Por LaSillaVacia.com · 11 de Enero de 2013

1970

0

Poco antes de Navidad varios medios le dieron primera página a la dura disputa legal entre la empresa de tecnología colombiana PC Smart y Hewlett Packard por la marca Touch Smart, que no dudaron en calificar como una de David sobre Goliat después de que un juez ordenara a la multinacional retirar sus productos mientras el Consejo de Estado se pronuncia de manera definitiva. Pero en realidad, la historia es más compleja.En 2008, la empresa del colombiano Carlos Barahona registró en la Superintendencia de Industria y Comercio el nombre “Touch Smart” para la línea de tabletas que estaba desarrollando. Dos años después se percató de que Hewlett Packard estaba vendiendo productos de su línea “Touchsmart” en Colombia y le envió una carta solicitándole retirarlos. A los cuatro días, la multinacional una solicitud a la Superintendencia de “HP Touchsmart”, argumentando que no quería exclusividad sobre la marca sino permiso para utilizarla porque consideraba que el término era descriptivo o genérico, como había sucedido con la palabra “loft” en el mundo de la construcción hace una década. Y la Superintendencia, en una decisión que admitió fue errática, dio su visto bueno a HP. Ahí quedaron en evidencia varias omisiones y errores -por parte de los tres implicados- que darían pie a una tormenta perfecta. Hewlett Packard, que el nombre “Touchsmart” en 2007 para sus computadores de pantalla táctil y solicitó desde ese año su registro en una decena de países (incluyendo Australia, , , y ), nunca presentó una oposición a que PC Smart lo registrara en Colombia. Luego PC Smart no presentó oposición al registro de HP, pese a que había detectado el uso de su marca. Y la Superintendencia, que sí podía determinar que en efecto se trataba de un término genérico, no ha debido hacerlo mientras existiera fuera casi idéntico a una marca ya registrada. Ahora será el Consejo de Estado el que deberá decidir quién tiene la razón.Y Colombia no es el único país donde se ha dado esta pelea. En Chile y México le negaron a PC Smart la exclusividad de la marca por pensar que el término sí podía ser genérico, mientras que en Ecuador y Perú se desestimó ese argumento.

Contexto