Menú principal

Jueves Agosto 27, 2015

Este domingo, el Concejo de Bogotá aprobó el presupuesto para 2013 por 13 billones de pesos, pero, más allá de la noticia oficial, en la sesión plenaria quedó en evidencia un resquebrajamiento de las relaciones entre parte de la bancada progresista y la administración del alcalde Gustavo Petro.

Resulta que cuando todo indicaba que el presupuesto sería aprobado sin cinco artículos clave para Petro -entre ellos uno que le iba a permitir crear el banco para los pobres y otro que le otorgaba facultades extraordinarias en caso de declaratoria de estado de excepción- la bancada progresista comenzó a salirse del recinto. Para el momento de la votación, la concejal progresista Diana Alejandra Rodríguez dijo en micrófonos que ella se quedaba porque no estaba dispuesta a aceptar la orden de retirada que les estaban dando y afirmó que el secretario de Gobierno, Guillermo Asprilla, estaba empleando una "mala estrategia", por lo que todo el mundo interpretó que ese funcionario les estaba ordenando que se fueran. Al final, cinco de los ocho progresistas se retiraron y apenas quedaron Rodríguez, Carlos Vicente de Roux y Angélica Lozano. Varias fuentes le contaron a La Silla que la idea de la administración era desbaratar el quórum para que se hundiera el presupuesto y que el alcalde pudiera sacarlo vía decreto con los artículos que él quería, pero que tres de sus concejales no le hicieron caso.

Durante la sesión, también se notó la distancia que hay entre el secretario de Hacienda Ricardo Bonilla y la concejal Angélica Lozano, quien desde mayo pasado viene haciendo fuertes críticas a la gestión de Bonilla. Esta vez, ella votó en contra del presupuesto porque no estuvo de acuerdo con varias de las modificaciones que propuso Bonilla al proyecto y, además, criticó que éste y Asprilla hubieran actuado a espaldas del alcalde al supuestamente haber adquirido unos compromisos con la concejal de oposición Clara Lucía Sandoval, quien pidió que unos recursos destinados a la población LGBTI se ampliaran a todas las poblaciones vulnerables, un asunto que finalmente no se concretó. "Los secretarios actúan de espaldas al alcalde y yo, en cambio, todo lo que digo en privado lo sostengo en público", dijo Lozano, quien añadió que durante la votación a ella nadie le ordenó que se saliera del recinto.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Agosto 27, 2015 - 10:50
0
576

Una nueva corriente nace en las sabanas cordobesas para estas regionales con la adhesión del partido del expresidente Álvaro Uribe a la campaña a la Gobernación del abogado Carlos Gómez, quien va avalado por la colectividad del vicepresidente Germán Vargas Lleras.

El vargasuribismo o matrimonio entre el Centro Democrático y Cambio Radical llega para apretarles las cosas a los poderosos ñoños (los senadores de La U Bernardo ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile), que le hacen competencia a Gómez con el hermano de Musa: el arquitecto Edwin Besaile.

La campaña de Gómez, que en un principio tuvo el respaldo del grupo del gobernador Alejandro Lyons y después quedó sola, había sido hasta ahora un David enfrentado al Goliat de la maquinaria de los ñoños. Sin embargo, cada vez luce más fortalecida y hoy, aparte del uribismo, cuenta con los votos y la estructura del parapolítico Pedro Pestana y del senador del viejo PIN Antonio Correa.

Lo particular de la movida del CD es que el uribismo ha sido más cercano a los ñoños que a Gómez y su grupo, por lo que muchos esperaban que fueran los primeros los abrazados por el expresidente.

El único senador uribista de Córdoba, Daniel Cabrales, es amigo cercano del Ñoño Elías. Tan cercanos que son compadres de sacramento y Cabrales fue la carta con la que apostaron los ñoños a la Alcaldía de Montería hace cuatro años.

Además, uno de los mejores amigos de Uribe en la región era el excongresista Joche Ramón Elías Nader (fallecido hace pocas semanas), padre político del Ñoño Elías, quien poco antes de morir le aconsejó al exmandatario no meterse en la pelea por Córdoba para no resentir a ninguna de las partes y perjudicar una futura aspiración de algún pupilo.

De hecho, fue en la finca de Joche Elías en Sahagún que, a principios de año, se reunieron los ñoños, Daniel Cabrales y Uribe para hablar de la posibilidad de un acuerdo con miras a las regionales, como lo contó La Silla.

El Centro Democrático llevaba hasta ahora como única apuesta grande cordobesa a Luis Carlos Ordosgoitia a la Alcaldía de Montería. Y, aunque oficialmente se unió a Carlos Gómez, La Silla confirmó con un líder de esa colectividad que varios de sus cuadros locales se irán con Besaile.

El vargauribismo también se puede ver en Barranquilla, en donde el vargasllerista Álex Char es apoyado por el Centro Democrático; en el Cesar (alrededor de la campaña del liberal Arturo Calderón), en La Guajira con Oneida Pinto, en Cúcuta con Jorge Acevedo (ex candidato del Centro Democrático a la Cámara hace un año que se había distanciado del partido y se inscribió con el aval de Cambio) y en Neiva con el empresario Germán Bahamón (a quien los uribistas apoyaron por iniciativa del representante Álvaro Hernán Prada, que es amigo suyo de infancia).

Miércoles, Agosto 26, 2015 - 16:18
0
2829

Ayer el Consejo de Estado eligió una nueva magistrada, después de más de un año de no poder elegir el reemplazo de Mauricio Fajardo, un magistrado de tendencia liberal. Nombró a una magistrada auxiliar de larga carrera académica y no al candidato cercano al procurador Alejandro Ordóñez, lo que es otra derrota para el Procurador, justo en el tribunal del que surgió y que tiene en sus manos la posibilidad de anular su reelección.

La elegida es Marta Nubia Velásquez, una abogada de la Universidad de Antioquia con maestría en ciencia política de esa misma universidad. Fue jefe de formación universitaria y luego decana de su facultad entre 2002 y 2008. De allí salió para ser secretaria general del Instituto de Desarrollo de Antioquia cuando Luis Alfredo Ramos nombró a Álvaro Vásquez como gerente, pero duró pocos meses y ese mismo año llegó al Consejo de Estado, primero como magistrada auxiliar de Hernán Andrade Rincón y luego de María Elizabeth García.

Velásquez, cercana al ex consejero liberal Ricardo Hoyos Duque, llega a la misma sección en la que estuvo éste y donde luego tuvo asiento otro antioqueño pero conservador, Enrique Gil.

Velásquez dejó en el camino a dos candidatos cercanos a Ordóñez.

El que es más de su cuerda es Isnardo Jaimes Jaimes, Procurador delegado ante el Consejo de Estado. Ordóñez se llevó a Jaimes a la Procuraduría en 2010, después de que éste había litigado en su natal Santander, donde fue conjuez del Tribunal Administrativo y asesoró legalmente campañas políticas conservadoras.

El otro es Nicolás Yepes Corrales, Procurador Judicial Administrativo II nombrado por Ordóñez e hijo del ex magistrado Consejo de Estado, de la Corte Suprema y del Consejo de la Judicatura Hernando Yepes Arcila. Yepes Arcila, conservador, también fue constituyente, Ministro de Trabajo de Andrés Pastrana y ha defendido públicamente la reelección de Ordóñez.

Por eso la elección de Vásquez es la tercera derrota de Ordóñez en las cinco elecciones que se han dado en el último mes largo: ya había perdido cuando llegaron Carmelo Perdomo y Guillermo Sánchez, en lugar de fichas suyas (Ilva Myryam Hoyos y Jaime Rodríguez Navas, respectivamente). Y en las otras dos elecciones, cuando llegaron Carlos Enrique Moreno y Roberto Serrato, Ordóñez tampoco pudo poner fichas suyas - Moreno es de la Rama pero no de su cuerda y serrato, aunque viene de la Procuraduría, duró allí más de 20 años.

Miércoles, Agosto 26, 2015 - 15:36
0
723

Hace dos días, la rosa del Magdalena (Rosa Cotes, la carta del gobernador para reemplazarlo) se abrazó con el hasta entonces candidato independiente a la Alcaldía Aristides Herrera. Esa alianza los fortalece a ambos, pero debilita al poderoso grupo de los Díaz-Granados.

La razón es que los Díaz-Granados, que están en La U (el representante Eduardo y el exministro Sergio), habían sellado un acuerdo con el grupo del gobernador Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes para ir en fórmula en estas regionales así: ‘el Mello’ con Rosa a la Gobernación y los Díaz-Granados con el exalcalde Humberto Caiafa.

Una alta fuente del grupo del ‘Mello’ nos contó que como Caiafa no despega y le ven más posibilidades a Aristides decidieron tomarse la foto de respaldo con éste último. Esa misma fuente nos aseguró que esa decisión generó “una molestia” en el movimiento de los Díaz-Granados.

Por ahora, la Rosa del Magdalena lleva dos fórmulas a la Alcaldía de Santa Marta, pero el rumor en la ciudad política es que Caiafa podría terminar desmontándose para adherir a Aristides. Intentamos preguntarle al exmandatario de Barranquilla, pero no fue posible comunicarnos. En cualquier caso, esa movida no parece próxima aún, debido a que Caiafa sigue firme haciendo campaña.

Independientemente de lo que pase, quedó claro que los Díaz-Granados y su carta no serán ya los únicos consentidos de los Cotes rumbo a la primera silla de Santa Marta. 

Páginas