Menú principal

Viernes Octubre 24, 2014

Dilian Francisca Toro Torres es médica cirujana de la Universidad Libre de Cali y tiene especializaciones en Medicina Interna y Reumatología de la Universidad Federal de Río de Janeiro y en Administración de la Salud en la Universidad del Valle. Nació en Guacarí, Valle del Cauca, y de ese municipio fue concejala de 1984 a 1988 y alcaldesa de 1992 a 1994 por el Movimiento Nacional Conservador. De ahí pasó a ser Secretaria de Salud en la Gobernación del Valle, entre 1995 y 1997, cuando el gobernador era el político conservador Germán Villegas. En 1998 se casó con el exsenador liberal Julio César Caicedo, investigado en el proceso 8000.

Si bien ella dice que su vocación política viene de su abuelo, el liberal Hernán Toro, que fue Alcalde de Guacarí seis veces, a la política llegó de la mano de su primo segundo Carlos Herney Abadía, condenado por el proceso 8000 y también miembro del Partido Liberal. En 2000 se lanzó a la Gobernación del Valle por ese partido, pero perdió contra el conservador Germán Villegas, quien había sido su jefe. Toro obtuvo 250 mil votos contra 400 mil de Villegas.

Ha sido senadora desde 2002, inicialmente elegida con el aval del Partido Liberal y desde 2006 con el Partido de la U.

Ha sido la promotora de iniciativas importantes, como la Ley Sandra Ceballos que puso al cáncer dentro de la atención prioritaria, y de la ley antitabaco, que logró sacar adelante a pesar del lobby hecho por las compañías tabacaleras. También logró que dentro del presupuesto nacional se aprobaran más recurso para los hospitales y que se ampliara el acceso a vacunas gratuitas para las regiones.

En las elecciones legislativas de 2010 obtuvo la segunda votación más alta del país. En este momento es la presidenta de la Comisión Séptima del Senado y, con Jorge Ballesteros, fue la autora de la reforma general al sistema de salud, sancionada como ley el 19 de enero de 2011 .

En julio de 2008 la Corte Suprema de Justicia le abrió investigación preliminar por parapolítica, y en 2010 El Espectador informó que una empresa de la que ella es socia -y su esposo gerente- habría pagado dinero a Hans Barney Salázar en 2007, año en el que este último ya había sido condenado por lavado de activos.

Ha sido cuestionada por el inmenso poder burocrático que maneja en el sector salud y su influencia en el nombramiento de ciertos cargos como el actual Superintendente de Salud, hermano del director de Afidro, que representa a las multinacionales farmacéuticas.

Sin embargo, frente a los cuestionamientos sobre su cercanía con las multinacionales farmacéuticas se defiende diciendo que fue ella quien dio la pelea para que no se acabaran los medicamentos genéricos en los debates del TLC.

En julio de 2012 la Corte Suprema le abrió una investigación por presunto lavado de activos. En julio 24 de 2012, la Corte Suprema le dictó medida de aseguramiento con detención domiciliaria.

El 24 de julio de 2012 fue detenida por orden de la Corte Suprema de Justicia en un proceso por lavado de activos y recluida en el Centro de Estudios Superiores de la Policía. En febrero de 2013, renunció a su curul para enfrentar a la justicia.