Publicidad
Publicidad

Menú principal

Viernes Julio 31, 2015

El senador John Sudarsky envió hoy una carta al jefe del Partido Verde Luis Eduardo Garzón diciendo que le "resulta moralmente imposible" continuar acompañando la precandidatura de Enrique Peñalosa a la Alcaldía de Bogotá "ya que su comportamiento me ha dejado de generar confianza". Y narra un episodio sucedido en la reunión de la Dirección Nacional del 12 de mayo.

Ese día, en medio de una discusión, Sudarsky dijo que en una reunión de Verdes en un municipio de la Sabana de Bogotá, cuando se mencionaron posibles candidaturas a la gobernación de Cundinamarca, los participantes expresaron su preocupación de que los Verdes fueran eventualmente a apoyar la candidatura de Álvaro Cruz. Su opinión era que Cruz había perjudicado directamente al municipio.

El 18 de mayo, Sudarsky recibió una llamada de Cruz en la que le pidió el nombre de quien hizo la acusación en su contra ya que su único patrimonio era la honra. Además, le pidió a Sudarsky que rectificara lo dicho en la reunión o si no se exponía a denuncias penales, según relata Sudarsky en su carta.

"Me dijo que él tenía el respaldo de los tres partidos y que había sido Enrique Peñalosa el que le había comentado lo que se dijo en la DN", dice Sudarsky, quien expresa en la carta que siente que esas filtraciones son una "amenaza a la libre deliberación".

Con la salida de Juan Carlos Flórez y la decisión de Sudarsky, ya son dos los miembros de la Dirección Nacional que le retiran su apoyo a la candidatura de Peñalosa.

Otros confidenciales recientes

Viernes, Julio 31, 2015 - 11:29
0
215

Boris Zapata, que fue el asesor y enlace con los políticos del ministro de Agricultura Aurelio Iragorri y a quien el presidente Juan Manuel Santos le pidió sacar del Gobierno, está en campaña para la Asamblea de Córdoba con La U.

Zapata, que ha trabajado con Iragorri tanto en Agricultura como Interior, es polémico en el Gobierno desde noviembre de 2013. En ese momento hubo todo un despelote en el ministerio del Interior durante la carrera contra el reloj por firmar 230 convenios con alcaldías para construir centros de integración ciudadana justo durante el período electoral.

Según supo La Silla, el presidente Santos le pidió personalmente a Iragorri que retirara a Zapata por su rol en ese despelote. Por eso, en Casa de Nariño causó mucha sorpresa que Iragorri volviera a engancharlo en Agricultura, algo de lo que solo se enteraron cuando La Silla publicó una historia sobre su 'gabinete en la sombra'.

Y es que Zapata fue, como contó La Silla, uno de los funcionarios que Iragorri llevó al Ministerio de Agricultura y que terminó siendo más poderosos que los viceministros.

Como “gerente de asuntos gubernamentales y gestión social” (un cargo que no aparecía en el directorio de esa entidad), Zapata se convirtió en el enlace del ministro con la clase política de las regiones. Una de sus funciones era coordinar los Planes de Articulación Regionales (Pares), una treintena de grandes reuniones de planeación en todo el país en los que Iragorri descentralizó la escogencia de proyectos de inversión del Ministerio y se los asignó directamente a gobernadores y alcaldes.

Aunque Zapata arrancó en político como liberal (al punto que fue director de las juventudes liberales) y llegó al Ministerio del Interior de la mano del hoy vicepresidente Germán Vargas Lleras (como director de asuntos afro), parecería que su cercanía cn Iragorri pesó más, pues se lanzó con el aval del partido de su jefe más reciente.

Viernes, Julio 31, 2015 - 10:02
0
82

La posibilidad de un cese al fuego bilateral, a pesar de ser una propuesta 'vieja' de las Farc, se ha venido posicionando en la agenda de debates alrededor del proceso de paz entre el gobierno y la guerrilla; allá en La Habana y aquí Colombia. Pero, al margen la polémica que suscita apoyar o no esa posibilidad, la cuestión clave detrás es si aquello conduciría a la paz, en el país de hoy, en el punto al que ya llegan las negociaciones. 

Para acoger dicha discusión, la Universidad Javeriana y La Silla presentan un nuevo programa de su serie SÍ o NO, el poder de los Argumentos. En esta oportunidad, los ciudadanos, la comunidad de la Universidad, los usuarios y los Súper Amigos de La Silla, podrán contrastar la posición de César Jérez, líder de las zonas de reserva campesina, con la del General Néstor Ramírez, presidente del Cuerpo de Generales y Almirantes de la Reserva Activa de las Fuerzas Militares. Jérez defenderá que un cese al fuego bilateral ya SÍ conduciría a la paz y el General Ramírez que NO. 

Todos están invitados a seguir el debate en vivo, éste Martes 4 de agosto a las 12:30 pm, desde el auditorio de la Universidad o desde La Silla en línea. Como siempre, los argumentos tendrán la última palabra

Jueves, Julio 30, 2015 - 20:21
0
3337

El Partido Liberal vive una suerte de déjà vu en el Atlántico. Hace cinco años avaló a la Cámara a un candidato que en los 80 fue condenado por narcotráfico en Estados Unidos, afrontó una polémica por ello, y ahora volvió a darle el mismo respaldo a ese político para que compita por la Alcaldía de Soledad.

Se trata de Enrique Chapman Baca, quien según una publicación de 2010 del prestigioso periodista Gerardo Reyes en el diario El Nuevo Herald, escapó de una cárcel de Minnesota a mediados de los 80 cuando cumplía una condena por narcotráfico y al momento de ese escrito tenía orden de captura vigente. Así lo confirmó Reyes con documentos oficiales e información suministrada por la oficina del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos.

Chapman es un empresario de espectáculos ampliamente reconocido en Barranquilla y sus alrededores, porque ha organizado publicitados eventos como conciertos de Marc Anthony y festejos del Carnaval.

En las legislativas de 2010 se lanzó a la Cámara con el apoyo del único senador liberal del Atlántico, Álvaro Ashton, y ganó una curul con poco más de 28 mil votos. Sin embargo, el Consejo Nacional Electoral decidió no declarar su elección luego de que se conociera su condena en el exterior.

En ese momento, el Partido Liberal, en cabeza del hoy candidato bogotano Rafael Pardo, lo suspendió de la colectividad hasta que no se aclarara su situación legal y al final su curul quedó en manos de Victoria Vargas Vives. Chapman demandó ante el Consejo de Estado y puso una tutela para posesionarse, pero ambas acciones las perdió.

Ahora, el mismo Partido volvió a abrirle las puertas a Chapman para las regionales de este octubre, aunque inicialmente el aspirante anunció que iría por firmas. Le dio el aval en Soledad, un fortín clave de la región que se pelean los caciques electorales, como lo ha contado La Silla.

Lo más particular es que en las toldas rojas nadie da una explicación clara de por qué volvieron a acoger al empresario.

El senador Álvaro Ashton le aseguró a La Silla que él no tuvo nada que ver con ese aval y nos sugirió trasladar la pregunta a la Dirección Nacional: “Yo no tengo la información de por qué lo avalaron. Según estatutos, los avales en los municipios de más de 200 mil habitantes los expide el Partido”.

Héctor Olimpo Espinosa, secretario general de los liberales, nos respondió que Chapman le presentó al Partido “un paz y salvo de la justicia americana”. Y, a petición nuestra, nos mandó el documento por correo electrónico.

No se trata de un paz y salvo, sino de una hoja con el encabezado de "Corte de Distrito de los Estados Unidos Distrito Este de Nueva York", en la que reza que "a petición del Fiscal Asistente de los Estados Unidos, la acusación es retirada con respecto a este acusado", pero sin mayor información que aclare. Es una suerte de traducción en la que se señala que algunos de los textos en el formato son ilegibles "por lo tanto no se pueden traducir".

Además, la hoja está fechada (sin firma) en enero 23 de 1984 y Gerardo Reyes escribió en El Nuevo Herald, sin que haya sido rectificado, que en 2010 seguía vigente una orden de captura contra Chapman desde el 12 de marzo de 1986 por el delito de fuga dos años antes. 

Además, en 2012 Noticias Uno reveló en un informe que, aunque el hoy candidato aseguraba que su condena fue revocada en segunda instancia por la Corte de Apelaciones, según un documento ésta en realidad fue ratificada.

Una tercera fuente, con poder entre los rojos y quien pidió hablar sin ser citado, nos dijo que lo había pasado es que Ashton postuló a Chapman y, como no le aparece ningún antecedente en Colombia, pasó los filtros y le dieron el aval.

Esa fuente conocedora nos contó que, no obstante, “el Partido hizo una consulta a la Embajada Americana y ésta aún no ha contestado”.

Según esa versión, los liberales avalaron a Chapman a pesar de lo que pasó hace cinco años y sin esperar la respuesta de los gringos.

Dos fuentes que conocen bien a los liberales en el Atlántico nos dijeron que, en cualquier caso, Chapman es de la cuerda de Ashton y que el Senador tuvo control de la entrega de avales en ese departamento “hasta en el caso de los ediles”.

Tanto Ashton como el representante liberal por el Atlántico Mauricio Gómez asistieron jubilosos a la inscripción de Enrique Chapman en Soledad.

A esta historia se suman: la polémica de los rojos en Barranquilla, en donde un diputado liberal afirmó que las directivas locales hicieron feria con la entrega de avales a ediles y concejales. Y la captura del candidato liberal en Cerro de San Antonio, Magdalena, por supuestos nexos con ilegales.

Páginas