Domingo Abril 20, 2014

Menú principal

Querido diario

Viernes, Abril 11, 2014 - 15:17
11
4403

En la última semana dos candidatos presidenciales retocaron su imagen. En la campaña del presidente-candidato renunciaron al Juan Manuel a secas y ahora le colaron un Santos. Y Oscar Iván Zuluaga abandonó su nombre definitivamente y le puso todo el énfasis al apellido y a la Z.

En marzo, cuando el Presidente Juan Manuel Santos lanzó su campaña, sorprendió con una imagen que descartaba su apellido y le daba prelación a su nombre, Juan Manuel, en distintos colores y con palomas de la paz. La página oficial de la campaña lanza era www.juanmanuel.com. En las camisetas, el Twitter, y las vallas el mensaje era Juan Manuel Presidente.

Esta semana la cosa cambió. Ahora en la publicidad apareció el apellido Santos antes del Presidente, y la página web tiene una nueva dirección: www.juanmanuelsantos.com. Parece que la idea inicial de llamar al presidente por su primer nombre y no como todo el mundo le dice, no caló.

Por el lado de la campaña uribista también cambió la cosa. Del Óscar Iván Zuluaga Presidente usando letra azul y roja, con una Z abstracta multicolor al fondo, se pasa un Zuluaga Presidente con una Z resaltada y clara, pintada con los colores de la bandera y pincelazos verdes.

  

El estratega político Germán Medina, asesor de Zuluaga, le explicó a La Silla que el cambió hace parte de “una evolución normal en una campaña como la de Óscar Iván que lleva más de un año y medio”. Medina le contó a La Silla que la idea de la Z salió de unos focus group que hizo la campaña en los últimos días.

El giro también incluye una modificación del slogan. De “Del lado de los colombianos” se mueven a “Por una Colombia distinta”.

Aunque en las vallas de Óscar Iván todavía está la imagen vieja, de aquí a mayo la imagen nueva se tomará la campaña del candidato uribista.

Viernes, Abril 11, 2014 - 12:34
15
23392

Anoche Ernesto Macías, senador electo del Centro Democrático, denunció que la cuenta de Twitter del presidente-candidato Juan Manuel Santos está creciendo de manera desaforada.

La Silla estableció, usando la herramienta Twitter Counter, que en la última semana Santos ganó unos 110 mil nuevos seguidores, incluido un salto de unos 25 mil usuarios ayer. Eso lo dejó a solo 120 mil seguidores de Álvaro Uribe, que tiene 2,8 millones de seguidores y que en ese mismo período ganó 2 mil.

Parte del subidón tuitero de Santos se debe a que está en campaña y otra parte a que una legión de usuarios fantasma comenzaron a seguirlo. Buena parte de esos usuarios fueron creados hace dos semanas, no tienen ninguna foto de perfil y tienen menos de una decena de personas siguiéndolos a ellos. Como contó La Silla, hace dos semanas el hashtag de campaña de Santos -#JuanManuelPresidente- recibió el impulso de un ejército de usuarios fantasma.

Una buena porción de los seguidores de Santos son falsos, según varias herramientas que miden la posible falsedad de los usuarios (y que no son necesariamente del todo fiables). Según Fake Followers de Social Bakers, el 80 por ciento de los seguidores de Santos podría ser falso y otro 3 por ciento son usuarios inactivos.

Uribe tampoco sale bien parado, aunque no le van tan mal como a Santos. Entre sus nuevos usuarios recientes hay muchos que no parecen reales ni han trinado, aunque tienen en general nombres en español y fotos de perfil. Sin embargo, menos de la mitad de sus usuarios son falsos o inactivos - y mucho menos que los de Santos.

En las otras campañas el efecto no es muy visible. Aunque de tanto en tanto hay algún usuario anónimo y sin información, Marta Lucía Ramírez, Oscar Iván Zuluaga, Enrique Peñalosa y Clara López no tienen legiones de usuarios fantasma. Así se ven sus usuarios según Fake Followers:

No es en todo caso un fenómeno colombiano. En Estados Unidos han hecho veeduría de todo desde campañas políticas hasta el mundo del espectáculo, agarrando a figuras como Barack Obama, Hillary Clinton y Shakira con millones de amigos imaginarios en Twitter y Facebook.

Este fue el salto de Santos en usuarios:

Así se ven el pantallazo de los usuarios nuevos de Santos hoy:

Jueves, Abril 10, 2014 - 15:53
5
2393

Aunque faltan más de tres meses para que se posesione el Congreso y estamos en la recta final de las presidenciales, se está empezando a dar un pulso grande por quienes va a quedar en qué comisiones en el Legislativo. Pero esa negociación se va a demorar porque la conformación de la coalición mayoritaria en el Legislativo depende de los resultados en las presidenciales, una demora que le sirve a Juan Manuel Santos.

Lo que está en juego no es poco. Se va a definir a qué partidos le va a tocar las presidencias y vicepresidencias del Senado, la Cámara y las comisiones en los próximos cuatro años. También está por definirse qué congresista va a qué comisión. Como cada una se ocupa de asuntos específicos, los congresistas pueden tener preferencia de ir a alguna en la que sean más fuertes o que sean más importantes en sus regiones, el pulso no es menor. Por ejemplo, un senador con conocimientos o intereses en la salud querría estar en la comisión séptima, lo que sería un castigo para otro que quiera meterse en proyectos de hidrocarburos.

Aunque la conformación de las comisiones se define por votación en las plenarias de Senado y Cámara, lo usual es que se armen acuerdos para que los partidos queden representados equitativamente. Eso quiere decir que la coalición mayoritaria tiene la posibilidad de definir cómo quedan las comisiones y las directivas, y como las coalicciones se arman alrededor del Gobierno, éste es un actor clave en la negociación.

Por ahora Santos tiene asegurada una mayoría en las dos cámaras, porque lo apoyan tres bancadas (liberal, Cambio Radical y La U), y por eso tiene una voz fuerte a la hora de definir el reparto. Eso le da una carta de negociación frente a los congresistas mientras se cocina la negociación. Y esa carta, para una primera vuelta que no pinta fácil, podría ser una gran ayuda. Por eso, para el Gobierno sería mejor que el acuerdo se cocinara después de las elecciones.

Por ahora el Ministerio de Interior ya empezó el trabajo. Para definir cuántos integrantes le corresponden a cada partido en cada comisión, dónde dividió la cantidad de integrantes de cada comisión por los congresistas de cada partido,lo que asegura una repartición equitativa. Eso lo hizo con los datos del preconteo de la Registraduría y puede cambiar, pero muestra cómo se va a hacer la distribución.

Por ejemplo, La U se quedó con 21 de las 102 curules del Senado. Como en la Comisión Primera hay 19 senadores, a La U le corresponde casi el 21 por ciento de esa comisión, que corresponde a 4,063 integrantes. Ese cálculo se repite con cada partido y cada comisión.

Pero como la división no arroja números enteros, lo que se está negociando son los puchos. Por ejemplo en la comisión primera del Senado el Partido Conservador y el Centro Democrático tendrían derecho a 3,539 cupos cada uno, y Cambio Radical a 1,676. El cuadro del Ministerio les da respectivamente tres, tres y una curul, y los demás quedan pendientes. Y la Alianza Verde y Opción Ciudadana no alcanzan a quedar con un cupo entero en ninguna comisión, y por eso no es claro en cuáles van a tener presencia.

En total, quedan 23 cupos pendientes en el Senado y 36 en la Cámara, que son los que las bancadas van a negociar (además de las negociaciones internas de cada bancada para saber quién va a qué comisión).

Si las coalición de gobierno ya estuviera fija y Santos no necesitara tener esa carta para negociar con algunos congresistas, se podría negociar ya. Pero dado que no es claro si algunos partidos van a terminar en la Unidad Nacional o no, los pulsos internos siguen abiertos y la negociación no ha arrancado.

Como contamos en La Silla, en Opción Ciudadana la definición de quién va a negociar esas posiciones con los otros partidos es uno de los motivos del pulso interno entre quienes quieren irse con Santos y los que preferirían irse con Uribe.

Y ayer la bancada conservadora definió que sus compromisarios en el Senado son Eduardo Enríquez Maya, Juan Manuel Corzo y Nora García, y los santistas dijeron que era mejor aplazar la negociación hasta después de las presidenciales. Como la primera vuelta puede resolver el pulso entre santistas y partidarios de Martha Lucía Ramírez, según la votación que obtengan esos dos candidatos, en el conservatismo hay una tendencia para aplazarlo.

La negociación es especialmente importante para los representantes azules, porque el partido perdió diez curules en la Cámara (bajó de 37 a 27) y si se queda por fuera de la coalición mayoritaria puede perder aún más poder en la Cámara.

Jueves, Abril 10, 2014 - 11:48
7
2162

Ayer varios medios, que citó La Silla, dijeron que la Procuradora Delegada para la Función Preventiva, María Eugenia Carreño, había dicho que la “mermelada” del gobierno Santos es legal. Pero Carreño (quien es una de las funcionarias más cercanas al procurador Alejandro Ordóñez y de las más poderosas de la Procuraduría) le aseguró a La Silla que ella nunca se refirió a la mermelada de Santos sino a que los cupos indicativos no son ilegales en sí mismos. De paso, Carreño le dijo a La Silla que la Procuraduría va a crear una comisión para investigar los casos denunciados.

Carreño dijo que los cupos indicativos son legales si los recursos se distribuyen de forma equitativa o razonada entre los congresistas y las regiones, si se usan para fines que estén en el Plan de Desarrollo de los municipios, y si no se usan para que los congresistas hagan proselitismo. Mejor dicho, retomó los argumentos con los que la Corte Constitucional le dio a la razón al gobierno Pastrana frente a una demanda de Álvaro Uribe en 2001, pero con los que también le puso condiciones a esos cupos.

Con esos tres criterios, más el anuncio de la comisión, la Procuraduría se mete en la mermelada pero para revisarla.

Miércoles, Abril 9, 2014 - 14:28
7
1367

Hoy 9 de abril, la tercera vez que se conmemora el día nacional de las 6,2 millones de víctimas que ha dejado el conflicto armado, el Congreso está homenajeando a seis personas que han centrado una parte importante de su trabajo en torno a las víctimas.

Los condecorados son Rodrigo Uprimny, que es quien más ha desarrollado la teoría jurídica alrededor de la justicia transicional en el país y quien desde DeJusticia ha hecho seguimiento jurídico a procesos claves relacionados con el desplazamiento, la Ley de Víctimas y la restitución de tierras.

Álvaro Jiménez, el fundador y director de la Campaña Colombiana contra Minas, que lleva dos décadas visibilizando a las víctimas de minas antipersonal y haciéndole seguimiento a los compromisos colombianos de la Convención de Ottawa que las prohibió.

Jesus Abad Colorado, el reportero gráfico que se dedicó a documentar fotográficamente el drama de las víctimas del conflicto en Colombia y que en años recientes ha sido el principal investigador visual del Centro de Memoria Histórica.

María Teresa Ronderos, la periodista que ha dedicado los últimos seis años a reconstruir en Verdad Abierta -el medio digital que fundó y dirige- el contexto del conflicto y el despojo en el país.

Juan Manuel Echavarría, el artista antioqueño que ha dedicado muchas de sus obras -como 'Bocas de ceniza' y 'Réquiem NN'- a recuperar las narrativas de las víctimas. Y finalmente Jineth Bedoya, la periodista de El Tiempo cuyo trabajo ha girado en torno a las víctimas de la violencia sexual.

La iniciativa la lideraron la columnista Laura Gil, el senador Juan Fernando Cristo y el representante Guillermo Rivera, los dos ponentes de la Ley de Víctimas.

Nota: la foto de portada fue tomada de El Tiempo.

Páginas