Menú principal

Domingo Marzo 29, 2015

Jueves, Marzo 12, 2015 - 10:43
0
2653

Tras fraguar la alianza en contra de Yahir Acuña en Sucre, el senador y co presidente de La U, Roy Barreras ahora abraza a un representante de su partido de bolsillo, 100 por ciento por Colombia, en Casanare. 

La semana pasada, Barreras viajó a Yopal para la Asamblea Departamental de la U y le entregó la credencial de ese partido al Representante, Jhon Eduardo Molina. 

Molina llegó al Congreso en noviembre para reemplazar a su jefe político José Rodolfo “El Negro” Pérez quien renunció porque al parecer tiene una investigación en la Corte Suprema de Justicia por vínculos con paramilitares al mando de “Martín Llanos”. Su hermano, el ex Gobernador de Casanare, Miguel Ángel Pérez fue condenado por parapolítica. El  exjefe paramilitar dijo en abril del año pasado que él financió la campaña de Miguel Ángel a la Gobernación en 2003 con dos mil millones de pesos y que José Rodolfo fue el intermediario en ese negocio.

Molina presentó la solicitud de aval a la U en mediados de febrero. A pesar de que los medios locales cuestionaron la decisión del senador de La U de dárselo, indicando que Molina es la ficha del Negro Pérez, Barreras respondió que el que había solicitado el aval era él y que no tiene cuestionamientos de la justicia.

Como 100 por ciento por Colombia perdió en enero la personería jurídica y no puede dar avales, esa jugada le permitiría al grupo político de Pérez, conocido en el Casanare como "el Clan Casita", lanzar a sus candidatos para las elecciones de octubre con la U y evitarse tener que recoger firmas.

Una movida con la que Pérez gana por partida doble. Ahora no sólo tiene las puertas abiertas en la Unidad Nacional para las próximas elecciones sino que además, el ex representante también está jugando con el uribismo. Como contó La Silla, la mayoría de los 21 miembros del Comité Departamental del Centro Democrático en Casanare son cercanas a él y varios quieren aspirar en octubre. 

Miércoles, Marzo 11, 2015 - 19:25
1
3518

La semana pasada la Superintendencia de Sociedades admitió una demanda del ex congresista polista Wilson Arias contra el ingenio azucarero Riopaila Castilla, por crear muchas empresas para brincarse los topes legales de tierras que podía tener en la Altillanura. La última vez que llegó a la Supersociedades una investigación de Arias contra una empresa que creó compañías de papel para lograr beneficios, terminó con un desenlace negativo para el ‘cacao’.

Esta vez el caso es que Riopaila compró 43 mil hectáreas de tierras en Santa Rosalía y La Primavera (Vichada) mediante una entramado de 28 sociedades por acciones simplificadas (SAS) y será la primera decisión que tomará la Supersociedades sobre la acumulación indebida de antiguos baldíos.

Ese caso, que documentó el Incoder de Miriam Villegas y que denunció Arias en la Cámara de Representantes, fue el que dio origen al escándalo que terminó costándole el puesto como embajador en Washington al abogado Carlos Urrutia, cuya firma Brigard & Urrutia asesoró varias de las compras.

Esta vez la investigación será por la compra tierras, pero ya hay un precedente por el pedido de subsidios del Gobierno.

En octubre de 2013, el entonces superintendente Luis Guillermo Vélez le ordenó a la multinacional brasilera Mónica Semillas devolver 2.076 millones de pesos al Estado por dividir sus predios mediante empresas de papel para conseguir más subsidios que las que le correspondían. Y advirtió que “no [se] permitirá, bajo ninguna circunstancia, que los empresarios se refugien detrás de personas jurídicas societarias para eximirse del cumplimiento de aquellas normas que consideren inconvenientes o desatinadas”.

Ese fallo fue -como contó La Silla- uno de los precedentes políticos que llevaron al Gobierno a cambiar su idea original de salvar a los cacaos de los baldíos y a terminar impulsando un proyecto de ley que cambia las reglas de juego en la Altillanura a futuro, pero sin echarle una manito a las compras investigadas.

La última palabra la tendrá el actual Supersociedades Francisco Reyes, precisamente el mayor experto y cerebro de las SAS en el país.

Miércoles, Marzo 11, 2015 - 17:06
3
1428

Primero llegó La Silla Líder, la primera hija de nuestra familia de redes nuevas. Ahora nace La Silla Cachaca, una nueva plataforma virtual de diálogo alojada en La Silla Llena que busca promover discusiones plurales, fundamentadas e informadas sobre cómo podemos mejorar la calidad de vida en Bogotá.

Con esta iniciativa, concebida bajo un modelo de alianza entre La Silla Vacía y Bancolombia, pretendemos que aquellos que han dedicado su vida a pensar la ciudad, sus problemas y las soluciones posibles y aquellos que mayor capacidad tienen de transformarla se reúnan y pongan en común pensamientos y acciones para mejorar la calidad de vida en la ciudad.

Tenemos la convicción de que la construcción de una ciudad más amable dependerá de eso: de la concertación plural de acuerdos, sin que ello signifique la anulación de sanas diferencias, a las cuales también hay que dar voz. Lejos de pugnas políticas, La Silla Cachaca es un espacio de construcción de ciudad.

Esta plataforma está pensada justamente para eso; como miembros, tendrán total autonomía para generar debates abiertos con el público, o cerrados para personas seleccionadas por los miembros; compartir documentos; trabajar en iniciativas conjuntas y crear sus propias redes de trabajo o discusión.

Los usuarios de La Silla Vacía podrán participar en las discusiones que planteen los miembros de esta red y seguir a aquellos que les parezcan más interesantes.

Para ir a La Silla Cachaca haga clic acá.

Miércoles, Marzo 11, 2015 - 12:06
3
2693

A finales del año pasado La Silla contó que había una novela para saber si la Comisión de Regulación de las Comuncaciones mantenía una medida que hace difícil que Claro siga teniendo lo la mayoría del mercado de celulares. Finalmente Claro perdió esa puja y ahora está empantanado la aplicación de la decisión.

La decisión de la CRC del 31 de diciembre se demoró porque Claro recusó a varios de los comisionados. Si embargo, al final la CRC decidió que los otros operadores deben seguir pagándole menos por usar su red que lo que éste les paga por usar las de ellos, una medida conocida como “cargos asimétricos” que busca nivelar el terreno dado que Claro tiene una posición dominante del mercado.

Para que tenga efecto, los otros operadores deben cobrarle a Claro cada mes por el uso de sus redes. Pero Claro rechazó las facturas que le mandaron Movistar y Tigo a principios de febrero, en la que le cobraban el uso de sus redes en enero.

El argumento de Claro para no pagar es que no está seguro de que se las hayan cobrado como toca: a su juicio, no se deberían aplicar los cargos asimétricos porque, a su juicio, la resolución de diciembre no obliga a aplicarlos.

Esa respuesta coincide con la práctica de Claro de cazar peleas legales con sus competidores o con los reguladores, como mostró en las recusaciones contra quienes definierion los cargos asmiétricos en 2012 y de nuevo el año pasado, o con su pleito contra la ETB, que lleva más de una década andando y nada que termina.

Eso ha llevado a que los pagos (cuyo valor se debe usar para ofrecer mejores tarifas a los usuarios o invertir en infraestructura en zonas rurales pobres) se demoren y a que la prórroga de la medida no tenga aún efectos prácticos.

Para Movistar y Tigo, la situación es tan absurda que denunciaron a Claro ante la Superintendencia de Industria y Comercio por abuso de posición dominante. El proceso va en que el lunes pasado la SIC le preguntó a la CRC cuál es el valor que Movistar y Tigo le deben cobrar a Claro

Martes, Marzo 10, 2015 - 14:33
0
2636

Cuando todavía faltan ocho meses para las elecciones de octubre, varios concejales de Bogotá han anunciado que no van a buscar la reelección. Sin embargo, algunos de ellos tratarán de quedarse en el cabildo, así sea en cuerpo ajeno, apoyando a sus familiares.

Estos son los que se van y los que suenan para reemplazarlos porque por ahora los partidos no han entregado los avales:

Instrucciones: haga clic en las flechas para saber quién quiere llegar a reemplazar al Concejal que deja su curul.

LOS QUE SALEN

Liliana de Diago

La familia Diago, que hoy está en el concejo con Liliana de Diago por el partido de La U, ya tiene inscrita a su hija, Diana Diago en las listas del Centro Democrático al Concejo. Aunque ese partido todavía no le ha garantizado un cupo, si lo logra, -algo que se sabrá después de la convención uribista en abril- este sería la tercera persona con apellido Diago que aspira al cabildo. El primero fue Leo César Diago, concejal liberal entre 1998 y 2003 y quien estaba en el grupo político de Fernando Botero, el ex ministro de Defensa del expresidente Samper, condenado por el proceso 8.000. En el 2007, su esposa Liliana heredó su curul, pero cuando intentó repetir en el 2011 se quemó con 10.913 votos. Volvió al Concejo en octubre de 2013, cuando el ex concejal Andrés Camacho Casado renunció por el ‘Carrusel de Contratación’ en Bogotá. En el 2013, Julio Gómez también mencionó a la actual concejal, Liliana de Diago en el mismo escándalo.

 

Dario Fernando Cepeda

Otro de los concejales que por ahora no tiene muy claro si se va a lanzar o no para repetir la curul es Darío Fernando Cepeda, de Cambio Radical, otro de los mencionados en el ‘Cartel de Contratación’. Después de que su esposa Luz Marina Gordillo se lanzó el año pasado a la Cámara de Bogotá por el Partido Liberal y se quemó con 16.515 votos, el aval de Cambio para Cepeda está en entredicho. Sin embargo, cuatro fuentes distintas le confirmaron a La Silla que Gordillo se va a volver a lanzar, esta vez al Concejo y otra vez, por el liberalismo. Eso significaría un golpe para la lista de Cambio, cuyo mayor elector en 2011 fue Cepeda.

 

Germán García

García está en el concejo desde el año 2000, antes fue edil de la localidad de Engativá, donde tiene su fortín y es dueño junto con su familia de la Clínica Partenón. Su primo César es concejal de Cambio Radical desde 2011, pues la familia tuvo una división hace algunos años.

 

Orlando Santiesteban

Aunque todavía no es oficial si Javier va a reemplazar a su hermano Orlando Santiesteban, actual concejal del Polo, o si ambos se van a lanzar, el apellido Santiesteban quiere quedarse en el Concejo aunque desde polos opuestos. La familia Santiesteban tiene fortines políticos en Suba y en Engativá con el apoyo de las bases de maestros de los colegios privados de los que la familia es dueña. Orlando tiene una curul en el Concejo por el Polo desde el 2004 pero su reelección está en veremos porque hizo campaña abiertamente con Óscar Iván Zuluaga y el uribismo en las elecciones del año pasado y no es claro que el Polo le vuelva a dar el aval.

 

Severo Correra

El actual concejal de La U Severo Correa tiene a su hijo mayor, Carlos Andrés, en la Cámara de Representantes. Y ahora le ha dicho a personas cercanas a que no aspirará otra vez al Concejo en octubre y , en su lugar, pondrá a otro de sus hijos. Correa ha sido elegido consecutivamente desde 1990, primero como conservador y luego por La U en 2007, y fue uno de los concejales consentidos de la Administración de Samuel Moreno.

 
LOS QUE ASPIRAN

Páginas