Menú principal

Martes Octubre 21, 2014

Mucho se ha hablado de la pelea por la curul de José Juan Rodríguez en el Concejo de Bogotá, quien ya lleva tres meses y medio con detención preventiva en la cárcel dentro del proceso del cartel de la contratación en Bogotá sin que se defina la entrada de la aspirante que le sigue en la lista del Partido Verde.

Lo que no se ha dicho es que está por venirse la definición de otros reemplazos a concejales, también involucrados con el mismo escándalo: Orlando Parada y Andrés Camacho Casado, ambos del Partido de La U, a quienes la Fiscalía llamó a imputación de cargos y muy seguramente también pedirá para ellos medida de aseguramiento.

Para que su curul no quedara vacante, y por lo tanto no se tuviera que llamar al segundo renglón en caso de que lo cobije la medida de aseguramiento, Parada pidió hace poco una licencia de seis meses al Concejo a partir de octubre. Pero el Concejo no se la ha autorizado y, de no hacerlo y caer Parada preso, se tendría que llamar a quien le sigue en la lista de La U al Concejo.

Por su parte Camacho Casado no ha pedido licencia aún y se rumora en medios que incluso podría renunciar al Concejo para dedicarse a su defensa. Él le dijo a La Silla que no ha tomado ninguna decisión. En cualquier caso, también se podría terminar llamando al aspirante que le sigue.

Como los dos son del mismo partido, es decir, aspiraron por la misma lista, los nombres que les siguen son los mismos. Todos han sido mencionados o son cercanos a algún escándalo.

La primera aspirante que les sigue es la exconcejal Liliana de Diago, quien heredó en el Concejo el puesto de su esposo, el exconcejal Leo César Diago, quien fue acusado en su momento de haber plagiado un proyecto de acuerdo de una página de internet y hoy es cercano al Centro Democrático del expresidente Uribe. Según la revista Semana, el condenado excontratista Julio Gómez la habría mencionado a ella dentro del escándalo del cartel de la contratación.

Luego sigue en la lista el también exconcejal Orlando Castañeda, que pertenece al grupo político del pastor cristiano César Castellanos y su esposa la ex congresista Claudia Rodríguez de Castellanos, al que también pertenecen la senadora Claudia Wilches y la concejal Clara Lucía Sandoval. Castañeda se vio involucrado en un escándalo menor cuando era concejal y -junto con los concejales Carlos Fernando Galán y Henry Castro- presentó un proyecto de acuerdo en el que se encontraron apartes textuales sin cita de un libro del ex ministro Juan Camilo Restrepo.

Castañeda estaría pensando en lanzarse a la Cámara y por eso no aceptaría la curul. Lo que no se sabe es si lo haría por La U o por el Centro Democrático, pues su grupo es más cercano a Uribe.

Luego de Castañeda sigue Lucy Toro, hermana de Dilian Francisca Toro, la excongresista que enfrenta un proceso por lavado de activos y quedó en libertad recientemente pues se decretó la nulidad parcial del mismo. Lucy Toro, al igual que Castañeda, tampoco aceptaría la curul pues estaría preparando su aspiración al Congreso para heredar los votos de su hermana.

Y si ninguno de los anteriores entra al Concejo de Bogotá, llegaría Sandra Jaramillo, la exalcaldesa de Teusaquillo y exasesora en el Fondo de Vigilancia y Seguridad que fue denunciada por una edil de Teusaquillo por, supuestamente, haber contratado desde la Alcaldía de esa localidad sistemáticamente con una ONG de bolsillo de Andrés Camacho Casado.  Jaramillo tuvo en las pasadas elecciones el apoyo de los hermanos Torrado (el senador Efraín Torrado y el ex concejal Edgar Torrado), mencionados por Petro en relación con el Cartel de la Contración.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-09-11 06:49
Sin ir tan lejos como Zeitgeist, sí me interesa leer un artículo de Laura Ardila Arrieta acerca de esta situación.
Jue, 2013-09-12 12:52
Te invito a leer entonces. Las notas que le enlazo abajo a zeigeist, por ejemplo
Mar, 2013-09-10 19:43
Cuanto lo siento por Laura Ardilla, debe estar muy triste, pues despues de todo el esfuerzo que ha hecho atacando al alcalde Petro y defendiendo esta gentuza del concejo desde LSV, finalmente le tocara aceptar que la justicia, asi sea lentamente, le esta dando la razon a Petro, y que el alcalde si ha obrado y obra con honestidad, con razon y con muhco esfuerzo esta librando una batalla contra el hampa de cuello blanco que desbarato a Bogota, cuanto lo siento por ella y su amigo el Troll, el tal gato-nosequemiercoles.
Jue, 2013-09-12 12:51
Te parece que estás notas que te enlazo son "defender al Concejo"? A veces es bueno bajarle al fanatismo ciego para leer: 'JJ Rodríguez: preso por el cartel, pero con su poder intacto en el Concejo', 'Los reemplazos para Parada y Camacho Casado: tan dudosos como los originales', 'La larga espera por dos curules' http://www.lasillavacia.com/historia/jj-rodriguez-preso-por-el-cartel-pero-con-su-poder-intacto-en-el-concejo-45383 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/los-reemplazos-para-parada-y-camacho-casado-tan-dudosos-como-los-originales-45603 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/la-larga-espera-por-dos-curules-45500
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Martes, Octubre 21, 2014 - 12:50
0
171

Si el ex ministro Alfonso Gómez Méndez quería poner a una ex congresista quemada al frente de la política de drogas, su sucesor Yesid Reyes se la va a jugar por un técnico que conoce bien el tema de cultivos ilícitos y cuyo padre es central en la relación de los militares con el proceso de paz.

Javier Flórez Henao -el actual director de cultivos ilícitos de la Unidad de Consolidación Territorial- será el nuevo director de política de drogas del Ministerio de Justicia y, desde ese cargo, liderará el revolcón que busca hacerla más integral y eficaz.

Esa dirección es clave porque desde allí se coordina buena parte de la política de drogas del país, a la que el propio presidente Juan Manuel Santos ha pedido darle un vuelco (cosa que en la práctica no ha sucedido) para pasar de un enfoque represivo a uno más alineado con preocupaciones de salud pública. Además manejará, dado el peso que ha venido ganando el tema, un presupuesto muchísimo más grande que el que tenía esa dirección hace cuatro años.

Pero sobre todo -si se firma un acuerdo final con las Farc- Flórez será crucial en el aterrizaje del acuerdo sobre cultivos ilícitos y el de desarrollo del campo, que es clave para que los campesinos que los cultivan tengan mejores alternativas económicas y se decidan a dejarlos.

Desde Consolidación ha estado encargado de ejecutar la política de sustitución de cultivos en las zonas donde ya no hay conflicto (y del 80 por ciento del presupuesto de esa entidad). Además conoce los acuerdos en detalle pues manejó dos programas cruciales para su eventual ejecución: el de desarrollo alternativo y, en una buena parte, el de desarrollo rural en las zonas bajo influencia de la guerrilla.

Flórez, un politólogo de la Universidad del Rosario con una maestría en relaciones internacionales de la Nacional, trabajó con Álvaro Balcázar en el Plan de Consolidación Integral de La Macarena en el 2009, cuando éste dependía del Ministerio de Defensa. Pasó a Consolidación con Balcázar y se convirtió en el número dos de esa entidad cuando pasó a dirigirla Germán Chamorro, justo cuando la entidad se estaba politizando y cuando los militares iban aumentando su influencia en ella.

De hecho, Flórez es cercano a los militares y se convirtió en el número dos de Chamorro por recomendación del Ministro Juan Carlos Pinzón. Su padre es el general Javier Flórez Aristizábal, el militar activo de más alto grado que ha estado en la mesa de negociaciones de La Habana y quien ocupará un cargo clave para el posconflicto, al pasar de ser jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares a liderar la subcomisión técnica que está asesorando a los negociadores del Gobierno en temas de desmovilización, dejación de armas y reintegración.

Lunes, Octubre 20, 2014 - 16:04
0
2627

La semana pasada el gobierno finalmente publicó la hoja de vida de Francisco Reyes Villamizar como nuevo Superintendente de Sociedades. Ese nombramiento estaba listo hace varias semanas pero justo antes de que se produjera su anuncio se postergó misteriosamente. Según dos fuentes del gobierno, el nombramiento se iba enredando porque el Fiscal General, Eduardo Montealegre, impulsaba otro candidato para la Superintendencia.

Aunque el nombre de Reyes pintaba firme, en buena medida porque ya fue Superintendente y es un abogado experto en sociedades (se inventó las SAS), Montealegre -según nuestras fuentes- impulsó el nombre de David Sotomonte, un abogado externadista como él e hijo de un profesor de toda la vida de Montealegre, también del Externado. Tras la sugerencia de Montealegre, el Ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, intercedió a favor de Sotomonte.

Sotomonte empezó su carrera en la SuperSociedades pero desde hace más de una década trabaja en la oficina de abogados que fundó su papá, con un interludio cuando fue magistrado auxiliar en la Corte Suprema. Aparte de eso, lleva más de una década como investigador y profesor de la Facultad de Derecho del Externado, siempre en derecho comercial y de sociedades, mientras que Montealegre ha hecho lo mismo pero en derecho penal.

Su papá, Saúl Sotomonte, es aún más del corazón del Externado, pues ha hecho toda su carrera ahí, ha dirigido el departamento de Derecho Comercial (y la respectiva especialización) y está en su Consejo Directivo. Como dijo un externadista, es uno de "los jefes de la tribu".

Los del Externado se suelen ayudar entre sí en la Rama Judicial pero normalmente la Supersociedades estaba fuera de su área de influencia.

"Ese es un tema del Presidente exclusivamente. El gobierno le preguntó a la Fiscalía informalmente sobre Sotomonte y la Fiscalía dijo que tenía excelentes calidades profesionales", dijo a través de su jefe de prensa a La Silla el vicefiscal Jorge Perdomo, quien negó que Montealegre le hubiera hecho lobby a su colega de universidad.

En todo caso, la recomendación -solicitada o dada por iniciativa propia- de Montealegre no fue tan fuerte como la que hizo de Reyes, Néstor Humberto Martínez, que fue superintendente bancario en su vida pasada. Al final, Reyes fue nombrado.

Lunes, Octubre 20, 2014 - 11:51
10
2653

Aunque falta un año para las elecciones, la carrera por la Alcaldía de Bogotá se está calentando. Y mientras a Rafael Pardo le podría aparecer esta semana un posible contendor dentro de la Unidad Nacional, algunos petristas están buscando reunirse con él para ofrecerle su apoyo.

La Silla supo que al candidato liberal se le han acercado personas de la cuerda de Petro para pedirle una reunión. Sin embargo, por ahora Pardo no los ha recibido porque no está buscando alianzas. La razón es que ya empezó a hacer campaña criticando los problemas de Bogotá, algo que le quedaría difícil de hacer si recibe el apoyo del petrismo.

“Si Pardo acepta el apoyo de Petro, pierde”, le dijo a La Silla un liberal que prefirió guardar su nombre. Otras dos personas del partido que tienen influencia en Bogotá concordaron con él.  Y uno de ellos, concejal de Bogotá, dijo que se alejaría de Pardo si él acepta el apoyo de Petro. 

Sin embargo, todavía no hay nada escrito. Faltará ver si en caso de necesitarlos, Pardo es capaz de rechazar los votos que le pueda poner Petro en la recta final, y si después de meses de criticar su gestión Petro se los quiera endosar (y si tiene la capacidad de hacerlo).

Páginas