Menú principal

Viernes Marzo 06, 2015

Con la reciente delimitación del parque natural de Santurbán, la minera Eco Oro -antiguamente conocida como Greystar- perdió el 50 por ciento de sus títulos mineros en el área, y dentro de la empresa hay una sensación de que esto equivale a una 'expropiación'.  Según supo La Silla por una fuente cercana a la empresa, no van a demandar una indemnización. Prefieren usarla como carta de negociación con el Gobierno para que conseguir la licencia ambiental para explotar los títulos de las zonas que fueron extraídas.

Sin embargo, siempre se ha entendido que el derecho adquirido, que daría pie a la indemnización, solo empieza cuando se tiene la licencia ambiental. Antes, cuando solo se tiene el título minero, lo que hay es una mera expectativa y por lo tanto no habría lugar a indemnización si no se puede explotar después. En todo caso, ese será el siguiente 'round'.

Otros confidenciales recientes

Viernes, Marzo 6, 2015 - 12:07
0
213

Enrique Peñalosa ya tiene una plataforma para lanzarse a la Alcaldía de Bogotá. Y, a juzgar por su historia, es previsible que lo haga: desde hace 25 años ha participado en 9 de las 13 elecciones que ha habido desde 1990 y dos de las cuatro en que no estuvo fue porque no podía.

Peñalosa se lanzó por primera vez a la política en 1990, cuando fue elegido representante a la Cámara liberal en su primer intento como candidato. Sin embargo, al año siguiente la Asamblea Constituyente revocó el mandato del Congreso.

Igual Peñalosa se lanzó a la Alcaldía de Bogotá y perdió la consulta liberal con el eventual ganador Jaime Castro.

Las elecciones siguientes fueron en 1994, cuando hubo a la vez elecciones nacionales (a Congreso y Presidencia) y locales. Ese año, Peñalosa repitió aspiración a la Alcaldía ya con mayores apoyos (como los de Germán Vargas Lleras, el congresista Rafael Amador y Juan Manuel Santos) y ganó la consulta, aunque luego perdió la alcaldía contra Antanas Mockus.

Los comicios que siguieron fueron los locales de 1997 y Peñalosa se volvió a lanzar a la Alcaldía. Esa vez ganó contra Carlos Moreno de Caro.

En las elecciones nacionales de 1998 y locales de 2000 Peñalosa no participó, pues era alcalde de Bogotá, y tras retirarse e irse a estudiar al exterior, tampoco estuvo en las nacionales de 2002 y las locales de 2003.

Para las elecciones nacionales de 2006 regresó al ruedo. Inicialmente, anunció su aspiración presidencial por el Partido Liberal pero luego, ante la reelección de Uribe y la aspiración roja de Horacio Serpa, se retiró del partido y se lanzó al Senado liderando el movimiento “Por el País que Soñamos”, junto con Simón Gaviria y David Luna.

Después de quemarse por no alcanzar el umbral, en las elecciones locales de 2007 se lanzó de nuevo a la Alcaldía de Bogotá. Perdió frente a Samuel Moreno.

Las elecciones siguientes fueron las nacionales de 2010 y para éstas aspiró a la Presidencia. Perdió una consulta popular frente a Antanas Mockus para ser candidato por el Partido Verde, pero lo acompañó en las elecciones.

Al año siguiente hubo comicios locales y Peñalosa fue el candidato verde a la Alcaldía de Bogotá. Con el apoyo de Álvaro Uribe y con un partidor diverso en el que se enfrentó a Galán, Luna y Gina Parody, perdió contra Gustavo Petro.

Luego vinieron las elecciones presidenciales de 2014, cuando Peñalosa fue candidato de la ya llamada Alianza Verde -tras vencer en la consulta popular- y quedó en el quinto lugar en la primera vuelta.

Tocará ver si la décima es la vencida.

Jueves, Marzo 5, 2015 - 17:43
3
2324

Como se supo hoy en una rueda de prensa en la que la magistrada de la Corte Constitucional María Victoria Calle leyó un comunicado de prensa, como consecuencia del escándalo que envuelve a su presidente Jorge Pretelt, los magistrados decidieron no solo aceptar que éste deje temporalmente la presidencia sino revelar sus declaraciones de renta y de patrimonio, como había propuesto el magistrado Jorge Iván Palacio este lunes.

Pero esa no fue la única decisión para aumentar la transparencia: también decidieron que van a revelar el acta de las discusiones de la sala plena en las reuniones de la noche del lunes (cuando Pretelt se negó a renunciar a la presidencia), de ayer y de hoy.

De hecho, no se ha dicho que en la Sala Plena de hoy no estuvo Pretelt, quien aparentemente anoche terminó en urgencias y hoy sigue con problemas de tensión arterial por lo tenso del ambiente.

La Sala aceptó su salida temporal en buena medida porque el lunes se había entendido que Pretelt podía seguir siendo presidente en tanto mantuviera la unidad de la Corte, y por eso el comunicado de ese día decía expresamente que el debate que se había dado partía de la base de que no había complot contra él. 

Pero ayer su recién nombrado abogado, Abelardo de La Espriella, salió a medios a hablar de complot, lo que llevó a los magistrados Calle, Gloria Stella Ortiz y Gabriel Mendoza Martelo a pedirle que se apartara de la presidencia.

Aunque Pretelt dijo inicialmente que lo haría temporalmente por 30 días, como se rumoró ayer, en la misma reunión le pidieron que lo hiciera de manera indefinida y así lo aceptó. De hecho, eso es lo que dice la carta que radicó oficialmente ayer y que aceptó la sala hoy.

Sobre el acta, la Sala Plena le dio la instrucción a su secretario encargado Andrés Mutis (la secretaria titular, Martha Sáchica, está encargada del despacho que dejó libre Alberto Rojas) de preparar un borrador del acta para discutirla en la próxima sala plena del martes y, de ser posible, revelarla ese mismo día.

La intención al revelar esas actas es que se sepa exactamente cuáles fueron las discusiones de los magistrados. Eso se debe a que muchos quedaron descontentos con el comunicado que leyó Pretelt en la madrugada del martes, pues sintieron que no reflejaba fielmente lo ocurrido y dejaba la idea de que la mayoría de la Corte lo había apoyado, algo que la decisión de hoy contraría.

Si los magistrados efectivamente presentan sus declaraciones, revelan el acta de la Sala y ésta muestra que Pretelt nunca tuvo apoyo entre sus colegas, quizás la Corte recupere parte de la imagen que ha perdido por este escándalo.

Jueves, Marzo 5, 2015 - 13:12
5
1951

El representante liberal Julián Bedoya, Presidente de la Comisión de Acusaciones y quien hoy tiene en sus manos investigar el escándalo del magistrado Jorge Pretelt, está hoy en el centro de todas las miradas. Ha quedado como un novato por cuenta de las versiones encontradas que dio a los medios sobre si tiene o no diploma de abogado.

Sin embargo, su trayectoria muestra que no tiene nada de inexperto. Ni corto ni perezoso, y utilizando los poderes que le da ser Presidente de esta comisión, se auto-asignó como investigador principal de Pretelt, como ayer lo contaron sus colegas de comisión Angélica Lozano y Federico Hoyos.

Esta viveza ya se la conocían de sus tiempos en la Asamblea de Antioquia donde sólo dos meses después de ser elegido Diputado se enfrentó a su jefe político Eugenio Prieto y se hizo expulsar del liberalismo social demócrata. La razón: ayudó a tumbar a un colega liberal de la Presidencia para hacerse elegir él. Ambicioso sí es.

Páginas