Viernes Abril 25, 2014

Menú principal

Juan Camilo Restrepo

Restrepo es Ministro de Agricultura del gobierno Santos. Este antioqueño es abogado de la Universidad Javeriana, doctor en Derecho Administrativo de la Univerisad de París, tiene estudios en derecho económico del London School of Economics. Está casado con la reconocida periodista María Teresa Herrán.

Desde muy joven entró a trabajar en el sector público, en el que ha hecho una importante carrera mezclando sus conocimientos técnicos con una fiel militancia en el Partido Conservador.

Restrepo estudió en la Javeriana en un tiempo en que los estudiantes de derecho veían varias materias de economía y salían con el título de “doctor en derecho y economía”. En contraste con la mayoría de sus compañeros, siguió una carrera de economista: pasó por la Junta Monetaria del Banco de la República como secretario y asesor y por la Federación Nacional de Cafeteros.

Su primer cargo directivo fue ser Superintendente Bancario durante el último año gobierno de Alfonso López Michelsen, cuando el Ministro de Hacienda era el liberal Abdón Espinosa Valderrama, de quien Restrepo ha sido amigo desde entonces.

Después de estudiar en París, y tras llegar a ser profesor en la Javeriana y el Externado, y de fundar la Asociación de Derecho Económico, Restrepo regresó a un cargo público que le encomendó Belisario Betancur, conservador y antioqueño como él, cuando llegó a la presidencia: dirigir la Comisión Nacional de Valores, el organismo estatal que estaba a cargo de vigilar y regular el funcionamiento de las bolsas de valores. Para llegar a ese puesto fue clave la recomendación de Álvaro Gómez Hurtado.

En ese cargo, que ocupó durante todo el gobierno de Betancur, tuvo que enfrentar la crisis financiera producida por la quiebra y el escándalo del grupo Grancolombiano, de Jaime Michelsen Uribe. Restrepo ayudó a que la crisis no afectara gravemente el mercado de valores, y eso lo valorizó entre los economistas.

Con el cambio de gobierno volvió a la Federación Nacional de Cafeteros, esta vez como gerente comercial. Y de nuevo le tocó una crisis: en 1989 se rompió el pacto del Café, un mecanismo en el que los países productores se repartían la cantidad de café que podían vender, y junto con los consumidores de café fijaban el precio internacional. Esa ruptura cambió todo el esquema de exportación de café y fue un duro golpe para los cafeteros y para la Federación.

Con el cambio de gobierno, en octubre de 1990 pasó a ser presidente de Acerías Paz del Río, siderúrgica que en ese entonces era del Sindicato Antioqueño.

Pero duró muy poco en el cargo pues en noviembre de 1991 el presidente César Gaviria lo nombró ministro de Minas y Energía, en medio de un pequeño remezón ministerial en el que Mauricio Vargas llegó a la cartera de comunicaciones y el liberal vallecacucano Carlos Holmes Trujillo a la de Educación.

A ese cargo Restrepo llegó como conservador alvarista, en representación del Movimiento de Salvación Nacional que dirigía Gómez Hurtado, a pesar de que Restrepo no era ni fue después un alvarista de primera línea, y había sido cercano a la línea más de centro del Partido Conservador.

En ese ministerio le tocó vivir, otra vez, una crisis: los problemas de suministro de energía eléctrica que llevaron al país al racionamiento diario. En mayo de 1992 Gaviria tomó la decisión de cortarle la luz 9 horas al día al país, debido a que había un atraso histórico en la capacidad de generación de energía y a que el fenómeno de “El Niño” había dejado casi secos los embalses de las hidroeléctricas.

Restrepo lideró el plan de contingencia y la planeación de cómo evitar nuevos problemas en el futuro. Pero salió del ministerio a los pocos meses, cuando en julio Gaviria rompió su alianza con Gómez Hurtado y los conservadores salieron del gabinete.

A su salida, Restrepo sonó como presidente del Banco Cafetero y embajador en Chile. Restrepo, que pasó a ocupar la gerencia del gremio de las empresas de leasing, Fedeleasing, empezó a tomar parte de la política partidista.

En diciembre de 1992 intentó llegar a la dirección nacional conservadora pero fue derrotado, en febrero de 1993 El Colombiano lo mencionó como posible candidato a la vicepresidencia del precandidato del MSN Rodrigo Marín Bernal, de quien luego fue asesor en la campaña, formó parte de la Comisión Política Central que buscaba un trabajo unificado y coordinado del conservatismo en las regiones.

Finalmente se lanzó al senado como segundo renglón de Fabio Valencia Cossio y avalado por la Fuerza Progresista Coraje, de Valencia. Esa fue una de las cuatro listas que logró dos curules, y Restrepo llegó al Senado.

En el Congreso, Restrepo se enfocó en los temas de economía y finanzas públicas, que son su fuerte, y en 1995 fue elegido el mejor senador. Y en 1997, con el apoyo de Valencia Cossio, lanzó su precandidatura presidencial.

Restrepo le metió mucha energía a su precandidatura. Recorrió las regiones del país, lanzó propuestas, sobre todo en materia económica, y llegó a la Convención Conservadora de febrero de 1998 con fuerza. Pero al frente tenía a Andrés Pastrana quien, con su experiencia de ya haber sido candidato, mayor reconocimiento en el país y una trayectoria mucho más larga en la política electoral, lo derrotó. Pero Restrepo tuvo el voto de casi el 40 por ciento de los conservadores de la convención, un muy buen resultado.

Restrepo entró de lleno a la campaña de Pastrana, y luego de la victoria en las elecciones, pasó a ser parte importante del gabinete al ser nombrado Ministro de Hacienda. En ese cargo se combinó su hoja de vida y la participación al sector de Valencia Cossio, quien había tenido la segunda lista más votada al Senado.

Restrepo, una vez más, tuvo que enfrentar una crisis, esta vez la recesión económica en la que cayó Colombia. Se retiró tras asumir drásticas medidas económicas que lo convirtieron en un personaje impopular, y posteriormente fue nombrado Embajador en Francia.

Regresó al país en 2001, de nuevo como precandidato conservador. Pero Restrepo tuvo que enfrentarse a la candidatura de Noemí Sanín, quien no quiso el aval del conservatismo pero sí buscó y obtuvo la adhesión de una buena parte de los miembros de ese partido. Y después, con el ascenso de Álvaro Uribe en las encuestas  del fin de las negociaciones de paz del Caguán, los políticos conservadores se empiezan a deslizar hacia Uribe.

Finalmente, Restrepo prefirió retirarse, y el Partido Conservador adhirió oficialmente a Uribe.

Tras la victoria de Uribe, Restrepo se convirtió en uno de los grandes críticos del gobierno desde sus columnas en El Nuevo Siglo y Portafolio. Por eso su nombramiento como Ministro por parte de Santos no cayó bien al ex presidente.

De hecho, Uribe ya había bloqueado su nombramiento como presidente de la Federación Nacional de Cafeteros. A fines de 2009, Restrepo recibió el apoyo de los poderosos comités cafeteros de Antioquia y Caldas, entre otros, para reemplazar a Gabriel Silva. Restrepo había sido representante de Antioquia en el Comité Nacional de Cafeteros desde el 2002 y conocía la Federación de Cafeteros, pero finalmente Uribe le dio el guiño a Luis Genaro Muñoz y Restrepo retiró su nombre.

Restrepo está a cargo de una de las políticas más importantes del gobierno de Santos, que busca la devolución de 2.5 millones de hectáreas a miles de campesinos que fueron despojados por grupos armados al margen de la ley.
El proyecto de restitución de tierras lo enfrentó a comienzos de 2012 con el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras. 

El proyecto de restitución de tierras lo enfrentó a comienzos de 2012 con el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras. Como lo contó La Silla Vacía, Restrepo acusó a Vargas Lleras de estar torpedeando la Ley de Desarrollo Rural, y ambos han descalificado públicamente la gestión del otro.