Menú principal

Domingo Enero 25, 2015

Viernes, Enero 23, 2015 - 15:19
0
1503

Hace una semana Carmen Palencia -la líder más reconocida de restitución de tierras en el país- volvió a recibir amenazas de las Águilas Negras, probando una vez más que la política bandera del presidente Juan Manuel Santos para las víctimas despojadas sigue pisando muchos callos. Lo que no se había contado es uno de los líderes de su organización Tierra y Vida fue víctima de un atentado por esos mismos días.

El martes de la semana pasada Luis Alfredo Vásquez, que lidera el capítulo de Tierra y Vida en los Montes de María, fue abordado por dos hombres armados en la localidad bogotana de Bosa. Los hombres, que también se identificaron como miembros de las Águilas Negras, le pidieron a él y a su acompañante sus cédulas. Ante la presencia de más gente en la calle les dijeron “Sabemos quiénes son ustedes, hoy no los vamos a matar” y se fueron.

Vásquez -que ha testificado en los procesos contra seis altos jefes paramilitares en Justicia y Paz- es el tesorero y uno de los líderes más visibles de Tierra y Vida, una asociación que reúne a unos 10 mil campesinos que buscan recuperar las tierras que perdieron por la violencia en todo el país y que ganó el Premio Nacional de Paz en 2011. Solamente en Montes de María trabajan con 19 organizaciones de víctimas, que llevan unos 2.500 casos ante la Unidad de Restitución.

Viernes, Enero 23, 2015 - 13:47
2
1275

En los próximos días se va a lanzar la segunda fase de la campaña Soy Capaz, que va a ser la prueba de hasta dónde esa iniciativa pasa de ser una campaña publicitaria a convertirse en una herramienta real.

Esta vez la idea es que las empresas que dijeron que son capaces de hacer algo para ayudar a la reintegración de combatientes y reconciliación entre las partes, ahora empiecen a ejecutar esos planes.

Jueves, Enero 22, 2015 - 16:14
1
1611

La pelea por la presidencia del Consejo de Estado está en un punto muerto y, como ese tribunal tiene muchas vacantes, lograr la mayoría para elegir parece muy difícil. Más porque quien salga elegido jugará un papel importante en definir quién será el Registrador Nacional durante las elecciones de 2018.

Ser presidente de una Alta Corte es un cargo sobre todo ceremonial, pues su principal función es ser vocero. Sin embargo, también se pueden dar roces porque, como son quienes citan a las reuniones de las salas plenas, definen el orden del día, reparten a los magistrados los expedientes de las salas y dan permisos para viajes, tienen un poder importante adentro (como el de demorar una elección o adelantar un asunto).

Pero esta vez la pelea tiene otro ingrediente. El presidente del Consejo, más los de las cortes Suprema y Constitucional, deben elegir el nuevo Registrador en diciembre de este año para reemplazar a Carlos Ariel Sánchez. Es decir, quien gane esta elección tendrá uno de los tres votos y una incidencia muy grande en definir quién va a organizar las elecciones presidenciales de 2018.

Con ese trasfondo, el martes estaba citada la sala plena del Consejo de Estado para votar. Y no se logró una mayoría que, por estatutos, es de dos tercios de los 31 magistrados. Como esa cifra no se modifica si hay vacantes (lo dijo el mismo Consejo cuando anuló la elección de Viviane Morales como Fiscal General) y en este momento hay solo 26 consejeros, un grupo de cinco puede bloquear la decisión. Y eso es lo que ha ocurrido.

A la sesión llegaron cuatro candidatos: William Zambrano, Martha Teresa Briceño (la actual vicepresidente, quien por tradición debería ser la nueva presidente), Jaime Santofimio y Gerardo Arenas. Hubo unas 30 votaciones y no hubo elección.

Después de algunas rondas de votación Arenas, quien no pasó de cuatro votos, se retiró. Eso hizo que en algunas Zambrano llegara a 17 votos (a cuatro del número mágico), en otras Briceño hasta 11. Los tres o cuatro votos que nunca se fueron a uno de ellos se quedaron con Santofimio, quien no se retiró y tiene opción como tercería.

Aunque Zambrano estuvo cerca de ganar, se enfrenta con la férrea oposición de un grupo de unos cuatro magistrados comandado por Marco Antonio Velilla.

Velilla era uno de los integrantes de la terna de Álvaro Uribe a la Fiscalía, que luego Santos cambió. Él nunca aceptó esa decisión e incluso la demandó, por lo que él no ve con buenos ojos a quienes ayudaron a Santos a tomarla (incluido Zambrano, que pertenece a esa sala de consulta).

Habrá que ver si el trancón que se vivió esta semana se repite la próxima, cuando en principio debería ya definirse el nuevo presidente.

Jueves, Enero 22, 2015 - 13:39
0
2232

El nuevo viceministro de empleo y pensiones de Lucho Garzón será el liberal Luis Ernesto Gómez, que viene dirigiendo el Servicio Público de Empleo y es muy cercano al ex ministro y precandidato a la alcaldía de Bogotá Rafael Pardo.

Gómez, un economista de la Universidad Humboldt de Berlín con maestría en políticas públicas de London School of Economics, ha hecho casi toda su carrera de la mano de Pardo, a quien conoció cuando trabajaba en el Parlamento alemán. Hace casi diez años Gómez fue el encargado de recibir una visita de congresistas colombianos y allí conoció al entonces senador liberal.

En 2009, cuando volvió a Colombia tras terminar su maestría en Londres, su primer trabajo fue como director de estrategia política y electoral del Partido Liberal de la mano de Pardo, quien era presidente del partido y su candidato presidencial al mismo tiempo.

Allí se mantuvo hasta que, en 2011, Pardo llegó al Ministerio del Trabajo y lo nombró jefe de su oficina de planeación. Luego, tras crear el Servicio Público de Empleo (una nueva entidad que funciona como una especie de bolsa de empleo público) lo designó a la cabeza de ésta. Gómez sigue aún en ese cargo y ha logrado ponerlo a andar: mensualmente más de 20 mil personas lo usen para conseguir trabajo.

Con su llegada para reemplazar a Juan Carlos Cortés, queda claro que la gente de Pardo no está de salida del ministerio.

Jueves, Enero 22, 2015 - 11:11
4
1937

En el uribismo antioqueño se está dando un movimiento grande, que puede llevar a que terminen con el actual rector de la Universidad de Santander, Jaime Restrepo Cuartas como su candidato a la gobernación.

Por ahora, el partido tiene tres precandidatos: Juan Fernando Jaramillo, quien fue gerente departamental de las campañas del Centro Democrático al Congreso y la Presidencia el año pasado; el diputado Andrés Guerra Hoyos; y la ex senadora Liliana Rendón.

Rendón lleva la ventaja: es de lejos la más conocida, empezó a hacer recorridos y encuentros en las regiones desde hace un año y tiene en principio el apoyo de la estructura política del ex gobernador Luis Alfredo Ramos, hoy detenido y en juicio por parapolítica.

Sin embargo, dentro del uribismo antioqueño hay intranquilidad. Por una parte, Rendón no gusta entre algunos sectores que siempre han sido distantes al ramismo; por otra, varios líderes sienten que su candidatura es frágil, sobre todo si se consolidan la de Luis Pérez (que tiene mucha entrada entre políticos de todos los partidos y empresarios contratistas del Estado) y la de Federico Restrepo (que tiene la imagen de Sergio Fajardo y el apoyo del Grupo Empresarial Antioqueño).

Como las campañas de Jaramillo y Guerra no arrancan, surgió la idea de proponerle a Cuartas que se lance, una alternativa que ven con muy buenos ojos por varios motivos.

Restrepo es cercano a Álvaro Uribe desde hace unos 20 años, no tiene enemigos, goza de una buena imagen, tiene experiencia política y votos (fue representante a la Cámara y en 2010 se quemó tratando de llegar al Senado pero tuvo 31 mil votos) y trayectoria gerencial (fue rector de la Universidad de Antioquia entre 1994 y 2002 y director de Colciencias de Santos I entre 2010 y 2012).

Sin embargo, la opción tiene algunas debilidades porque Restrepo lleva más de dos años trabajando en Bucaramanga, tiene más de 70 años y no tiene estructura política que lo sustente. En todo caso, hasta ahora Restrepo no ha respondido.

Páginas