Publicidad
Publicidad

Menú principal

Jueves Mayo 07, 2015

Esta mañana, en entrevista para La W Radio, el alcalde Gustavo Petro aseguró que cuando tenía 20 años conoció a Darío Beltrán Ortíz, pero que nunca más lo había vuelto a ver.

Esa fue la reacción del mandatario a la pregunta sobre si tiene o no una relación cercana con Darío Beltrán y qué papel va a jugar este empresario, cuyo nombre fue dado a conocer por La Silla Vacía, en el nuevo modelo del aseo en Bogotá.

Sin embargo, La Silla encontró en twitter unas fotos que evidencian que el alcalde estuvo con Beltrán en una fiesta navideña recientemente. Las imágenes fueron publicadas en la cuenta de twitter de la sexóloga de RCN Radio, Carmen Larrazábal, el pasado 10 de diciembre, y en una de ellas se ve a Petro junto a Beltrán y al exviceministro de Justicia y expresidente del Consejo Nacional Electoral, Guillermo Reyes. En otras se ve a Larrazábal con Verónica Alcocer, esposa de Petro, y hay comentarios como "los amigos de siempre no improvisan""empezaron las fiestas decembrinas, los amigos nos encontramos para celebrar".




Otros confidenciales recientes

Miércoles, Mayo 6, 2015 - 17:22
0
472

Jaime Pumarejo, la carta del grupo Char a la Gobernación del Atlántico, anda recurriendo por estos días a sus reconocidos ancestros para teñirse de rojo y darle fuerza a su precandidatura en el Partido Liberal, en donde un sector lo califica de “advenedizo” por no tener militancia histórica allí.

Como lo contó La Silla, Pumarejo, quien se desempeñó hasta el 8 de abril como gerente del megacentro de eventos y convenciones Puerta de Oro y fue secretario de Movilidad de la Administración del exalcalde Alejandro Char, es la apuesta con la que esa casa quiere hacer moñona y llevarse en octubre los dos puestos más importantes del departamento.

En ese propósito protagoniza un pulso con el exgobernador liberal Eduardo Verano, también precandidato, quien además de liderar las encuestas es visto como un liberal pura sangre.

Pumarejo en sus correrías por los municipios del Atlántico no solo va con camiseta y gorra roja sino que saca a relucir la casta liberal de su abuelo, el patriarca rojo Alberto Mario Pumarejo Vengoechea (excongresista y ministro de Estado), y la de su papá Jaime Pumarejo Certain (exalcalde de Barranquilla).

“Vengo de familia liberal, mi abuelo y mi papá lo eran”, suele repetir.

En Twitter, por ejemplo, desempolvó un registro de prensa de hace 40 años que reseña la firma por parte del presidente Guillermo León Valencia del inicio de obras del famoso puente Pumarejo, que conecta Barranquilla con el resto del país, cuya construcción fue gestionada por su abuelo, el entonces senador Alberto Pumarejo.

Recordar el papel clave de su abuelo como gestor de los recursos para la construcción del puente Pumarejo, que oficialmente se llama Laureano Gómez, es uno de los ases con los que el precandidato juega para que en su colectividad lo sientan más liberal. El puente de hecho es la imagen que usa como su logo de campaña ‘Tendiendo puentes, abriendo puertas para el progreso del Atlántico’.

La coyuntura ha ayudado a Pumarejo en su labor de asociar su nombre con la militancia liberal de sus ancestros. El 28 de mayo, el presidente Juan Manuel Santos, en compañía del vicepresidente Germán Vargas Lleras y de la ministra Natalia Abello, firmó el acta de inicio de obras del nuevo puente Pumarejo. Como parte del cubrimiento, El Heraldo, medio del que el precandidato es accionista, recordó la trayectoria política de Pumarejo Vengoechea (quien cofundó el periódico) como la de “un líder liberal visionario”.

Los esfuerzos del precandidato se dan en un momento en que las encuestas no lo favorecen frente al exgobernador Verano, quien obtiene un 16% de favorabilidad frente al 6% de Pumarejo, según encuesta de medios localesEn otra encuesta, contratada por El Tiempo y W Radio, Pumarejo no logra más del 5% de la intención de votos.

La Silla supo que por los lados de la casa Char ya empiezan a surgir inquietudes, ante estos números, sobre si el aspirante logrará despegar o no.

Miércoles, Mayo 6, 2015 - 12:25
2
1286

Ayer los canales privados de televisión lograron ganar una batalla en la plenaria del Senado que aprobó el Plan de Desarrollo. Pero como a la puerta del horno se quema el pan, perdieron la guerra en la comisión de conciliación que se reunió justo después de la plenaria.

Como contó la Silla, una de las peleas que traía el proyecto del Plan era la posibilidad de que el Canal Uno se convierta en el postergado tercer canal privado de televisión, lo que sería el colofón de una larga lucha que hasta ahora han ganado Caracol (que es del grupo Santo Domingo) y RCN (de la familia Ardila). Por eso, el Plan quedó planteado como una potencial victoria de los concesionarios del canal, que hoy son CM&, encabezado por Yamid Amat; NTC, sociedad cuya cabeza es Daniel Coronell, y Jorge Barón.

La Cámara aprobó un artículo que le quitaba varias restricciones a esos concesionarios: permite que tengan más del 25 por ciento de horas de programación que tiene cada uno como tope hoy (e inclusive que pueda haber un solo concesionario), quita las restricciones de contenidos por horas, y prohíbe que esos concesionarios tengan como socios a accionistas de los canales privados.

Aunque la Cámara incluyó una frase que explica explícitamente que no es un canal privado, sino que quien seguirá emitiendo y transmitiendo la señal es la entidad pública Rtvc, los cambios permiten que el Canal Uno maneje su programación como lo hacen Caracol y RCN, por ejemplo, moviendo los horarios de los noticieros o novelas según el rating y las movilidad de los privados.

Anoche, en el Senado, se hundió todo ese artículo. Pero como los textos de Cámara y Senado eran distintos, el asunto quedó en manos de la comisión de conciliación, donde el gobierno tenía claras mayorías, pues de los ocho congresistas cinco eran de partidos de la Unidad Nacional y otros dos conservadores santistas.

Esa comisión le dio el batacazo a los canales privados: adoptó el texto de la Cämara en ese punto y dejó abierta la puerta para que en los próximos años -probablemente al vencerse la concesión actual a mediados de 2017- haya un verdadero tercer canal de televisión abierta.

Martes, Mayo 5, 2015 - 14:03
0
1811

Con la aparición de la hoja de vida del abogado boyacense Carlos Alfonso Mayorga como nuevo Superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada, el presidente Juan Manuel Santos le da otro cariñito al Partido de La U. Pero también queda a un paso de incumplir la ley de cuotas.

Mayorga es un abogado de la Universidad de la Sabana, que lleva cinco años militando en La U y que -según tres fuentes de tres partidos políticos- es cercano a los dos barones electorales boyacenses de ese partido, el ex senador Plinio Olano y el actual senador Ángel Custodio Cabrera.

En 2010 Mayorga fue candidato a la Cámara en Boyacá, quemándose con 9 mil votos. Luego, en el 2011, La U lo nombró entre sus candidatos 'suplentes' al Consejo Nacional Electoral, en caso de que se cayera alguno de sus tres postulados para magistrado de ese tribunal. Y en 2012 fue candidato a dirigir Corpoboyacá, una de las dos corporaciones autónomas del departamento. Al final terminó entrando a la Contraloría de Sandra Morelli, primero como asesor y luego como contralor delegado de la Unidad Anticorrupción.

Antes de eso había sido conservador y verde, pero tras pasar por dos gobernaciones de Boyacá (como secretario de Desarrollo Económico de Jorge Londoño y secretario de Minas y Energía de su sucesor, José Rozo Millán) se le cerraron las puertas en ambos partidos.

El problema que tiene el Gobierno, si termina nombrando a Mayorga, es que se quedará por debajo de la cuota legal del 30 por ciento de mujeres al frente de superintendencias.

De las diez que hay, siete ya están en manos de hombres: el SuperIndustria y Comercio Pablo Felipe Robledo, el Supernotariado Jorge Enrique Vélez, el Supersociedades Francisco Reyes, el Supersalud Norman Julio Muñoz, el Superfinanciero Jorge Castaño, el Supertransporte Javier Jaramillo y el recién nombrado Supersolidaria José Joaquín Plata. En manos de mujeres solo están la Supersubsidio Griselda Janeth Restrepo y la Superservicios Patricia Duque.

No es la primera vez que el Gobierno quedaría incumpliendo la ley de cuotas entre los superintendentes. En junio del 2013, Casa de Nariño cambió repentinamente a las cabezas de dos de ellas y nombró de afán a dos mujeres, dado que -como contó La Silla- una demanda presentada por Dejusticia, Sisma Mujer y la Red Nacional de Mujeres por violación de la ley de cuotas estaba a punto de ser fallada contra el Gobierno.

¿Se expondrá Santos de nuevo?

Páginas