Publicidad
Publicidad

Menú principal

Viernes Diciembre 19, 2014

Este domingo, el Concejo de Bogotá aprobó el presupuesto para 2013 por 13 billones de pesos, pero, más allá de la noticia oficial, en la sesión plenaria quedó en evidencia un resquebrajamiento de las relaciones entre parte de la bancada progresista y la administración del alcalde Gustavo Petro.

Resulta que cuando todo indicaba que el presupuesto sería aprobado sin cinco artículos clave para Petro -entre ellos uno que le iba a permitir crear el banco para los pobres y otro que le otorgaba facultades extraordinarias en caso de declaratoria de estado de excepción- la bancada progresista comenzó a salirse del recinto. Para el momento de la votación, la concejal progresista Diana Alejandra Rodríguez dijo en micrófonos que ella se quedaba porque no estaba dispuesta a aceptar la orden de retirada que les estaban dando y afirmó que el secretario de Gobierno, Guillermo Asprilla, estaba empleando una "mala estrategia", por lo que todo el mundo interpretó que ese funcionario les estaba ordenando que se fueran. Al final, cinco de los ocho progresistas se retiraron y apenas quedaron Rodríguez, Carlos Vicente de Roux y Angélica Lozano. Varias fuentes le contaron a La Silla que la idea de la administración era desbaratar el quórum para que se hundiera el presupuesto y que el alcalde pudiera sacarlo vía decreto con los artículos que él quería, pero que tres de sus concejales no le hicieron caso.

Durante la sesión, también se notó la distancia que hay entre el secretario de Hacienda Ricardo Bonilla y la concejal Angélica Lozano, quien desde mayo pasado viene haciendo fuertes críticas a la gestión de Bonilla. Esta vez, ella votó en contra del presupuesto porque no estuvo de acuerdo con varias de las modificaciones que propuso Bonilla al proyecto y, además, criticó que éste y Asprilla hubieran actuado a espaldas del alcalde al supuestamente haber adquirido unos compromisos con la concejal de oposición Clara Lucía Sandoval, quien pidió que unos recursos destinados a la población LGBTI se ampliaran a todas las poblaciones vulnerables, un asunto que finalmente no se concretó. "Los secretarios actúan de espaldas al alcalde y yo, en cambio, todo lo que digo en privado lo sostengo en público", dijo Lozano, quien añadió que durante la votación a ella nadie le ordenó que se saliera del recinto.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Diciembre 18, 2014 - 18:24
0
769

Esta tarde estaba programada una reunión entre la ex candidata presidencial Marta Lucía Ramírez y el ex vicepresidente uribista Pacho Santos. La iniciativa de reunirse fue de Ramírez, y la intención es explorar el panorama para las elecciones locales en Bogotá.

Según supo La Silla, aunque ella tiene el sueño de ser presidente, varias personas cercanas la están convenciendo para que busque la Alcaldía el próximo año, porque a su juicio tendría el panorama más claro.

Ramírez nos dijo que ella descarta esa posibilidad porque quiere concentrarse en el futuro de su partido y en participar en las elecciones presidenciales del 2018.  Pero aclaró que sí está trabajando en promover una propuesta ambiciosa por Bogotá que muestre una alternativa distinta.

"Quiero explorar opciones distintas a la candidatura de Clara", dijo. Para ello dice que se ha reunido con Pacho Santos, con Juan Lozano, con Enrique Peñalosa, Camilo Gómez, Miguel Gómez, Jaime Castro y con gente de universidades que trabajan en temas de ciudad "para pensar en Bogotá y asegurarnos de que haya una excelente propuesta viable para Bogotá".

Una de las ideas es promover una consulta entre varios para que eso les de un impulso que les permita darle la pelea a la izquierda.

Nota de la Editora: después de publicada la historia, logramos hablar con Marta Lucía Ramírez, quien nos aclaró que no estaba considerando lanzarse por Bogotá, como inicialmente lo aseguramos en el título. Ofrecemos disculpas por este error.

Jueves, Diciembre 18, 2014 - 11:13
0
2018

El lunes pasado fueron las penúltimas plenarias en Senado y Cámara, y había proyectos muy importantes (como la reforma tributaria) en el orden del día. En medio de una sesión muy movida, en la Cámara los representantes recibieron dos regalos navideños.

Primero se acercaron varias personas a sus curules y les entregaron un sombrero vueltiao personalizado: todos tenían el nombre de cada congresista tejido.

Al entregarlos, le avisaron a cada uno que debía salir del recinto para recibir un celular. Los representantes fueron saliendo y regresaban al recinto con un IPhone 6 nuevo.

La Silla averiguó con varios representantes qué ocurría, y les dijeron que los sombreros eran un regalo del presidente de la Cámara, el liberal cordobés Fabio Amín, y que los celulares eran de dotación de la Cámara.

Amín le contó a La Silla que los sombreros son un regalo de él y de la directora administrativa, Gloria Inés Raigoza, a todos los representantes (que fueron quienes los eligieron en sus cargos). Amín contó que mandó a hacer los sombreros en el resguardo indígena de Tuchín cuando lo eligieron, en julio, pero que como eran personalizados se demoraron y decidió entregarlos ahora.

En cuanto a los celulares, Amín explicó que se trata de una reposición de los equipos que entrega la Cámara a todos los representantes, que esa reposición se hace cada seis meses y que no vale nada porque la asume el contratista. El teléfono "viejo" lo deben entregar el 19 de enero.

Así, los representantes salieron de la plenaria doblemente regalados.

Miércoles, Diciembre 17, 2014 - 12:20
8
3253

El anuncio del senador del Polo Jorge Robledo de denunciar a Juan Manuel Santos por traición a la patria tras haber sacado adelante el TLC con Corea es su tercer intento de condenar a un presidente por lo mismo.

En 2007, Robledo denunció formalmente a Álvaro Uribe ante la Comisión de Acusciones de la Cámara por haber impulsado el TLC con Estados Unidos , una acusación que nunca avanzó.

A inicios de este año fue el turno de Santos por la aprobación de la Alianza Pacífico, un TLC que luego se cayó en la Corte Constitucional por vicios de procedimiento y que volvió a aprobar el Congreso este lunes.

Ninguna de esas acusaciones ha avanzado - como igual no suele hacerlo ninguna en esa Comisión. Y en todo caso el delito de la traición de la patria es muy difícil de probar, como pasó en el caso de Piedad Córdoba a quien el Procurador Alejandro Ordóñez destituyó del Senado porque supuestamente lo había cometido, pero luego la Corte Suprema lo desestimó.

Por eso, lo más seguro es que más allá de una constancia histórica y titulares en los medios, el anuncio de Robledo no llegue a ninguna parte.

Páginas