Menú principal

Jueves Agosto 21, 2014

Mientras que al Auditor Jaime Ardila se le ha venido enredando la posibilidad de que salga a tiempo un proyecto de ley hecho a la medida de la posibilidad de lanzarse a la reelección, los inscritos para reemplazarlo empiezan a ganar importancia. Como contó nuestro blogger Carlos Suárez varios son muy cercanos a Ardila. Y uno de ellos tiene varias relaciones políticas que le podrían dar más fuerza en su aspiración.

Se trata de Pablo César Díaz Barrera, un abogado santandereano. Díaz fue uno de los primeros contratistas del actual Auditor, desde junio de 2011, y desde entonces también ha tenido contratos con otras entidades de control como las contralorías de Soacha y de Neiva. Antes trabajó en el departamento legal de la Secretaría de Ambiente de Bogotá.

Díaz es hijo del ex director de la DIAN Néstor Díaz Saavedra, quien en ese cargo no le cobró a los Nule sus deudas con el Estado. Díaz Saavedra era un funcionario de carrera de la DIAN que llegó a la dirección gracias a apoyos de políticos conservadores de Santander y era muy cercano a Álvaro Uribe.

La familia Díaz obtuvo un subsidio de Agro Ingreso Seguro a través de una compañía en la que estaban el padre y sus cuatro hijos, como reveló Daniel Coronell.

Otro de esos hijos, hermano del aspirante a la Auditoría, es el ex diputado de Santander y ex alcalde de Floridablanca Néstor Fernando Díaz Barrera, cuya elección como alcalde fue anulada por el Consejo de Estado. Los Díaz son conservadores y uribistas, y muy cercanos entre sí. Eso se manifiesta, por ejemplo, en que el año pasado un diario regional mencionó a Pablo César como posible candidato uribista al Senado para el 2014.

Díaz también es primo de Iván Díaz Mateus, congresista condenado por el escándalo de la ‘yidispolítica’ por el delito de concusión el carrusel de las notarías y quien perdió la investidura por haber sido elegido cuando su tío era director de la Dian. Díaz Mateus le heredó su curul a Lina María Barrera, su pareja y prima de la esposa del coronel retirado Hugo Aguilar, destituido por la Procuraduría y procesado por parapolítica.

Con estos poderosos contactos y el visto bueno del actual Auditor, que ya tenía casi lista su elección en el Consejo de Estado, Díaz Barrera es uno de los candidatos más fuertes a manejar la entidad que vigila a todas las contralorías del país y tendrá un presupuesto de 20 mil millones de pesos.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2013-06-20 13:34
Algunos casos notorios de sospecha de corrupción contribuyen a encontrar lectores. Pero regresar continuamente al tema lo mete dentro del ruido noticioso de todos los días. Sin perder los temas, conviene superarlos. Una hipótesis es que el Estado es incompetente. Viendo los resultados de los ministerios, debería poderse demostrar. Se sigue que la corrupción se facilita porque el estado no controla bien y a tiempo, como a INTERBOLSA. Y que, en el descontrol del Estado los grandes capitales se permiten transacciones libres de impuestos, como la venta de Bavaria. O aprovechan para regalarse prodigamente como los propietarios de Cerromatoso y Cerrejón. En los casos mas desvergonzados simplemente se paga cárcel por el dinero, como los Nule o los exgobernadores de Casanare.
Jue, 2013-06-20 13:45
En la administración de oportunidades, en Salud, Vivienda y Educación el estado también es incompetente. Y es apoyado, mediante el voto, por una ciudadanía que ha sido educada en la incompetencia, incluso electoral. Especialmente electoral: elegimos mal. Adoctrinados a bala (desde las bananeras) para no protestar o manifestarse, permitimos que quienes controlan el estado repitan una y muchas veces los mismos hechos. Por ejemplo, se pagan obras varias veces, no se hacen... pero no pasa nada. Y, como diría Uribe, si siempre ha habido falsos positivos, porque ahora nos la van a montar a nosotros... El ciclo se cierra: el Estado es incompetente, adoctrina civiles incompetentes que contribuyen a mantener el Estado y sus condiciones actuales. Romper ese ciclo es la tarea que deberíamos poner en el orden del día. Esa, es una posibilidad para superar las sospechas superficiales y de poca importancia y al menos una opción para un mejor aporte a la sociedad.
Jue, 2013-06-20 10:49
Esos son los que se alinearan en el nuevo partido de Uribe. Esos muchachos son con los que uribe les encanta gobernar.
Jue, 2013-06-20 05:01
Pablito llena todos los requisitos para ganarse el cargo, aunque no nos dicen los pergaminos de los demás contrincantes, parece que este señor los tiene con creces, familiar de delincuentes enredados en omisiones, peculados, paramilitarismo, nepotismo y además contratista. Excelente candidato para manejar recursos del erario y ejercer vigilancia y control, a la medida de las exigencias de nominadores y electores.
Jue, 2013-06-20 02:01
El Gen de la corrupcion,se manifiesta nuevamente
Mié, 2013-06-19 20:44
Oportunidad para la sospecha... los casos favoritos de La Silla.
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Jueves, Agosto 21, 2014 - 14:17
0
601

El pasado 15 de agosto la Gobernación del Cesar inauguró con bombos y platillos un coliseo de ferias al estilo Corferias en Bogotá, una mega obra que muchos cesarenses celebraron por necesaria y que fue entregada sin retrasos por un valor de 6 mil millones de pesos, todos recursos puestos por el departamento. Pero en la región hay armada una polémica porque al proyecto público decidieron ponerle el nombre del papá del Gobernador a pesar de que las normas lo impiden.

Luis Alberto Monsalvo Ramírez, así fue bautizado el súper coliseo, a pesar de que hay una norma (decreto 2759 del 97, como lo detalló el medio local Radio Guatapurí) que prohibe que edificios públicos lleven el nombre de personas vivas. La única excepción que contempla esa regla es que lo pida la comunidad o que la persona en cuestión haya prestado servicios a la Nación que así lo ameriten, y ninguna de las anteriores es el caso de Monsalvo Ramírez.

El homenajeado con tal dignidad es uno de los ganaderos más ricos de la región y, según fuentes de la zona, su hato ganadero supera las 30 mil cabezas de ganado. Además es el gran proovedor de leche de una multinacional. Pero nadie lo reconoce por ningún servicio distinguido a la Nación.
Su esposa es Cielo Gnecco, la cabeza del clan Gnecco y pariente del exgobernador guajiro Kiko Gómez, quien como mamá del Gobernador funge como primera dama del departamento.

Como lo ha contado La Silla, ese polémico clan se ha adueñado del Cesar no sólo por tener la Gobernación sino por contar con un senador (José Alfredo Gnecco, primo del gobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco) y por haberse quedado en alianza con tres de sus cuatro cupos en la Cámara.

Consultado por La Silla, el Gobernador aseguró que no tuvo nada que ver con la escogencia del nombre del coliseo que su Administración gestionó, planeó y construyó, y que fueron los miembros del comité que tiene en comodato la obra (una corporación llamada Corfedupar) los que decidieron ese bautizo.

Cuando le recordamos la norma, Monsalvo Gnecco dijo: "Si me quieres meter en un tema de ilegalidad, te digo que yo no puse ni propuse ese nombre, los miembros de ese comité tienen libertad de actuar. Pero además, ¿cuál es el problema si yo veo en todas partes instituciones con nombres de personas? ¿Es que eso es algo que sólo pueden hacer los Araújo y no alguien del pueblo, como mi papá?"

La referencia del mandatario es a los Araújo, una de las familias históricamente más ricas y poderosas del Cesar, la principal casa rival de los Gnecco en el departamento. 
 

Jueves, Agosto 21, 2014 - 12:30
2
758

Todo indica que los movimientos en el gabinete de minsitros y el cambio en el funcionamiento de la Casa de Nariño no van a estar seguidos de un remezón en las Superintendencias, lo que sería otra señal de que Santos II será esencialmente una continuación de Santos I.

La Silla averiguó que por lo menos en los casos de los superintendentes de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo; y de Sociedades, Luis Guillermo Vélez; el Gobierno ha dado a entender de que quieren que sigan en sus cargos, y ya hubo empalme con la nueva ministra del sector, Cecilia Álvarez-Correa.

Y en otros casos como el caso del superintendente de salud Gustavo Morales, a quien algunos medios habían dado de baja por la carta de renuncia protocolaria, tampoco hay señales de cambio.

 

Miércoles, Agosto 20, 2014 - 14:32
3
1863

Ayer el ministro saliente de Justicia Alfonso Gómez Méndez entregó al presidente Juan Manuel Santos con bombos y platillos su propuesta de Reforma a la Justicia, elaborada por una comisión asesora de alto nivel que trabajó en ella desde enero. 

La pregunta es cómo se articulará este proyecto con la muy nombrada iniciativa de equilibrio de poderes que Santos anunció en su discurso del 20 de Julio, se presentará al Congreso en 15 días, según confirmó hoy el Ministro del Interior Juan Fernando Cristo, y abarca temas de justicia.

Sobre todo porque, como contó La Silla, el exministro Gómez Mendez lideró esta propuesta de manera paralela a una comisión creada desde la Fundación Buen Gobierno (cupula del santismo) para trabajar también en una idea de Reforma. En ese grupo estaba el nuevo superpoderoso de presidencia Nestor Humberto Martinez. 

Falta ver si finalmente las ideas de la comisión de alto nivel que armó el Ministro saliente no quedan sólo en el papel. De cualquier manera, sea o no un canto a la bandera, el documento ya le costó al Estado una buena plata.

Al menos 371 millones de pesos, sumando los contratos que el Ministerio de Justicia firmó en enero con apenas cuatro (el expresidente de la Corte Constitucional Jaime Córdoba Triviño, el expresidente de la Corte Suprema de Justicia Augusto Ibáñez, el exfiscal Guillermo Mendoza Diago,y la abogada Carmen Eloísa Ruiz López) de sus siete integrantes iniciales.

A ese número hay que sumarle lo que habrían cobrado también el constituyente Gustavo Zafra, la abogada Diana Yolima Niño, y el exministro de Justicia Bernardo Gaitán Mahecha que completan el grupo de notables con el que Gómez Mendez montó su último legado como Ministro de Santos. La Silla no encontró los contratos de estos en el Secop. Si les hubieran pagado lo menos que le pagaron a uno de los otros - que sería lo esperado (92.800.000) - el costo de este legado de Gómez Mendez (hasta ahora de papel) fue de casi 650 millones de pesos. 

Esta nota fue actualizada después de su publicación para agregar nueva información relevante que no cambia su sentido inicial.  

Páginas