Menú principal

Viernes Septiembre 19, 2014

Roberto Jiménez Naranjo nació el 18 de abril de 1963 en el bariro Santa terestia de Dosquebradas, Risaralda, en una familia humilde risaraldene, hijo de un carnicero. Es técnico en producción animal de la UNAD y Mecánico Industrial del SENA (donde estudió a distancia). Fue carnicero y se dedicó a la administración de fincas ganaderas.

Creció en Santa Teresita junto a su hermano Carlos Mario Jiménez Naranjo, mejor conocido como alias "Macaco" que tuvo vínculos con el Cartel del Norte del Valle y se convirtió en jefe paramilitar cuando le compró a los hermanos Castaño los Bloques Central Bolívar, Putumayo y Caquetá.

Roberto Jiménez nunca ha negado la relación con su hermano, ni el cariño que profesa por él, pero sí ha repetido en varias ocasiones que él no ha estado involucrado en sus crímenes, que no puede ser considerado responsable de los actos que cometen los demás y que quien tiene que responder ante la justicia es su hermano -que fue extraditado en 2008 a Estados Unidos a pesar de la oposición de organizaciones de víctimas- y no él.

Roberto Jiménez se fue consolidando como una figura política de su región cuando comenzó a aparecer como líder de los barrios Santa Teresita y La Capilla y de asociaciones deportivas.

Con ese apoyo, terminó llegando al Concejo de Dosquebradas en las elecciones de 2000 con el aval del Partido Liberal. Para las elecciones de 2003, a las que se volvió a lanzar con el aval del mismo partido, fue el candidato que mayor votación obtuvo en el municipio. Terminó siendo elegido Presidente del Cabildo Municipal.

Sin embargo su hermano lo ha terminado enredando en varios problemas. Pronto comenzaron a surgir evidencias de que no había confesado todos su crímenes, ni había entregado todos sus bienes para reparar a las víctimas. Además, surgieron varias denuncias de que seguía delinquiendo desde la cárcel de Itagüí, por lo que fue trasladado a la de Cómbita, en Boyacá.

La relación de hermanos entre Roberto y Carlos Mario Jiménez era perfectamente conocida en la región y pronto comenzaron a aparecer denuncias que ligaban a Roberto con las actividades ilícitas de “Macaco”. Por ejemplo, a mediados de 2006, la Revista Semana denunció que paramilitares estaban involucrados en el ingreso de dinero de los paramilitares a equipos de fútbol de primera y tercera división, en particular, uno llamado “Acción Cívica”, de la Primera C, el mismo nombre del actual movimiento de Roberto.

Jiménez tuvo que renunciar a su curul como presidente del Concejo Municipal. Y, aunque la Fiscalía abrió un proceso para investigar irregularidades en los dineros que le entraban al fútbol, no le abrió proceso a Jiménez. Así que para las elecciones de 2007, quiso aspirar a la Alcaldía de Dosquebradas.

También en ese año, el entonces Fiscal Mario Iguarán anunció que investigaría denuncias por parapolítica a varios políticos de Risaralda, entre ellos el entonces senado liberal Germán Aguirre y el entonces senador del Movimiento Colombia Viva Habib Merheg. Los dos fueron aliados políticos de Roberto Jiménez en Risaralda.

Por esa época, en Pereira se rumoraba sobre la existencia de un video en el que ellos y otros varios políticos, incluido el entonces Gobernador Carlos Alberto Botero, departían en una finca junto a Macaco y su hermano. También se dijo que Roberto llevó a Germán Aguirre a reunirse con Macaco para aclarar quién, entre Aguirre y Mehreg, se lanzaría al Senado y quién a la cámara.

Pero esos rumores no pasaron a más y tampoco se le abrieron procesos a Roberto Jiménez por ellos. Sin embargo, Jiménez terminó declinando en su aspiración a la Alcaldía de Dosquebradas y, por un tiempo, desapareció de la política local.

Volvió a ser mencionado brevemente en 2008 cuando fue acusado de ser un testaferro de su hermano en una cooperativa en Caucasia, pero pronto se probó que ese no era el caso. Volvió a aparecer a mediados de 2010, cuando anunció que aspiraría a la Alcaldía de Dosquebradas.

Jiménez anunció que buscaría el apoyo y el aval del Partido Verde de Risaralda. Jiménez había apoyado la campaña a la Presidencia de Antanas Mockus en Risaralda y esperaba ser recibido dentro de la colectividad. Pero no lo consiguió e intentó postularse por su antiguo partido, el Liberal.

Sin embargo, Rafael Pardo, el Director del partido lo terminó vetando por sus relaciones familiares. Jiménez se quejó de la decisión, recordó que fue Concejal representando al partido durante en dos periodos y no fue vetado, por lo que exigió que su exclusión de la colectividad fuera apoyada con pruebas jurídicas.

Pardo se mantuvo en su decisión y Jiménez aclaró a través de una carta que se lanzaría por firmas. Aun así, en un “acto de desagravio” celebrado a finales de 2010 con el propósito de desligar el nombre de Jiménez del de “Macaco”, varios dirigentes liberales de la región manifestaron su apoyo. Atilano Córdoba, que fue candidato del partido a la Cámara de Representantes estuvo presente en el evento, mientras que Juan Manuel Arango, candidato liberal a la alcaldía de Pereira y Enrique Saldarriaga, diputado liberal de la Asamblea, enviaron cartas manifestando su apoyo a Jiménez. Los otro cuatro diputados liberales del departamento -entre los que está Mario Marín Hincapié que también fue investigado por la Fiscalía por sus supuestos vínculos con "Macaco"- también adhirieron a la campaña de Jiménez.

Jiménez igual tuvo que seguir defendiéndose de quienes lo acusan por su relación con “Macaco”. A pesar de que Jiménez no tiene ninguna investigación abierta en su contra, ni se le ha vinculado con los crímenes de su hermano en Colombia, el Gobierno de Estados Unidos lo metió en la “Lista Clinton” en febrero de 2008. Para la Ofac (Office of Foreign Assets Control, u Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos), Jiménez era uno de los socios principales de su hermano en sus actividades de narcotraficante.

Finalmente se lanzó por firmas, pero a la postre perdió. Jorge Diego Ramos, quien también se lanzó por firmas, lo derrotó con una importante diferencia de 26 mil a 16 mil votos.