Menú principal

Sábado Noviembre 01, 2014

Definido en manos de quién quedó el Palacio de la Aduana de Cartagena, la pregunta que se hacen hoy en los corrillos de la ciudad es a quién nombrará en su gabinete el alcalde electo Dionisio Vélez Trujillo. Una decisión con la que mostrará seguramente el talante de su gestión, pues depende de a quién escoja se sabrá si privilegiará lo técnico, pagará favores a los políticos que lo acompañaron o si hará una mezcla de ambas cosas. La Silla indagó y ya suenan varios nombres.

Carlos Coronado Yances muy seguramente será "el hombre del Gobierno", según le dijo a La Silla una fuente muy cercana a Dionisio que estuvo dentro de su campaña. "Él es el polo a tierra y la experiencia", agregó la fuente. Por ello es posible que termine nombrado en un cargo muy cercano al Alcalde, como asesor, secretario privado o del Interior.

La afinidad de Coronado Yances con Dionisio se da porque fue el gerente de campaña del precandidato a la Alcaldía Miguel Raad (hermano del representante de La U, Elías Raad), que luego apoyó a Dionisio en 2011. También fue gerente de la refinería de Ecopetrol en Cartagena y director administrativo y financiero de la Universidad San Buenaventura. No es muy activo en twitter, pero en sus pocos trinos demuestra que es uribista.

Carlos Granadillo y Claudio Osorio son otros nombres que están casi fijos en el gabinete, entre otras cosas porque el mismo Dionisio dijo en un foro que gobernarían con él. El primero sería el Secretario de Hacienda y el segundo el de Educación. Granadillo es empresario, ha sido socio y amigo de vieja data del alcalde, en su campaña pasada a la Alcaldía le aportó casi 100 millones de pesos (de los mayores aportantes) y ahora fungió como su gerente de campaña. "Es hombre de confianza de Dionisio", nos dijo una fuente. 

Claudio Osorio es el rector de la Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco y viene de la academia, que es el sector en el que ha sido empresario Vélez (con su universidad Tecnar). Marcela Ariza, exdirectora ejecutiva de Acopi Bolívar, sería otro de los nombres que estaría considerando el nuevo mandatario.

Por otro lado, habrá que esperar si los nueve concejales de acompañaron la campaña de Dionisio (Antonio Quinto, Andrés Betancourt, Vicente Blel, Rafael Meza, David Dáger, Hernando Trucco, William Pérez, Germán Zapata y Saray Aguas), de los partidos conservador, liberal, Cambio Radical, La U, ASI y Verde, no le exigen a Vélez participación en el gabinete. Y sobre todo, si él acepta. "Seguramente los concejales exigirán su participación, pero el alcalde deberá poner reglas de juego", le dijo a La Silla precisamente uno de esos cabildantes que lo acompañó.

Otros confidenciales recientes

Viernes, Octubre 31, 2014 - 14:06
0
1282

Durante una reunión de coordinación el pasado lunes el ministro de Agricultura Aurelio Iragorri le contó a los altos funcionarios del sector agrario que Francisco Solano será el presidente en propiedad del Banco Agrario. Eso quiere decir que al banco del campo definitivamente no va a llegar otro recomendado político de los conservadores.

Solano, quien actualmente está encargado de esa presidencia, es un economista de la Universidad de los Andes que ha hecho toda su carrera en el sector agrario. Fue analista financiero de la Federación Nacional de Cafeteros, asesor financiero del Ministerio de Agricultura y fue el ​director de financiamiento y riesgos agropecuarios de ese ministerio cuando Juan Camilo Restrepo era ministro, durante el gobierno Santos I.

Ha estado encargado del banco en dos ocasiones: primero entre mayo y octubre del año pasado, cuando Santos nombró al entonces presidente del banco, Francisco Estupiñán, como ministro. Y la actual, que ocupa desde cuando en julio el gobierno le pidió la renuncia a Álvaro Navas Patrón, el recomendado y sobrino político del senador Roberto Gerlein.

Con esta decisión, que está tomada pero no se ha formalizado, terminará la interinidad en el banco que lleva tres meses.

Esa presidencia es fundamental para la política agraria actual y también para el eventual aterrizaje de los acuerdos de La Habana. El Banco Agrario, que tiene la función de otorgar créditos a los campesinos y es la entidad financiera con mayor presencia en los municipios pequeños del país, será central porque una de las metas del acuerdo agrario es formalizar la priopiedad sobre la tierra de las familias campesinas que no tienen títulos (uno de cada dos, según la economista Ana María Ibáñez) para luego darles acceso a créditos de los que hasta ahora estaban marginados.  

Viernes, Octubre 31, 2014 - 11:46
0
838

Hoy, en un foro en la Universidad Externado, representantes de 11 universidades y del principal tanque de pensamiento de justicia pidieron al Gobierno que dejara hundir la parte del proyecto de equilibrio de poderes que hace una reforma a la justicia. Aunque ese anuncio no tiene un gran peso político, sí le da argumentos a los críticos del proyecto y le da aire a los perjudicados por esas reformas.

Entre los que apoyan la solicitud hay miembros de universidades públicas y privadas, de Bogotá y de las regiones, de tendencia liberal y conservadora.

En total, son las facultades de derecho de las universidades Tecnológica del Chocó, de los  Andes, de Antioquia, Sergio Arboleda, de la Amazonia, del Norte, Autónoma de Bucaramanga, de la Costa, Javeriana, Libre de Pereira y del Externado. Y las acompaña Dejusticia, un tanque de pensamiento clave en el sector.

Delegados de esas facultades estuvieron de acuerdo en que sería mejor sacar los asuntos judiciales de una reforma que, a su juicio, es más una reforma política. Sus argumento es que al mezclar las dos cosas se reduce el debate sobre la parte judicial y que, como hay poca evidencia de que lo que se propone resuelva los problemas de la justicia, lo mejor es hundirlo para hacer un debate más a fondo sobre la reforma que se necesita.

Si eso pasara, se postergarían varios cambios claves en el funcionamiento de la cúpula de la justicia. Por ejemplo, eleva los requisitos para ser magistrado de una Alta Corte, cambia la forma de elegir a esos magistrados y les quita las funciones electorales. Además, elimina el Consejo Superior de la Judicatura.

Jueves, Octubre 30, 2014 - 14:46
1
3144

​Ayer en Harry's Bar, un restaurante lujoso del norte de Bogotá, hubo un encuentro entre cuatro políticos costeños que llamó la atención porque pertenecen a diferentes regiones y partidos y porque todos fueron involucrados, en mayor o menor grado (uno de ellos absuelto), en el escándalo de la parapolítica.

Ya en la sobremesa se tomaron esta foto:

En la foto aparecen la ex senadora cordobesa de La U Zulema Jattin, quien fue una de las aliadas de Santos en la Costa en las últimas elecciones mientras cursa un juicio en su contra por parapolítica; el ex representante conservador por el Magdalena Alfonso 'Poncho' Campo Escobar, condenado por parapolítica; la ex congresista sucreña Muriel Benito-Revollo, condenada por parapolítica y del clan que domina el municipio de San Onofre; y, de pie, el actual representante conservador por el Cesar Alfredo Ape Cuello, el único de los cuatro que ni ha sido condenado ni tiene investigación abierta por parapolítica (la que tuvo la precluyó la Corte Suprema en febrero de 2010).

Los cuatro, que son miembros de dinastías políticas que aún tienen miles de votos en sus departamentos y que pese a los líos judiciales se mantienen activas, coincidieron en la Cámara de Representantes entre 2002 y 2006, justo el período en el que Mancuso dijo que los paras tenían un tercio del Congreso. La pregunta que ronda alrededor de la foto es si están concertando una alianza de este sector costeño para las próximas elecciones.

Páginas