Menú principal

Viernes Julio 25, 2014

Querido diario

Esta semana el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, nombró a Álvaro Henry Monedero como su nuevo subsecretario sectorial de Planeación en la Secretaría de Educación. En la administración lo destacan como un administrador de empresas técnico que llega a planear la educación pública de la ciudad. Pero en los círculos políticos caleños Monedero es conocido como aliado del destituido exgobernador Juan Carlos Abadía, y por eso su nombramiento es visto como una cuota que el Alcalde da al PIN y al MIO, partidos que están en manos del polémico Abadía y del condenado parapolítico Juan Carlos Martínez.

Monedero no sólo reemplazó a Abadía en la curul que éste tenía en el Concejo por Convergencia Ciudadana, que luego se convirtió en el PIN, sino que trabajó con él como su asesor y además -según El País, de Cali- hasta hace unos días sonaba como candidato de Abadía a la Cámara.

Como se ha registrado en medios un presunto divorcio político entre Martínez y Abadía, varios se preguntan qué objetivo tendría la jugada de Guerrero de nombrar a Monedero. Más teniendo en cuenta que Guerrero se ha presentado siempre contrario a cualquier forma de politiquería. Fuentes que hacen política en Cali le dijeron a La Silla que lo que en realidad quiere el Alcalde es hacer una coalición en el Concejo, cuyas mayorías le hacen oposición, y que darle una cuota al PIN y al MIO le ayudaría en ese propósito.

La versión fue desmentida por Guerrero a La Silla. Sin embargo, reconoció que busca promover la inclusión en su gobierno con funcionarios de todas las tendencias políticas y afirmó que en parte por eso nombró a Monedero, cuyo jefe directo, el secretario de Educación Édgar Polanco, es conservador.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Julio 24, 2014 - 14:37
2
2335

Varios días duró el pulso en Cambio Radical para ver quiénes lograban entrar a la apetecida Comisión Primera del Senado, en donde se harán varios de los debates más mediáticos de los próximos cuatro años en el Congreso. Al final, los dos cupos a los que tiene derecho ese partido ahí serán para Germán Varón y Carlos Fernando Motoa.

Varón y Motoa siempre estuvieron como nombres casi fijos, pero Carlos Fernando Galán -cabeza de lista y jefe de la colectividad- siempre estuvo esperanzado en que le dejaran a él una de esas dos sillas.

De hecho dentro del partido varios daban por descontado que Galán llegaría a la Primera, no solo por ser el director de Cambio sino por ser la segunda votación y haber invertido todo su capital político en ayudar a la reelección del presidente Juan Manuel Santos.

Como lo contó La Silla, a Galán le tocó tragarse sapos como hacer campaña al lado de partidos con estructuras que él ha criticado, como el viejo PIN, y ver cómo su jefe político Germán Vargas Lleras hizo correrías en Magangué con la representante de la casa de Enilce López ‘La Gata’, llamada Karen Cure, a quien Galán había querido sacar del partido.

Una fuente que conoce bien el partido por dentro le dijo a La Silla que Vargas Lleras no se metió a defenderle su cupo en la Comisión Primera y la decisión de la colectividad fue que Galán llegue a la Comisión Segunda, una de las menos peleadas por algunos congresistas que consideran que ahí no se consigue mayor exposición mediática.

Como premio por eso, Galán será el vocero del partido los cuatro años para todos los temas, un asunto que de todas maneras lo dejó satisfecho.

Varón, consentido de Vargas Lleras y tercera votación de Cambio, llegará a la Primera junto a Motoa, quien venía de estar cuatro años en la Segunda por lo que su cupo ahora en la Primera tuvo el respaldo de sus colegas.

Jueves, Julio 24, 2014 - 11:51
3
1272

En las últimas dos semanas el ICA ha vivido una verdadera tempestad, y aunque parecería que ya pasó, su director no tiene el puesto asegurado.

La Silla supo que el Ministro de Agricultura, Rubén DaríLizarralde, convocó a una junta extraordinaria del ICA para este lunes en el Ministerio, en la que el director Luis Humberto Martínez deberá hacer un informe de lo que sucedió la semana pasada, contar qué medidas ha tomado para corregir la crisis y explicar si ya reintegró a todos los funcionarios que salieron. Mejor dicho, pasar al paredón. 

Como contó La Silla, en los últimos días Martínez estaba de vacaciones, y su subgerente Luis Alberto McCausland, que estaba encargado de la entidad, aprovechó para forzar la salida de varios altos funcionarios técnicos. Con eso, disparó las alarmas de que el equipo cercano al gerente -y al senador conservador Efraín Cepeda- esté manejando la entidad encargada de la sanidad vegetal y animal con criterios más políticos que técnicos.

Ayer las cosas comenzaron a volver a su cauce normal. Tras un evento con Lizarralde en Barranquilla, Martínez anunció que le había pedido la renuncia a McCausland por “el impacto negativo de [sus] actuaciones” y que salió de la entidad ayer mismo.

Aunque Martínez prometió que echará para atrás las insubsistencias y salidas forzadas que ocurrieron la semana pasada, dos de los subgerentes técnicos -Carlos Soto de protección vegetal y Leonardo Berrocal de regulación sanitaria- aún no han regresado a la entidad y al menos otra persona vio reversar su insubsistencia pero quedó con una renuncia aceptada.

En la junta del lunes, además de explicar lo ocurrido y qué ha hecho para solucionarlo, Martínez deberá presentarle el manual de funciones de la entidad, ya que -como también contó La Silla ayer- su equipo cercano estaba intentando modificar los perfiles profesionales de las subgerencias más técnicas, para permitir que postulen abogados y administradores públicos.

Además, Martínez envió ayer un parte de tranquilidad a los gremios, prometiéndoles que "el ICA seguirá siendo una entidad técnica" y tratando de salirle al paso a su preocupación de que la autoridad sanitaria -que el presidente Juan Manuel Santos entregó a finales del año pasado a un protegido de Cepeda- está politizada.

Hace dos semanas, otra de las tres entidades del campo entregadas a caciques azules en vísperas de la reelección vio a su cabeza salir. Sin Álvaro Navas Patrón -el sobrino político y protegido del quince veces senador Roberto Gerlein- al frente del Banco Agrario, sólo quedaron el Incoder en manos de un recomendado del huilense Hernán Andrade y el ICA en manos del amigo de Cepeda ¿Será que los días del ICA en manos de 'Fincho' y los conservadores están contados?

Miércoles, Julio 23, 2014 - 12:49
2
2831

El polémico representante sucreño Yahir Acuña acaba de anotarse dos triunfos, al quedar en firme las curules de María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco, los dos representantes afro no afro que -como contó La Silla- él avaló y al quedar con un partido que tiene personería jurídica. A su bancada de bolsillo se suma otro nuevo triunfo: le dieron la Secretaría de Educación de Sucre en pago por haber llevado al hijo del gobernador al Senado.

El gobernador Julio César Guerra Tulena lanzó a su hijo Julio Miguel Guerra al Congreso por el viejo PIN (hoy llamado Opción Ciudadana) porque en su partido, el liberal, se lo rechazaron debido a los escándalos que han rodeado su administración.

Sin ninguna experiencia en política, el novato senador salió electo con 50 mil votos, muchos de los cuales se debieron a la alianza que hicieron los Guerra con Yahir Acuña, el mayor elector de Sucre con más de 130 mil votos.

La alianza con la casa Guerra incluía que a Yahir le dieran, una vez pasara la Ley de Garantías, dos secretarías: la de Infraestructura y la de Educación.

Por ahora, le dieron la de Educación que quedó en cabeza de Alberto Iriarte, quien había estado de secretario de Educación de la Alcaldía de Sincelejo, también como cuota de Acuña.

De hecho, Iriarte salió de ese cargo el día después de que el representante tuviera una discusión pública con el alcalde de Sincelejo Jairo Fernández Quessep.

Fuentes que conocen bien la política en Sucre le han dicho a La Silla que el de Julio Miguel Guerra será un Senado "de bolsillo" de Yahir Acuña.

Con Guerra, Bustamante, Orozco, Candelaria Rojas (su segunda en la lista) y José Rodolfo Pérez (representante elegido por 100% por Colombia), Acuña completa una bancada propia de seis congresistas. Pero también tiene un partido propio ya que, como contó La Silla, su movimiento Cien por Ciento Colombia llegó al Congreso pero no logró el umbral de la personería jurídica.

Con Bustamante y Orozco posesionados, el movimiento que los avaló y que Acuña controla -Funeco- Acuña quedará automáticamente con personería, por lo que no tendrá que salir a buscar firmas para poner candidatos en las elecciones regionales de 2015.

Páginas