Menú principal

Lunes Julio 28, 2014

Querido diario

Mucho se ha hablado de la pelea por la curul de José Juan Rodríguez en el Concejo de Bogotá, quien ya lleva tres meses y medio con detención preventiva en la cárcel dentro del proceso del cartel de la contratación en Bogotá sin que se defina la entrada de la aspirante que le sigue en la lista del Partido Verde.

Lo que no se ha dicho es que está por venirse la definición de otros reemplazos a concejales, también involucrados con el mismo escándalo: Orlando Parada y Andrés Camacho Casado, ambos del Partido de La U, a quienes la Fiscalía llamó a imputación de cargos y muy seguramente también pedirá para ellos medida de aseguramiento.

Para que su curul no quedara vacante, y por lo tanto no se tuviera que llamar al segundo renglón en caso de que lo cobije la medida de aseguramiento, Parada pidió hace poco una licencia de seis meses al Concejo a partir de octubre. Pero el Concejo no se la ha autorizado y, de no hacerlo y caer Parada preso, se tendría que llamar a quien le sigue en la lista de La U al Concejo.

Por su parte Camacho Casado no ha pedido licencia aún y se rumora en medios que incluso podría renunciar al Concejo para dedicarse a su defensa. Él le dijo a La Silla que no ha tomado ninguna decisión. En cualquier caso, también se podría terminar llamando al aspirante que le sigue.

Como los dos son del mismo partido, es decir, aspiraron por la misma lista, los nombres que les siguen son los mismos. Todos han sido mencionados o son cercanos a algún escándalo.

La primera aspirante que les sigue es la exconcejal Liliana de Diago, quien heredó en el Concejo el puesto de su esposo, el exconcejal Leo César Diago, quien fue acusado en su momento de haber plagiado un proyecto de acuerdo de una página de internet y hoy es cercano al Centro Democrático del expresidente Uribe. Según la revista Semana, el condenado excontratista Julio Gómez la habría mencionado a ella dentro del escándalo del cartel de la contratación.

Luego sigue en la lista el también exconcejal Orlando Castañeda, que pertenece al grupo político del pastor cristiano César Castellanos y su esposa la ex congresista Claudia Rodríguez de Castellanos, al que también pertenecen la senadora Claudia Wilches y la concejal Clara Lucía Sandoval. Castañeda se vio involucrado en un escándalo menor cuando era concejal y -junto con los concejales Carlos Fernando Galán y Henry Castro- presentó un proyecto de acuerdo en el que se encontraron apartes textuales sin cita de un libro del ex ministro Juan Camilo Restrepo.

Castañeda estaría pensando en lanzarse a la Cámara y por eso no aceptaría la curul. Lo que no se sabe es si lo haría por La U o por el Centro Democrático, pues su grupo es más cercano a Uribe.

Luego de Castañeda sigue Lucy Toro, hermana de Dilian Francisca Toro, la excongresista que enfrenta un proceso por lavado de activos y quedó en libertad recientemente pues se decretó la nulidad parcial del mismo. Lucy Toro, al igual que Castañeda, tampoco aceptaría la curul pues estaría preparando su aspiración al Congreso para heredar los votos de su hermana.

Y si ninguno de los anteriores entra al Concejo de Bogotá, llegaría Sandra Jaramillo, la exalcaldesa de Teusaquillo y exasesora en el Fondo de Vigilancia y Seguridad que fue denunciada por una edil de Teusaquillo por, supuestamente, haber contratado desde la Alcaldía de esa localidad sistemáticamente con una ONG de bolsillo de Andrés Camacho Casado.  Jaramillo tuvo en las pasadas elecciones el apoyo de los hermanos Torrado (el senador Efraín Torrado y el ex concejal Edgar Torrado), mencionados por Petro en relación con el Cartel de la Contración.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-09-11 06:49
Sin ir tan lejos como Zeitgeist, sí me interesa leer un artículo de Laura Ardila Arrieta acerca de esta situación.
Jue, 2013-09-12 12:52
Te invito a leer entonces. Las notas que le enlazo abajo a zeigeist, por ejemplo
Mar, 2013-09-10 19:43
Cuanto lo siento por Laura Ardilla, debe estar muy triste, pues despues de todo el esfuerzo que ha hecho atacando al alcalde Petro y defendiendo esta gentuza del concejo desde LSV, finalmente le tocara aceptar que la justicia, asi sea lentamente, le esta dando la razon a Petro, y que el alcalde si ha obrado y obra con honestidad, con razon y con muhco esfuerzo esta librando una batalla contra el hampa de cuello blanco que desbarato a Bogota, cuanto lo siento por ella y su amigo el Troll, el tal gato-nosequemiercoles.
Jue, 2013-09-12 12:51
Te parece que estás notas que te enlazo son "defender al Concejo"? A veces es bueno bajarle al fanatismo ciego para leer: 'JJ Rodríguez: preso por el cartel, pero con su poder intacto en el Concejo', 'Los reemplazos para Parada y Camacho Casado: tan dudosos como los originales', 'La larga espera por dos curules' http://www.lasillavacia.com/historia/jj-rodriguez-preso-por-el-cartel-pero-con-su-poder-intacto-en-el-concejo-45383 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/los-reemplazos-para-parada-y-camacho-casado-tan-dudosos-como-los-originales-45603 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/la-larga-espera-por-dos-curules-45500
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Lunes, Julio 28, 2014 - 11:50
0
1146

A finales de junio Rey Ariel Borbón terminó de sacar a los altos funcionarios que no llegaron con él al Incoder. Un mes después, el gerente de la entidad de tierras -que es clave en la transformación del campo que quiere impulsar el proceso de paz- sigue no sólo sin llenar esos cuatro cargos, sino que tiene un total de seis de sus puestos claves vacantes.

El día después de la reelección de Juan Manuel Santos, cuando se acabó la ley de garantías que tenía congelada la contratación, el gerente del Incoder le pidió -como contó La Silla- la carta de renuncia a dos subgerentes -el de adecuación y el de asuntos étnicos- y a dos directores técnicos, el de informática y la de promoción y seguimiento de asuntos étnicos.

Hoy, un mes después, ninguno de esos cuatro puestos ha sido llenado. En solo uno de ellos se ha nombrado una persona encargada: en la de adecuación de tierras donde está el abogado huilense César Patarroyo, que es asesor del despacho de Borbón y fue subgerente encargado de tierras. Patarroyo fue asesor y secretario general del Supersociedades Hernando Ruiz López, también huilense y tan cercano al senador conservador Hernán Andrade -el padrino de Borbón- que el senador conservador intentó colocarlo en el Incoder a finales del año pasado, y también trabajó con Borbón en la CAM huilense.

Esos no son, sin embargo, los únicos cargos que Borbón tiene vacantes: dos de los funcionarios a quienes le pedió la renuncia en enero, justo antes de que comenzara la ley de garantías, siguen sin un reemplazo en propiedad.

En la dirección de procesos agrarios -que estuvo en cabeza de Andrés Ocampo- lleva seis meses encargado Andrés Parra Cristancho. En la de baldíos -que es clave en todos los procesos de acumulación irregular de baldíos y que dirigía Alejandra Vega- lleva cuatro meses encargada Ruth Mireya Núñez. A eso se suma que otro cargo clave, la dirección de asuntos étnicos, lleva dos años vacante.

Todos son cargos claves en la transformación del campo que plantea el acuerdo agrario en La Habana.

¿Por qué el afán de Borbón en dejar las vacantes, si no iba a nombrar a nadie?

Viernes, Julio 25, 2014 - 16:13
3
1938

El senador Roosvelt Rodríguez, cuya jefa política es la ex senadora del Valle Dilian Francisca Toro, quiere entrar a la que será la comisión más mediática de los próximos cuatro años en el Congreso: la Comisión Primera y para ello está empujando para que saquen de ahí a Carlos Enrique Soto, quien estuvo en esa célula el cuatrienio pasado pero obtuvo la última votación del Partido de La U y además fue señalado de ser uribista.

Una persona que está cerca al proceso de organización de las comisiones en la coalición santista le contó a La Silla que uno de los principales argumentos del senador Roosvelt Rodríguez son sus cien mil votos, que le heredó a la baronesa, actualmente investigada por presunto lavado de activos.

Por eso lo más probable es que el lunes a las 6 de la tarde, cuando se vuelvan a reunir los compromisarios para terminar de concretar lo de las comisiones, él entre a ocupar una de las cuatro sillas a las que tiene derecho La U en la Comisión Primera.

Los otros tres cupos de ese partido en la Comisión Primera serán para Armando Benedetti, Roy Barreras y Manuel Mesías Enríquez Rosero, que vienen de estar ahí.

Carlos Enrique Soto fue señalado de ser uribista porque participó en un homenaje al entonces candidato uribista a la Presidencia Óscar Iván Zuluaga, aunque después declaró que estaba de lleno en la campaña de Juan Manuel Santos.

Si lo sacan de la Primera, probablemente terminará en la Comisión Séptima en la que también estará el expresidente Álvaro Uribe.

Curiosamente, Dilian Francisca Toro siempre estuvo en la Séptima, trabajando en los temas de la salud, pero hoy su pupilo prefiere una célula legislativa que genere mayor exposición en los medios.

Viernes, Julio 25, 2014 - 12:17
2
2393

Alberto Rojas tiene toda una estrategia judicial para volver a la Corte Constitucional. No solo con una tutela en el Consejo de Estado, como reveló Semana.com, sino con otra movida en Consejo Superior de la Judicatura. Si Rojas gana en alguno de los dos escenarios, podría volver a la Constitucional.

La cosa es así. Después de que una sala de tres conjueces y una magistrada del Consejo de Estado tumbó su elección, Rojas puso una tutela ante la Sección Primera de ese mismo tribunal, en la que alega que le violaron el derecho al debido proceso porque quien podía anular su elección era la Corte Suprema y no el Consejo de Estado.

Esa tutela tiene la dificultad de que los magistrados tienen que declararse impedidos, porque ellos ternaron a Rojas hace un año, y por eso seguramente también va a terminar en manos de conjueces.

En paralelo, Rojas elevó una solicitud al Consejo Superior de la Judicatura para que dirima la pregunta de quién podía anular su elección, si el Consejo de Estado o la Corte Suprema. Eso es insuual por dos motivos.

Primero porque esas discusiones, que se llaman conflictos de competencia, normalmente llegan al Consejo de Estado porque dos jueces dicen que son quienes deben conocer un caso (como los debates entre los jueces penales y los jueces penales militares por los “falsos positivos”) o porque ninguno quiere hacerlo y se tiran la pelota. Esta vez no la plantean los jueces (la Corte y el Consejo de Estado) sino un afectado por una decisión.

Segundo, normalmente esos conflictos se dan cuando los procesos están andando pero en este caso ya hubo fallo.

Además, esta decisión también se estrelló con un problema. El caso le tocó al magistrado Néstor Osuna para preparar la ponencia, pero éste se declaró impedido porque su elección como magistrado está demandada en el Consejo de Estado, y la decisión podría afectarlo.

Así que por ahora los impedimentos tienen demorada la estrategia de Rojas. Pero con amigos en el Congreso y en las Altas Cortes, esta historia no se ha acabado.

Páginas