Menú principal

Jueves Septiembre 18, 2014

Esta semana el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, nombró a Álvaro Henry Monedero como su nuevo subsecretario sectorial de Planeación en la Secretaría de Educación. En la administración lo destacan como un administrador de empresas técnico que llega a planear la educación pública de la ciudad. Pero en los círculos políticos caleños Monedero es conocido como aliado del destituido exgobernador Juan Carlos Abadía, y por eso su nombramiento es visto como una cuota que el Alcalde da al PIN y al MIO, partidos que están en manos del polémico Abadía y del condenado parapolítico Juan Carlos Martínez.

Monedero no sólo reemplazó a Abadía en la curul que éste tenía en el Concejo por Convergencia Ciudadana, que luego se convirtió en el PIN, sino que trabajó con él como su asesor y además -según El País, de Cali- hasta hace unos días sonaba como candidato de Abadía a la Cámara.

Como se ha registrado en medios un presunto divorcio político entre Martínez y Abadía, varios se preguntan qué objetivo tendría la jugada de Guerrero de nombrar a Monedero. Más teniendo en cuenta que Guerrero se ha presentado siempre contrario a cualquier forma de politiquería. Fuentes que hacen política en Cali le dijeron a La Silla que lo que en realidad quiere el Alcalde es hacer una coalición en el Concejo, cuyas mayorías le hacen oposición, y que darle una cuota al PIN y al MIO le ayudaría en ese propósito.

La versión fue desmentida por Guerrero a La Silla. Sin embargo, reconoció que busca promover la inclusión en su gobierno con funcionarios de todas las tendencias políticas y afirmó que en parte por eso nombró a Monedero, cuyo jefe directo, el secretario de Educación Édgar Polanco, es conservador.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Septiembre 18, 2014 - 12:34
4
909

Este martes cundió el pánico en la Vicepresidencia: le pidieron la renuncia al centenar de funcionarios que venían trabajando con Angelino Garzón y que no sabían si se iban a quedar trabajando con Germán Vargas Lleras o se iban a otras áreas del gobierno.

En total, cien funcionarios de cuatro áreas distintas recibieron la noticia: además de 20 empleados de planta de la vicepresidencia, saldrán 60 del programa de derechos humanos que dirigía Alma Viviana Pérez, 10 del programa afro que lideraba Óscar Gamboa y 10 del programa indígena bajo el mando de Gabriel Muyuy.

Aunque Vargas Lleras anunció que eliminaría esas tres iniciativas, según le dijeron dos personas de la Vicepresidencia a La Silla, los empleados confiaba en que el proceso sería gradual dado que el decreto de reestructuración de la Presidencia dice que los empleados se quedarían hasta que fueran reemplazados.

También esperaban que sus hojas de vidas fueran tenidas en cuenta para las direcciones afro, indígena, derechos humanos y de consulta previa en el Ministerio de Interior, que cumplen misiones similares.

Los únicos que se salvan por ahora son los 50 empleados del programa para luchar contra las minas antipersonal, que pasará al ministerio del posconflicto que dirigirá el general Óscar Naranjo -con quien ya están conversando- y que se quedará en Presidencia mientras nace esa entidad.

Lunes, Septiembre 15, 2014 - 15:46
19
20860

Hace una semana la Andi -en alianza con las principales empresas y medios del país- lanzó la campaña Soy Capaz para promover la reconciliación y apoyar el proceso de paz desde el sector privado. La campaña ha sido muy exitosa y ha redoblado el número de empresas que se han unido con estrategias simbólicas (y costosas) que apuntan a crear una mayor conciencia sobre la idea de que la paz depende de todos.

Sin embargo, les salió competencia: #NoComproSoyCapaz. Es el hashtag que los uribistas crearon para boicotear la campaña y que se convirtió en tendencia en redes sociales la semana pasada.

Muchos de trinos contra el Soy Capaz han apuntando a boicotear las marcas que se han vestido de blanco para apoyar la campaña, que perciben como santista aunque en realidad es una iniciativa empresarial.

Incluso hay una lista de empresas para boicotear

y de sus alternativas

Muchas de las figuras del uribismo más activos en redes sociales se han encargado de moverlo.

Pero ninguno más que Juan Carlos Pastrana, el hermano del ex presidente Andrés Pastrana y uno de los críticos más ácidos de Santos en redes sociales, que ha usado el 'contra #SoyCapaz' 62 veces en una semana.

E incluso Tomás Uribe, el hijo del ex presidente Álvaro y sobrino de Carlos Enrique Moreno, quien -como presidente del Grupo Corona- ha sido uno de los principales impulsores de la campaña. Por lo que la empresa, pese a ser dirigida por el ex primer cuñado de la Nación, aparece en el grupo de empresas que el uribismo recomienda boicotear.

Lunes, Septiembre 15, 2014 - 12:43
3
5035

El efecto James duró dos meses, como lo anticipó La Silla Vacía con base en los estudios sobre el impacto de los resultados deportivos en la favorabilidad de los mandatarios. Eso es lo que muestra la más reciente encuesta Gallup en la que se cayó el optimismo y la imagen de Juan Manuel Santos a niveles semejantes a los que tenía antes de la euforia del Mundial.

“Si a la Selección le va tan bien como esperan los colombianos el más feliz será Santos. Será una ola de felicidad que lo podrá empujar hasta su posesión en agosto. De ahí en adelante, ya le tocará solito”, anticipamos en junio.

Solito no le ha ido tan bien: para la segunda vuelta el 37 por ciento de los encuestados creían que la situación estaba empeorando, un empate técnico con el 35 por ciento que creía que estaba mejorando, pero ahora la cifra es del 51 contra 27; la aprobación de Santos, que estaba en el 53 por ciento en junio y había superado la desaprobación por primera vez desde principios de 2013, cayó al 44 y volvió a quedar por debajo de la desaprobación.

Mejor dicho, la popularidad de Santos se ha desinflado a la par de la suerte de James Rodríguez, que pasó de ser el goleador del mundial a ser objeto de críticas en el Real Madrid.

Páginas