Publicidad
Publicidad

Menú principal

Martes Abril 21, 2015

El nombre de Darío Beltrán vio la luz en los medios luego de que La Silla Vacía publicara, el pasado 5 de diciembre, una nota en la que revelaba que él tenía un contrato para encargarse de la estructuración del nuevo esquema del aseo.

El Acueducto nos confirmó que Beltrán hacía parte del equipo que la firma GIMA Ltda. suministró para la ejecución de un contrato por 500 millones de pesos. Pues resulta que Beltrán -ex M-19 y quien departió en una fiesta de este diciembre con el alcalde- no sólo fue quien diseñó el nuevo modelo de las basuras sino que una empresa de la que era directivo participó en el alquiler de los camiones compactadores que fueron retenidos en Cartagena por representar un riesgo para las personas y que, poco a poco, han empezado a llegar a Bogotá.

La Silla conoció un certificado de Cámara de Comercio en el que se puede ver que en 1994 Beltrán fue suplente del gerente de Aseo Total, la empresa de Óscar Salazar que hace parte de la Unión Temporal Districapital, que alquiló los polémicos camiones. A través de un derecho de petición, el Acueducto también nos dijo que Beltrán había presentado una propuesta para alquilar los camiones compactadores, pero no pudimos precisar si se trata de la misma oferta de Aseo Total o de una distinta. Beltrán y Salazar eran socios en Aseo Total, firma con la que ganaron la primera concesión del aseo en la ciudad en 1994. Salazar es un empresario del aseo que estuvo preso por cohecho por un caso relacionado con la licitación del aseo en Neiva.


Otros confidenciales recientes

Lunes, Abril 20, 2015 - 12:17
0
2404

El jueves en la tarde -sin ningún anuncio- el Gobierno volvió a presentar un proyecto de ley sobre las llamadas Zidres (las zonas de desarrollo agrícola en las que grandes empresas agroindustriales se asociarán con campesinos en los baldíos del Estado en la Altillanura), después de que hace tres semanas había retirado uno casi igual que había levantado una polvareda.

En ese momento argumentó -como dice la carta del ministro del Interior Juan Fernando Cristo, encargado del tema porque el de Agricultura, Aurelio Iragorri, se declaró impedido en todos los temas de tierras- que lo hacía “debido a que desde distintos sectores se ha planteado la necesidad de ampliar la discusión de esta iniciativa y buscar los consensos que permitan facilitar su buen suceso en el H. Congreso”.

Tampoco ayudaba que, en medio de las discusiones sobre si varios de sus ponentes estaban impedidos, el proyecto parecía estancado.

Como contó La Silla, con este proyecto por primera vez el presidente Juan Manuel Santos no buscó -a diferencia de los anteriores borradores que había trabajado- salvarle el pellejo a los grandes cacaos que compraron tierras en la Altillanura brincándose los topes legales. Pero les abría una ventana segura hacia adelante.

El nuevo proyecto (que preparó el Supernotariado Jorge Enrique Véleztiene un enfoque parecido, con la novedad de que las Zidres serán consideradas -en la línea del filosofía del Plan de Desarrollo- proyectos de “utilidad pública e interés social”, algo que facilitaría trámites como la expropiación de predios y las licencias ambientales.

Sin embargo, los tiempos para el nuevo proyecto son muy apretados. Entre la reforma constitucional de equilibrio de poderes y el mismo Plan de Desarrollo, más las elecciones que ya se calientan, parece casi imposible que un proyecto de ley -que no lleva mensaje de urgencia- sea aprobado en cuatro debates cuando quedan solo ocho semanas de legislatura. 

Este es el nuevo proyecto (y éste el cuadro comparativo del Ministerio de Agricultura con los cambios):

PROYECTO ZIDRES.doc by lasillavacia

Lunes, Abril 20, 2015 - 10:41
1
4840

La consulta interna del Polo Democrático de ayer definía el pulso de los dos grandes sectores del partido al congreso del partido de mayo, en el que tomará decisiones ideológicas de fondo. Pero no definió tanto, pues ese primer duelo dejó a Clara López y al senador Jorge Robledo prácticamente en tablas.

Contado el 91 por ciento de las mesas, la lista nacional que lideran Clara y el senador Iván Cepeda suma 111 mil votos, mientras que la de Robledo, el representante Germán Navas y el Moir, alcanza 98 mil. Los separa una diferencia del 3 por ciento de todos los votos, lo que le daría a cada sector una proporción similar de los 200 delegados que se definían en esas listas.

Sus principales listas aliadas también quedaron casi en tablas. La que lidera el senador Alexander López -llamada 'Nueva Tendencia' y aliada de Robledo- lleva 19 mil votos, mientras que la del senador y líder campesino Alberto Castilla -cercana a la de Clara- tiene 15 mil.

Eso significa que la puja por cuál de los dos sectores más importantes llega con mayor fuerza al congreso la definirán las listas departamentales (que ponen en total 482 curules) y las de las minorías étnicas y colombianos en el exterior (que ponen otros 84 asientos).

Como ha contado La Silla, hay dos grandes debates que se darán en el próximo congreso el Polo. El primero, si el partido seguirá siendo uno de oposición a Santos o si contempla la posibilidad -como ha planteado Clara- de aliarse en algunos municipios y departamentos con la Unidad Nacional para evitar que el uribismo llegue al poder.

Y el segundo, si es viable una unidad de la izquierda bajo figuras como la del Frente Amplio por la Paz, que ahora -en el contexto del proceso de paz y (si se firma un Acuerdo final) de una eventual entrada en política de las Farc- cobra un significado distinto.

Aunque la respuesta a esas preguntas sigue estado muy abierta por el empate, lo que sí queda claro es que el Polo sigue teniendo fuerza: cosechó 418 mil votos, lo que muestra que el partido sigue moviendo a sus bases (sacó 541 mil votos en las elecciones al Senado hace un año). Y que, a menos de que algo grande cambie de acá al 2018, tiene de sobra los 350 mil votos que más o menos tendrá el umbral a Senado ese año (si un eventual Acuerdo Final en La Habana no produce un cambio en esa regla).

Viernes, Abril 17, 2015 - 16:19
4
2208

Caldas, el departamento natal del ex candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, puede convertirse en uno de los fortines del uribismo. Hoy en el Noticiero Caracol Manizales el vocero del partido en el departamento, el senador Carlos Felipe Mejía, confirmó el rumor de que la candidata a la alcaldía de Manizales será la ex congresista Adriana Gutiérrez, quien viene del grupo político de Zuluaga.

Mejía también hizo un anunció sorpresivo: el ex congresista Tony Jozame, uno de los que terminó más enredados por clientelismo durante el primer gobierno Uribe, es una de sus dos posibilidades a la Gobernación.

Como contó La Silla, Jozame era presidente de la Comisión Primera de la Cámara cuando se discutió la reforma constitucional que permitió la reelección de Uribe y, aunque votó en contra, luego tomó dos decisiones que facilitaron que pasara la reelección. Después de eso, personas cercanas a él empezaron a recibir cargos en el Gobierno.

Jozame fue investigado por la Corte Suprema por las denuncias de ex superintendente de Notariado Manuel Cuello Baute de haberle entregado notarías a 12 ex congresistas, que se archivó en 2013.

Sin embargo, tiene otros dos procesos abiertos en la Corte, según la base de datos oficial de la página de ese tribunal. Aparentemente uno se debe a que Yidis Medina denunció que el gobierno Uribe le había dado otra notaría, una denuncia que parece grave después de que la Corte le dio toda la credibilidad a las denuncias de Yidis en la reciente condena de Sabas Pretelt, Alberto Velásquez y Diego Palacio.

El otro, a que Jozame habría sido beneficiado con el manejo de la Escuela Superior de Administración Pública (Esap), hechos por los que la Corte también investiga al ex secretario de presidencia Bernardo Moreno, ya condenado por las chuzadas.

Jozame desapareció del panorama político al final del gobierno Uribe II, cuando salió de la embajada en Brasil, y hace algún tiempo volvió a su natal Chinchiná - donde empezó su carrera política en los años ochenta como liberal, en el grupo de Víctor Renán Barco.

Con bajo perfil, también venía acercándose al uribismo caldense: después de varios meses de coqueteos, en febrero, cuando el ex presidente y Zuluaga estuvieron en Manizales en una reunión del uribismo, llegó en la caravana con Uribe.

Jozame no la tiene asegurada pues el senador Mejía contó que hay otro aspirante, la gerente de servicio al cliente de la Empresa de Acueducto de Bogotá Diana Lorena Gómez Zuluaga.

Aunque ella no es muy conocida, es de la entraña del grupo político de Zuluaga y Luis Alfonso Hoyos. Gómez, quien es pariente lejana del ex candidato presidencial, ha apoyado siempre a ese grupo político que nació en su natal Pensilvania y estuvo casada con el ex alcalde Bernardo José Jiménez.

Jozame, en cambio, hizo política con Víctor Renán Barco, por décadas rival del grupo de Hoyos y Zuluaga. De hecho, en 1997 fue elegido gobernador con el apoyo de Barco y del ex senador conservador Ómar Yepes Alzate, ganándole al candidato de Hoyos y Zuluaga, Germán Velásquez, y al hoy senador del Polo Jorge Robledo.

Por eso, su precandidatura no ha sido bien recibida entre las bases del grupo de Hoyos y Zuluaga, que es el corazón del Centro Democrático en Caldas.

Páginas