Menú principal

Jueves Agosto 27, 2015

Poco antes de Navidad varios medios le dieron primera página a la dura disputa legal entre la empresa de tecnología colombiana PC Smart y Hewlett Packard por la marca Touch Smart, que no dudaron en calificar como una victoria de David sobre Goliat después de que un juez ordenara a la multinacional retirar sus productos mientras el Consejo de Estado se pronuncia de manera definitiva. Pero en realidad, la historia es más compleja.
En 2008, la empresa del colombiano Carlos Barahona registró en la Superintendencia de Industria y Comercio el nombre “Touch Smart” para la línea de tabletas que estaba desarrollando. Dos años después se percató de que Hewlett Packard estaba vendiendo productos de su línea “Touchsmart” en Colombia y le envió una carta solicitándole retirarlos. A los cuatro días, la multinacional presentó una solicitud a la Superintendencia de “HP Touchsmart”, argumentando que no quería exclusividad sobre la marca sino permiso para utilizarla porque consideraba que el término era descriptivo o genérico, como había sucedido con la palabra “loft” en el mundo de la construcción hace una década. Y la Superintendencia, en una decisión que admitió fue errática, dio su visto bueno a HP. 
Ahí quedaron en evidencia varias omisiones y errores -por parte de los tres implicados- que darían pie a una tormenta perfecta. Hewlett Packard, que ideó el nombre “Touchsmart” en 2007 para sus computadores de pantalla táctil y solicitó desde ese año su registro en una decena de países (incluyendo Australia, Canadá, Francia, Gran Bretaña y Nueva Zelanda), nunca presentó una oposición a que PC Smart lo registrara en Colombia. Luego PC Smart no presentó oposición al registro de HP, pese a que había detectado el uso de su marca. Y la Superintendencia, que sí podía determinar que en efecto se trataba de un término genérico, no ha debido hacerlo mientras existiera fuera casi idéntico a una marca ya registrada. Ahora será el Consejo de Estado el que deberá decidir quién tiene la razón.
Y Colombia no es el único país donde se ha dado esta pelea. En Chile y México le negaron a PC Smart la exclusividad de la marca por pensar que el término sí podía ser genérico, mientras que en Ecuador y Perú se desestimó ese argumento.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Agosto 27, 2015 - 18:46
1
483

La senadora más votada de la Alianza Verde, Claudia López, le confirmó a La Silla Santandereana que no acompañará la decisión del Partido de apoyar al liberal Carlos Ibáñez en la carrera por la Alcaldía de Bucaramanga.

A comienzos de este mes, Ibáñez, candidato del oficialismo liberal que lleva muchos años gobernando a Bucaramanga (en medio de cuestionamientos por corrupción y falta de transparencia), recibió el respaldo oficial de los Verdes con el visto bueno de la dirección, municipal, la dirección departamental y la dirección nacional.

                      

Según el coordinar municipal de la Alianza, Jose Luis Hernández, la decisión se dio después de un debate programático.

En todo caso, la senadora López le contó a La Silla, que ella no apoyó la decisión de la instancia nacional.

“Desafortunadamente la Nacional sí avaló el apoyo a Ibáñez con un quorum precario pero reglamentario. Ni Antonio (Navarro) ni yo estábamos y no estamos de acuerdo pero se cumplió la formalidad de la aprobación”.

Los pilares de Ibáñez en la nacional son el ex senador Rodrigo Romero y Carlos Ramón González, ambos santandereanos y ambos súper poderosos dentro de las estructuras internas de los verdes.

La decisión de apoyar al candidato liberal es polémica para los verdes, por un lado, porque Ibáñez es la llave oficial del cuestionado Didier Tavera a la gobernación y por otro, porque representa el continuismo en la Alcaldía de Bucaramanga, dirigida hoy por Lucho Bohórquez quien ha sido criticado por presuntas irregularidades en los procesos de contratación.

Además, la estructura base de poder de Ibáñez es el grupo de concejales liberales, incluidos caciques como Uriel Ortiz o Henry Gamboa, quienes han sido acusados de incidir en la administración municipal a través de relaciones clientelistas.  

La división que genera la decisión oficial de apoyar a Ibáñez no se agota en Claudia López. A nivel local también hay críticos. Un candidato al concejo, Fernando Martínez, publicó una carta – dirigida a las directivas – expresando el desacuerdo por la decisión y pidiéndole a las directivas del Partido que explicaran los argumentos detrás del respaldo.

En Bucaramanga, el Partido, que ya recibió recursos de apoyo de la campaña liberal, está tratando de que se mantenga la línea en favor de apoyo o al menos de que no se vote por otro candidato. En un mensaje el coordinador Hernández les recordó a los militantes el compromiso.

Sin embargo, la senadora Claudia López le dijo a La Silla que ella no está en obligación de respaldarlo. “No es un candidato Verde así que no tengo ningún mandato legal de apoyarlo…”. Ibáñez no está en el tarjetón con el logo de la Alianza, pues el acuerdo de apoyo se dio después de la entrega de avales.

Al contrario de acompañarlo, López podría terminar en las filas de un candidato rival; Rodolfo Hernández, que va por firmas y tiene como eje central de campaña la lucha contra la corrupción.

“Voy a Santander en tres semanas a acompañar a Leónidas (Gómez), nuestro candidato a la gobernación, y él está organizando que hagamos un acto conjunto con Hernández…Si Leónidas y Rodolfo llegan a un acuerdo yo me sentiría muy tranquila de invitar a la ciudadanía a apoyarlos”.

En pocas semanas se sabrá si ese acuerdo cuaja, pero ya queda claro que Ibáñez no es el candidato de todos los verdes.

Jueves, Agosto 27, 2015 - 15:07
2
362

Hace un rato, el candidato a la Alcaldía de Santa Marta por firmas Rafael Martínez firmó un acuerdo programático con el liberal Joaquín José Vives, quien va por la Gobernación del Magdalena. La alianza dejó al actual alcalde Carlos Caicedo, padrino de la aspiración de Martínez, en la misma orilla de los políticos tradicionales que tanto ha criticado y contra los que ganó su cargo hace cuatro años.

Como lo ha contado La Silla, alrededor de la campaña de Vives se unieron varios caciques condenados por parapolítica que quedaron descontentos con la burocracia que les dio el gobernador Luis Miguel 'el Mello' Cotes y hoy quieren derrotar a su carta Rosa Cotes.

Ellos son los excongresistas Luis Eduardo ‘Lucho’ Vives, Fuad Rapag y Alfonso Campo.

El abrazo entre las campañas de Martínez y Vives ocurrió hace menos de dos horas en un restaurante de La Perla. Allí ambos candidatos firmaron un documento “para continuar con el cambio en Santa Marta y comenzar el cambio en el departamento del Magdalena”.

Ahora Martínez y Jota Vives se enfrentan juntos a la dupla Rosa Cotes - Aristides Herrera, candidato a la Alcaldía por firmas, que como lo contó La Silla oficializó el lunes pasado su alianza a la rosa del Magdalena.

Tanto la campaña de Jota como la de Rosa tienen alrededor ruidos por compañías cuestionadas, como lo ha contado La Silla.

A Martínez lo acompaña una coalición integrada por los partidos Verde, ASI, MAIS, Marcha Patriótica y un sector del Polo Democrático.

(Fotografía de la portada tomada del Instagram del periodista Víctor Polo Rodríguez)

Jueves, Agosto 27, 2015 - 13:38
0
319

Un concejal que molestó a los afrocolombianos en Bogotá ahora está tratando de congraciarse con ellos.

Se trata del concejal liberal Jorge Durán Silva, que ha ocupado su curul los últimos 37 años y que quedó en medio de un escándalo en agosto del 2012, cuando en plena discusión del Plan de Desarrollo de Gustavo Petro dijo: "No ingresa nadie, funcionario, asesor de los concejales, porque esto se nos está volviendo merienda de negros". 

El comentario, según el mismo Durán Silva, era su forma “jocosa” de evitar que personas distintas a los concejales entraran al recinto que él presidía en ese momento, pero indignó a muchos que lo recibieron como racista.

Ahora, sin embargo, el concejal Durán Silva, que se va a volver a lanzar en octubre, decidió congraciarse con la población afrocolombiana con un proyecto de acuerdo que presentó esta semana en el Concejo con el que busca crear la Secretaría Distrital de Minorías Étnicas. Su justificación, según el texto, es enfocar la atención en esta población vulnerable.

El futuro del proyecto está en veremos porque en plena época de elecciones, los concejales están más pendientes de sus campañas que de aprobar proyectos en el cabildo.

Páginas