Menú principal

Jueves Marzo 26, 2015

Mucho se ha hablado de la pelea por la curul de José Juan Rodríguez en el Concejo de Bogotá, quien ya lleva tres meses y medio con detención preventiva en la cárcel dentro del proceso del cartel de la contratación en Bogotá sin que se defina la entrada de la aspirante que le sigue en la lista del Partido Verde.

Lo que no se ha dicho es que está por venirse la definición de otros reemplazos a concejales, también involucrados con el mismo escándalo: Orlando Parada y Andrés Camacho Casado, ambos del Partido de La U, a quienes la Fiscalía llamó a imputación de cargos y muy seguramente también pedirá para ellos medida de aseguramiento.

Para que su curul no quedara vacante, y por lo tanto no se tuviera que llamar al segundo renglón en caso de que lo cobije la medida de aseguramiento, Parada pidió hace poco una licencia de seis meses al Concejo a partir de octubre. Pero el Concejo no se la ha autorizado y, de no hacerlo y caer Parada preso, se tendría que llamar a quien le sigue en la lista de La U al Concejo.

Por su parte Camacho Casado no ha pedido licencia aún y se rumora en medios que incluso podría renunciar al Concejo para dedicarse a su defensa. Él le dijo a La Silla que no ha tomado ninguna decisión. En cualquier caso, también se podría terminar llamando al aspirante que le sigue.

Como los dos son del mismo partido, es decir, aspiraron por la misma lista, los nombres que les siguen son los mismos. Todos han sido mencionados o son cercanos a algún escándalo.

La primera aspirante que les sigue es la exconcejal Liliana de Diago, quien heredó en el Concejo el puesto de su esposo, el exconcejal Leo César Diago, quien fue acusado en su momento de haber plagiado un proyecto de acuerdo de una página de internet y hoy es cercano al Centro Democrático del expresidente Uribe. Según la revista Semana, el condenado excontratista Julio Gómez la habría mencionado a ella dentro del escándalo del cartel de la contratación.

Luego sigue en la lista el también exconcejal Orlando Castañeda, que pertenece al grupo político del pastor cristiano César Castellanos y su esposa la ex congresista Claudia Rodríguez de Castellanos, al que también pertenecen la senadora Claudia Wilches y la concejal Clara Lucía Sandoval. Castañeda se vio involucrado en un escándalo menor cuando era concejal y -junto con los concejales Carlos Fernando Galán y Henry Castro- presentó un proyecto de acuerdo en el que se encontraron apartes textuales sin cita de un libro del ex ministro Juan Camilo Restrepo.

Castañeda estaría pensando en lanzarse a la Cámara y por eso no aceptaría la curul. Lo que no se sabe es si lo haría por La U o por el Centro Democrático, pues su grupo es más cercano a Uribe.

Luego de Castañeda sigue Lucy Toro, hermana de Dilian Francisca Toro, la excongresista que enfrenta un proceso por lavado de activos y quedó en libertad recientemente pues se decretó la nulidad parcial del mismo. Lucy Toro, al igual que Castañeda, tampoco aceptaría la curul pues estaría preparando su aspiración al Congreso para heredar los votos de su hermana.

Y si ninguno de los anteriores entra al Concejo de Bogotá, llegaría Sandra Jaramillo, la exalcaldesa de Teusaquillo y exasesora en el Fondo de Vigilancia y Seguridad que fue denunciada por una edil de Teusaquillo por, supuestamente, haber contratado desde la Alcaldía de esa localidad sistemáticamente con una ONG de bolsillo de Andrés Camacho Casado.  Jaramillo tuvo en las pasadas elecciones el apoyo de los hermanos Torrado (el senador Efraín Torrado y el ex concejal Edgar Torrado), mencionados por Petro en relación con el Cartel de la Contración.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-09-11 06:49
Sin ir tan lejos como Zeitgeist, sí me interesa leer un artículo de Laura Ardila Arrieta acerca de esta situación.
Jue, 2013-09-12 12:52
Te invito a leer entonces. Las notas que le enlazo abajo a zeigeist, por ejemplo
Mar, 2013-09-10 19:43
Cuanto lo siento por Laura Ardilla, debe estar muy triste, pues despues de todo el esfuerzo que ha hecho atacando al alcalde Petro y defendiendo esta gentuza del concejo desde LSV, finalmente le tocara aceptar que la justicia, asi sea lentamente, le esta dando la razon a Petro, y que el alcalde si ha obrado y obra con honestidad, con razon y con muhco esfuerzo esta librando una batalla contra el hampa de cuello blanco que desbarato a Bogota, cuanto lo siento por ella y su amigo el Troll, el tal gato-nosequemiercoles.
Jue, 2013-09-12 12:51
Te parece que estás notas que te enlazo son "defender al Concejo"? A veces es bueno bajarle al fanatismo ciego para leer: 'JJ Rodríguez: preso por el cartel, pero con su poder intacto en el Concejo', 'Los reemplazos para Parada y Camacho Casado: tan dudosos como los originales', 'La larga espera por dos curules' http://www.lasillavacia.com/historia/jj-rodriguez-preso-por-el-cartel-pero-con-su-poder-intacto-en-el-concejo-45383 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/los-reemplazos-para-parada-y-camacho-casado-tan-dudosos-como-los-originales-45603 http://www.lasillavacia.com/queridodiario/la-larga-espera-por-dos-curules-45500
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Jueves, Marzo 26, 2015 - 13:58
0
59

Ayer el ex congresista Yahir Acuña oficializó su entrada al partido Opción Ciudadana (el viejo PIN) y, mediante esa maniobra, también a la Unidad Nacional santista. Sin embargo, en sus tempranos afiches de campaña parece coquetearle al uribismo, al tiempo que lanza otros mensajes cifrados.

En el afiche digital promoviendo su candidatura a la Gobernación de Sucre que Acuña le ha mandado a sus contactos telefónicos, el centro de la imagen es su eslógan “Plan M por Sucre”, donde la 'M' es casi idéntica a la 'Z' que el ex candidato uribista Óscar Iván Zuluaga posicionó el año pasado.

Eso ha causado sorpresa entre los políticos santistas, ya que Acuña -pese a haber sido rechazado públicamente por los congresistas de la Unidad Nacional- se empleó a fondo por la reelección y acaba de entrar a Opción Ciudadana, que ahora es de la coalición santista.

Esa M es de Milene, el nombre de su esposa -la zootecnista y ex diputada Milene Jaraba- que será el 'plan b' a la Gobernación del cuestionado barón, que tiene abierta una investigación por parapolítica. Ya ella acaba de renunciar a su curul para, como contó La Silla, estar lista para asumir sus banderas en caso de que él no puede aspirar. Esa 'M' , al mismo tiempo, lleva la 'Y' de Yahir pintada en rojo.

Y ya Yahir tiene la nueva imagen de promoción, donde sale volando el 'plan' y entra el 'opción' en amarillo, justo como el nombre del nuevo partido que le evitará tener que salir a recoger firmas.

La pregunta que queda, entonces, es ¿le está jugando Acuña al mismo tiempo al uribismo y el santismo?

Miércoles, Marzo 25, 2015 - 12:10
7
15530

La muerte de una joven funcionaria de 25 años ha sido el tema de conversación desde la semana pasada en los pasillos del Ministerio de Agricultura.

Diana Milena Carrillo, una tecnóloga en gestión documental del Sena, trabajaba desde hace tres años en el Ministerio en la sección de archivo. Siempre había tenido contratos de seis meses y de un año, pero en este 2015 su renovación se estancó -como a muchos otros contratistas de Agricultura- más de lo habitual. Tanto que se quedó sin plata para pagar su seguridad social, por lo que quedó suspendida de su EPS.

El problema es que se había enfermado a mediados de febrero, aparentemente de chikunguña, tras ir al entierro de una tía en Melgar (Tolima). En apariencia, porque tenía todos los síntomas pero nunca fue al médico y se recetó ella misma pastillas para el dolor. ¿La razón?

Según sus familiares, porque su contrato por 1,3 millones de pesos mensuales le fue renovado por tres meses el 16 de febrero (tras no haber trabajado en enero y haberlo hecho gratis dos semanas de febrero), pero -hasta el 14 de marzo que murió- aún no le habían consignado su primer sueldo desde diciembre. Y ella, que ayudaba a su hermana mayor a sostener a su madre y su hermana menor, se quedó sin con qué pagar su EPS.

Tras un aguacero a comienzos de marzo, Diana Milena se volvió a enfermar, pero no fue al médico a sabiendas -según su familia- de que no la atenderían.

El viernes 13 de marzo su jefe la vio muy pálida y, tras enterarse de su situación, le prestó 200 mil pesos para ponerse al día con el pago de su seguridad social. Esa misma tarde ella pagó y el sábado llegó madrugada al Centro Policlínico del Olaya, pero no la atendieron por seguir teóricamente cortada del servicio médico.

Diana regresó a su casa a mediodía, con la vista nublada por completo. Su madre salió a comprar comida con qué hacerle un caldo y, cuando regresó, la encontró convulsionando. La llevaron al Hospital Meissen, pero al llegar ya había fallecido. Hasta hoy su familia no sabe de qué, dado que Medicina Legal ordenó una autopsia y el resultado solo saldrá en 45 días hábiles.

Su historia corrió como pólvora por el Ministerio, donde -en palabras de una persona del sector- “el 98 por ciento de los contratistas tenían sus contratos paralizados”.

Aunque la mayoría pagaba su seguridad social de sus ahorros, el caso de Diana reavivó las molestias con los asesores cercanos del ministro Aurelio Iragorri que manejan la contratación del sector.

Aunque el Ministerio no tiene la culpa de su muerte, y el problema de renovar los contratos a principios de año es un mal de muchas entidades, su caso es otra alerta naranja sobre las precarias condiciones laborales en las que quedan muchas veces los profesionales que le apuestan al sector público.

En el caso del Ministerio, además, la molestia se ha acentuado porque según seis empleados y ex empleados de la entidad, mientras casi todo el cuarto piso que aloja las direcciones técnicas del Ministerio estuvo más de dos meses sin renovar, a los asesores más cercanos de Iragorri les salieron rápidamente.

Es cierto que la mayoría de asesores de Iragorri tuvo que esperar poco y firmó en enero: su súper gerente político Boris Zapata renovó el 2 de enero por 32 millones en dos meses (aunque renunció un mes después). Su asesor para contratación Julián Murcia firmó el 5 de enero por un mes (a 16 millones) y luego pasó a ser funcionario de planta. Su asesor para vivienda rural, el ex Secretario de Infraestructura caucano Daniel Sussmann, firmó por 66 millones a seis meses. Su enlace legislativo Andrés Buriticá renovó por 108 millones a nueve meses. Y su asesora de despacho Natalia Sardi lo hizo a once meses por 45 millones.

Pero sus contratos no fueron los únicos que se tramitaron. En total, según el portal de contratación Secop, a 60 personas del Ministerio les salió su contrato en enero, frente a 166 en febrero y 43 en marzo.  Diana no fue una de las últimas, pero dada su precariedad económica, la espera fue más dramática.

El caso generó tanta consternación que un centenar de empleados del Ministerio organizaron una colecta y le llevaron 2 millones de pesos a la familia de Diana el miércoles pasado a sus exequias.

Miércoles, Marzo 25, 2015 - 11:56
5
2144

Con la selección del nuevo viceministro de infraestructura en la cartera de Transporte que maneja su pupila Natalia Abello, el vicepresidente Germán Vargas Lleras refuerza las alianzas políticas en la Costa que lo pueden ayudar en una eventual aspiración presidencial.

El nuevo vice será el ingeniero cartagenero Iván Martínez Ibarra, quien lleva tres meses como Secretario de Infraestructura del alcalde de esa ciudad Dionisio Vélez. Un cargo al que llegó apadrinado por el hermano del mandatario: Dusán Vélez, ex candidato al Senado de Cambio Radical y aliado de Vargas Lleras en La Heroica.

Con este nombramiento en un Ministerio bajo su cargo, el vicepresidente reafirma una alianza política con los Vélez que hoy manejan la Alcaldía y llegaron a ella con el respaldo de los Char de Barranquilla, que son los principales y más poderosos aliados de Vargas en la Costa.

De hecho, la jefa del nuevo vice será la ministra Abello, quien viene de ser secretaria general de la alcaldesa de Barranquilla Elsa Noguera, que es del grupo de los Char.

Ya ese mismo viceministerio de Infraestructura estuvo a punto de quedar en manos de otro aliado costeño de Vargas Lleras: el ex congresista del Magdalena por el PIN Libardo García, a quien muchos localmente relacionan con el parapolítico Jorge Luis Caballero, aunque él lo niega. Pero el nombramiento se cayó.

Antes se había caído el nombramiento de otro consentido de Vargas en un viceministerio:  el de Aguas (en el Ministerio de Vivienda), a donde iba a llegar José Luis Pinedo, el ex candidato de Cambio Radical a la Cámara del Magdalena en 2014 y ex candidato por ese mismo partido a la Gobernación en 2011. Y quien es hijo del ex senador condenado por parapolítica Miguel Pinedo, aliado número uno de Vargas Lleras en ese departamento. (Aunque José Luis no llegó al gobierno Santos, su hermano Miguel Alfredo acaba de ser nombrado director para todo el Caribe de la Supernotariado).

El nuevo viceministro Martínez Ibarra, un ingeniero industrial de la Universidad del Norte, tiene una corta trayectoria en temas de infraestructura: los tres meses que lleva como como secretario de Dionisio Vélez. También fue director administrativo de la Alcaldía -desde que Dionisio fue elegido en 2013- y, anteriormente, gerente de tres empresas de alimentos (la camaronera Zeus, la condimentera Condimar y la confitería Dulcosta).

Martínez es primo de otra ex viceministra de Santos -la ex vice de educación superior Patricia Martínez Barrios- y nieto del histórico dos veces alcalde cartagenero Vicente Martínez Martelo.

Páginas