Publicidad
Publicidad

Menú principal

Martes Julio 28, 2015

Hoy Semana.com, RCN y La Fm revelaron los resultados de la encuesta Colombia Opina, de Ipsos Napoleón Franco. La encuesta muestra que nada ha cambiado estructuralmente en la opinión pública en el país en los últimos tres meses, salvo en los Santanderes, donde el impacto de lo sucedido en el Catatumbo es evidente.

La mayoría de los colombianos sigue oponiéndose a la reelección de Santos (un 60 por ciento), aunque si las elecciones fueran hoy seguramente ganaría porque no aparece ningún candidato que se le acerque al Presidente en intención de voto. La favorabilidad o desfavorabilidad de las instituciones se mantiene dentro del margen de error, salvo la del Congreso, que mejora en 7 puntos la positiva y baja en 6 puntos la negativa y la de Petro, que mejora ligeramente su imagen (mejora en 4 puntos la imagen positiva y reduce en 5 la negativa). Curiosamente, el ministro que sale peor librado es Alejandro Gaviria aunque es en salud, la cartera que él maneja, donde los colombianos sienten que ha habido la mejora más significativa.

El mayor cambio es que la gente siente que en su vida personal le está yendo mejor, aunque los encuestadores dijeron a La Silla que esto probablemente se debe a que en julio la opinión está más satisfecha que en las mediciones de noviembre porque viene de vacaciones.

El otro cambio significativo tiene que ver con el Catatumbo. Los Santanderes pasaron de ser la segunda región donde más personas pensaban que las cosas en Colombia iban por buen camino, con el 44 por ciento, a la que menos lo piensa, con apenas el 25 por ciento (frente al 38 por ciento en total). También es la región en que menos personas dicen que las cosas están mejorando en su vida personal (38 por ciento), en que hay una peor percepción de la economía (solo el 20 por ciento cree que está mejorando), en la que Santos tiene peor imagen (solo 37 por ciento de favorabilidad) y en la que hay menos personas de acuerdo con la reelección (20 por ciento).

Esos malos resultados no afectan en mayor medida el resultado total, porque los santanderes pesan poco en las cifras totales de la encuesta: apenas el seis por ciento, frente al 43 por ciento de Bogotá. En lo que se ve su efecto es en que el 53 por ciento de las personas cree que Santos ha tenido un mal manejo de los paros y en que estos se han legitimado: el 54 de los encuestados cree que son necesarios para obtener apoyo y atención del Estado.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2013-08-02 16:37
Chistoso ese mapa. La mitad del país no le preguntan. Que curioso es el tema de las encuestas.
Vie, 2013-08-02 18:42
Más chistoso y preocupante que se reconozca que los Santander con catatumbos incluidos no representen nada en las encuestas, será que de ahí sacan los blog economistas para publicar sus artículos?.
Vie, 2013-08-02 21:38
Pensando yo,.. digo noo, ese porcentaje NS/NR, facilmente podría deducirse que no está en los estratos por decir algo, ... más informados, se supone que allí saben de todo, entonces ese porcentaje no puede ser considerado de ‘mala fe’ ?,(parodiando a don NN).Q dice la ficha técnica respecto de estos constantes NS/NR en todas las encuestas, si esa que pasan rapidito y nunca podemos ver que exactamente es,(hay que enviarles a 'tal cual' que los ponga en orden).
Vie, 2013-08-02 20:21
Por eso don gato entendí, la inconformidad de unos poco no cuenta, eso me quedo claro ,gracias.
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Martes, Julio 28, 2015 - 11:00
1
668

Al polémico ex gobernador William Villamizar, favorito para volver al poder en Norte de Santander, le salió una competencia inesperada en el último minuto: su hermano menor. Aunque desde ya en la Cúcuta política se habla de que Giovanni podría ser un plan B en caso de que a William se le enrede la candidatura por sus líos jurídicos.

William Villamizar, quien fue gobernador conservador entre 2007 y 2011, pinta como el favorito porque tiene a casi toda la Unidad Nacional detrás.

Hace dos meses logró el aval de La U y selló una fórmula con los liberales (que llevan a Carlos Luna a la alcaldía de Cúcuta), tras haber buscado sin éxito pista entre los azules (que al final se la jugaron por el empresario Juan Carlos García Herreros, a quien apoyan el bloque no santista del senador Juan Manuel Corzo y el representante Juan Carlos García Gómez).

Pese a ser conservador, William estuvo muy activo en las elecciones al Congreso hace un año, apoyando -como contó La Silla- a candidatos santistas de tres partidos distintos. En el Senado, acompañó al liberal Andrés Cristo (hermano del ministro de Interior Juan Fernando Cristo) y a Manuel Guillermo Mora de La U. En la Cámara se dividió entre cuatro: le puso votos al conservador Ciro Rodríguez, a los liberales Neftalí Santos y Alejandro Carlos Chacón y fue el motor detrás de la elección de Wilmer Carrillo, su ex secretario de Infraestructura, por La U. Ahora es el candidato único de la Unidad Nacional.

Mientras tanto, su hermano Giovanni -que es candidato del partido indígena Aico- es un ingeniero que nunca ha hecho política. La única trayectoria que se le conoce es como contratista público: como representante legal del Consorcio La Sabana, se ganó la licitación para una red de alcantarillado y la adecuación de un centro para discapacitados y -con el Consorcio GV 2014- una para construir unos gaviones, todas en el municipio en Los Patios.

El problema que tiene William es que fue suspendido en 2011 cuando le quedaban dos semanas en el cargo, por el manejo irregular de la plata del Fondo Nacional de Calamidades para reconstruir el puente de Puerto León tras la ola invernal. De hecho, la Procuraduría le formuló un pliego de cargos en abril por presuntas irregularidades en otros dos contratos y convenios distintos.

El ex gobernador se ha defendido diciendo que la sentencia todavía no está en firme y que “todavía tenemos una última apelación”. Pero, como le dijeron a La Silla un congresista y un periodista político, en Cúcuta coge fuerza la hipótesis de que Giovanni puede ser más que un rival.

Lunes, Julio 27, 2015 - 16:23
0
1092

Uno de los incluidos a última hora en la lista del Centro Democrático para el Concejo de Montería el sábado pasado fue el empresario Juan Álvaro Restrepo Pretelt, sobrino del magistrado y presidente de la Corte Constitucional Jorge Pretelt.

Restrepo es hijo de la exconcejal de Montería Olga Pretelt Chaljub, se dedica a la compra y venta de vehículos en la capital cordobesa y por primera vez se lanza a un cargo de elección popular.

Una persona allegada a Restrepo Pretelt le contó a La Silla que él cuenta con el respaldo político de su tío.

El senador del Centro Democrático Daniel Cabrales (de camisa blanca) anunció en su cuenta de Twitter que el sobrino de Pretelt es el número 14 de los 19 candidatos inscritos y lo definió como un “profesional con carisma” para hacer política.

La Silla supo que Restrepo Pretelt iba a ser la cabeza de lista uribista para el Concejo, pero el partido lo desestimó tras el escándalo de su tío, quien es investigado por supuestamente haber pedido dinero para favorecer una tutela de la compañía Fidupetrol.

El Espectador incluyó a Restrepo Pretelt en el listado de los contratistas más beneficiados de la Universidad de Córdoba porque, según fuentes de ese diario, su tío es el padrino político de la rectora Alba Manuel Durango. En 2013 él recibió seis contratos que sumaron  194 millones de pesos para el mantenimiento de vehículos en la universidad.

También en el Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop) aparece como contratista de la Fiscalía, encargado del mantenimiento de los vehículos de la seccional Córdoba.

Lunes, Julio 27, 2015 - 11:33
0
1361

Este sábado fue el pitazo inicial para que los candidatos arranquen los tres meses de campaña hasta las urnas. Sin embargo, en muchos departamentos las disputas por los avales fueron tan duras que terminaron con los candidatos perdedores dándole un portazo a sus partidos y montándoles competencia, bien sea lanzándose con otro logo o yéndose a apoyar a su contrincante.

Al menos tres candidatos que perdieron duras batallas internas decidieron lanzarse por otro lado.

En el Valle, el ex senador Mauricio Ospina decidió lanzarse a la gobernación con la Alianza Verde, donde milita su hermano, el senador y ex alcalde caleño Jorge Iván Ospina.

Esa decisión de último minuto la tomó después de que su partido -el Polo Democrático- lo dejara con los crespos hechos hace dos semanas y nombró a Alejandro Ocampo, pese a que el directorio departamental lo había nombrado oficialmente su candidato en febrero.

Algo similar sucedió en el Huila, donde la ex diputada Esperanza Andrade de Osso -y hermana del senador Hernán Andrade- decidió lanzarse a la gobernación con el aval del partido indígena Aico en vez de los conservadores en los que ha militado toda la vida.

Esto después de que el directorio departamental azul la escogiera como candidata y luego el directorio nacional terminara inclinándose por el ex senador Carlos Ramiro Chávarro, una decisión que ella impugnó y perdió en el Consejo Nacional Electoral (tras haber arrancado con ponencia a favor).

También con los indígenas de Aico se terminó lanzando a la alcaldía de Ibagué el ex representante Pompilio Avendaño, después de que hace dos semanas su partido -La U- le anunciara sorpresivamente que prefería irse con Jhon Esper Toledo, que ya tenía el apoyo de Cambio Radical. Eso rompió un pacto que Avendaño -que es un conocido empresario y fue gerente de la reelección en Tolima- había hecho hace un año con el congresista de La U Carlos Edward Osorio y su jefe político el ex alcalde Jorge Tulio Rodríguez, de apoyarlos a cambio de que ellos lo impulsaran a la alcaldía.

En otros departamentos, los perdedores han ido a parar directo a la campaña rival.

En Cali, el ex senador y ex alcalde conservador Germán Villegas quedó tan poco contento con la decisión de su partido de darle el aval a Carlos José Holguín (a quien doblaba en las encuestas) en la carrera por la Alcaldía, que terminó en las toldas del candidato independiente Maurice Armitage.

Y en Putumayo hubo desbandada del sector liberal que lidera el ex representante Jesús Checa hacia las toldas de la candidata verde Sorrel Aroca. Esto después de que el directorio liberal le dio el aval rojo de un plumazo -y sin hacer una encuesta interna que había prometido- a Reinaldo, el hermano de 28 años de la congresista Argenis Velásquez pese a que no tiene experiencia previa en política.

Páginas