Menú principal

Sábado Febrero 06, 2016

Este martes el liberal Juan Manuel Galán salió elegido presidente de la Comisión Primera del Senado, en un apretado 'voto-finish' en el que le ganó a Manuel Enríquez Rosero (de la U) por apenas dos votos, 9-7. Lo que no se ha sabido es que detrás de la elección hubo un pulso fuerte que a último minuto logró inclinar la balanza a favor de Galán, con el apoyo del Gobierno.

Según los acuerdos del 2010, la presidencia de la Comisión le correspondía a Cambio Radical, pero la condena de Javier Cáceres por parapolítica dejó a ese partido sin representación en la Comisión. La U respaldó la aspiración de Enríquez Rosero, pero su cercanía con el uribismo generó preocupación en el Gobierno, sobre todo porque en esta legislatura la comisión tratará temas claves como una reforma que permita salvar a los partidos pequeños de perder la personería jurídica si no superan el umbral. Y, sobre todo, la reglamentación del Marco Jurídico para la Paz.

El problema del gobierno para convencer a los de la U -el partido originario de Santos- de apoyar a Galán, es que en ese partido sentían que los liberales ya estaban ocupando demasiados cargos claves en el Congreso justo el año de las elecciones, comenzando con la presidencia del Senado ahora en manos de Juan Fernando Cristo.

En La U sentían que aunque ellos venían de ocupar esos dos mismos cargos, con Roy Barreras y Karime Mota, no es lo mismo tenerlos en un año no electoral; los liberales señalaban que igual, como La U tiene la presidencia de la Cámara con Hernán Penagos, ese partido consolidaría demasiado poder. En medio de esa puja el senador verde, Jorge Londoño, surgió como una posible tercería. Según supo La Silla, en un punto los apoyos alcanzaron a quedar empatados a seis votos.

Y así comenzó el trabajo detrás de bastidores, en el que el apoyo de Simón Gaviria -director del Partido Liberal y con quien Galán ha tenido roces- resultó clave para alinear los votos necesarios para que el liberal ganara. Para eso el apoyo del Gobierno al parecer fue clave. Aunque iba directamente en contra del partido de Santos, para el Presidente es prioridad no entorpecer el trámite de la reglamentación del Marco para la Paz.

Aunque la votación fue secreta, La Silla pudo establecer que los galanistas lograron el apoyo del PIN - que al final, con Hemel Hurtado, se quedó con la vicepresidencia de la Comisión. Y también de varios de los senadores que, como John Sudarsky y Luis Fernando Velasco, habían prometido respaldar una candidatura del verde Jorge Londoño, quien declinó en el último momento (y, según supo La Silla, votó por Enríquez).

La derrota de Enríquez Rosero estuvo en que al menos dos senadores conservadores o de La U no votaron por él, posiblemente porque algunos como Roberto Gerlein estaban molestos por su voto a favor del matrimonio igualitario. De ser así, paradójicamente habrían terminado por darle la presidencia a otro impulsor del matrimonio igualitario, Galán.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2013-08-10 22:21
Estos delfines ya empiezan a aprender las manas de sus padres.De acuerdo Luis Carlos Galan fue asesinado por las mafias,ahora su hijo haciendo alianzas con ellos. Que horror.
Jue, 2013-08-08 20:39
Alguien manifestaba que en Politica nada esta escrito.. Imaginese el PIN, que no es ningun partido politico, ni nada que se le parezca, sino el basurero que recicla los desechos que ni siquiera el partido de la U quiere,conformado y financiado por los grandes barones del narcoparamilitarismo (Martinez, Abadia, Gil, etc)unido con los "galanistas" para atravesarsele al uribista de marras. El PIN y el Galanismo bajo una misma bandera? Luis Carlos Galan, dio su vida, sacrifico todo para oponerse al gran poder del narcotrafico y sus lamentables concecuencias, y hoy su hijo, recibe la bendicion de los mafiosos..Ver para creer.
Jue, 2013-08-08 16:28
Terrible ejemplo de contaminacion politica. Que daño hacen las votaciones secretas. Y que torpes los colombianos que no aprenden y eligen los mismos que critican por sus mañas y corrupcion. Los electores cargamos grave culpa.
Jue, 2013-08-08 16:01
Qué asco.
Jue, 2013-08-08 13:43
Que entre el diablo y escoja...
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Viernes, Febrero 5, 2016 - 17:55
0
324

Cuando iniciaba su Administración, a principios del mes pasado, el Alcalde de Cartagena conformó una terna para elegir al nuevo gerente de Transcaribe, el megaproyecto de movilidad más grande en la historia de la ciudad que ha arrancado con varios tropiezos. Aunque ya venía sonando, La Silla Caribe confirmó hoy con alguien de la Alcaldía que el favorito de Manolo Duque allí es el ingeniero José Alfaro Villadiego, quien tiene un perfil técnico y no cuenta con padrino político.

La elección del nuevo gerente es una de las más grandes asignaturas pendientes del sistema masivo, y vuelve a tomar vigor especialmente desde ayer que se conoció la renuncia del exsecretario general del Distrito Carlos Coronado, quien llevaba más de medio año encargado en el puesto bajo una lluvia de críticas por el accidentado inicio del proyecto.

Alfaro Villadiego viene de ser director de operaciones de Transcaribe y se conoce al dedillo el proyecto porque trabajó en él desde sus inicios, hace más de 10 años. Hace dos años había renunciado por diferencias con el gerente pasado, José López Amarís, quien era cuota de la casa política de los García Zuccardi.

El Alcalde lo conoce porque “José Julián (Vásquez, su hermano y poder a la sombra) también trabajó en Transcaribe. Es especialista en transporte, que es la etapa en la que está ahora el sistema. Nunca ha ocupado un cargo gerencial y eso es otra cosa”, nos dijo una persona que conoce bien la iniciativa.

Según esa fuente conocedora, a Alfaro le faltan relaciones con los bancos, que son los que van a prestar la plata para que la empresa Transcaribe también funcione como uno de los operadores del sistema.

En dos semanas que sesione la junta de Transcaribe se sabrá si Manolo logró llevarlo al cargo. El colectivo tiene cinco miembros, entre ellos el mandatario, pero la Nación tiene las mayorías. Además, se rumora que la casa García (liderada por el exsenador, condenado por corrupción, Juan José ‘Juancho’ García) tiene interés en entrar en la puja por ese puesto. En cabeza de José López, lo tuvieron por tres años.

Viernes, Febrero 5, 2016 - 13:46
2
942

En los últimos dos días  una serie de cuestionamientos sobre la administración del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, han salido a flote por el rasero que se está utilizando en la administración para definir el personal.

Aunque en campaña Hernández abrió una convocatoria para que todos los ciudadanos interesados en trabajar en la Alcaldía le hicieran llegar su hoja de vida con el fin de buscar entre sus perfiles a los nuevos funcionarios y contratistas, esa promesa se ha quedado corta.

Si bien, y según aseguró el jefe de gabinete de Hernández, Manolo Azuero (ex editor de la Silla Santander), esa política está en etapa de implementación y señaló que algunos de los nuevos integrantes del equipo de la Alcaldía han sido seleccionados a partir de esa base de datos,  personal cuestionado de la pasada administración volvió al ruedo.

La Silla revisó el portal único de contratación y encontró que en los 22 reportes que se han hecho de la vinculación de personal, ya hay un nombre que sonó en el cuatrienio pasado por escándalos.

Se trata del de Adriana Milena Sanabria Hernández, quien fue nombrada en un artículo de la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal, por ser una de las contratistas de la era de Lucho Bohórquez que obtuvo varios contratos de prestación de servicios sin presuntamente tener la experiencia ni la idoneidad para ejecutarlos.

Para el caso de los funcionarios de libre nombramiento y remoción, ha generado suspicacias el nombramiento de Lía Patricia Carrillo, quien es la subsecretaria administrativa de la Alcaldía y quien es afín, según tres fuentes que conocen la movida política en la ciudad, a la cuerda del diputado liberal Honorio Galvis.

Precisamente,según versiones de dos fuentes que están dentro de la administración, Lía Patricia ha enfrentado acusaciones de acoso laboral y es señalada de mover el personal a su acomodo. No obstante, la funcionaria señaló que las afirmaciones en su contra no son ciertas, e indicó que de los seis sindicatos que existen en la Alcaldía de Bucaramanga uno solo es el que se ha quejado de su labor.

"Yo me ciño estrictamente a la ley, el acoso laboral del que ellos hablan es porque se exigen cumplimiento de horarios y tareas y eso no es acoso laboral. Yo no muevo a nadie de los cargos, yo soy una subordinada y recibo órdenes y cuando ha existido traslado de personal todo está completamente soportado y con solicitudes de jefes de cada oficina", indicó.   

Al respecto, Azuero le dijo a La Silla que las personas que continuaron de la administración pasada no están en esos cargos por su procedencia política sino “porque saben del tema que están manejando”.  

Sobre la base de datos el jefe de gabinete indicó que esperan que esté en funcionamiento a mediados de febrero, para a partir de ella seleccionar los perfiles del personal,  en razón a que la mayoría de los contratos que se han suscrito solo son por 5 meses.

A ese escenario se ha sumado la contratación de Pedro Porras Porras como conductor privado de Rodolfo Hernández con honorarios mensuales de $4 millones.

Según la explicación que entregó la Alcaldía, el pago que recibirá es proporcional a sus funciones debido a que deberá acompañar todos los días al mandatario y a que si lo vinculaban directamente en la planta de personal, el salario aumentaría por el pago de horas extras, dominicales y nocturnos. 

Desde la administración de Hernández también se dijo que  el nuevo conductor cuando estaba en el sector privado recibía el mismo sueldo, y se aseguró que fue él el elegido porque era del círculo de confianza de Hernández y las autoridades habían recomendado que alguien con ese plus llegara a ese cargo debido a las amenazas que recibió el Alcalde.

Sin embargo, el tema de fondo está dado en que la Alcaldía de Hernández estableció un estándar para definir el pago de honorarios a contratistas que está basado en la experiencia y en el nivel académico de cada persona que se vincula.

Aunque, según lo reconoce la misma Alcaldía, esa escala no es de obligatorio cumplimiento, sí es el rasero que se está teniendo como punto de referencia para definir el valor de la prestación de los servicios del personal.

La Silla comparó los honorarios del nuevo conductor, que según los estudios previos de la Alcaldía debe tener estudios primarios para ser contratado, con los de los  abogados y profesionales de diferentes especialidades que se vincularán a la administración,  y encontró que la  diferencia en algunos casos es solo de $500 mil mensuales.

Nota de la Editora: Después de la publicación de este artículo, Lía Carrillo se comunicó con este medio y nos dio su versión sobre los señalamientos que le hacen. La actualización se hizo a las 4:36 p.m.

Viernes, Febrero 5, 2016 - 12:21
0
1022

María Victoria Calle será la nueva presidenta de la Corte Constitucional. Y lo será un poco a regañadientes porque ya le había tocado asumir este cargo durante casi todo el año pasado después de que el polémico magistrado Jorge Pretelt se hubiera visto obligado a renunciar a la presidencia y no quería serlo ya en propiedad durante un año más.

Pero le tocó porque si no aceptaba se daba una situación muy complicada: como los presidentes se van eligiendo en orden alfabético, el siguiente en la línea era el magistrado Luis Guillermo Guerrero.

Esto, en principio, no representaría un problema si no fuera porque su vicepresidente sería el también polémico magistrado Alberto Rojas, cuya permanencia en la Corte, como contó La Silla, tiene que ser decidido por la sala plena en las próximas semanas salvo que la nueva presidente lo engavete.  

Si no era Rojas, la siguiente en la lista sería la magistrada Gloria Ortiz. El problema de Ortiz es que es sobrina política del magistrado Guerrero, con lo cual la dupla directiva de la Corte quedaría entre parientes.

Ante tanto enredo, Calle tuvo que aceptar la presidencia.

Con esa decisión a regañadientes, Calle volverá a ser una de las encargadas de armar el Consejo de Gobierno Judicial, la nueva junta directiva de la Rama que creó la reforma de Equilibrio de Poderes y que debe definir la creación o eliminación de juzgados o el presupuesto de la justicia.

El año pasado ella participó, junto con los ex presidentes del Consejo de Estado (Luis Rafael Vergara) y de la Corte Suprema (Leonidas Bustos), en el fallido proceso para armar ese nuevo Consejo, que hundió el Consejo de Estado por varias irregularidades.

Páginas