Menú principal

Sábado Octubre 25, 2014

Poco antes de Navidad varios medios le dieron primera página a la dura disputa legal entre la empresa de tecnología colombiana PC Smart y Hewlett Packard por la marca Touch Smart, que no dudaron en calificar como una victoria de David sobre Goliat después de que un juez ordenara a la multinacional retirar sus productos mientras el Consejo de Estado se pronuncia de manera definitiva. Pero en realidad, la historia es más compleja.
En 2008, la empresa del colombiano Carlos Barahona registró en la Superintendencia de Industria y Comercio el nombre “Touch Smart” para la línea de tabletas que estaba desarrollando. Dos años después se percató de que Hewlett Packard estaba vendiendo productos de su línea “Touchsmart” en Colombia y le envió una carta solicitándole retirarlos. A los cuatro días, la multinacional presentó una solicitud a la Superintendencia de “HP Touchsmart”, argumentando que no quería exclusividad sobre la marca sino permiso para utilizarla porque consideraba que el término era descriptivo o genérico, como había sucedido con la palabra “loft” en el mundo de la construcción hace una década. Y la Superintendencia, en una decisión que admitió fue errática, dio su visto bueno a HP. 
Ahí quedaron en evidencia varias omisiones y errores -por parte de los tres implicados- que darían pie a una tormenta perfecta. Hewlett Packard, que ideó el nombre “Touchsmart” en 2007 para sus computadores de pantalla táctil y solicitó desde ese año su registro en una decena de países (incluyendo Australia, Canadá, Francia, Gran Bretaña y Nueva Zelanda), nunca presentó una oposición a que PC Smart lo registrara en Colombia. Luego PC Smart no presentó oposición al registro de HP, pese a que había detectado el uso de su marca. Y la Superintendencia, que sí podía determinar que en efecto se trataba de un término genérico, no ha debido hacerlo mientras existiera fuera casi idéntico a una marca ya registrada. Ahora será el Consejo de Estado el que deberá decidir quién tiene la razón.
Y Colombia no es el único país donde se ha dado esta pelea. En Chile y México le negaron a PC Smart la exclusividad de la marca por pensar que el término sí podía ser genérico, mientras que en Ecuador y Perú se desestimó ese argumento.

Otros confidenciales recientes

Viernes, Octubre 24, 2014 - 17:34
7
1076

Sí señores, después de contar los días, de invitar a amigos conocidos y desconocidos a donar y de hacer fuerza cada vez que presentamos los avances de la ronda de donaciones, finalmente ayer se cerró oficialmente nuestra campaña Súper Amigos en su versión 2014 (aunque algunos espontáneos han seguido donando hoy).

Para nuestra felicidad y la de todos los que consideran que los proyectos de periodismo independiente son claves para la consolidación de países con mejor información y capacidad de decisión, hemos superado nuevamente el recaudo y el número de Súper Amigos conseguidos en las versiones 2012 y 2013 de la campaña.

Ante semejante noticionón, pues nuestros usuarios nos donaron al menos 21 millones pesos más que el año anterior, al equipo de La Silla Vacía no le queda más que gritar con emoción: “Gracias totales, por tercera vez”. Y prepararse para desarrollar los proyectos que este gran empujón nos ayudara a financiar.

¿Cómo estuvo la cosa?

Este año, la campaña se mantuvo un mes al aire. Aunque las dos primeras semanas fueron andando con lentitud, algunos de nuestros usuarios de siempre se apuntaron a bajar el telón en nuestro punto de donaciones en la Silla.

Los dos primeros fueron Carlos Suárez y María Paula Hoyos, quienes mantienen nexos con La Silla, pues él ha sido blogger de nuestro medio y ella practicante. Pocos minutos después entró la donación de Camilo Buitrago, quien nos donó 200 mil pesos, y con ello abrió la puerta a aquellos usuarios que hacen parte de nuestra comunidad, pero no han pertenecido al equipo o colaborado con contenidos.

El resto de nuestros usuarios se fueron sumando a la causa a su propio ritmo y sacrificando desde libros, licores, mercado, comida para las mascotas, hasta el pago de deudas atrasadas. Al final, entonces, y luego de que varios decidieran usar otras plataformas de pago o incluso irse a hacer fila al banco, la cosa quedó así:

Como ha ocurrido en los años anteriores, de nuevo los hombres superaron a las mujeres. Al menos en nuestro primer conteo doblan la cifra de Súper Amigas. Siete de nuestros usuarios donaron la mayor cantidad posible: un millón de pesos, mientras que 180 donaron 30 mil pesos, lo cual nos alegró mucho porque sabemos el esfuerzo que significa para muchos de ellos apoyarnos.

Cuentas claras antes y después

El año anterior prometimos desarrollar diversos proyectos con el dinero recaudado. De ellos, algunos ya llegaron a buen puerto como arrancar nuestro proyecto de chequeo de discursos, el cual bautizamos como el detector de mentiras que lanzamos en las elecciones presidenciales. Igualmente, desarrollamos el mapa del clientelismo y más adelante relanzamos la plataforma online del Polimuseo.

Actualmente en desarrollo se encuentran dos proyectos más: nuestra red social que lanzaremos a finales de este año y nuestro microsite especializado en el Proceso de Paz, que verá la luz el próximo mes.

Ahora que las cuentas están claras hacia el pasado, les contamos en qué invertiremos los recursos recaudados este año. Dado que el país en pleno nos ha apoyado, La Silla retribuirá su aporte con un cubrimiento regional más especializado y presencial en las elecciones de 2015 (alcaldías, gobernaciones, concejos, etc.).

Por ello crearemos una pata regional de La Silla desde donde cubriremos el Caribe, la zona centro y una región del sur del país. Ello implicará mover nuestro equipo a esas zonas unos meses antes de las elecciones para coordinar y dirigir todo el proyecto con un reportero local cada uno para generar información local. También desarrollaremos una serie nueva de contenidos en torno a los pequeños poderes y cómo afectan a los consumidores (el imperio de las empresas de telefonía móvil, etc.).

Por último, le compraremos un mejor computador a la Editora Creativa, que tiene el mismo desde hace cinco años y ya se prende y se apaga solo.

Nuestra palabra queda empeñada y de nuevo GRACIAS A TODOS…

PS. Como hay más de 50 transacciones fallidas o no autorizadas, si éstas se ‘enderezan’ en los próximos días actualizaremos nuestra cifra de Súper Amigos e invertiremos esa plata en mejorar nuestro sistema de archivo histórico del contenido (SEO) para que los usuarios encuentren más rápido el contenido.

Viernes, Octubre 24, 2014 - 13:02
2
1323

La recién nacida Dignidad Nacional Agropecuaria, el matrimonio de todos los indignados del paro agrario del año pasado, ya tiene cabezas visibles. Tres semanas después de que la súper Dignidad naciera oficialmente, ayer sus delegados se reunieron para ponerse de acuerdo en quiénes serán sus líderes.

Al final, son cuatro los que figurarán más visiblemente en el nuevo gremio campesino. El presidente será el lechero nariñense Richard Fuelantala, que fue clave -como indígena pasto- en los paros en el sur del país. El director ejecutivo será el cafetero Óscar Gutiérrez, un veterano político del Moir en Caldas que es muy cercano al senador polista Jorge Robledo.

Además, serán voceros dos sus nombres más conocidos: el ex congresista liberal Orlando Beltrán, que lidera a los cafeteros huilenses (el grupo más numeroso del país), y el papero boyacense César Pachón.

Las decisiones las tomará un comité ejecutivo de trece personas, en el que están representados casi todos los sectores que se fueron al paro hace un año y de nuevo en la antesala de las elecciones este mayo. Allí estarán cuatro cafeteros (el antioqueño Álvaro Cano, el caucano Alonso Osorio y el quindiano Carlos López, más Beltrán), tres paperos (el nariñense Jairo Chamorro, el cundinamarqués Ernesto Gómez y Pachón), dos lecheros (el boyacense Giovanni Vela y Fuelantala), un cacaotero (el santandereano Ómar Acevedo), un arrocero (el metense Eudoro Álvarez), un ganadero (el cesarense Aldemar Palmera) y un panelero por definir, que muy posiblemente será el vallecaucano Alfredo Cruz.

Como contó La Silla, la idea de la madre de todas las Dignidades es representar a todos los sectores campesinos que luchan por temas productivos -su principal diferencia con la Cumbre Agraria, el otro nuevo gremio de campesinos- y tener una sola voz en los pulsos de negociación con el Gobierno.

Jueves, Octubre 23, 2014 - 15:23
8
3163

El viernes pasado el Contralor General Edgardo Maya -que lleva mes y medio en el cargo- tomó una decisión que muestra su intención de alejar la entidad del énfasis que le dio Sandra Morelli durante los últimos cuatro años y que va mucho más allá del normal cambio de equipo de trabajo.

Morelli había entregado a los contralores delegados sectoriales, a la Vicecontraloría y a los contralores auxiliares la facultad de hacer investigaciones y juicios fiscales, que antes centralizaba la contraloría delegada para investigaciones, juicios fiscales y responsabilidad coactiva.

Eso permitió que contralorías sectoriales (como las de infraestructura, ambiente o agro) no solo auditarán las cuentas de entidades cargo sino que, a partir de los que encontraron en esas auditorías, adelantaran las investigaciones y condenaran fiscalmente.

Para Maya, ese cambio es negativo y es mejor que queden separadas las dos funciones, para que no sean los mismos funcionarios los que van a las entidades y los que eventualmente condenan a los funcionarios. Eso es lo que muestra una resolución de la semana pasada que le devuelve a la contraloría delegada para investigaciones todos los casos, incluso los que están en trámite en las otras dependencias.

Ese cambio muestra que en la Contraloría se viene un viraje grande. Incluso, según dos fuentes que conocen lo que está pasando, se está revisando las sanciones que impuso la administración Morelli.

Páginas