Menú principal

Sábado Agosto 23, 2014

Antonio Sanguino nació en Ocaña, Norte de Santander, pero en su infancia su familia se fue a Valledupar. Estudió en el Colegio Nacional Loperena, donde empezó su vida política como líder estudiantil, en un movimiento que tenía presencia de diferentes matices de la izquierda.

Cuando se graduó de bachiller, Sanguino se fue a Bucaramanga y entró a estudiar Sociología en la Universidad Cooperativa e Historia en la Industrial de Santander. Allí empezó a militar más fuertemente en la izquierda, inicialmente en el llamado 'Frente Estudiantil Sin Permiso', cercano al ELN. Luego Sin Permiso se disolvió en el movimiento político “A Luchar”, que tenía una relación con el ELN similar a la de la Unión Patriótica con las Farc.

En "A Luchar", donde terminó ocupando cargos directivos, Sanguino fue uno de los organziadores de movilziaciones populares, como el paro del Nororiente de 1987, o las marchas campesinas de mayo de 1988. Por cuenta de una de estas movilizaciones terminó expulsado de la UIS.

Para ese entonces, Sanguino ya formaba parte del ELN como instigador de luchas populares, no como combatiente. Pero en 1989 cayó el Muro de Berlín, los sandinistas perdieron el poder en Nicaragua y las conversaciones de paz entre el M-19 y el gobierno tomaron vuelo. Como otros miembros de la izquierda de la época, Sanguino se retiró de A Luchar y del ELN e ingresó al movimiento estudiantil que crecía impulsado por la reforma constitucional que desembocó en la Constituyente.

Pero, como ya era conocido como líder de izquierda y el país vivía el exterminio de la Unión Patriótica, se trasladó a Bogotá. Allí se conectó con miembros de la naciente Corriente de Renovación Socialista, una disidencia del ELN que estaba sintonizada con los cambios del socialismo mundial y que repudió el asesinato del arzobispo de Arauca por el Frente Domingo Laín del ELN.

En de 1994, durante el gobierno de César Gaviria, Sanguino participa de la desmovilización de la CRS en Sucre. Por esta razón, nace la Corporación Nuevo Arco Iris, una organización no gubernamental dedicada inicialmente a la investigación de la paramilitarismo y consolidada como un centro de pensamiento y acción política para la paz y el desarrollo. Sanguino fue el director ejecutivo y presidente de la Corporación por más de 10 años, a la vez que participaba en el naciente proceso de consolidación de una izquierda unida. Con Arco Iris y amigos de la CRS, como León Valencia y Édgar Ruiz, pasó por el Frente Amplio, el Frente Social y Político y el Polo Democrático Alternativo.

Sanguino tiene una maestría en Administración y Planificación de Desarrollo Regional de la Universidad de los Andes y fue elegido para ser parte del Concejo de Bogotá en 2007 con el Polo Alternativo Democrático, apoyado por el ex alcalde Lucho Garzón. Recibió un total de 11.290 votos, concentrados en las localidades de Usme, Engativá y Rafael Uribe Uribe.

Durante su periodo como Concejal, Sanguino intentó renovar los temas relacionados con los derechos sociales en la ciudad, haciendo énfasis en los derechos económicos de la ciudadanía y el aumento de oportunidades laborales para los jóvenes bachilleres o profesionales. También hizo acuerdos como el de los observatorios locales de barras de fútbol, el establecimiento de políticas públicas a favor de las víctimas de crímenes atroces y graves violaciones a los derechos humanos a causa del conflicto armado, para la democratización de la Educación Superior y para la garantía de los derechos de la población LGBT. La radicación del proyecto para la chatarrización de carros de más de 20 años fue otra fuerte iniciativa del ex concejal Sanguino. Por toda esta labor, obtuvo el reconocimiento del Concejal Revelación en 2008, de una evaluación de los periodistas de Bogotá

En 2009, gracias a la reforma que permitía el cambio de partido de los concejales, Sanguino pasó a ser parte del equipo del Partido Verde, al que había ingresdo también el ex alcalde Lucho Garzón. Su transfuguismo le trajo varios dolores de cabeza, entre estos la oposición de miembros del Polo como Fernando Rojas, que se resistía a la permanencia de Sanguino en la vicepresidencia del Concejo, pues la había adquirido mientras militaba en el Polo y no en el Partido Verde.

Ya en el Partido Verde, Sanguino continuó trabajando por superar las desigualdades y las exclusiones, fortalecer la convivencia política y solucionar los conflictos sociales y políticos por la vía pacífica. Desde el año 2010 hace parte de la Dirección Nacional y Distrital del Partido Verde. En ese mismo año los periodistas eligieron su debate de control político al ex Contralor de Bogotá Miguel Ángel Moralesrussi, como el mejor del año.

Actualmente Sanguino es candidato a un doctorado en Gobierno y Administración Pública en la Universidad Complutense de Madrid. Con apoyos del luchismo, su trabajo y su buena presencia en los medios, logró asegurar el primer renglón en la lista de los Verdes.

Fue reelegido Concejal de Bogotá para el período que inicia en 2012 por el Partido Verde. Obtuvo la segunda votación más altra de su partido (18,155 votos) después del candidato Edward Arias.