Publicidad
Publicidad

Menú principal

Lunes Septiembre 22, 2014

Mucho se ha hablado de la pelea por la curul de José Juan Rodríguez en el Concejo de Bogotá, quien ya lleva tres meses y medio con detención preventiva en la cárcel dentro del proceso del cartel de la contratación en Bogotá sin que se defina la entrada de la aspirante que le sigue en la lista del Partido Verde.

Lo que no se ha dicho es que está por venirse la definición de otros reemplazos a concejales, también involucrados con el mismo escándalo: Orlando Parada y Andrés Camacho Casado, ambos del Partido de La U, a quienes la Fiscalía llamó a imputación de cargos y muy seguramente también pedirá para ellos medida de aseguramiento.

Para que su curul no quedara vacante, y por lo tanto no se tuviera que llamar al segundo renglón en caso de que lo cobije la medida de aseguramiento, Parada pidió hace poco una licencia de seis meses al Concejo a partir de octubre. Pero el Concejo no se la ha autorizado y, de no hacerlo y caer Parada preso, se tendría que llamar a quien le sigue en la lista de La U al Concejo.

Por su parte Camacho Casado no ha pedido licencia aún y se rumora en medios que incluso podría renunciar al Concejo para dedicarse a su defensa. Él le dijo a La Silla que no ha tomado ninguna decisión. En cualquier caso, también se podría terminar llamando al aspirante que le sigue.

Como los dos son del mismo partido, es decir, aspiraron por la misma lista, los nombres que les siguen son los mismos. Todos han sido mencionados o son cercanos a algún escándalo.

La primera aspirante que les sigue es la exconcejal Liliana de Diago, quien heredó en el Concejo el puesto de su esposo, el exconcejal Leo César Diago, quien fue acusado en su momento de haber plagiado un proyecto de acuerdo de una página de internet y hoy es cercano al Centro Democrático del expresidente Uribe. Según la revista Semana, el condenado excontratista Julio Gómez la habría mencionado a ella dentro del escándalo del cartel de la contratación.

Luego sigue en la lista el también exconcejal Orlando Castañeda, que pertenece al grupo político del pastor cristiano César Castellanos y su esposa la ex congresista Claudia Rodríguez de Castellanos, al que también pertenecen la senadora Claudia Wilches y la concejal Clara Lucía Sandoval. Castañeda se vio involucrado en un escándalo menor cuando era concejal y -junto con los concejales Carlos Fernando Galán y Henry Castro- presentó un proyecto de acuerdo en el que se encontraron apartes textuales sin cita de un libro del ex ministro Juan Camilo Restrepo.

Castañeda estaría pensando en lanzarse a la Cámara y por eso no aceptaría la curul. Lo que no se sabe es si lo haría por La U o por el Centro Democrático, pues su grupo es más cercano a Uribe.

Luego de Castañeda sigue Lucy Toro, hermana de Dilian Francisca Toro, la excongresista que enfrenta un proceso por lavado de activos y quedó en libertad recientemente pues se decretó la nulidad parcial del mismo. Lucy Toro, al igual que Castañeda, tampoco aceptaría la curul pues estaría preparando su aspiración al Congreso para heredar los votos de su hermana.

Y si ninguno de los anteriores entra al Concejo de Bogotá, llegaría Sandra Jaramillo, la exalcaldesa de Teusaquillo y exasesora en el Fondo de Vigilancia y Seguridad que fue denunciada por una edil de Teusaquillo por, supuestamente, haber contratado desde la Alcaldía de esa localidad sistemáticamente con una ONG de bolsillo de Andrés Camacho Casado.  Jaramillo tuvo en las pasadas elecciones el apoyo de los hermanos Torrado (el senador Efraín Torrado y el ex concejal Edgar Torrado), mencionados por Petro en relación con el Cartel de la Contración.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-09-11 06:49
Sin ir tan lejos como Zeitgeist, sí me interesa leer un artículo de Laura Ardila Arrieta acerca de esta situación.
Jue, 2013-09-12 12:52
Te invito a leer entonces. Las notas que le enlazo abajo a zeigeist, por ejemplo
Mar, 2013-09-10 19:43
Cuanto lo siento por Laura Ardilla, debe estar muy triste, pues despues de todo el esfuerzo que ha hecho atacando al alcalde Petro y defendiendo esta gentuza del concejo desde LSV, finalmente le tocara aceptar que la justicia, asi sea lentamente, le esta dando la razon a Petro, y que el alcalde si ha obrado y obra con honestidad, con razon y con muhco esfuerzo esta librando una batalla contra el hampa de cuello blanco que desbarato a Bogota, cuanto lo siento por ella y su amigo el Troll, el tal gato-nosequemiercoles.
Jue, 2013-09-12 12:51
Te parece que estás notas que te enlazo son "defender al Concejo"? A veces es bueno bajarle al fanatismo ciego para leer: 'JJ Rodríguez: preso por el cartel, pero con su poder intacto en el Concejo', 'Los reemplazos para Parada y Camacho Casado: tan dudosos como los originales', 'La larga espera por dos curules' http://www.lasillavacia.com/historia/jj-rodriguez-preso-por-el-cartel-pero-con-su-poder-intacto-en-el-concejo-45383 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/los-reemplazos-para-parada-y-camacho-casado-tan-dudosos-como-los-originales-45603 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/la-larga-espera-por-dos-curules-45500
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Viernes, Septiembre 19, 2014 - 15:00
2
2271

El ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas se reunió con los empresarios de la Andi en el Club el Nogal para discutir con ellos la reforma tributaria.

Los reclamos de los empresarios fueron múltiples: le pidieron que hiciera algo con la evasión, que haga una reforma tributaria integral, que acabe el 4 x 1000, que más bien aumente el Iva o incluso la renta y sobre todo, que no se le ocurra cobrar nuevamente el impuesto al patrimonio. Dijeron que los inversionistas extranjeros están pensando que Colombia ya no es tan atractiva.

Cárdenas dijo que desde que se graduó de la universidad en 1985 y empezó a hacerle seguimiento a las reformas tributarias, es muy escéptico de las reformas que llaman estructurales porque cuando son tan ambiciosas todo el mundo termina colgándole cosas y al final no se puede hacer nada.

Al principio, el ambiente general de los empresarios es que no se iban a dejar cobrar un impuesto extraordinario para tapar el hueco que tiene el Gobierno en los gastos ordinarios de la Nación. Al final, la sensación fue que había sido muy bueno haber tenido un canal directo con el Ministro para expresar su posición frente a la reforma pero que, igual, los iban a "clavar", según dijo una persona que estuvo allí.

Actualización: esta nota fue inicialmente publicada cuando la reunión estaba todavía teniendo lugar. Ya terminada la reunión, la actualizamos con las percepciones finales de personas que estuvieron allí y ajustamos el título a esa foto completa.

Viernes, Septiembre 19, 2014 - 11:15
12
11562

Durante el debate sobre el paramilitarismo el miércoles, Álvaro Uribe dijo -para refutar una de las acusaciones que le hizo el senador Iván Cepeda- que había tenido una “gran amistad” con Guillermo Cano.

Sin embargo, uno de los hijos del asesinado director de El Espectador le negó a La Silla que hubiese existido una amistad cierta entre Uribe y él. Según uno de ellos, “alguna vez escribió que Uribe era buen parlamentario y nada más”.

De hecho, durante una reciente ampliación de indagatoria ante la Fiscalía por el caso del asesinato, uno de los hijos de Cano solicitó que se llamara a declarar a Uribe por todas las últimas informaciones que se han ido aportando y en las cuales se habla de amistad y sociedades entre el condenado Luis Carlos Molina Yepes, los Uribe Vélez y los parientes del senador uribista José Obdulio Gaviria.

Es decir, las mismas de las que habló Cepeda en el debate. Con certificado de Cámara de Comercio en mano, el senador polista aseguró que en marzo de 1983 Uribe estuvo en la junta directiva de una empresa financiera vinculada a Pablo Escobar: Comfirmesa, que pertenecía a Molina Yepes, un lavador de plata del Cartel de Medellín que fue condenado a 6 años por el magnicidio del reconocido periodista.

El senador del Polo también recordó que Carlos Alberto Gaviria, hermano de José Obdulio Gaviria, había sido uno de los fundadores y miembro de la junta directiva de esa misma empresa. (La noticia de que Carlos Alberto Gaviria y Molina Yepes tenían una cuenta bancaria conjunta, que salió a la luz pública en 2007, motivó la renuncia del ex ministro y entonces embajador en Londres Carlos Medellín, que está casado con una hija de Cano).

Esa acusación fue la que motivó la airada respuesta de Uribe. "Yo tuve una gran amistad con Guillermo Cano ¡Respeten!", le contestó, mostrando una carta de 1983 en la que consta que no aceptaba la designación en la junta directiva (y que Cepeda insiste nunca fue radicada oficialmente).

Tal parece que la amistad no era totalmente recíproca.

Nota de la Editora: Después de hablar con el ex presidente Uribe, cambiamos el título original de la historia porque él se ratificó en que con Cano tuvo una amistad "institucional" y que incluso cuando los Santodomingo compraron El Espectador él fue a la junta. Nos pareció que era más preciso decir que no era recíproca.

Actualización: El lunes después de publicada esta nota, Uribe le mandó a La Silla una columna de Guillermo Cano de 1982, en su tradicional 'Libreta de Apuntes', en la que elogia su gestión al frente de la Aerocivil y que, según el ex presidente, demuestra la "amistad institucional" entre los dos. 

 

Jueves, Septiembre 18, 2014 - 12:34
6
8626

Este martes cundió el pánico en la Vicepresidencia: le pidieron la renuncia al centenar de funcionarios que venían trabajando con Angelino Garzón y que no sabían si se iban a quedar trabajando con Germán Vargas Lleras o se iban a otras áreas del gobierno.

En total, cien funcionarios de cuatro áreas distintas recibieron la noticia: además de 20 empleados de planta de la vicepresidencia, saldrán 60 del programa de derechos humanos que dirigía Alma Viviana Pérez, 10 del programa afro que lideraba Óscar Gamboa y 10 del programa indígena bajo el mando de Gabriel Muyuy.

Todos ellos formaban parte del Departamento Administrativo de la Presidencia, que desde la reforma a la Casa de Nariño de principios de mes está en manos de Néstor Humberto Martínez. Él es quien administrativamente controla la contratación y desvinculación de funcionarios en la Vicepresidencia.

Aunque Vargas Lleras anunció que eliminaría esos tres programas, según le dijeron dos personas de la Vicepresidencia a La Silla los empleados confiaban en que el proceso sería gradual dado que el decreto de reestructuración de la Presidencia dice que los funcionarios se quedarían hasta que fueran reemplazados. 

También esperaban que sus hojas de vidas fueran tenidas en cuenta para las direcciones afro, indígena, derechos humanos y de consulta previa en el Ministerio de Interior, que cumplen misiones similares y que heredarán las funciones que tenía Vicepresidencia (lo que evitará que sigan duplicadas).

Los únicos que se salvan por ahora son los 50 empleados del programa para luchar contra las minas antipersonal, que pasará al ministerio del posconflicto que dirigirá el general Óscar Naranjo -con quien ya están conversando- y que se quedará en Presidencia mientras nace esa entidad.

Nota de la editora: Esta nota fue modificada a las 4.15 pm para dejar claro que la barrida no la hizo Vargas, quien no tiene las atribuciones para hacerlo.

Páginas