Menú principal

Domingo Septiembre 21, 2014

Este martes el liberal Juan Manuel Galán salió elegido presidente de la Comisión Primera del Senado, en un apretado 'voto-finish' en el que le ganó a Manuel Enríquez Rosero (de la U) por apenas dos votos, 9-7. Lo que no se ha sabido es que detrás de la elección hubo un pulso fuerte que a último minuto logró inclinar la balanza a favor de Galán, con el apoyo del Gobierno.

Según los acuerdos del 2010, la presidencia de la Comisión le correspondía a Cambio Radical, pero la condena de Javier Cáceres por parapolítica dejó a ese partido sin representación en la Comisión. La U respaldó la aspiración de Enríquez Rosero, pero su cercanía con el uribismo generó preocupación en el Gobierno, sobre todo porque en esta legislatura la comisión tratará temas claves como una reforma que permita salvar a los partidos pequeños de perder la personería jurídica si no superan el umbral. Y, sobre todo, la reglamentación del Marco Jurídico para la Paz.

El problema del gobierno para convencer a los de la U -el partido originario de Santos- de apoyar a Galán, es que en ese partido sentían que los liberales ya estaban ocupando demasiados cargos claves en el Congreso justo el año de las elecciones, comenzando con la presidencia del Senado ahora en manos de Juan Fernando Cristo.

En La U sentían que aunque ellos venían de ocupar esos dos mismos cargos, con Roy Barreras y Karime Mota, no es lo mismo tenerlos en un año no electoral; los liberales señalaban que igual, como La U tiene la presidencia de la Cámara con Hernán Penagos, ese partido consolidaría demasiado poder. En medio de esa puja el senador verde, Jorge Londoño, surgió como una posible tercería. Según supo La Silla, en un punto los apoyos alcanzaron a quedar empatados a seis votos.

Y así comenzó el trabajo detrás de bastidores, en el que el apoyo de Simón Gaviria -director del Partido Liberal y con quien Galán ha tenido roces- resultó clave para alinear los votos necesarios para que el liberal ganara. Para eso el apoyo del Gobierno al parecer fue clave. Aunque iba directamente en contra del partido de Santos, para el Presidente es prioridad no entorpecer el trámite de la reglamentación del Marco para la Paz.

Aunque la votación fue secreta, La Silla pudo establecer que los galanistas lograron el apoyo del PIN - que al final, con Hemel Hurtado, se quedó con la vicepresidencia de la Comisión. Y también de varios de los senadores que, como John Sudarsky y Luis Fernando Velasco, habían prometido respaldar una candidatura del verde Jorge Londoño, quien declinó en el último momento (y, según supo La Silla, votó por Enríquez).

La derrota de Enríquez Rosero estuvo en que al menos dos senadores conservadores o de La U no votaron por él, posiblemente porque algunos como Roberto Gerlein estaban molestos por su voto a favor del matrimonio igualitario. De ser así, paradójicamente habrían terminado por darle la presidencia a otro impulsor del matrimonio igualitario, Galán.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2013-08-10 22:21
Estos delfines ya empiezan a aprender las manas de sus padres.De acuerdo Luis Carlos Galan fue asesinado por las mafias,ahora su hijo haciendo alianzas con ellos. Que horror.
Jue, 2013-08-08 20:39
Alguien manifestaba que en Politica nada esta escrito.. Imaginese el PIN, que no es ningun partido politico, ni nada que se le parezca, sino el basurero que recicla los desechos que ni siquiera el partido de la U quiere,conformado y financiado por los grandes barones del narcoparamilitarismo (Martinez, Abadia, Gil, etc)unido con los "galanistas" para atravesarsele al uribista de marras. El PIN y el Galanismo bajo una misma bandera? Luis Carlos Galan, dio su vida, sacrifico todo para oponerse al gran poder del narcotrafico y sus lamentables concecuencias, y hoy su hijo, recibe la bendicion de los mafiosos..Ver para creer.
Jue, 2013-08-08 16:28
Terrible ejemplo de contaminacion politica. Que daño hacen las votaciones secretas. Y que torpes los colombianos que no aprenden y eligen los mismos que critican por sus mañas y corrupcion. Los electores cargamos grave culpa.
Jue, 2013-08-08 16:01
Qué asco.
Jue, 2013-08-08 13:43
Que entre el diablo y escoja...
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Viernes, Septiembre 19, 2014 - 15:00
2
1981

El ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas se reunió con los empresarios de la Andi en el Club el Nogal para discutir con ellos la reforma tributaria.

Los reclamos de los empresarios fueron múltiples: le pidieron que hiciera algo con la evasión, que haga una reforma tributaria integral, que acabe el 4 x 1000, que más bien aumente el Iva o incluso la renta y sobre todo, que no se le ocurra cobrar nuevamente el impuesto al patrimonio. Dijeron que los inversionistas extranjeros están pensando que Colombia ya no es tan atractiva.

Cárdenas dijo que desde que se graduó de la universidad en 1985 y empezó a hacerle seguimiento a las reformas tributarias, es muy escéptico de las reformas que llaman estructurales porque cuando son tan ambiciosas todo el mundo termina colgándole cosas y al final no se puede hacer nada.

Al principio, el ambiente general de los empresarios es que no se iban a dejar cobrar un impuesto extraordinario para tapar el hueco que tiene el Gobierno en los gastos ordinarios de la Nación. Al final, la sensación fue que había sido muy bueno haber tenido un canal directo con el Ministro para expresar su posición frente a la reforma pero que, igual, los iban a "clavar", según dijo una persona que estuvo allí.

Actualización: esta nota fue inicialmente publicada cuando la reunión estaba todavía teniendo lugar. Ya terminada la reunión, la actualizamos con las percepciones finales de personas que estuvieron allí y ajustamos el título a esa foto completa.

Viernes, Septiembre 19, 2014 - 11:15
10
9364

Durante el debate sobre el paramilitarismo el miércoles, Álvaro Uribe dijo -para refutar una de las acusaciones que le hizo el senador Iván Cepeda- que había tenido una “gran amistad” con Guillermo Cano.

Sin embargo, uno de los hijos del asesinado director de El Espectador le negó a La Silla que hubiese existido una amistad cierta entre Uribe y él. Según uno de ellos, “alguna vez escribió que Uribe era buen parlamentario y nada más”.

De hecho, durante una reciente ampliación de indagatoria ante la Fiscalía por el caso del asesinato, uno de los hijos de Cano solicitó que se llamara a declarar a Uribe por todas las últimas informaciones que se han ido aportando y en las cuales se habla de amistad y sociedades entre el condenado Luis Carlos Molina Yepes, los Uribe Vélez y los parientes del senador uribista José Obdulio Gaviria.

Es decir, las mismas de las que habló Cepeda en el debate. Con certificado de Cámara de Comercio en mano, el senador polista aseguró que en marzo de 1983 Uribe estuvo en la junta directiva de una empresa financiera vinculada a Pablo Escobar: Comfirmesa, que pertenecía a Molina Yepes, un lavador de plata del Cartel de Medellín que fue condenado a 6 años por el magnicidio del reconocido periodista.

El senador del Polo también recordó que Carlos Alberto Gaviria, hermano de José Obdulio Gaviria, había sido uno de los fundadores y miembro de la junta directiva de esa misma empresa. (La noticia de que Carlos Alberto Gaviria y Molina Yepes tenían una cuenta bancaria conjunta, que salió a la luz pública en 2007, motivó la renuncia del ex ministro y entonces embajador en Londres Carlos Medellín, que está casado con una hija de Cano).

Esa acusación fue la que motivó la airada respuesta de Uribe. "Yo tuve una gran amistad con Guillermo Cano ¡Respeten!", le contestó, mostrando una carta de 1983 en la que consta que no aceptaba la designación en la junta directiva (y que Cepeda insiste nunca fue radicada oficialmente).

Tal parece que la amistad no era totalmente recíproca.

Nota de la Editora: Después de hablar con el ex presidente Uribe, cambiamos el título original de la historia porque él se ratificó en que con Cano tuvo una amistad "institucional" y que incluso cuando los Santodomingo compraron El Espectador él fue a la junta. Nos pareció que era más preciso decir que no era recíproca.

Jueves, Septiembre 18, 2014 - 12:34
6
8481

Este martes cundió el pánico en la Vicepresidencia: le pidieron la renuncia al centenar de funcionarios que venían trabajando con Angelino Garzón y que no sabían si se iban a quedar trabajando con Germán Vargas Lleras o se iban a otras áreas del gobierno.

En total, cien funcionarios de cuatro áreas distintas recibieron la noticia: además de 20 empleados de planta de la vicepresidencia, saldrán 60 del programa de derechos humanos que dirigía Alma Viviana Pérez, 10 del programa afro que lideraba Óscar Gamboa y 10 del programa indígena bajo el mando de Gabriel Muyuy.

Todos ellos formaban parte del Departamento Administrativo de la Presidencia, que desde la reforma a la Casa de Nariño de principios de mes está en manos de Néstor Humberto Martínez. Él es quien administrativamente controla la contratación y desvinculación de funcionarios en la Vicepresidencia.

Aunque Vargas Lleras anunció que eliminaría esos tres programas, según le dijeron dos personas de la Vicepresidencia a La Silla los empleados confiaban en que el proceso sería gradual dado que el decreto de reestructuración de la Presidencia dice que los funcionarios se quedarían hasta que fueran reemplazados. 

También esperaban que sus hojas de vidas fueran tenidas en cuenta para las direcciones afro, indígena, derechos humanos y de consulta previa en el Ministerio de Interior, que cumplen misiones similares y que heredarán las funciones que tenía Vicepresidencia (lo que evitará que sigan duplicadas).

Los únicos que se salvan por ahora son los 50 empleados del programa para luchar contra las minas antipersonal, que pasará al ministerio del posconflicto que dirigirá el general Óscar Naranjo -con quien ya están conversando- y que se quedará en Presidencia mientras nace esa entidad.

Nota de la editora: Esta nota fue modificada a las 4.15 pm para dejar claro que la barrida no la hizo Vargas, quien no tiene las atribuciones para hacerlo.

Páginas