Menú principal

Domingo Agosto 30, 2015

Para las elecciones del domingo, el Ministerio del Interior impuso una restricción muy particular. Según un decreto expedido el pasado 24 de mayo, "en materia de orden público, los medios de comunicación transmitirán el día de las elecciones, únicamente las informaciones confirmadas por fuentes oficiales". En otras palabras, no se pueden transmitir denuncias que hagan, por ejemplo, ciudadanos a través de Twitter u otras redes sociales, sobre hostigamientos de grupos armados, robos de urnas o eventos similares. Todo tendría que pasar por una comunicado o declaración oficial.

En las elecciones del Congreso de marzo pasado, el Ministerio impuso una restricción similar. En ese momento, varias organizaciones (la Misión de Observación Electoral, la Fundación para la Libertad de Prensa, Dejusticia y Medios para la Paz), le enviaron una carta al ministro Valencia Cossio para que estas medidas no se repitieran en las presidenciales. Con Constitución y tratados internacionales en mano, estas organizaciones señalan que esta medida constituye censura y afecta la libertad de expresión. Sin embargo, el Ministro repitió la dosis. Todo por la seguridad democrática.

Consulte el Decreto 1800.

Otros confidenciales recientes

Sábado, Agosto 29, 2015 - 15:15
0
1454

Un acuerdo del ex presidente Álvaro Uribe y del poderoso ex gobernador Hugo Aguilar Naranjo, para unir a sus candidatos a la Gobernación, antes de que se acabara agosto, no se cumplió. El sector de Aguilar Naranjo no se sometió a una medición contra el candidato del Centro Democrático, Iván Aguilar, quien ahora dice no contemplar ninguna unidad. Mientras tanto, su jefe político Álvaro Uribe está bajo presión y pisa enclenque en Santander.

Como contó La Silla hace varios días, en una reunión en el Hotel Chicamocha de Bucaramanga, a mediados de año, el ex presidente Uribe y Aguilar Naranjo (condenado por parapolítica) pactaron avanzar hacia una alianza entre sus candidatos a partir de una encuesta que definiera el favorito. Esto lo confirmó La Silla con fuentes de ambos sectores.

Uribe y el Centro Democrático le apuestan al diputado Iván Aguilar Zambrano, un dirigente joven que siempre ha militado en las huestes del uribismo (y que no es familia del ex gobernador). Hugo Aguilar, con su movimiento político Santander en serio, está jugado por Carlos Fernando Sánchez, el ex director del Parque Nacional del Chicamocha Panachi.

Una fuente que estuvo en la reunión entre el ex presidente y el ex gobernador le confirmó a La Silla que la encuesta estaba planteada para realizarse durante este mes de agosto y el pasado 22 ya debía estar definido el candidato único. Sin embargo, el propio candidato del uribismo le confirmó a La Silla que Santander en serio no atendió el compromiso y la encuesta no se realizó.

Así, Sánchez – quien tiene más maquinaria que el uribismo oficial – seguirá en campaña y el Centro Democrático queda por ahora con una candidatura más bien solitaria, que ni siquiera convoca a los uribistas en pleno y algunos piden retirar:

Las dos facciones que más votos recogieron para la campaña a la Cámara uribista en 2014, la del exalcalde de Floridablanca Néstor Díaz y la de la congresista elegida Johanna Chávez, no están con Iván Aguilar.

Díaz adhirió públicamente a la campaña del liberal Didier Tavera, precisamente alegando que había un acuerdo para que Iván adhiriera a Sánchez.  

Las fuerzas de Chávez, que son cercanas a la cuerda política del gobernador Richard Aguilar Villa, estarían más cerca de la campaña del candidato de La U, Holger Díaz, según una alta fuente de la propia campaña uribista.

En la campaña de Díaz (que es el candidato de la cuerda del Gobernador) niegan la militancia de Chávez en sus huestes pero lo cierto, que pudo confirmar La Silla, es que el sector de la Representante no está jugada por el candidato uribista.

Fuera de estas fracturas locales, a nivel nacional, un sector liderado por los senadores Alfredo Rangel y Jose Obdulio Gaviria ha promovido que el uribismo retire a Iván y adhiera a Sánchez. Así se lo confirmó a La Silla propio senador Gaviria.

La posición de Rangel y Gaviria cuenta con la simpatía y el impulso de sectores uribistas en Santander, incluyendo candidatos de listas del Centro Democrático, que son más cercanos a Sánchez y a su padrino el coronel Aguilar.

En la campaña de Santander en serio, según una fuente uribista, el argumento fue que no se debería hacer la encuesta ni concretar la alianza hasta que no se resolvieran los líos jurídicos que afectan a los dos candidatos. La Silla intentó comunicarse con Sánchez para conocer su versión pero no fue posible.

Contra la inscripción de Iván hay una demanda por mantener en la Asamblea una curul que ganó a nombre de La U (partido que lo suspendió por doble militancia). Contra Sánchez cursa un proceso de inhabilidad por doble militancia, por haber pertenecido supuestamente a las directivas de Opción Ciudadana.

Una fuente muy cercana al candidato Sánchez aseguro que, en todo caso, “lo de la medición nunca se formalizó” y que ellos siguen buscando un acuerdo institucional porque en la práctica, piensan eso en la campaña, el uribismo ya está con Santander en serio.

Mientras tanto, el viernes pasado en medios locales circuló una versión de adhesión de Iván a Sánchez, pero el candidato uribista se lo negó a La Silla.

“Niego que hay un acuerdo formalmente establecido, lo acordado había sido hacer una encuesta y Santander en serio se negó…En lo personal no tengo acuerdo con ningún candidato, menos con el doctor Carlos Fernando, con quien además no me identifico y dudo que tenga una opción real de ganar”.

Bajo este panorama, aunque el Centro Democrátco se reunió en Bucaramanga el viernes para "consolidarse", pinta muy difícil un éxito electoral del ex presidente Uribe en Santander para la gobernación. Y la posibilidad de ir de gancho con su amigo Hugo Aguilar se sigue aplazando y con su candidato atravesado.   

Viernes, Agosto 28, 2015 - 13:06
2
2149

Aunque hasta ahora el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha optado por una estrategia diplomática para resolver la crisis con Venezuela, esta mañana el senador liberal Horacio Serpa marcó distancias con el Gobierno e incluso dejó entrever que el proceso de paz -en el que Caracas ha sido clave- no puede depender del vecino país. 

“Hoy Colombia dice: a Maduro hay que darle duro (...) Vamos a hacer la paz en Colombia. Con Venezuela, sin Venezuela o contra Venezuela”, dijo Serpa durante el congreso en Cartagena de la Internacional Socialista -la agremiación de todos los partidos liberales o socialdemócratas en el mundo- y en el que los partidos latinoamericanos que la integran enviarán un mensaje de apoyo al proceso de paz.

Con esas palabras, Serpa marca distancia de la postura del Gobierno de privilegiar -como han enfatizado el propio Santos, la Canciller María Ángela Holguín y el Ministro del Interior Juan Fernando Cristo (quien hoy se refirió a la actuación del gobierno Maduro como "una salvajada", sus palabras más fuertes sobre el tema hasta ahora)- la no confrontación y el diálogo, pese a que ya han deportado más de mil colombianos y continúan los abusos de la Fuerza Pública venezolana contra ellos.

Pero, además, deja implícita la posibilidad que Venezuela deje de ser -como país observador- uno de los actores claves para el proceso de paz en La Habana con las Farc, quienes esta mañana sacaron un comunicado pidiendo “respetar la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela” y dándole la razón a Maduro en que se está transplantando el paramilitarismo al vecino país.

Y finalmente, también rompe con la postura de su viejo aliado Ernesto Samper, quien -como presidente de Unasur- también pidió el diálogo y le dio la razón a Maduro con el argumento de que en la frontera hay alta presencia de paramilitares, que es la misma razón que ha defendido el presidente venezolano para cerrar la frontera que causó esta crisis bilateral.

En la Internacional Socialista hay al menos cuatro partidos venezolanos de oposición, incluyendo Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular de Leopoldo López (que integran la Mesa de Unidad Democrática que hace frente al chavismo) y el Movimiento al Socialismo que rompió con la MUD pero también es opositora.

Viernes, Agosto 28, 2015 - 11:47
0
973

El saliente gobernador del Meta, Alan Jara, dejó como legado un trío de mujeres que pueden empezar a crecer en el poder local.

La más conocida y sonada es la ex congresista Claudia Marcela Amaya, candidata liberal a la Gobernación. Amaya es vista como la candidata de la continuidad y su esposo Jorge Carmelo Pérez fue secretario de Vivienda de Jara entre 2012 y 2013. Amaya pinta fuerte, en buena medida por el apoyo del grupo político de Jara, aunque tiene una investigación por presunta doble militancia, pues fue representante por La U hasta el año pasado.

Su candidata a la asamblea departamental es Andrea Verdugo, también liberal y fórmula de Amaya. Verdugo fue directora de juventudes del Partido en 2010, pero en 2011 hasta cuando Jara se la llevó Villavicencio como secretaria de la Mujer. En 2014 renunció, gerenció la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos y luego pasó a ser secretaria privada del ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, puesto al que renunció para lanzarse.

Y la tercera es la candidata por firmas a la alcaldía de Villavicencio Esperanza Vargas Quimbaya. Vargas es vieja amiga de Jara, de quien fue jefe de prensa cuando fue gobernador entre 1998 y 2000. Aunque después se distanciaron, y en la victoriosa campaña de Jara a la Gobernación de 2011 no estuvo Vargas, luego se reconciliaron.

Páginas