Menú principal

Martes Julio 22, 2014

Querido diario

Mucho se ha hablado de la pelea por la curul de José Juan Rodríguez en el Concejo de Bogotá, quien ya lleva tres meses y medio con detención preventiva en la cárcel dentro del proceso del cartel de la contratación en Bogotá sin que se defina la entrada de la aspirante que le sigue en la lista del Partido Verde.

Lo que no se ha dicho es que está por venirse la definición de otros reemplazos a concejales, también involucrados con el mismo escándalo: Orlando Parada y Andrés Camacho Casado, ambos del Partido de La U, a quienes la Fiscalía llamó a imputación de cargos y muy seguramente también pedirá para ellos medida de aseguramiento.

Para que su curul no quedara vacante, y por lo tanto no se tuviera que llamar al segundo renglón en caso de que lo cobije la medida de aseguramiento, Parada pidió hace poco una licencia de seis meses al Concejo a partir de octubre. Pero el Concejo no se la ha autorizado y, de no hacerlo y caer Parada preso, se tendría que llamar a quien le sigue en la lista de La U al Concejo.

Por su parte Camacho Casado no ha pedido licencia aún y se rumora en medios que incluso podría renunciar al Concejo para dedicarse a su defensa. Él le dijo a La Silla que no ha tomado ninguna decisión. En cualquier caso, también se podría terminar llamando al aspirante que le sigue.

Como los dos son del mismo partido, es decir, aspiraron por la misma lista, los nombres que les siguen son los mismos. Todos han sido mencionados o son cercanos a algún escándalo.

La primera aspirante que les sigue es la exconcejal Liliana de Diago, quien heredó en el Concejo el puesto de su esposo, el exconcejal Leo César Diago, quien fue acusado en su momento de haber plagiado un proyecto de acuerdo de una página de internet y hoy es cercano al Centro Democrático del expresidente Uribe. Según la revista Semana, el condenado excontratista Julio Gómez la habría mencionado a ella dentro del escándalo del cartel de la contratación.

Luego sigue en la lista el también exconcejal Orlando Castañeda, que pertenece al grupo político del pastor cristiano César Castellanos y su esposa la ex congresista Claudia Rodríguez de Castellanos, al que también pertenecen la senadora Claudia Wilches y la concejal Clara Lucía Sandoval. Castañeda se vio involucrado en un escándalo menor cuando era concejal y -junto con los concejales Carlos Fernando Galán y Henry Castro- presentó un proyecto de acuerdo en el que se encontraron apartes textuales sin cita de un libro del ex ministro Juan Camilo Restrepo.

Castañeda estaría pensando en lanzarse a la Cámara y por eso no aceptaría la curul. Lo que no se sabe es si lo haría por La U o por el Centro Democrático, pues su grupo es más cercano a Uribe.

Luego de Castañeda sigue Lucy Toro, hermana de Dilian Francisca Toro, la excongresista que enfrenta un proceso por lavado de activos y quedó en libertad recientemente pues se decretó la nulidad parcial del mismo. Lucy Toro, al igual que Castañeda, tampoco aceptaría la curul pues estaría preparando su aspiración al Congreso para heredar los votos de su hermana.

Y si ninguno de los anteriores entra al Concejo de Bogotá, llegaría Sandra Jaramillo, la exalcaldesa de Teusaquillo y exasesora en el Fondo de Vigilancia y Seguridad que fue denunciada por una edil de Teusaquillo por, supuestamente, haber contratado desde la Alcaldía de esa localidad sistemáticamente con una ONG de bolsillo de Andrés Camacho Casado.  Jaramillo tuvo en las pasadas elecciones el apoyo de los hermanos Torrado (el senador Efraín Torrado y el ex concejal Edgar Torrado), mencionados por Petro en relación con el Cartel de la Contración.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-09-11 06:49
Sin ir tan lejos como Zeitgeist, sí me interesa leer un artículo de Laura Ardila Arrieta acerca de esta situación.
Jue, 2013-09-12 12:52
Te invito a leer entonces. Las notas que le enlazo abajo a zeigeist, por ejemplo
Mar, 2013-09-10 19:43
Cuanto lo siento por Laura Ardilla, debe estar muy triste, pues despues de todo el esfuerzo que ha hecho atacando al alcalde Petro y defendiendo esta gentuza del concejo desde LSV, finalmente le tocara aceptar que la justicia, asi sea lentamente, le esta dando la razon a Petro, y que el alcalde si ha obrado y obra con honestidad, con razon y con muhco esfuerzo esta librando una batalla contra el hampa de cuello blanco que desbarato a Bogota, cuanto lo siento por ella y su amigo el Troll, el tal gato-nosequemiercoles.
Jue, 2013-09-12 12:51
Te parece que estás notas que te enlazo son "defender al Concejo"? A veces es bueno bajarle al fanatismo ciego para leer: 'JJ Rodríguez: preso por el cartel, pero con su poder intacto en el Concejo', 'Los reemplazos para Parada y Camacho Casado: tan dudosos como los originales', 'La larga espera por dos curules' http://www.lasillavacia.com/historia/jj-rodriguez-preso-por-el-cartel-pero-con-su-poder-intacto-en-el-concejo-45383 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/los-reemplazos-para-parada-y-camacho-casado-tan-dudosos-como-los-originales-45603 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/la-larga-espera-por-dos-curules-45500
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Martes, Julio 22, 2014 - 14:05
1
765

El lanzamiento del libro del Centro de Memoria Histórica sobre políticos asesinados en Norte de Santander el viernes pasado terminó en un emotivo -y sorpresivo- pedido de perdón de un ex dirigente del ELN a una de las víctimas más visibles de esta guerrilla.

Ese día se presentó en el auditorio del Museo Nacional el último libro que hicieron Gonzalo Sánchez y su equipo de Memoria Histórica, "Hacer la guerra y negar la política”, en el que se narran las muertes de cuatro líderes políticos norsantandereanos: el ex ministro y ex congresista conservador Argelino Durán, muerto en cautiverio tras ser secuestrado por una disidencia del EPL; el ex alcalde de Tibú y entonces favorito para la gobernación Tirso Vélez, asesinado por los paramilitares en 2003; el dirigente comunista Carlos Bernal, asesinado por los paras en 2004; y el médico y ex senador liberal Jorge Cristo Sahium, asesinado por el ELN en 1997.

La sorpresa mayor fue cuando -de manera espontánea- tomó el micrófono Carlos Velandia, el ex dirigente del ELN antiguamente conocido como 'Felipe Torres', y le pidió perdón al hasta hace poco senador y autor de la Ley de Víctimas Juan Fernando Cristo por la muerte de su padre, que ocurrió mientras él estaba en la cárcel.

“No ha sido fácil llenarme de valor para venir ante ustedes y ante víctimas de la que fuera mi organización para decirles que pido perdón en lo respecta a las responsabilidades que de mí se pudieran derivar en generar hechos de violencia y producir víctimas”, dijo ante el auditorio, dirigiéndose sobre todo a Cristo y mencionando también al ex senador Aurelio Iragorri Hormaza, que fue víctima de un atentado de ese grupo guerillero. Luego Velandia le dio la mano a un conmovido Cristo, cuyo discurso sobre la muerte de su padre fue muy emocional.

Estas son las intervenciones de Velandia y de Cristo ese día, un pequeño adelanto del posconflicto que se viene si algún día se firma un acuerdo con las Farc y el ELN.

Martes, Julio 22, 2014 - 12:04
3
1112

Como se dijo ayer, la Alianza Verde no pedirá puestos en el gobierno y mantendrá una independencia frente a Santos y la Unidad Nacional. Pero no se ha contado cómo estaban las posiciones por dentro.

La decisión se cocinó en tres reuniones antes de llegar a un acuerdo en el partido. Se reunieron el viernes y el sábado de la semana pasada pero no lograron consensos.

Una persona que estuvo en la reunión del viernes le dijo a La Silla que las posturas eran tres, cada una liderada por pesos pesados de la Alianza.

Por un lado, Angélica Lozano, la representante más votada, quería quedarse en la oposición; el senador Antonio Navarro quería mantener la independencia y el ex senador progresista Luis Carlos Avellaneda quería entrar a la Unidad Nacional.

Después de publicada esta historia, el comité ejecutivo de la Alianza Verde sacó un comunicado diciendo que "No es cierto que existan personas del Partido Alianza Verde, que hayan propuesto el ingreso al Gobierno Nacional y/o a la Unidad Nacional. Carece de toda verdad la afirmación que hizo La Silla Vacía en su artículo, cuando asegura que Luis Carlos Avellaneda quería que la colectividad ingresara a la Unidad Nacional."

Después de conocer este comunicado, nuestra fuente se ratificó y dijo que el viernes él mismo escuchó a Avellaneda leer un informe en el que hablaba de que el Partido debería considerar la posibilidad de entrar al Gobierno.  Caracol Radio el viernes también publicó una historia titulada "Alianza Verde aceptaría puestos en Gobierno Santos: Senador Avellaneda" y lo citaba diciendo:

“El partido debe asumir una posición de independencia. Si el Gobierno se mueve programáticamente, es decir, decide construir paz con justicia social sobre todo en los campos de educación, salud, medio ambiente y vivienda, el partido eventualmente podría llegar a ejercer algún cargo del gobierno si este es ofrecido”, indicó Avellaneda del ala Progresista.

Aunque Caracol no fue desmentido, o por lo menos no públicamente por la Dirección Ejecutiva de la Alianza Verde, Antonio Sanguino, copresidente del movmiento, dijo a La Silla que no era cierto que Avellaneda hubiera propuesto entrar al gobierno. Y dos miembros más del partido, que no estaban el viernes, pero sí en otras reuniones del partido el sábado dijeron a La Silla que el ex senador repitió varias veces que él no abogaba por entrar al gobierno.

Como La Silla no estuvo ahí presenta ambas versiones.

En todo caso, como decía este confidencial originalmente, ayer en la tarde lograron el consenso de optar por la independencia, que era la opción intermedia. Con esa posición llegaron a la reunión con el presidente Santos que, según supo La Silla, fue iniciativa del presidente y que organizó el ex senador liberal Juan Fernando Cristo.

La idea que se acordó es que el gobierno y los partidos que apoyan la paz, pero que no forman parte de la Unidad Nacional, tendrán un mecanismo formal para incidir en ese tema en las decisiones de gobierno.

Cómo funcionará se definirá el lunes cuando se reúna el Comité Ejecutivo y, el jueves, el Directorio Nacional. Por ahora, el gobierno puso al ministro del Interior Aurelio Iragorri y a la secretaria de Presidencia, María Lorena Gutiérrez, a coordinar desde el gobierno la definición del mecanismo. En las reuniones de la próxima semana también se establecerá quienes lo harán del lado de los verdes.

Nota de la Editora: martes, 5.45 p.m.: La Silla incluyó en esta historia tres párrafos nuevos después de publicada la historia a raíz de una aclaración pública que hizo la Alianza Verde sobre esta nota. Ofrecemos disculpas a nuestros lectores y a Avellaneda si cometimos un error.

Lunes, Julio 21, 2014 - 14:29
3
2126

Todo estaba cocinado para que un nuevo senador, aliado de Yahir Acuña, se quedara con una de las vicepresidencias del Senado ayer en la instalación del Congreso. Pero a última hora el puesto quedó en manos de Teresita García Romero. Con eso, el poderoso y cuestionado clan García de Bolívar y Sucre aumenta aún más el poder que mantiene en el Legislativo, a pesar de tener sus principales cabezas condenadas.

La historia comenzó el pasado sábado en la noche, cuando los compromisarios de los partidos de la coalición de Gobierno decidieron que le darían la segunda vicepresidencia del Senado al viejo PIN, hoy llamado Opción Ciudadana. 

La Silla supo por dos fuentes de primera mano que los senadores de La U Martín Morales y Roy Barreras, coordinador de los compromisarios, negociaron con el representante Yahir Acuña postular para esa dignidad al senador del PIN Julio Miguel Guerra.

Yahir Acuña no es del viejo PIN, pero, como lo contó La Silla, fue un político clave para la reelección de Santos en Sucre y por eso en la coalición le iban a dar esa vicepresidencia a través de Guerra, un senador novato al que Acuña le puso los votos para llegar al Congreso. Julio Miguel Guerra es el hijo del gobernador de Sucre Julio Guerra Tulena, pero no tiene ninguna experiencia en política. Acuña -el principal barón electoral en ese departamento-  lo ayudó en su campaña y de hecho se dice que ese en un senador "del bolsillo" del representante.

Sin embargo, todo se voltéo cuando los cuatro senadores restantes del viejo PIN (Teresita García, Doris Vega de Gil, Antonio Correa y Nerthink Mauricio Aguilar) se enteraron del asunto.

Teresita es compromisaria y, como venía rodando el rumor de que les darían la segunda vicepresidencia, ya había manifestado su interés en postular su nombre. El domingo a mediodía, poco antes de que se instalara el Congreso, realizó una reunión con sus colegas de bancada (incluyendo a Julio Miguel Guerra) y ahí se cocinó que todos la apoyarían a ella y que Guerra renunciaría a su aspiración.

Sin embargo, como Roy Barreras y Martín Morales ya tenían un acuerdo con Yahir Acuña, durante la instalación había incertidumbre por cuál de los dos iba a quedar.

Al final, toda la bancada de Opción Ciudadana postuló a Teresita García y la coalición terminó por respaldarla.

Con esa jugada, los hermanos Juan José (condenado por corrupción) y Álvaro (condenado a 40 años de cárcel por la masacre de Macayepo) García Romero tienen no sólo dos senadores (Andrés García Zuccardi, hijo de Juan José, y Teresita García Romero) y una Cámara (Alonso del Río, quien viene de trabajar con Juan José García en Bolívar), sino que tendrán asiento en la mesa directiva del Congreso.

Estos dos hermanos tienen fortines políticos distintos (uno en Bolívar y el otro en Sucre), pero buena relación entre sí. Entre el poder que quieren seguir acumulando está lograr ubicar a Andrés García Zuccardi en la Comisión Tercera del Senado, muy apetecida porque allí se negocia con el Gobierno el presupuesto nacional. 

Páginas