Publicidad
Publicidad

Menú principal

Viernes Agosto 01, 2014

Milton Cabeza, el representante legal de Capital Técnico S.A., es uno de los empresarios que jugaron un papel clave en la contratación de los camiones compactadores en Bogotá. Según El Espectador, esa fue la empresa que compró los compactadores vía internet y que luego se los arrendó a la Unión Temporal Districapital, quien a su vez se los arrendó al Distrito. Además, Cabeza habría estado en la renegociación entre Districapital y el Distrito.

Lo que no se ha dicho hasta ahora es que Cabeza es uno de los representantes legales de Helistar, una de las principales empresas de arrendamiento de helicópteros en Colombia, que tiene contratos con Ecopetrol, Pacific Rubiales y otras grandes compañías. Es decir, que parte del problema puede estar en que no es tan fácil pasar de arrendar helicópteros a alquilar camiones de basura.

Otros confidenciales recientes

Viernes, Agosto 1, 2014 - 13:54
2
931

"Un partido que se respete no pide puestos", dijo esta mañana Ómar Yepes Alzate, el ex congresista caldense que preside el directorio azul, al rechazar la carta que le escribieron diez representantes conservadores -incluido su hermano Arturo- al presidente Juan Manuel Santos pidiéndole que le mantenga dos ministerios al partido.

Lo que no se había contado es que el veterano político caldense tiene a una de sus hijas, María José Yepes Gómez, trabajando desde hace algunos meses en el Banco Agrario y él mismo, según le confirmaron a La Silla tres personas, negoció ese nombramiento a finales del año pasado cuando los conservadores santistas intentaban evitar una convención del partido y una candidatura de Marta Lucía Ramírez (como al final terminó sucediendo).

María José Yepes llegó al Banco Agrario en enero, justo antes de que la ley de garantías congelara todos los nombramientos y poco tiempo después de que Santos pusiera al frente de la mayor entidad financiera del campo a Álvaro Navas Patrón, sobrino político y recomendado del senador atlanticense Roberto Gerlein.

La Silla le preguntó a Yepes, quien aseguró que "no estoy hablando de los puestos menores que piden los congresistas, sino del partido como institución en lo que se refiere a la eventual participación en un gobierno. Nosotros manejamos políticas y propuestas: si llegamos a un acuerdo sobre algunos aspectos y el Gobierno nos invita a participar, el partido lo evaluará pero no estoy de acuerdo con que mendigue por puestos". En todo caso Yepes señaló sobre el puesto de su hija que "eso llegó por otro lado" y que la pregunta le parecía "una minucia y una tontería".

No es la primera vez que se menciona que Yepes –el veterano líder cuya alianza con el ex senador liberal Víctor Renán Barco dominó la política caldense durante tres décadas y fue conocida como la 'coalición A'- ha ayudado a sus hijas a conseguir un puesto en un intercambio de favores.

En 2007 Daniel Coronell contó que Marcela Yepes Gómez -la hija mayor de Ómar y hoy directora nacional de apoyo a la gestión de la Fiscalía- fue nombrada directora de Fiscalías de Pereira por el Fiscal General Mario Iguarán. Y que casi al mismo tiempo Juan Carlos Yepes Alzate -sobrino de Ómar y entonces director ejecutivo de la Rama Judicial- nombró a Angel Alfredo Iguarán, hermano de Mario, director de la Unidad de Presupuesto del Consejo Superior de la Judicatura.

¿Será, con su regaño a los congresistas azules, que a Yepes papá ya se le olvidó dónde colocó a su hija?

Viernes, Agosto 1, 2014 - 12:08
0
439

A mediados de julio la Ministra de Ambiente Luz Helena Sarmiento le dijo a Vanguardia que la largamente esperada delimitación del páramo de Santurbán estará lista en un mes. En esa misma entrevista, ella dijo que el proceso de delimitación de los páramos está siendo muy engorroso y que “adoptar la escala a 1:100.000 sería ideal”. Esas dos declaraciones, que han pasado de agache, son las dos caras de una misma moneda: la promesa de proteger todos los páramos sigue congelada.

Hoy casi un millón de hectáreas de páramo -la tercera parte- están en un limbo y el Gobierno no ha dado ningún indicio de que el tema sea prioritario, pese a que prometió presentar un proyecto de ley de páramos para protegerlos por su importancia hídrica y a que el Plan de Desarrollo de Santos protege por ley todos los páramos, pero solo aquellos 'adoptados oficialmente'.

La explicación el lío es una cuestión de mapas, como contó La Silla. Hace un año y medio el Instituto Von Humboldt entregó al Ministerio una nueva cartografía hecha a una escala de 1 : 100.000, en la que venía trabajando desde antes de la discusión sobre minería en los páramos, y que es a la que se refiere Sarmiento.

Esos mapas arrojaron una conclusión crucial: Colombia tiene casi un millón de hectáreas más, de páramos de lo que se creía. Pero esas son las que están completamente vulnerables.

Ni el ex ministro Juan Gabriel Uribe ni Sarmiento adoptaron oficialmente la nueva catrografía por la fuerte oposición de los gremios económicos que temen las restricciones

Y las reservas naturales temporales, una figura que se inventaron el año pasado Minas y Ambiente para blindar de solicitudes de títulos mineros a las áreas en proceso de ser protegidas, cubre potenciales parques nacionales y humedales Ramsar. Pero no, como muestra este mapa, a los páramos.

Eso significa que, aunque dentro de tres años que se termine la delimitación obligatoria esas 900 mil hectáreas quedarían blindadas, en este momento se podría solicitar un título minero allí y sembrar la semilla de un conflicto en potencia.

Además, el Gobierno ordenó en 2011 dar un paso más y delimitar los páramos según unos mapas con escala de 1: 25.000, un trabajo cartográfico complejo para saber más exactamente qué tan grandes son. Pero, como lo muestra el caso Santurbán, se demorará mucho más de los dos o tres años originalmente presupuestados para cubrir los 35 complejos de páramos del país.

Por eso es llamativa la entrevista de Sarmiento. “La delimitación de los páramos tiene que cambiar de alguna manera. No podemos tener unos modelos tan desgastantes, porque ese plan de 1 :25.000 no es tan viable”, dijo.

Para cumplir sus deseos la ministra Sarmiento podría adoptar la cartografía más reciente y protegerlos mientras logra sacar adelante la más complicada ¿Será que esas 900 mil hectáreas de páramo recibirán su salvavidas?

Jueves, Julio 31, 2014 - 16:10
0
2256

La pelea por la cabeza del Partido Conservador se está moviendo. Además de que el senador Roberto Gerlein quiere reemplazar a Ómar Yepes en la presidencia del directorio de ese partido y de que la excandidata Marta Lucía Ramírez ha pensado en convertirse en su jefe única, ahora el representante cordobés David Barguil entra en la baraja.

El panorama no es claro porque las divisiones dentro del partido son profundas. Como ha contado La Silla, en el directorio hay una división entre santistas y antisantistas, que hasta antes de las elecciones estaban empatados. Aunque eso cambió porque hubo relevo en los congresistas que tienen silla allí, el directorio aplazó para la próxima semana su reunión de ayer y por eso no es claro cómo está el equilibrio entre esos dos grupos, pero todo apunta a que el empate persiste.

A la espera de eso, Roberto Gerlein es el nombre más fuerte para reemplazar a Omar Yepes en la presidencia del directorio, como representante del ala santista, que ganó las elecciones, mientras que Ramírez ha planteado hacer una convención nacional para eliminar el directorio y reemplazarlo por una jefatura única, seguramente en cabeza de ella.

El problema es que para que cualquiera de esas dos cosas ocurran necesitan una mayoría que pinta esquiva.

Por eso la candidatura de Barguil podría tener viabilidad. El representante, que acaba de llegar al directorio después de las elecciones, arranca con su voto y el de su aliada política, la senadora cordobesa Nora García Burgos, quien también es nueva en el directorio.

Además, Barguil tiene buena acogida entre los no santistas porque estuvo con Ramírez y luego con Óscar Iván Zuluaga en las presidenciales.

Y también tiene entrada entre los otros tres representantes a la Cámara que están en el directorio (Liliana Benavides, Orlando Guerra y Ciro Ramírez) que, aunque son santistas, son algunos de los representantes conservadores que están molestos por el hecho de que los senadores hayan recibido toda la mermelada del Gobierno.

Sin embargo, la elección no está asegurada, no solo porque el panorama se sigue moviendo y porque aún es muy joven, sino porque era el primero en la fila del castigo del gobierno a los conservadores.

¿Será que la visita de Marta Lucía a Casa de Nariño hoy le embolata la estrategia?

Páginas