Menú principal

Miércoles Octubre 22, 2014

Juan Lozano nació en Bogotá. Es abogado de la Universidad de los Andes con estudios de pregrado en economía en la misma Universidad  y cursos de economía en la Universidad de Harvard.

Fue abogado asociado de la firma internacional de abogados Baker & McKenzie en su oficina de Bogotá, y luego Secretario General y Director Jurídico del Banco Tequendama. Profesor de derecho y periodismo en  las universidades de los Andes, Rosario, Javeriana y Sergio Arboleda, por 18 años.

Paralelo a esta actividad privada, Lozano ha desarrollado una importante trayectoria pública, en parte porque es nieto de Juan Lozano y Lozano, un político liberal de gran importancia. Antes de graduarse del colegio, y con la política muy presente en su vida, se unió a las juventudes que acompañaron el nacimiento del Nuevo Liberalismo, dirigido por Luis Carlos Galán.

El día de su grado de abogado y cuando apenas tenía 22 años, en 1986, el gobernador liberal de Cundinamarca, Manuel Infante, lo nombró alclade de Bojacá, precisamente el mismo pueblo del que Germán Vargas Lleras, su contemporáneo, era concejal. Se retiró en 1987 para trabajar en la coordinación de la campaña del Nuevo Liberalismo en Cundinamarca, fue elegido diputado a la Asamblea Departamental y trabajó en el Banco Tequendama. Luego, en 1988, el entonces gobernador de Cundianamarca Jaime Posada lo nombró Secretario de Desarrollo del departamento.

El año siguiente Galán lo nombró como su secretario privado, cargo en el que duró poco tiempo, pues Galán fue asesinado. Cuando César Gaviria llegó al gobierno, con las banderas de Galán, designó a Lozano como Consejero Presidencial para la Juventud, la Mujer y la Familia.

En 1993 Lozano dejó ese cargo e intentó fundar un movimiento propio, llamado Colombia Siempre, después de que varios políticos liberales le coquetearan para que se lanzara en sus movimientos. Con Colombia Siempre hizo varios debates públicos, con demandas de inconstitucionalidad e intervenciones en medios, y en 1994 se lanzó al Senado, a la vez que pedía que Juan Manuel Santos asumiera la jefatura del liberalismo.

Se quemó y terminó trabajando en El Tiempo, como periodista político y columnista. Fundó la oficina de Transparencia Internacional en Colombia y fundó y dirigió Citynoticias, la parte informativa del canal local de televisión Citytv, de propiedad de la Casa Editorial El Tiempo.

Desde todas esas trincheras siguió sonando. Además, desde el periodismo impulsó la llamada "Ley María" (bautizada así en honor de su hija), que le otorgó a los padres el derecho para tener varios días de descanso cuando nace un hijo; fue miembro y vocero de la Comisión de Notables para la reforma del fútbol de Andrés Pastrana, 

Pero esa distancia de la política activa no duró mucho tiempo. En 2002 sonó brevemente como posible Ministro de Interior del nuevo presidente Álvaro Uribe, después de haberlo apoyado desde su columna en El Tiempo, y en 2003 se  lanzó a la Alcaldía de Bogotá con el aval de Colombia Siempre y el respaldo de Uribe.

Lozano madrugó, pues fue el primero en lanzarse al agua, en marzo de ese año. Empezó como puntero en las encuestas, y recibió el apoyo del ex alcalde Enrique Peñalosa y de El Tiempo, pero las encuestas se fueron cerrando entre Lozano y el candidato del Polo Democrático, Lucho Garzón. El oficialismo liberal apoyó mayoritariamente a Garzón tras la renuncia de Jaime Castro a la candidatura, y Lozano, que intentó que el apoyo a Uribe y a su Referendo se convirtieran en votos a su favor, fracasó. Obtuvo poco más de 680 mil votos, contra casi 800 mil de Garzón.

A pesar de la derrota su cercanía con el entonces presidente le sirvió para entrar al gobierno, inicialmente como consejero de Política Social , pocos meses después, Uribé lo nombró Alto Consejero Presidencial en reemplazo de José Roberto Arango.

Luego, en 2006, fue uno de los consejeros de Uribe que no renunció para apoyarlo en la campaña reeleccionista, pasó a ser Ministro del Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo. Como Ministro subió su perfil, pues esa cartera le permitió darse a conocer en toda Colombia e interactuar con centenares de políticos locales.

En 2009, ya convertido en uno de los principales escuderos de Uribe, renunció al ministerio para lanzarse al Senado y ocuparse de liderar las huestes uribistas. Ingresó al Partido de la U por la puerta grande, a pesar de algunos roces con políticos como Rodrigo Lara. Llegó para liderar ese partido, que había estado en problemas con el liderazgo de Luis Carlos Restrepo, con tareas como la de atraer más políticos a La U, cuando el 'voltearepismo' aún era posible.

Como cabeza de lista al Senado y representante del uribismo más urbano, era la carta del uribismo para capturar votos en Bogotá. Y, cuando finalmente se hundió el referendo reeleccionista y surgió la candidatura presidencial de Juan Manuel Santos, Lozano lo apoyó. Se conocían de tiempo atrás y no hubo mayores problemas para trabajar con esa nueva llave.

Finalmente, en las elecciones a Senado Lozano tuvo una votación excelente. Fue el senador más votado con más de 210 mil votos (más de la mitad de ellos en Bogotá) y el 6 de agosto de 2010 las bancadas de Senado y Cámara de Representantes del partido de ‘la U’ lo eligieron como Director Único del Partido en reemplazo de Juan Manuel Santos Calderón.  

A comienzos de 2011 sonó como posible candidato de la U a la Alcaldía de Bogotá luego de que Uribe hiciera la propuesta públicamente. Sin embargo, el Senador desestimó que se fuera a lanzar y más bien organizó el apoyo de los concejales de la U a la candidatura de Enrique Peñalosa.