Menú principal

Martes Julio 22, 2014

Querido diario

Martes, Julio 22, 2014 - 14:05
0
146

El lanzamiento del libro del Centro de Memoria Histórica sobre políticos asesinados en Norte de Santander el viernes pasado terminó en un emotivo -y sorpresivo- pedido de perdón de un ex dirigente del ELN a una de las víctimas más visibles de esta guerrilla.

Ese día se presentó en el auditorio del Museo Nacional el último libro que hicieron Gonzalo Sánchez y su equipo de Memoria Histórica, "Hacer la guerra y negar la política”, en el que se narran las muertes de cuatro líderes políticos norsantandereanos: el ex ministro y ex congresista conservador Argelino Durán, muerto en cautiverio tras ser secuestrado por una disidencia del EPL; el ex alcalde de Tibú y entonces favorito para la gobernación Tirso Vélez, asesinado por los paramilitares en 2003; el dirigente comunista Carlos Bernal, asesinado por los paras en 2004; y el médico y ex senador liberal Jorge Cristo Sahium, asesinado por el ELN en 1997.

La sorpresa mayor fue cuando -de manera espontánea- tomó el micrófono Carlos Velandia, el ex dirigente del ELN antiguamente conocido como 'Felipe Torres', y le pidió perdón al hasta hace poco senador y autor de la Ley de Víctimas Juan Fernando Cristo por la muerte de su padre, que ocurrió mientras él estaba en la cárcel.

“No ha sido fácil llenarme de valor para venir ante ustedes y ante víctimas de la que fuera mi organización para decirles que pido perdón en lo respecta a las responsabilidades que de mí se pudieran derivar en generar hechos de violencia y producir víctimas”, dijo ante el auditorio, dirigiéndose sobre todo a Cristo y mencionando también al ex senador Aurelio Iragorri Hormaza, que fue víctima de un atentado de ese grupo guerillero. Luego Velandia le dio la mano a un conmovido Cristo, cuyo discurso sobre la muerte de su padre fue muy emocional.

Estas son las intervenciones de Velandia y de Cristo ese día, un pequeño adelanto del posconflicto que se viene si algún día se firma un acuerdo con las Farc y el ELN.

Martes, Julio 22, 2014 - 12:04
2
621

Como se dijo ayer, la Alianza Verde no pedirá puestos en el gobierno y mantendrá una independencia frente a Santos y la Unidad Nacional. Pero no se ha contado cómo estaban las posiciones por dentro.

La decisión se cocinó en tres reuniones antes de llegar a un acuerdo en el partido. Se reunieron el viernes y el sábado de la semana pasada pero no lograron consensos. Una persona que estuvo en la reunión del viernes le dijo a La Silla que las posturas eran tres, cada una liderada por pesos pesados de la Alianza.

Por un lado, Angélica Lozano, la representante más votada, quería quedarse en la oposición; el senador Antonio Navarro quería mantener la independencia y el ex senador progresista Luis Carlos Avellaneda quería entrar a la Unidad Nacional.

Finalmente, ayer en la tarde lograron el consenso de optar por la independencia, que era la opción intermedia. Con esa posición llegaron a la reunión con el presidente Santos que, según supo La Silla, fue iniciativa del presidente y que organizó el ex senador liberal Juan Fernando Cristo.

La idea que se acordó es que el gobierno y los partidos que apoyan la paz, pero que no forman parte de la Unidad Nacional, tendrán un mecanismo formal para incidir en ese tema en las decisiones de gobierno.

Cómo funcionará se definirá el lunes cuando se reúna el Comité Ejecutivo y, el jueves, el Directorio Nacional. Por ahora, el gobierno puso al ministro del Interior Aurelio Iragorri y a la secretaria de Presidencia, María Lorena Gutiérrez, a coordinar desde el gobierno la definición del mecanismo. En las reuniones de la próxima semana también se establecerá quienes lo harán del lado de los verdes.

Lunes, Julio 21, 2014 - 14:29
3
1908

Todo estaba cocinado para que un nuevo senador, aliado de Yahir Acuña, se quedara con una de las vicepresidencias del Senado ayer en la instalación del Congreso. Pero a última hora el puesto quedó en manos de Teresita García Romero. Con eso, el poderoso y cuestionado clan García de Bolívar y Sucre aumenta aún más el poder que mantiene en el Legislativo, a pesar de tener sus principales cabezas condenadas.

La historia comenzó el pasado sábado en la noche, cuando los compromisarios de los partidos de la coalición de Gobierno decidieron que le darían la segunda vicepresidencia del Senado al viejo PIN, hoy llamado Opción Ciudadana. 

La Silla supo por dos fuentes de primera mano que los senadores de La U Martín Morales y Roy Barreras, coordinador de los compromisarios, negociaron con el representante Yahir Acuña postular para esa dignidad al senador del PIN Julio Miguel Guerra.

Yahir Acuña no es del viejo PIN, pero, como lo contó La Silla, fue un político clave para la reelección de Santos en Sucre y por eso en la coalición le iban a dar esa vicepresidencia a través de Guerra, un senador novato al que Acuña le puso los votos para llegar al Congreso. Julio Miguel Guerra es el hijo del gobernador de Sucre Julio Guerra Tulena, pero no tiene ninguna experiencia en política. Acuña -el principal barón electoral en ese departamento-  lo ayudó en su campaña y de hecho se dice que ese en un senador "del bolsillo" del representante.

Sin embargo, todo se voltéo cuando los cuatro senadores restantes del viejo PIN (Teresita García, Doris Vega de Gil, Antonio Correa y Nerthink Mauricio Aguilar) se enteraron del asunto.

Teresita es compromisaria y, como venía rodando el rumor de que les darían la segunda vicepresidencia, ya había manifestado su interés en postular su nombre. El domingo a mediodía, poco antes de que se instalara el Congreso, realizó una reunión con sus colegas de bancada (incluyendo a Julio Miguel Guerra) y ahí se cocinó que todos la apoyarían a ella y que Guerra renunciaría a su aspiración.

Sin embargo, como Roy Barreras y Martín Morales ya tenían un acuerdo con Yahir Acuña, durante la instalación había incertidumbre por cuál de los dos iba a quedar.

Al final, toda la bancada de Opción Ciudadana postuló a Teresita García y la coalición terminó por respaldarla.

Con esa jugada, los hermanos Juan José (condenado por corrupción) y Álvaro (condenado a 40 años de cárcel por la masacre de Macayepo) García Romero tienen no sólo dos senadores (Andrés García Zuccardi, hijo de Juan José, y Teresita García Romero) y una Cámara (Alonso del Río, quien viene de trabajar con Juan José García en Bolívar), sino que tendrán asiento en la mesa directiva del Congreso.

Estos dos hermanos tienen fortines políticos distintos (uno en Bolívar y el otro en Sucre), pero buena relación entre sí. Entre el poder que quieren seguir acumulando está lograr ubicar a Andrés García Zuccardi en la Comisión Tercera del Senado, muy apetecida porque allí se negocia con el Gobierno el presupuesto nacional. 

Domingo, Julio 20, 2014 - 14:50
0
1587

El Congreso que se instala hoy a partir de las 3 de la tarde vivirá todo tipo de pulsos: desde las dignidades de las cámaras y comisiones hasta la pelea por quién manejará los temas administrativos.

Ayer sábado se reunió parte de la bancada de La U a la Cámara en el apartamento del representante nariñense Berner Zambrano y decidió que la bancada va a postular hoy a la directora administrativa de la Cámara, Gloria Inés Raigoza, a su reelección. Con esa decisión, y a menos de que algo demore hoy la votación, el quemado Libardo Taborda se va a quedar con una cuota poderosa que maneja 165 funcionarios de planta más unos 1.500 asesores de los representantes, centenares de contratistas y contratos tan jugosos como el del renting de los carros de los representantes, que está justo en proceso.

El antecedente directo de la reunión de ayer fue la votación, la semana pasada, para definir qué integrante de La U va a ser el presidente de la Cámara entre 2015 y 2016, cuando a ese partido le toca esa presidencia, según los acuerdos entre los partidos. En esa elección el guajiro Alfredo Deluque le ganó al risaraldense Didier Burgos. En esa ocasión se acordó que el grupo perdedor iba a definir el nombre del director administrativo, como una suerte de premio de consolación.

Por eso, la reunión no fue de toda la bancada sino que estaban los derrotados. Además del anfitrión Zambrano y de Burgos fueron, entre otros, John Jairo Cárdenas, de Cauca; Cristóbal Ródríguez y Jairo Enrique Castiblanco, de Boyacá, Nery Oros de Vichada; Albeiro Venegas de Arauca; Jaime Buenahora, de los consulados en el exterior; y los vallecuacuanos Rafael Palau y Jorge Tamayo.

Para elegir, ese grupo decidió convocar a cuatro de los diez inscritos. Además de Raigoza fueron dos representantes quemados (Wilson Gómez, de Bogotá y ficha del condenado concejal Hipólito Moreno; y Eduardo José Casteñeda, del Guainía) y la ex directora administrativa Carolina Carrillo.

Finalmente, como todo indicaba, la elegida fue Raigoza.

Con esa decisión queda prácticamente cocinada su reelección, que era el fin para el que estaba alineada la convocatoria (mucho más corta y más temprana que en otros años) y para el que estaba armada la reunión.

Viernes, Julio 18, 2014 - 16:34
0
2845

El afán para elegir director administrativo de la Cámara este domingo tiene un nombre: el del saliente representante de La U por el Quindío Libardo Taborda, quien se quedó sin curul y estaría tratando de no perder el fortín que le quedó en la dirección administrativa que por acuerdos del Congreso le toca a su partido.

Taborda ha sido el gran soporte de la actual directora administrativa Gloria Inés Raigoza, como han contado en el medio virtual del eje cafetero Eje 21  Gilberto Montalvo y José Octavio Marín y como también contó Radio Santa Fe en 2011, cuando fue elegida por primera vez.

Incluso, cuando Raigoza fue reelegida en septiembre de 2012, Taborda publicó un comunicado de prensa donde decía que ese era un triunfo para el Quindío y agradecía a sus colegas de bancada quindiana el también haber apoyado a Raigoza. La directora administrativa, quien es quindiana, llegó a ese cargo tras haber sido gerente departamental de la Contraloría General en el Quindío.

Según supo La Silla, a Taborda lo están ayudando en ese impulso otros congresistas de La U, incluyendo al actual presidente Hernán Penagos (de Caldas), Didier Burgos (de Risaralda) y Cristóbal Rodríguez (de Boyacá). También estaría el saliente representante Wilson Gómez, quien aunque está inscrito para ser director administrativo, al parecer lo hizo como plan B por si se enreda la reelección de Raigoza.

Esos apoyos se deben a que varios congresistas de La U se comprometieron, antes de elecciones, a no abandonar a su suerte a los que se quemaran. Por eso, el quemado Taborda arranca con apoyos y el también quemado Gómez sería el plan B.

El problema para ellos es que a medida que avance la legislatura y que los nuevos representantes, que no están en el acuerdo, vayan teniendo más cancha, su posición se vuelve más frágil. De ahí el afán en elegir este domingo, que se nota en que después del confidencial anterior de La Silla se reabrió el proceso pero solo por dos días y sin modificar los plazos, y en que para mañana a las 5 de la tarde está planeada una reunión de bancada para elegir su candidato a la dirección.

Páginas