Menú principal

Viernes Octubre 24, 2014

Miércoles, Julio 3, 2013 - 20:32
6
6042

Con la apertura de la ventanilla minera esta semana, a muchas personas del sector ambiental les preocupaba -como contó La Silla- que muchas áreas naturales que están en proceso de ser protegidas pudieran ser tituladas a empresas mineras. Una resolución expedida la semana pasada por el Ministerio de Ambiente, acordada con el de Minas, las blindó defintivamente mientras avanza ese proceso.

Hace tres semanas, casi todos los altos funcionarios de MinMinas y MinAmbiente se reunieron y acordaron que un número de zonas que están en proceso de declaratoria serían excluidas del área que puede ser solicitada para titulación.

Estas zonas, que quedan protegidas con el estátus temporal de “reservas de recursos naturales”, incluyen varias áreas que están a punto de ser declaradas como la Estrella Fluvial del Inírida, en Guainía, y la ampliación del Parque Nacional Chiribiquete, que pasará a ser el segundo más grande de todo el Amazonas. También parques nacionales nuevos y más pequeños que están en proceso de creación -y que buscan proteger ecosistemas que no están representados en el sistema de Parques- como Bahía Portete en La Guajira o la Playona de Acandí en Chocó.

Asimismo quedaron excluidos las praderas de pastos marinos, un ecosistema costero cuya delimitación ha venido haciendo el Invemar, y el bosque seco tropical como el del Tayrona. Dos fuentes le confirmaron a La Silla que un borrador del decreto contemplaba incluir las 900 mil hectáreas de páramo delimitadas a una escala 1 a 100 mil, que no aparecen entre las 1,9 millones de hectáreas del atlas oficial realizado a 1 a 250 mil, pero que al final no fueron incluidas.

Este 'blindaje' se suma al proceso de depuración de solicitudes represadas que viene haciendo la Agencia Nacional de Minería, negando todas las que se habían solicitado en páramos, parques nacionales y humedales con categoría Ramsar. Eso sí, las que se habían otorgado antes aún no han podido ser canceladas (aunque tampoco podrán ser explotadas).

En la reunión estuvieron el ministro de Ambiente Juan Gabriel Uribe y su vice Adriana Soto, la directora de Parques Julia Miranda, el ministro de Minas Federico Renjifo y su vice Natalia Gutiérrez y María Constanza García, directora de la ANM y jefa de la institución que tiene bajo su cargo la evaluación de las solicitudes de títulos nuevos.

Miércoles, Julio 3, 2013 - 11:46
6
5836

Los partidos pequeños llevan meses rompiéndose la cabeza en busca de una salida que les permita sobrevivir en las elecciones de 2014 con el umbral que quedó establecido en la última Reforma Política. Pero justo cuando comenzaban a perder la fe apareció Cristo. Juan Fernando Cristo, el senador liberal, que a partir del 20 de julio será el nuevo presidente del Senado.

Como presidente del Congreso, Cristo tendría un buen margen de maniobra para convencer a la Unidad Nacional y se ha comprometido a hacerlo con algunos líderes de grupos minoritarios. Básicamente se ha comprometido a pasar un proyecto de ley -en el que han venido trabajando congresistas como Ángela Robledo y Luis Carlos Avellaneda- que permita a los partidos pequeños hacer coaliciones para llevar listas conjuntas al Congreso en el 2014, como las que actualmente se permiten para alcaldías y gobernaciones.

Esto le permitiría a partidos como el Verde aliarse con Progresistas o la ASI y llevar una lista conjunta. O a Cambio Radical con el Partido Liberal. O al Polo con Progresistas.

Pero lo primero que tendría que hacer Cristo es convencer al Gobierno que apoye la iniciativa y le meta un mensaje de urgencia para que alcance a salir antes de las elecciones. Para el Gobierno no será fácil decir que sí porque corre el riesgo de que en el Congreso le metan un gol y se permita este tipo de coaliciones para partidos más grandes como el Conservador. Si ellos se alían con el Centro Democrático y llevan una lista conjunta, el ex presidente Uribe podría conseguir fácilmente 30 congresistas.

Sin embargo, los partidos minoritarios confían en Cristo.

Martes, Julio 2, 2013 - 19:11
2
4740

La polémica ley sobre patrimonio sumergido que aprobó hace dos semanas el Congreso dejó, contra todos los pronósticos, poco contentos a muchos de los cazatesoros a los que se veía como sus principales beneficiarios.

Sea Search Armada, la empresa estadounidense que tiene un viejo litigio con el Estado colombiano por el caso del galeón San José, le envió una dura carta al presidente Juan Manuel Santos alegando que la ley no puede aplicársele. En la carta, el abogado de Sea Search alega que la ley convierte en delito el rescate unilateral de tesoros, una acción que la empresa ha contemplado a raíz del impase en su disputa legal con el Estado colombiano.

No son los únicos cazatesoros que no quedaron contentos con la nueva ley. Tampoco le gustó ni cinco a ProMes, una organización que reúne a los exploradores marinos profesionales del mundo, que inicialmente apoyó la iniciativa y cruzó mensajes en varias ocasiones con MinCultura. Pero que al final se declaró opuesta a la norma por considerar que va en contra de los intereses de quienes encuentran tesoros sumergidos.

Primero, porque estipula que quien hace un hallazgo submarino debe reportarlo a la autoridades sin recibir nada a cambio, algo que -según ProMes- va en contravía de la regla en otros países de reconocerle entre el 50 y el 80 por ciento de lo rescatado al descubridor. Y segundo, porque la ley obliga a las compañías a manifestar su interés en un rescate con la presentación de una investigación histórica, para después de esa inversión esperar ser escogidas por el Gobierno e incluso enfrentar una licitación.

Es decir, la ley de patrimonio sumergido parece haber pisado más callos de los que se preveía originalmente.

Martes, Julio 2, 2013 - 13:06
6
6358

Todo indica que el partido de La U se va a quedar con la gerencia del Metro de Medellín. Desde hace más de un año se viene hablando de la salida de Ramiro Márquez de ese cargo, que ocupa desde hace más de diez años, y todos los rumores apuntan a que su reemplazo vendría de la entraña de la U, y especialmente de las huestes santistas. La duda es si Márquez sí se va esta vez.

Hace exactamente un año, La Silla contó que Márquez se quería ir y que el senador de La U Germán Hoyos, cercano a Santos, estaba impulsando a Federico Gutiérrez para el cargo, mientras que Sergio Fajardo y Aníbal Gaviria presentaron tres nombres (Ricardo Smith, Federico Restrepo y David Escobar) como sus candidatos a la gerencia. Luego empezó a sonar el nombre del ex alcalde Ómar Flórez Vélez. Finalmente no se tomó ninguna decisión y Márquez siguió en el cargo.

En las últimas semanas se han reavivado los rumores. No solo porque Márquez ya menifestó el año pasado su intención de irse, sino porque hay una difícil disputa laboral en el Metro. El jueves pasado fracasó el intento de acuerdo entre el sindicato, que quiere crear una convención colectiva de trabajo, y las directivas del Metro. Mañana los trabajadores van a definir si inician una operación tortuga como medida para presionar un acuerdo.

Esa situación vuelve a poner sobre el tapete el reemplazo de Márquez, y el que más suena es Juan Camilo Restrepo, el ex viceministro de interior y antiguo secretario general de La U. Su candidatura tiene el apoyo de Juan Manuel Santos, de quien fue enlace con el Congreso en el Ministerio de Defensa. Desde entonces Santos lo impulsó en La U y luego para ir al Viceministerio. Además, Restrepo empezó su carrera en el sector público de la mano de Sergio Fajardo, de quien fue asesor en la alcaldía de Medellín.

El otro que suena, aunque menos, es el director de Comfenalco Carlos Mario Estrada, quien fue candidato a la gobernación por el partido de La U en 2011, en una tercería entre Sergio Fajardo y Álvaro Vásquez, el candidato conservador de Luis Alfredo Ramos.

La decisión la tiene la junta directiva del metro, en la que hay cinco delegados de Juan Manuel Santos, dos de Sergio Fajardo y dos de Aníbal Gaviria. Faltando menos de un año para las elecciones legislativas y presidenciales, la gerencia de una empresa muy querida por los medellinenses y con unos dos mil puestos para llenar (entre contratistas y cargos de libre nombramiento y remoción) podría apalancar alguna campaña. Y lo que tienen en común los nombres de Restrepo y Estrada es que son cercanos al senador Germán Hoyos y al representante a la cámara de La U Augusto Posada, los alfiles más santistas de La U en Antioquia.

Viernes, Junio 28, 2013 - 18:26
0
7275

Después de tres semanas de incertidumbre, ya está lista la próxima cúpula de nueva junta de la central sindical más grande del país. Ayer se terminaron de contar los votos de los más de 500 mil trabajadores afiliados a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y ahora comenzarán las negociaciones entre bloques para elegir al sucesor de Domingo Tovar al frente de la central. El Polo le ganó por poco el pulso a Progresistas, pero todo parece indicar que cualquier alianza es posible a la hora de escoger al nuevo presidente.

Entre los 21 miembros del comité ejecutivo de la CUT -que reúne a 700 sindicatos- hay varias caras nuevas, pero el mayor cambio parece ser que el equilibrio de poderes que había antes entre los dos sectores del sindicalismo parece haberse acabado. El sector conocido como 'clasista' y afín al Polo le saca una ligera ventaja al sector 'democrático' cercano a Progresistas, pero los bloques de Marcha Patriótica y de los independientes son necesarios para que cualquiera saque la minoría mínima de 11 votos.

Por los lados del sector ‘democrático’ pasaron de tener ocho a siete miembros. La Unidad Democrática -cercana al senador Luis Carlos Avellaneda- conservó a Jorge Anaya y a Witney Chávez, mientras que el Psoc del senador Jorge Guevara perdió uno de los tres escaños que tenía -quedaron Fabio Arias y Rosalba Gómez-. Asimismo, los liberales mantuvieron a Francisco Maltés, las mujeres a Ligia Inés Alzate y entró la independiente María Doris González.

El sector llamado ‘clasista’ -por defender la lucha de clases- se mantuvo con ocho integrantes. El Moir del senador Jorge Enrique Robledo conservó tres escaños con José Diógenes Orjuela, Winston Petro y Elías Fonseca, mientras que Poder y Unidad Popular consiguió reelegir a Domingo Tovar y a Álvaro José Vega. Además, el Colectivo Guillermo Marín conservó a Tarsicio Rivera, el dussanismo regresó a la CUT con Senén Niño de los maestros y también entró el independiente Gilberto Luis Martínez.

Una de las grandes incógnitas era Marcha Patriótica, que para sorpresa de muchos había lanzado siete listas pese a tener solo cuatro escaños en el anterior comité ejecutivo. Y esa división les pasó factura, logrando elegir sólo a Huber de Jesús Ballesteros, Alberto Vanegas y Rafael Ovalle. Este sector antes se juntaba con los clasistas, pero hoy en día se comportan como una fuerza autónoma que negociará con uno de los dos bloques grandes.

Lo mismo sucede con el llamado sector independiente, que ha terminado decidiendo las últimas dos presidencias, de Domingo Tovar y de Mora. Este bloque, que incluye a dos de Sintrainagro -el sindicato de bananeros del Urabá- y uno del magisterio de Santander asociado al PIN, volvió a reelegirse.

El gran damnificado fue Tarsicio Mora, el ex presidente de la CUT que dio el salto a Fecode y cuya esposa Bertha Rey salió quemada.

En este momento los cuatro sectores están ya en negociaciones y se puede dar cualquier resultado. Todo parece indicar que hay tres candidatos fuertes a ser el próximo presidente de la CUT, cuyos grandes retos incluyen negociar el salario mínimo, hacer presión durante la reforma a las pensiones y aumentar la presencia sindical en sectores como el comercio y la industria. Y de manera más amplia decidir si van en oposición total frente al Gobierno.

Esos tres candidatos fuertes son Luis Alejandro Pedraza, un independiente de Sintrainagro y cercano al Moir, que estuvo muy cerca de ser el presidente hace un año cuando se decidió la salida de Mora forzada; Fabio Arias, del sector democrático y antiguo fiscal de la central sindical; y Senén Niño, del ala dussanista y nuevo en la CUT. El antiguo presidente, Domingo Tovar, sería el nuevo fiscal.

Páginas