Menú principal

Jueves Enero 29, 2015

En las últimas semanas se plantearon muchas dudas sobre el anunciado retorno voluntario de la población emberá chamí -que se encontraba desplazada en Bogotá- a Risaralda, pero el Comité de Justicia Transicional de este departamento acaba de dar su concepto de seguridad favorable para el regreso.

La Silla Vacía supo que 17 familias -integradas por unas 170 personas- regresarán al municipio de Mistrató el lunes 10 de diciembre, fecha prevista originalmente para el retorno. Las restantes 120 familias -integradas por unas 500 personas- regresarán al municipio de Pueblo Rico el miércoles 12 de diciembre.

Aún existen preocupaciones por la seguridad alimentaria y las condiciones de vida de la población embera chamí entre las autoridades indígenas como la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y la Alta Consejería para las Víctimas de Bogotá, pero se llegó a la conclusión de que las condiciones de retorno son positivas. Para asegurar que su retorno a Mistrató y Pueblo Rico sea sostenible, el gobierno de Bogotá se comprometió a aportar recursos, en especial en los temas de vivienda y seguridad alimentaria.

Otros confidenciales recientes

Miércoles, Enero 28, 2015 - 14:36
0
1125

La campaña por la Alcaldía de Cali sigue paralizada hasta que La U no resuelva si avala al ex vicepresidente Angelino Garzón, algo que se puede demorar hasta mayo. Mientras, los tres partidos santistas y los conservadores están tratando de definir cómo podrían ir juntos en octubre: para eso, el viernes pasado 13 congresistas vallecaucanos de esos partidos se reunieron por primera vez en una finca en Jamundí por iniciativa del liberal Édinson Delgado.

En la reunión estuvieron cuatro congresistas liberales, los cuatro del grupo político de la baronesa Dilian Francisca Toro, tres de Cambio Radical y dos conservadores (incluyendo a Mauricio Delgado, sobrino del gobernador Ubéimar Delgado, que no apoyó la reelección). También llegaron dos ex congresistas: Toro, que aspira -si se le aclara el panorama judicial- a la Gobernación por La U, y el azul santista Germán Villegas. El único que faltó fue Roy Barreras.

Los de La U dijeron que su interés que los demás apoyen la candidatura de Dilian, aunque los otros dos partidos temen que también quiera vaya a jugársela por la alcaldía de Cali pues Clara Luz Roldán -del grupo de Toro- está en carrera allá. Los liberales quieren esa alcaldía, para la que tienen tres precandidatos (liderados por el concejal Carlos Pinilla Malo, apoyado por Édinson Delgado), pero también tienen uno -Jorge Homero Giraldo- a la Gobernación, cosa que no ha gustado en La U. Cambio Radical sí está firme con buscar la alcaldía, para la que tiene como candidato definido al ex secretario general de Emcali Nicolás Orejuela. Su temor es que los dos partidos más grandes lo dejen sin nada.

Por eso el interés de todos es definir unas reglas de juego, para -en palabras de una persona al tanto de los diálogos- “no canibalizarse”. Ya salió la primera: cualquier candidato de unidad deberá haber apoyado a Santos en las elecciones presidenciales. Eso descartaría a Carlos José Holguín, el ex Secretario de Gobierno de Rodrigo Guerrero que busca el aval azul y cuyo padre -el ex ministro Carlos Holguín Sardi- se la jugó contra la reelección.

Para la próxima reunión, a finales de febrero en Cali, los congresistas esperan que cada partido decida de una vez por todas su prioridad. Ahí comenzará a verse si los rojos y Cambio Radical apoyarían a Dilian, y si a cambio su partido La U le camina a los otros dos.

Sin un candidato uribista perfilado, el nombre de Maurice Armitage apenas calentando motores y la izquierda partida entre el polista Wilson Arias y el candidato verde sin definir, esa definición dentro del santismo podría determinar los futuros alcalde y gobernador. Claro, solo si Angelino no va.

Miércoles, Enero 28, 2015 - 12:55
0
1524

Dentro de la Alianza Verde hay mucha expectativa por la decisión que tomará -entre mañana y el viernes- la dirección nacional del partido sobre cuál será la fecha máxima para inscribirse como candidato para las elecciones de octubre.

Al que más le conviene que la fecha sea lejana es al ex alcalde Enrique Peñalosa, que por ahora ha dicho que no le interesa volver a la carrera por la Alcaldía de Bogotá pero a quienes muchos -dentro y fuera de los verdes- no descartan. Como Peñalosa es muy conocido, no necesita una campaña larga.

En cambio, a los dos precandidatos oficiales -los concejales Carlos Vicente de Roux y Antonio Sanguino- les conviene que esa decisión se tome más pronto que tarde, ya que necesitan arrancar desde ya la campaña para darse a conocer.

En la reunión de la dirección, los verdes definirán los mecanismos para elegir sus candidatos en todo el país, y los criterios para hacer alianzas con otros partidos. Entre los verdes que suenan están el ex senador Camilo Romero a la gobernación de Nariño, el médico Rodrigo Lara Sánchez a la alcaldía de Neiva, el ex personero Fabio Castellanos en Cartagena y los ex congresistas Jorge Londoño o Carlos Andres Amaya a la gobernación boyacense.

Martes, Enero 27, 2015 - 13:22
1
3170

En medio de la discusión entre el Polo Democrático, que pide que el Gobierno firme ya la ley estatutaria de salud que fue aprobada hace casi dos años y fue a revisión de la Corte, y la posición del Gobierno de que antes hay que debatirla en el Congreso, hoy el Senado parece darle la razón al segundo.

Por lo menos eso es lo que se desprende de una carta que le envió el secretario del Senado, Gregorio Eljach, al Ministro de Salud Alejandro Gaviria, en la que lo cita al Congreso el 24 de marzo, apenas empiecen las sesiones ordinarias.

El problema es uno de esos enredos jurídicos en los que termina metida muchas veces la política colombiana.

Resulta que cuando la Corte Constitucional revisó la ley, como tiene que hacerlo antes de que la firme el presidente por tratarse de una estatutaria, decidió que solo era parcialmente constitucional.

Ahí empezó el enredo. Para el Gobierno, eso tenía como consecuencia que se debía volver a debatir en el Congreso los puntos declarados inexequibles, después de escuchar a Gaviria. Eso es, por lo menos, lo que dice el decreto que regalmenta el funcionamiento de la Corte.

Sin embargo, el senador del Polo Jorge Robledo (quien paradójicamente votó contra la ley) dijo el primero de enero que, al no firmarla ni objetarla, Juan Manuel Santos estaba violando la Constitución, y que el plan del gobierno era meter un mico para sacarla como quería hacerlo el gobierno.

Luego dijo que la sentencia se iba a hundir porque se había pasado el plazo para objetarla y que el plan del Gobierno era dejar que se hundiera para reformar la salud vía decretos, que a su juicio serían menos favorables que la ley.

El problema creció ayer, cuando Pedro Santana, vocero de la comisión de seguimiento a la reforma estructural a la salud, dijo que  le iba a pedir al Congreso que sacara directamente la ley debido al silencio de Santos.

Pero hoy una carta de Eljach pone al Congreso del lado del Gobierno: aplicando el mismo decreto que argumenta el Gobierno, citó a Gaviria para oírlo antes de ajustar la ley y volverla a mandar a la Corte. Como quien dice, seguramente la estatutaria sí la va a firmar Santos, pero en varios meses.

Páginas