Menú principal

Miércoles Mayo 27, 2015

Viernes, Mayo 15, 2015 - 11:59
1
4246

Hace tres meses la Silla reveló que Luz María Zapata, esposa del vicepresidente Germán Vargas Lleras, renunció a su cargo como presidente del gremio de las licoreras. Antier fue elegido en su reemplazo Juan Alberto Castro, quien es tan cercano a Vargas que fue el gerente de su campaña presidencial de 2010.

La decisión la tomó ayer la junta directiva en la que tienen asiento las seis empresas de licores que quedan en el país (las de Caldas, Antioquia, Cundinamarca, Valle, Cauca y Huila), que escogió entre una terna de candidatos.

Una era la política cundinamarquesa Clara Isabel Pinillos, que fue diputada y representante liberal. Se quemó tratando de llegar al senado por el liberalismo en 2010 y estuvo en la lista preliminar al Senado de Cambio Radical en 2014, pero finalmente no llegó a la elección.

Aunque con esa trayectoria política inicialmente parecía una carta fuerte y podía tener el apoyo de la Empresa de Licores de Cundinamarca (más dado que tanto ella como el gobernador Álvaro Cruz se hicieron políticamente al lado del ex ministro y ex gobernador Julio César Sánchez, de quien Pinillos es viuda), al final no se movió.

El apoyo de Cundinamarca lo tuvo Juan Alfredo Pinto, ex embajador en la India de los gobiernos de Álvaro Uribe y de Juan Manuel Santos y quien fue presidente de Acopi, el gremio de los pequeños industriales, desde su fundación a principios de los años ochenta y hasta que se fue a la India, en 2007.

Pinto es de Girardot (Cundinamarca) y también fue muy cercano a Sánchez (fue representante a la Cámara y en 1991 renunció al gremio para reemplazar a Sánchez en la cabeza de su grupo político) y se convirtió en la carta de Cruz.

Pero se le atravesó el tercero, que era Castro. Este abogado javeriano tiene una importante trayectoria empresarial. Hizo carrera en Carvajal, fue gerente de Sodexho en Colombia, trabajó en la Casa Editorial El Tiempo y de ahí pasó a ser presidente de Legis, la principal empresa de información jurídica del país.

Luego lo fue de D’Vinni, una empresa de soluciones de marketing, venta y logística, en la que era socio de Felipe López, dueño de Publicaciones Semana, y de Eduardo Robayo, dueño de Kokoriko y Mimo’s. También manejó la franquicia del diario deportivo Marca en Colombia, en el que invirtió el fondo Palm Fund, del que Castro es socio gerente.

Según supo La Silla, esa trayectoria empresarial era la carta de presentación de Castro, que le aseguró inicialmente el voto de la Fábrica de Licores de Antioquia, y luego el apoyo de la del Valle. Además, dada su cercanía con Vargas Lleras, era visto como el candidato del Vicepresidente y del Ministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez.

Esos apoyos, más el mal momento de Cruz por cuenta de su revelado vínculo con una empresa que está señalada de haber pagado coimas como parte del cartel de la contratación de Bogotá, le dieron la victoria a Castro. Y es clave pues Cruz ha sido el opositor más grande a la intención del gobierno de modificar la estructura de licores (que mostró en el Plan de Desarrollo, y que quedó postergada pero no hundida) porque es un compromiso exigido por varios TLC y por la Ocde.

Jueves, Mayo 14, 2015 - 16:22
21
2884

El lunes en la noche el historiador y economista Renán Vega, miembro de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas conformada por la mesa de negociación en La Habana, le envió una carta a La Silla Vacía pidiendo que publicáramos su réplica a la nota “La pifia histórica de Renán Vega”.

La Silla Vacía accede a su solicitud puesto que allí Vega explica cómo es que sustenta el dato de los 53 casos de supuesto abuso sexual por militares y contratistas gringos en Melgar.

Aunque nosotros mencionamos en nuestra nota que Vega decía que Kucia también usaba la cifra de los 53, le dimos más relevancia a su falta de precisión sobre las fuentes primeras y de medios, que él no recordaba en ese momento. Creemos que esto no reflejó toda la explicación de Vega.

Desde que llegó su carta, La Silla buscó la tesis de Kucia y comprobó que denuncia que, en uno de dos casos conocidos de abuso sexual contra civiles, contratistas gringos fueron acusados de ofrecerle a “53 menores de edad y mujeres” participar en videos pornográficos. “Aparentemente les prometieron una suma de dinero grande comparada con el salario promedio local. Como los pagos nunca se hicieron, algunas de ellas informaron a la Policía y el caso se hizo público. Muchas de ellas tuvieron que salir de sus pueblos debido a las humillaciones a las que ellas y sus familias fueron sometidas en sus comunidades”, dice su tesis de maestría en la Universidad Libre de Berlín.

Las fuentes de Kucia para esta historia -según su tesis- son una columna del hoy senador Iván Cepeda (que habla de un video pornográfico en el que aparecen varias menores) y una investigación de la académica colombiana Claudia Salamanca.

La Silla leyó la tesis de Salamanca -una artista plástica e investigadora de temas de audiovisuales- que es la primera que menciona el número 53. Es un estudio para su maestría en la Universidad de Rutgers que examina los roles de género e identidad nacional en la pornografía.

En ese estudio, para el que viajó a Melgar y entrevistó a gente allá, Salamanca habla de 53 mujeres y niñas que actuaron en los videos pornográficos que se hicieron públicos aparentemente cuando ellas fueron a denunciar la falta de pago a la Policía y los aportaron como pruebas. Salamanca, que no habla de abuso sexual, identificó a algunos actores porno profesionales -incluidos famosos como el catalán Nacho Vidal y el americano TT Boy- y dice que “si eran realmente contratistas del Plan Colombia resulta poco claro”.

“Descubrí durante mi investigación que al menos dos de los hombres son actores porno, y -como mencioné antes- a pesar de que no es evidente si hay una relación entre estos actores o los otros protagonistas con las empresas contratistas, son identificados como ‘gente de fuera’, asociada con formas institucionales militares por su apariencia (pelo corto, cuerpos musculosos, tatuajes) en un país que tiene una guerra contra las drogas y el terrorismo y como gringos (hablan principalmente inglés) en un contexto donde lo global llega a lo local”, escribe Salamanca.

Por considerar que es importante para los usuarios contar con la versión directa de Vega, a quien La Silla contactó por correo electrónico un día antes de publicar la nota, publicamos a continuación toda su carta:

Pifia Historica o Pifia Periodistica (1) by lasillavacia

Jueves, Mayo 14, 2015 - 15:11
0
1972

Mientras el partido de La U en Bolívar está dividido frente a la aspiración de Yolanda Wong a la Gobernación, el sector local de Cambio Radical que faltaba en su campaña acaba de aterrizar allí: la casa Vélez, cuya figura principal es el alcalde de Cartagena Dionisio Vélez.

A nivel regional, esa colectividad aspira a acompañarla no sólo en alianza sino co avalándola junto a La U como su candidata propia. Así, aumentan las apuestas en el Caribe del partido del vicepresidente Germán Vargas Lleras, que por ahora lleva aspirantes propios a las gobernaciones del Magdalena y Guajira y a las alcaldías capitales de Barranquilla, Valledupar y Cartagena.

La Silla confirmó con dos fuentes de Cambio, una en Bogotá y otra en Cartagena, que la exsecretaria de Minas del actual gobernador Juan Carlos Gossaín se entrevistó ya con el director de ese partido Carlos Fernando Galán, para pedirle el aval que ya le aprobaron en La U.

Wong, quien bautizó su campaña como la “avalancha china” porque tiene ascendencia de ese país, ya tenía en sus filas a los congresistas de Cambio Daira Galvis, Hernando Padauí y Karen Cure (la representante del grupo de alias ‘La Gata’ en el Congreso). Y recientemente concretó a los Vélez en cabeza de Dusán Vélez, hermano del Alcalde.

Dusán Vélez se ahogó al Senado en las pasadas legislativas y desde entonces se ha convertido en uno de los brazos de Vargas Lleras en Bolívar. Tanto, que Vargas le ofreció el viceministerio de infraestructura en la cartera de Transporte (que el Vicepresidente maneja), pero como Dusán no cumplía los requisitos le nombraron a un recomendado suyo.

El elegido fue Iván Martínez Ibarra, quien venía de ser secretario de Infraestructura de la Alcaldía Vélez.

Por eso se interpreta que la llegada de Dusán al proyecto de la “china” es la alianza de la candidata con el corazón del vargasllerismo en Bolívar.

La casa Vélez por ahora tiene además otros dos candidatos definidos para octubre: el concejal de Cambio Pastor Jaramillo, a la Alcaldía de Cartagena, y la exreina de belleza Esther María Jalilie a la Alcaldía de Arjona, en donde Dusán sacó la mayor votación al Congreso.  

Pero si en Cambio Radical se va despejando el panorama, en La U parece nublarse. Allí, a mediados del mes pasado 16 de los 20 directivos locales votaron a favor del aval para Wong, que es apadrinada por la casa Rangel Villadiego de la senadora Sandra Villadiego y su esposo el parapolítico Miguel Ángel Rangel.

No la respaldan, sin embargo, los otrora pesos pesados de ese partido en Bolívar: la casa García Zuccardi (liderada por el exsenador condenado por corrupción Juan José García y su esposa la exsenadora Piedad Zuccardi, en juicio por parapolítica). Ellos están en conversaciones para apoyar al liberal Dumek Turbay, candidato del grupo del Gobernador Gossaín.

Los García, que el año pasaron lograron Senado con su hijo Andrés García Zuccardi, ya no son los más votados del departamento. Tanto en Bolívar como a nivel nacional, recibió más apoyos la Senadora Villadiego.

Dice una fuente conocedora que lo anterior está pesando para que el aval de La U hoy esté en manos de Yolanda Wong.

Y al parecer también el de Cambio Radical, que entró a la avalancha china de cuestionados, como lo contó La Silla.

Jueves, Mayo 14, 2015 - 12:55
8
5994

Desde hace varias semanas se ha venido discutiendo si la ex congresista Nancy Patricia Gutiérrez, presidenta del gremio de operadores de celulares Asomóvil, se lanza a la gobernación de Cundinamarca y, de hacerlo, con quién lo haría. La Silla confirmó que Gutiérrez va a anunciar la próxima semana que sí se lanza, que lo hará por firmas y que está cerca de obtener el apoyo conjunto del conservatismo y el Centro Democrático.

Hasta ahora, la decisión estaba empantanada por dos motivos. Uno, político. La ex congresista hizo carrera con Germán Vargas Lleras cuando éste era uribista, pero también era una de las ‘consentidas’ del entonces presidente Álvaro Uribe. Por eso, no era claro con cuál de sus dos viejos jefes se iba a ir: El Tiempo dijo en febrero que iba con Uribe y El Espectador, una semana después, que lo haría con Cambio Radical, el partido de Vargas.

El segundo obstáculo tenía que ver, precisamente, con Cambio. Gutiérrez perteneció a ese partido hasta cuando salió del Congreso en 2010, y por eso había una duda de si podía lanzarse por otro partido o por firmas.

Con esas dudas, hace tres mese Gutiérrez sacó un comunicado anunciando que seguía en Asomóvil. Pero parece que todo se desempantanó.

Gutiérrez (que es abogada) y algunos asesores definieron que no hay inhabilidad, lo que desentrabó el tema jurídico.

Y avanzaron también el político, pues Gutiérrez está casi lista para firmar una alianza con los conservadores (que tienen uno de los seis senadores del departamento, con Fernando Tamayo, y sacaron 100 mil de los 765 mil votos en las pasadas elecciones a la Cámara) y el Centro Democrático (que tiene como senador al ex candidato a la gobernación Everth Bustamante, y tuvo la lista más votada al Senado, con 133 mil de los 740 mil votos).

Esos apoyos, más su propia fuerza política, la ponen a jugar fuerte.

La aspirante ha hecho toda su carrera política en Cundinamarca, desde concejal y alcaldesa de Agua de Dios hasta senadora, elegida en 2006 con más de 30 mil votos en el departamento. También fue directora del Icbf, secretaria departamental de Medio Ambiente y secretaria general de la Gobernación de Leonor Serrano de Camargo.

Aunque no es claro cuánta fuerza política le queda hoy (en las elecciones de 2010 decidió no lanzarse, y luego estuvo fuera de la política electoral por la investigación penal que recientemente le cerró la Corte Suprema por el caso de las chuzadas del DAS), su decisión igual cambia el tablero político del departamento.

Por una parte, porque por el lado de la Unidad Nacional hay una ruptura. El ex alcalde de Funza Jorge Emilio Rey, de Cambio Radical, pinta como el candidato más fuerte: fue elegido representante a la Cámara hace un año con la mayor votación del departamento, 60 mil votos, y duró apenas tres meses como congresista, pues en octubre renunció para buscar la Gobernación. Además, tendría casi listo el apoyo de la U.

Pero el ex representante liberal José Joaquín Camelo también aspira con aval de su partido y el apoyo del ex senador Camilo Sánchez. 

Eso resulta clave porque los más recientes gobernadores han llegado por una coalición de partidos y grupos políticos: en 2007 fue elegido Andrés González con aval liberal y apoyos en La U, y en 2011 lo fue Álvaro Cruz (que venía de Cambio Radical) con los avales liberal, conservador, de La U y de Cambio.

A esa división se suma el que Cruz, cuyo grupo político impulsa a Rey, está en medio del escándalo por sus vínculos con ICM, una empresa enredada en el carrusel de la contratación de Bogotá, lo que le da más vuelo a Camelo y hace más difícil (aunque no imposible) una candidatura unificada de la Unidad Nacional.

En cambio, los acercamientos entre el uribismo y los conservadores están bastante avanzados. Los azules aún tienen tres precandidatos en el ex candidato vicepresidencial Camilo Gómez, el empresario Jose Miguel Santamaría (el hijo del ex gobernador Miguel Santamaría) y el periodista Jorge Leyva (el hijo del ex ministro Álvaro Leyva), pero Gutiérrez tiene buenas opciones de recibir el 'sí' de ambos.

Así que todo indica que en Cundinamarca se viene una pelea fuerte entre santismo y uribismo por la Gobernación del segundo departamento más poblado del país.

Miércoles, Mayo 13, 2015 - 19:32
1
4465

El Toconya (todos contra Yahir) que armó la Unidad Nacional en Sucre para atajar al cuestionado Yahir Acuña, que va por esa Gobernación en octubre, ya escogió carta para competirle. El problema es que el candidato sólo puede aspirar por el partido al que acaba de entrar Acuña y en el que dice tener seguro su aval: el viejo PIN, hoy llamado Opción Ciudadana. Así que el panorama promete que el pulso será antes de llegar a urnas.

Se trata del exrepresentante de Opción Eduardo Pérez Santos, quien se ahogó en las pasadas legislativas, precisamente, por una jugada en su contra de Yahir. Como lo contó La Silla, Acuña le desbarató la lista a la Cámara a Pérez Santos al convencer a su segundo renglón (un político llamado Pedro León Moreno) de que renunciara a pocos días de las elecciones.

El nombre de Pérez Santos (quien como representante hizo parte del grupo del parapolítico Álvaro ‘el Gordo’ García) se definió hace unas tres semanas, durante una reunión en la finca Sierra Morena del representante sucreño de La U Nicolás Guerrero. Al encuentro, al que algunos en los corrillos le llaman “la cumbre de Sierra Morena”, asistieron senadores como Teresita García (del viejo PIN), Antonio Guerra (de Cambio Radical) y Mario Fernández (liberal), según pudo confirmar La Silla con un congresista.

El fin de semana pasado, el copresidente de La U Roy Barreras, de visita en Sincelejo, reconoció públicamente que Pérez había sido adoptado por la Unidad Nacional santista (en la que oficialmente no está el PIN).

Pérez fue escogido porque tiene la fortaleza de venir de una campaña en la que recorrió todo el departamento y sacó casi 50 mil votos. Es decir, arrancaría su proyecto vigente y con recordación en los pueblos.

Barreras, que estaba en Sucre para entregarle el aval a Karina Cabrera (la esposa de Nicolás Guerrero) para que aspire a la Alcaldía de Sincelejo, dijo que esperaba que Eduardo Pérez pudiera resolver el problema de su aval.

Ese inconveniente tiene que ver con que el exrepresentante no renunció a tiempo a la directiva nacional del viejo PIN, lo que lo inhabilita para presentarse por otro partido en las regionales de octubre.

Así es que tendrá que disputar el respaldo oficial de su partido con Yahir Acuña (o su esposa Milene Jaraba, si éste no se lanza), quien como contó La Silla encontró escampadero en el PIN, luego de ser rechazado por todos los partidos de la coalición de Gobierno.

Acuña no sólo entró al PIN luego de un acuerdo con el dueño de la colectividad, el parapolítico Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil, sino que logró que una ficha suya fuera nombrado vicepresidente y encargado de entregar los avales en Sucre: Édison Bioscar Ruiz, otrora socio político del parapolítico Juan Carlos Martínez y hoy de la cuerda de Yahir Acuña. Ruiz ha asegurado varias veces que el aval será para su aliado Yahir.

Frente a esto, Pérez Santos tiene la ventaja de estar apoyado por cuatro de los cinco senadores del viejo PIN: Teresita García (la hermana del Gordo García), Antonio Correa, Julio Miguel Guerra (el hijo del gobernador sucreño Julio César Guerra Tulena) y Nerthink Mauricio Aguilar. Únicamente no lo respalda Doris Vega de Gil, la esposa del Tuerto Gil.

La pelea de los pesos pesados en Sucre, al parecer, no esperará las urnas y se dará antes en la definición de este aval.

“Este pulso servirá para que Opción Ciudadana ratifique su condición de partido de garaje, manejado como una finca, avalando a Yahir; o demuestre que puede ser un partido democrático en donde se respeta la fuerza de sus parlamentarios”, nos dijo un político del viejo PIN que está con Pérez Santos.

Páginas