Menú principal

Martes Junio 30, 2015

Martes, Junio 23, 2015 - 15:43
3
1776

El cuestionado magistrado Jorge Pretelt le envió una carta a sus colegas en la Corte Constitucional contándoles que se declarará impedido en una demanda clave de tierras de la que depende el emblemático caso de los campesinos víctimas de Las Pavas, por estar él mismo involucrado en un escándalo por presunta apropiación irregular de tierras baldías en otro lugar.

Como contó La Silla, hay dos acciones judiciales cruciales para las 106 familias de Las Pavas el despacho de Pretelt desde hace año y medio. Ambas llegaron hace tres semanas a la Sala Plena de la Corte, donde desataron un tierrero después de que el magistrado Jorge Iván Palacio invitara a Pretelt a declararse impedido por tener un proceso agrario en su contra desde 2008 por Las Gaviotas, un islote en San Bernardo del Viento que sigue siendo baldío de la Nación y donde él tiene una casa.

El argumento de Palacio era que uno de los dos casos habría beneficiado a Pretelt si era fallado como él les anticipó ese día que iría su ponencia. Pretelt se negó inicialmente a declararse impedido, por lo que su otro colega Alberto Rojas le abrió un incidente de recusación para definir si él podía quedar de ponente en los dos casos de Las Pavas o si éstos pasaban a manos de otro magistrado.

Pero, antes de que se resolviera esa recusación, Pretelt cambió de opinión y se declaró impedido en la demanda contra un artículo de la Ley 160 agraria que congela todas las decisiones anteriores que se toman en un proceso de extinción de dominio mientras sale un fallo definitivo de una corte o tribunal. (La tutela puntual por el caso de Las Pavas sigue, hasta donde supo La Silla, en su despacho).

Ese artículo de la Ley 160 fue el que permitió que se frenara la extinción de dominio que había decretado el Incoder sobre varios de los predios que los campesinos de Las Pavas encontraron abandonados en 1997, después de que su actual propietario José Ernesto Macías solicitara un proceso especial de revisión, su última instancia, ante el Consejo de Estado.

Y también es el artículo que permitiría que Pretelt mantenga el uso de su casa-isla mientras le sale a él una decisión final también en el Consejo de Estado.

De modo que, tras la presión de sus colegas, el caso pasará al despacho del siguiente magistrado en orden alfabético. Es decir, Rojas.

Martes, Junio 23, 2015 - 12:58
2
2457

En Bogotá, a medida que se acercan las elecciones y que los votos de centro se vuelven más atractivos, los tres punteros están buscando a la Alianza Verde y tratando de convencerla que se sume a sus campañas.

Por ahora los verdes siguen rodeando a su candidato, el concejal Carlos Vicente de Roux. Pero opinan que, en palabras de un líder del partido, “el que quiera ganar necesita un acuerdo con el verde”. O al menos eso se puede deducir de que, según la misma fuente, “Clara [López] y [Rafael] Pardo están muy afanados en que concretemos un acuerdo”.

En la campaña de la polista Clara López, que lidera la intención de voto pero está estancada entre el 25 y el 26 por ciento según las últimas tres encuestas de Cifras & Conceptos, saben que necesita un 10 por ciento más para tener opciones realistas de llegar al Palacio de Liévano. "En el partido hay conciencia que sin una alianza con los verdes está todo en entredicho", dice un dirigente polista.

Lo mismo sucede en las toldas del liberal Rafael Pardo, que tiene 14 por ciento y está buscando acuerdos con otros grupos en el centro como el que ya tiene casi listo con el Mira. Algo similar ocurre con Enrique Peñalosa, que tiene el 13 por ciento y ha tenido acercamientos con su antiguo partido aunque más de reconocimiento de terreno que de presión para sellar una alianza.

Mientras, los verdes siguen concentrados en la campaña de De Roux (que no logra subir del 1 por ciento en las encuestas) y saben que se cotizan más a medida que se acercan las elecciones. Y por ahora van para allá. "Todavía mantenemos la idea de que hay que jugarse con una candidatura verde, más adelante podemos hablar de coaliciones pero no tenemos ningún afán", dice un líder verde.

Aunque el voto en Bogotá es muy volátil y el de los verdes fue en buena parte de opinión, fueron la tercera lista más votada a la Cámara en Bogotá hace un año con 164 mil votos (o el 9 por ciento).

Lunes, Junio 22, 2015 - 18:29
6
2602

La semana pasada el ex ministro liberal Alfonso López Caballero le envió una carta al senador Horacio Serpa defendiendo que su prima Clara López “está más cercana a nuestro sentir como liberales” que el candidato de ese partido Rafael Pardo, y usando como principal argumento que éste fue uribista. Sin embargo, lo que López Caballero no menciona es que él también lo fue.

Buena parte de la carta de López, hijo del ex presidente Alfonso López Michelsen y nieto de Alfonso López Pumarejo, es una crítica a Pardo por no ser suficientemente liberal y haber “militado de manera ostensible en contra de nuestro Partido y de lo que representa”. Prueba de ello es, según el ex ministro, que Pardo se alió con el pastranismo contra Serpa en 1998 y, sobre todo, que “fundó un nuevo partido uribista, Cambio Radical, (...) y fue personalmente quien radicó el proyecto de ley para cambiar la Constitución y permitir la reelección del Dr. Álvaro Uribe”.

Aunque ambos hechos son ciertos, López Caballero también apoyó a Uribe. Adhirió a su candidatura en 2002cuando el ex presidente le ganó a Serpa, a quien respaldaban su papá y su hermano Juan Manuel. Luego fue su embajador en Londres durante su primer cuatrenio.

En 2010 ya no era uribista y fue precandidato presidencial liberal, perdiendo la consulta precisamente con Pardo, a quien luego apoyó frente a Juan Manuel Santos. López también trabajó con Pastrana, como integrante de su comisión de negociadores en El Caguán.

Es decir, López Caballero sería tan uribista y pastranista como Pardo si se aplicaran sus propios criterios.

Lunes, Junio 22, 2015 - 14:26
0
1217

En época de avales irse de un extremo a otro pareciera ser parte de la dinámica política. Así lo demuestra el ganadero Pedro Castro Araújo, quien después de haber militado en el Centro Democrático y ser cónsul en Italia durante el segundo gobierno de Álvaro Uribe Vélez, es hoy uno de los tres inscritos por el aval del Polo Democrático Alternativo a la Alcaldía de Valledupar.

Castro Araújo formalizó su solicitud el viernes pasado, tras un mes de conversaciones con esa colectividad, le dijo a La Silla el presidente del Polo en el Cesar Juan Carlos Prieto. Entra así a disputarles el aval polista al exconcejal de La U Pedro Acuña y a la bacterióloga Lina María De Armas.

Sin embargo, de no darse las cosas con el partido de izquierda, Castro Araújo se inscribiría por el movimiento Energía Vallenata con el que recoge firmas desde febrero. Con ese colectivo inclusive ofrece servicio a domicilio: mediante una cuña radial, el grupo significativo da un número telefónico al que los interesados pueden llamar, decir su dirección y esperar en sus casas a que simpatizantes de Castro Araújo busquen las firmas.

Una de las primeras puertas que el ganadero tocó en su aspiración a la Alcaldía de Valledupar fue la del expresidente Álvaro Uribe Veléz. El exmandatario es amigo personal del padre del aspirante: el exgobernador del Cesar y exsenador José Guillermo ‘Pepe’ Castro, quien como patriarca liberal del Cesar es uno de los políticos más tradicionales de ese departamento y sobreviviente de dos atentados de la guerrilla del ELN.

Una fuente de las entrañas del Centro Democrático le contó a La Silla que en una reunión celebrada en enero pasado en la finca El Ubérrimo, propiedad del expresidente, Castro Araújo le propuso al hoy senador delante de unas 200 personas que lo apoyara en su aspiración a la Alcaldía. Le pidió que lo dejara postularse por firmas y no con el aval del Centro Democrático porque así tendría más opciones. Uribe le dijo, nos contó la fuente, que comenzara a recoger firmas, pero sin su respaldo porque su partido no necesitaba “miembros vergonzantes”.

No es el único caso de cambio extremo en la capital del Cesar. La exjefe de la Oficina de Gestión Social de Valledupar Darling Guevara, aspirante a la Alcaldía hasta el fin de semana pasado, también tocó las puertas del Polo, después de haber sido la primera carta del alcalde Fredys Socarrás para que el vargasllerismo proclamara como candidata de Cambio Radical.

Ante el aterrizaje en el Polo de estos dos nombres opuestos a la ideología de izquierda, el director de esa colectividad en el Cesar le explicó a La Silla que su partido encuentra afinidades con ellos porque comparten “preocupaciones de la realidad vallenata” como la privatización de los servicios de aseo y alumbrado público.

El Polo definirá esta semana el aval, pero no descarta más adelante ir en coalición por la Alcaldía de Valledupar con la Alianza Verde.

Lunes, Junio 22, 2015 - 12:59
0
1750

El fin de semana quedó patente la pelea por el trapo rojo en la campaña a la alcaldía de Medellín: el viernes el candidato oficial de ese partido, el ex senador Eugenio Prieto, hizo una reunión con varios congresistas y cabezas del partido y con el ex presidente César Gaviria; y el sábado Gabriel Jaime Rico, candidato por firmas y avalado por La U y Cambio Radical, hizo otro con líderes barriales y miembros de grupos liberales de base.

Las fotos reflejan una realidad que viene de atrás pues desde un principio la bancada de congresistas liberales de Antioquia está rota.

Prieto, quien renunció a su curul en el Senado en diciembre para lanzarse, tiene el apoyo de la senadora Sofía Gaviria y del representante Iván Agudelo; Rico tiene de su lado al senador Luis Fernando Duque y los representantes Julián Bedoya, John Jairo Roldán y Óscar Hurtado.

E incluso hay grupos políticos que parecen tener un pie en cada lado, como el del representante Bedoya: su aliado el diputado y candidato al concejo de Medellín Adolfo León Palacio acaba de decir que apoya a Prieto.

Esa situación de ruptura roja se parece a la de Bogotá, donde un grupo samperista está con la polista Clara López; o en el Valle, donde hay división entre los que respaldan a la alcaldía de Cali al ex representante rojo Roberto 'Chontico' Ortiz y los tres congresistas que impulsan al ex concejal Carlos Clavijo; o en Atlántico, donde una parte del partido impulsa al ex gobernador Eduardo Verano mientras que otra (encabezado por sus dos congresistas) aceptan la candiatura del charista Jaime Pumarejo.

Páginas