Menú principal

Miércoles Julio 30, 2014

Querido diario

Este martes el liberal Juan Manuel Galán salió elegido presidente de la Comisión Primera del Senado, en un apretado 'voto-finish' en el que le ganó a Manuel Enríquez Rosero (de la U) por apenas dos votos, 9-7. Lo que no se ha sabido es que detrás de la elección hubo un pulso fuerte que a último minuto logró inclinar la balanza a favor de Galán, con el apoyo del Gobierno.

Según los acuerdos del 2010, la presidencia de la Comisión le correspondía a Cambio Radical, pero la condena de Javier Cáceres por parapolítica dejó a ese partido sin representación en la Comisión. La U respaldó la aspiración de Enríquez Rosero, pero su cercanía con el uribismo generó preocupación en el Gobierno, sobre todo porque en esta legislatura la comisión tratará temas claves como una reforma que permita salvar a los partidos pequeños de perder la personería jurídica si no superan el umbral. Y, sobre todo, la reglamentación del Marco Jurídico para la Paz.

El problema del gobierno para convencer a los de la U -el partido originario de Santos- de apoyar a Galán, es que en ese partido sentían que los liberales ya estaban ocupando demasiados cargos claves en el Congreso justo el año de las elecciones, comenzando con la presidencia del Senado ahora en manos de Juan Fernando Cristo.

En La U sentían que aunque ellos venían de ocupar esos dos mismos cargos, con Roy Barreras y Karime Mota, no es lo mismo tenerlos en un año no electoral; los liberales señalaban que igual, como La U tiene la presidencia de la Cámara con Hernán Penagos, ese partido consolidaría demasiado poder. En medio de esa puja el senador verde, Jorge Londoño, surgió como una posible tercería. Según supo La Silla, en un punto los apoyos alcanzaron a quedar empatados a seis votos.

Y así comenzó el trabajo detrás de bastidores, en el que el apoyo de Simón Gaviria -director del Partido Liberal y con quien Galán ha tenido roces- resultó clave para alinear los votos necesarios para que el liberal ganara. Para eso el apoyo del Gobierno al parecer fue clave. Aunque iba directamente en contra del partido de Santos, para el Presidente es prioridad no entorpecer el trámite de la reglamentación del Marco para la Paz.

Aunque la votación fue secreta, La Silla pudo establecer que los galanistas lograron el apoyo del PIN - que al final, con Hemel Hurtado, se quedó con la vicepresidencia de la Comisión. Y también de varios de los senadores que, como John Sudarsky y Luis Fernando Velasco, habían prometido respaldar una candidatura del verde Jorge Londoño, quien declinó en el último momento (y, según supo La Silla, votó por Enríquez).

La derrota de Enríquez Rosero estuvo en que al menos dos senadores conservadores o de La U no votaron por él, posiblemente porque algunos como Roberto Gerlein estaban molestos por su voto a favor del matrimonio igualitario. De ser así, paradójicamente habrían terminado por darle la presidencia a otro impulsor del matrimonio igualitario, Galán.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2013-08-10 22:21
Estos delfines ya empiezan a aprender las manas de sus padres.De acuerdo Luis Carlos Galan fue asesinado por las mafias,ahora su hijo haciendo alianzas con ellos. Que horror.
Jue, 2013-08-08 20:39
Alguien manifestaba que en Politica nada esta escrito.. Imaginese el PIN, que no es ningun partido politico, ni nada que se le parezca, sino el basurero que recicla los desechos que ni siquiera el partido de la U quiere,conformado y financiado por los grandes barones del narcoparamilitarismo (Martinez, Abadia, Gil, etc)unido con los "galanistas" para atravesarsele al uribista de marras. El PIN y el Galanismo bajo una misma bandera? Luis Carlos Galan, dio su vida, sacrifico todo para oponerse al gran poder del narcotrafico y sus lamentables concecuencias, y hoy su hijo, recibe la bendicion de los mafiosos..Ver para creer.
Jue, 2013-08-08 16:28
Terrible ejemplo de contaminacion politica. Que daño hacen las votaciones secretas. Y que torpes los colombianos que no aprenden y eligen los mismos que critican por sus mañas y corrupcion. Los electores cargamos grave culpa.
Jue, 2013-08-08 16:01
Qué asco.
Jue, 2013-08-08 13:43
Que entre el diablo y escoja...
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Miércoles, Julio 30, 2014 - 12:21
2
826

Organizadas oficialmente ya las comisiones del Congreso, los miembros de las familias que por primera vez se encuentran allí quedaron separados en algunos casos y bastante unidos en otros.

Por ejemplo, los hermanos y senadores Antonio y María del Rosario Guerra de La Espriella quedaron curiosamente en la misma comisión: la Tercera. El asunto es aún más particular porque ambos legislarán desde bandos contrarios: Antonio hace parte de la coalición santista, mientras que María del Rosario es la mano derecha del expresidente Álvaro Uribe en el Senado.

Los Guerra tienen otro familiar en el Legislativo: su primo, Julio Miguel Guerra, con quien no tienen una buena relación ni personal ni política. Pero, los tres tendrán que trabajar juntos porque Julio Miguel entró a la Comisión Cuarta que sesiona en conjunto con la Tercera el Presupuesto General de la Nación.

Los que no tuvieron la suerte de encontrarse en la misma comisión, aunque lo intentaron, son los hermanos Galán: Juan Manuel y Carlos Fernando. Ambos hicieron fuerza para estar en la Comisión Primera. Al final, Juan Manuel lo logró porque ya venía de ahí y además es el nuevo presidente de esa célula. Pero a Carlos Fernando su partido, Cambio Radical, no le dio el gustico y lo mandó para la Segunda.

La Segunda es una de las comisiones menos apetecidas del Congreso porque muchos congresistas consideran que ahí no pasa nada. En compensación, Carlos Fernando Galán será el vocero de su colectividad los próximos cuatro años.

La otra familia que legisla unida es la del poderoso clan García Romero, de Sucre y Bolívar. Aunque los hermanos jefes de la casa política están condenados (Juan José García por corrupción y Álvaro ‘el Gordo’ García por la masacre de Macayepo), le heredaron sus curules a Andrés García Zuccardi (hijo de Juan José) y Teresita García Romero (hermana de Juan José y Álvaro). Tía y sobrino, no obstante, quedaron en comisiones separadas: Teresita en la Segunda y Andrés en la Sexta.

La última familia es la Name, en la que los primos Iván (de la Alianza Verde y con votos en Bogotá) y José David (de La U, y del Atlántico) son los únicos familiares que ya venían de estar en el Congreso juntos. Tampoco están en la misma célula: Iván está en la Quinta y José David, actual presidente del Congreso, en la Segunda. Ellos en los años que llevan en el Congreso no han legislado juntos.

Martes, Julio 29, 2014 - 14:00
12
7583

Hace un rato se hundió en el Senado, por 52 votos contra 32, la propuesta del polista Iván Cepeda de hacerle un debate de control político a Álvaro Uribe por sus presuntos vínculos con los paramilitares.

Es muy inusual que un debate de control político no sea aprobado. De hecho, cuatro senadores de distintos partidos le dijeron a La Silla que no recuerdan haber visto un debate de control político negado.

Lo que ocurre normalmente es que la plenaria los aprueba y luego, con frecuencia, al congresista que lo impulsa le maman gallo, agendándolo de último en el orden del día o levantando la sesión antes de que ocurra. Por eso senadores como Jorge Robledo pueden planear un debate de control político y luego esperar semanas o meses hasta que se haga.

Aunque el voto sobre la propuesta de Cepeda era individual, hasta el momento no se sabe quiénes ayudaron a tumbarlo. Los cinco senadores del Polo, los dos indígenas, los cinco verdes y la mayoría de los de Cambio votaron por el 'sí'. Uribe, que dijo públicamente que aceptaba el debate, votó 'sí' pero los otros 19 senadores de su bancada del Centro Democrático votaron no. La mayoría de los conservadores y de La U votaron en contra, y los liberales se partieron aproximadamente por la mitad. 

Eso significa que, pese a que algunos senadores como los liberales Horacio Serpa y Juan Manuel Galán y Armando Benedetti de La U, dijeron que votarían a favor, en la Unidad Nacional fueron más los que no quisieron que los que sí. Y al menos una treintena de votos en contra tuvieron que venir de los liberales, La U y Cambio.

Sus motivos para hacerlo aún no son claros. Aunque pudo ser para evitar que un recién posesionado Uribe se robara el show servido -como dice Carlos Cortés en su blog- en bandeja de plata, es muy posible -como comentaron dos congresistas- que se tratara de un temor de que se le hiciera control político a un colega senador.

De hecho, varios congresistas salieron a decir en Twitter que nunca habían visto ese precedente en el Congreso.

Martes, Julio 29, 2014 - 12:29
1
2199

Mientras congresistas clave de la Unidad Nacional como Carlos Fernando Galán no pudieron ir a la comisión del Congreso que querían y a otros es tocó dar una dura pelea para mantener su silla en la célula legislativa en la que estaban, los senadores santistas de Córdoba seguirán siendo los consentidos pues lograron quedarse en las comisiones de la plata. Justo en momentos en que el presidente Juan Manuel Santos anuncia que va a duplicar la mermelada o cupos indicativos.

Hoy en el transcurso del día la plenaria del Senado votará la conformación de las comisiones, y -si todo sigue como está acordado- Bernardo ‘Ñoño’ Elías (La U), Arleth Casado de López (liberal), Musa Besaile (La U) y Martín Morales (La U) seguirán ocupando sus puestos en las comisiones Tercera (los dos primeros) y Cuarta (los otros dos).

Esas son las comisiones más apetecidas, como lo contó La Silla, porque tramitan entre otras cosas el Presupuesto General y sus congresistas tienen conocimiento privilegiado de en qué entidades está la plata para presentar sus proyectos de inversión regional, que es el nombre técnico de la mermelada.

Ñoño y Musa mantendrán sus dos asientos ahí debido a su alta votación y Arleth Casado lo hará a pesar de que su votación bajó en cuatro años de 134 mil a 63 mil votos. El número de votos y la antigüedad son los criterios en el Congreso para entrar a una comisión.

Martín Morales seguirá en la Cuarta a pesar de que su nombre estuvo casi fijo para entrar a la Comisión Séptima y hacerle contrapeso al ex presidente Álvaro Uribe, que estará en esa célula.

Como lo contó La Silla, debido a la cantidad de mermelada que pueden gestionar, en las comisiones económicas suelen estar grandes electores. Ejemplo de ello son Musa Besaile y Ñoño Elías, los dos más votados del partido mayoritario de la coalición santista. Ellos aparecen en los primeros lugares en el top de los congresistas que han recibido más mermelada, según la denuncia uribista que sacó los datos supuestamente del llamado computador de Palacio.

Ayer el presidente Santos advirtió que a quienes no les gusta la mermelada debían vacunarse contra la diabetes porque en su segundo mandato piensa duplicarla. Como lo contó La Silla en una investigación, hay casos de legisladores que compran y venden sus cupos indicativos y que, según fuentes conocedoras, redireccionan los contratos que se financian con esos cupos a contratistas cercanos que les pagan una comisión por esa vuelta.

Habrá que ver si los senadores cordobeses santistas seguirán tan beneficiados de la mermelada como lo estuvieron en el período Santos I.

El Córdoba power incluye a otro senador cordobés, que aunque no es santista, estará en la Comisión Tercera: Daniel Cabrales, del Centro Democrático, llegará a esa célula a legislar aunque seguramente no será un consentido de la llamada inversión regional.

La sexta senadora de ese departamento es la conservadora zuluaguista Nora García Burgos, quien por ahora se mantendrá en la Comisión Quinta y cuya fórmula, David Barguil, estará en la Tercera de Cámara.

Páginas