más de 13 de los 45 concejales, solo los 10 primeros puestos tienen opciones de llegar. Por la cifra repartidora, el partido del ex presidente Álvaro Uribe tendría que sacar más de 500 mil votos para superar esa cantidad de curules, algo muy difícil porque los partidos tradicionales -que tienen mucha más maquinaria que el uribismo- nunca han podido pasar de 300 mil votos al Concejo.

Por eso, los que quedaron más allá del puesto 10 quedaron desinflados, empezando por dos personas que se la venían jugando a fondo por Pacho: la representante Tatiana Cabello y ex director del partido en Bogotá, Miguel Uribe Londoño. Sus candidatos al Concejo, Iván Díaz Tamayo y Oscar Berardinelli, quedaron por fuera de los opcionados, respectivamente en los puestos 11 y 12.

Otra perdedora fue la senadora Thania Vega de Plazas, esposa del coronel Alfonso Plazas Vega y enlace del uribismo con los militares, que promovía a un coronel retirado de la Policía, Carlos Castro. Aunque parecía tener fuerza por el énfasis de la campaña de Pacho en la seguridad (ha dicho que quiere ser el primer policía de la capital) y su propuesta de que los reservistas refuercen la seguridad, Castro quedó de 13.

Lo que no quedó tan claro es si la representante María Fernanda Cabal también perdió. Su candidato, Samuel Ángel, ni siquiera quedó en los 16 puestos que anunció Pacho, aunque algunos le atribuyen su apoyo a Carolina Villegas, que quedó en el puesto séptimo y trabajó con la esposa de Samuel Moreno.

Viernes, Junio 19, 2015 - 13:23
4
2474

Se acabó la incertidumbre sobre si el partido Cambio Radical le entregaría o no el aval a la tía del gobernador del Magdalena, Luis Miguel 'el Mello' Cotes, para que aspire a sucederlo en las regionales de octubre.

La foto encima de este texto muestra el momento en el que se lo otorgan. Ahí aparece Rosa Cotes Vives recibiendo el documento de manos de nada menos que del cacique de la Costa Fuad Char, en actitud de total respaldo.

La imagen se la envió a La Silla una fuente conocedora. El exalcalde Álex Char (delegado del partido para entregar los avales en el Caribe) nos confirmó que efectivamente el aval ya fue entregado a Rosa. Al rato, el hecho se anunció oficialmente.

Aunque el exsenador Fuad Char es un peso pesado en esa colectividad y tiene una silla en su comité central, llama la atención que sea él y no su hijo Álex el que aparezca en la foto, debido a que fue el exmandatario de Barranquilla el que recibió un poder para expedir esos apoyos en los ocho departamentos de la Costa.

Que el patriarca de los Char le de semejante espaldarazo público a la candidata es otra muestra de que ese poderoso clan está entre sus principales impulsores.

Como lo ha contado La Silla, Rosa Cotes es la esposa del exalcalde de Santa Marta José Francisco ‘Chico’ Zúñiga, que en 2009 confesó haberse aliado con los paramilitares para hacerse elegir en 2004 y fue condenado.

Como no tiene ninguna trayectoria política, ella es vista como la heredera de la estructura electoral de su sobrino, de su pareja y de sus hermanos Álvaro y Luis Miguel Cotes Vives, quienes aparecen mencionados en el “computador de Jorge 40” como presuntos autores de una extorsión por un contrato en la Alcaldía de Zúñiga.

Páginas