Viernes Abril 25, 2014

Menú principal

Querido diario

Definido en manos de quién quedó el Palacio de la Aduana de Cartagena, la pregunta que se hacen hoy en los corrillos de la ciudad es a quién nombrará en su gabinete el alcalde electo Dionisio Vélez Trujillo. Una decisión con la que mostrará seguramente el talante de su gestión, pues depende de a quién escoja se sabrá si privilegiará lo técnico, pagará favores a los políticos que lo acompañaron o si hará una mezcla de ambas cosas. La Silla indagó y ya suenan varios nombres.

Carlos Coronado Yances muy seguramente será "el hombre del Gobierno", según le dijo a La Silla una fuente muy cercana a Dionisio que estuvo dentro de su campaña. "Él es el polo a tierra y la experiencia", agregó la fuente. Por ello es posible que termine nombrado en un cargo muy cercano al Alcalde, como asesor, secretario privado o del Interior.

La afinidad de Coronado Yances con Dionisio se da porque fue el gerente de campaña del precandidato a la Alcaldía Miguel Raad (hermano del representante de La U, Elías Raad), que luego apoyó a Dionisio en 2011. También fue gerente de la refinería de Ecopetrol en Cartagena y director administrativo y financiero de la Universidad San Buenaventura. No es muy activo en twitter, pero en sus pocos trinos demuestra que es uribista.

Carlos Granadillo y Claudio Osorio son otros nombres que están casi fijos en el gabinete, entre otras cosas porque el mismo Dionisio dijo en un foro que gobernarían con él. El primero sería el Secretario de Hacienda y el segundo el de Educación. Granadillo es empresario, ha sido socio y amigo de vieja data del alcalde, en su campaña pasada a la Alcaldía le aportó casi 100 millones de pesos (de los mayores aportantes) y ahora fungió como su gerente de campaña. "Es hombre de confianza de Dionisio", nos dijo una fuente. 

Claudio Osorio es el rector de la Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco y viene de la academia, que es el sector en el que ha sido empresario Vélez (con su universidad Tecnar). Marcela Ariza, exdirectora ejecutiva de Acopi Bolívar, sería otro de los nombres que estaría considerando el nuevo mandatario.

Por otro lado, habrá que esperar si los nueve concejales de acompañaron la campaña de Dionisio (Antonio Quinto, Andrés Betancourt, Vicente Blel, Rafael Meza, David Dáger, Hernando Trucco, William Pérez, Germán Zapata y Saray Aguas), de los partidos conservador, liberal, Cambio Radical, La U, ASI y Verde, no le exigen a Vélez participación en el gabinete. Y sobre todo, si él acepta. "Seguramente los concejales exigirán su participación, pero el alcalde deberá poner reglas de juego", le dijo a La Silla precisamente uno de esos cabildantes que lo acompañó.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Abril 24, 2014 - 13:23
10
3507

Entre los aspirantes del partido de la U que se quemaron ha revivido la ilusión de llegar al Congreso. 

En el partido corre el rumor de que la Corte Suprema está indagando el tema del uso de la ‘mermelada’ en elecciones y que tarde que temprano varios terminarán investigados y condenados.

Por otro lado, existe la certeza de que Juan Manuel Santos no va a permitir que su partido de la U tenga menos curules que el Centro Democrático de Uribe, no solo por honor, sino porque esto tendría un impacto en la composición de las mesas directivas de las comisiones.

Y que por tanto, preferiría pedirles la renuncia a los que posiblemente terminen siendo investigados primero. Es decir, el Ñoño Elías y Musa Besaile, los dos senadores cordobeses más votados del partido.

De esta manera, entrarían los siguientes en la lista que se quemaron.

Lo curioso es que, al mismo tiempo, según le contaron dos fuentes de la Unidad Nacional a La Silla, en los próximos días el Presidente-candidato irá a Córdoba a subirse en la tarima con los dos senadores cuestionados como una forma de desagravio por la cantidad de agua sucia que les ha llegado. Es algo que ellos han pedido que se haga y que el presidente tendría que hacer si quieren contar con esos votos.

En cualquier caso, su eventual renuncia voluntaria o pedida sería después de elecciones y antes de posesionarse en el Congreso. Los demás esperan con paciencia.

Miércoles, Abril 23, 2014 - 13:11
5
4027

Colombia tendrá dos expertos -el jurista Rodrigo Uprimny y el experto en drogas Francisco Thoumi- en dos de los comités más importantes de Naciones Unidas en temas de derechos humanos y drogas.

Rodrigo Uprimny, el director de DeJusticia y ex magistrado auxiliar de la Corte Constitucional, acaba de ser elegido esta mañana para ocupar un asiento en el Comité del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, un comité de 18 expertos que se reúne varias veces al año para revisar los informes que cada cinco años deben hacer los 160 países que han ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU.

Con la entrada en vigor del protocolo facultativo el año pasado, el comité ahora no solo revisará los informes, sino que también recibirá denuncias y tendrá la posibilidad de hacer recomendaciones generales, visitas y pedir medidas cautelares, por lo que su perfil seguramente subirá aún más.

América Latina y el Caribe tenían tres sillas en este comité, incluyendo la que hoy ocupa el historiador colombiano Álvaro Tirado. Pero a partir de ahora sólo tendrán dos, ya que Asia ganó una más.

Al final votaron por Uprimny 34 de los 54 países en el Consejo Económico y Social de la ONU (Ecosoc), con lo que el colombiano se impuso sobre el vicepresidente del comité, el brasilero Renato Zerbini Ribeiro Leao (que de todos modos se logró reelegir), el ex vicecanciller ecuatoriano Jaime Marchán (que se quedó sin repetir) y el salvadoreño Carlos Urquilla.

En esa misma reunión en Nueva York, el economista Francisco Thoumi -que es uno de los investigadores en temas de drogas más reconocidos del mundo- fue reelegido por otros cinco años en la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (Jife), el órgano de Naciones Unidas que vigila que se cumplan los tratados internacionales sobre drogas.

Este comité hasta ahora ha tenido un enfoque represivo, advirtiéndole por ejemplo a Uruguay que su regulación de la marihuana va en contravía de los tratados.

Por Thoumi, que ha insistido en un enfoque más progresista de la política global contra las drogas, votaron 28 de los 54 países de Ecosoc.

Miércoles, Abril 23, 2014 - 12:14
2
3277

Hace una semana el ministro de Agricultura Rubén Darío Lizarralde negó que hubiera tenido que ver con el nombramiento de recomendados políticos de tres senadores conservadores en entidades del campo, saliéndole al paso a las denuncias del ex ministro Juan Camilo Restrepo. “El único funcionario que he entrevistado fue el del Incoder, los demás ya los habían nombrado y yo los posesioné”, se defendió.

Esa defensa de Lizarralde no es del todo cierta. En realidad, el ministro efectivamente firmó el decreto de nombramiento de la nueva cabeza del Incoder pero también del del Banco Agrario, otro de los que -como contó La Silla- es cuota de un cacique azul.

El 21 de octubre pasado nombró como presidente del banco del campo al abogado y politólogo Álvaro Navas Patrón, recomendado y pariente político del senador azul Roberto Gerlein. Como contó La Silla, Navas fue postulado por Presidencia a mediados de septiembre -un par de semanas después de que Lizarralde llegara al cargo- y su nombramiento se dio un mes después.

Luego, el 20 de noviembre nombró como gerente del Incoder a Rey Ariel Borbón, que venía de tres períodos bien valorados como director de la CAM huilense y que estaba recomendado del senador Hernán Andrade.

Aunque el ministro designó a Borbón, el actual gerente del Incoder sólo surgió como opción una vez que se cayó el nombramiento del ex Supersociedades Hernando Ruiz López, que también es huilense y cuya cercanía con Andrade estaba documentada. Eso muestra que la escogencia de Borbón, que también es huilense y que se trajo a la entidad a varios políticos de carrera azules (incluido un ex alcalde de Neiva), no siguió solamente criterios técnicos (aunque el ministro dijo que desconoce si existe alguna relación entre el senador y su alto funcionario). 

El único que, como señaló Lizarralde, sí nombró su antecesor Francisco Estupiñán fue al ingeniero agrónomo atlanticense Luis Humberto Martínez, recomendado político de su coterráneo el senador Efraín Cepeda, que hoy lidera el ICA.

Lo que Lizarralde no pudo decir -y que La Silla había documentado en esa época- es que no tuvo realmente juego en esas decisiones, que ya estaban tomadas desde arriba cuando él llegó al gabinete.

Páginas