Por Héctor Riveros · 13 de Enero de 2018

7156

13

La campaña electoral del 2018 tiene una primera gran novedad: en forma generalizada se usan términos que eran ajenos a la política colombiana hasta hace muy poco y que corresponden a categorías conceptuales que no siempre coinciden con la realidad política nacional.

Coalición, por ejemplo, es una palabra que no se usó en Colombia, aunque hubo momentos en que teníamos verdaderos gobiernos de coalición como en el caso del Frente Nacional, en el que liberales y conservadores se unieron para apoyar alternadamente gobiernos de cada uno de esos partidos.

Las coaliciones corresponden a mecanismos de alianzas entre partidos en sistemas multipartidistas para conformar mayorías. En Alemania, ayer, después de una larga negociación, la democracia cristiana pactó con la socialdemocracia la conformación de una coalición para intentar la investidura, por cuarta ocasión, de Ángela Merkel, y así sucede todos los días en todas partes.

En Colombia se han hecho necesarias las coaliciones después de 1991 con el fin del bipartidismo, pero realmente lo más parecido a una coalición formal ha sido el gobierno de Juan Manuel Santos, que incorporó desde la segunda vuelta de la elección de 2010 a los liberales, a Cambio radical y a los conservadores.

Lo que parece novedoso y curioso son las coaliciones para las elecciones, como ocurre en Chile y en algunas otras partes. Para que una coalición tenga el efecto esperado, que es que sume electores, se requiere una condición que en Colombia no existe que es una alta militancia y lealtad con un partido. Al contrario, cada vez existe un mayor desapego por los partidos, es decir que cada vez menos los ciudadanos votan por los que los partidos o los líderes políticos les señalan y por tanto buena parte de los anuncios de coaliciones son “cañazos” en los que supuestamente suman votos que no son de los que los ofrecen.

Por ejemplo, ¿cuántos de los más de dos millones de votantes de Martha Lucía Ramírez de hace cuatro años están esperando su indicación o la del Partido Conservador, o la de las “bases”, o de los “jefes naturales” para decidir su voto? ¿Cuántos repetirán su voto por Ramírez si se presenta como candidata?

La misma pregunta cabría, por ejemplo, con Petro. En el caso del exalcalde surge otra condición que en Colombia tampoco se cumple y que es necesaria para que las “coaliciones” sumen, que es un alto grado de ideologización de los votantes.

Esa es otra generalización novedosa en estas elecciones. Resulta que ahora, de un momento a otro, todos los votantes saben dónde están ubicados en el espectro político y son de izquierda o de derecha o de centro izquierda o de centro derecha. Claro que no, ya quisiéramos. En Colombia la inmensa mayoría de los ciudadanos no sabría dónde ubicarse y no decide su voto por eso.

Los potenciales votantes de Petro, que están ubicados en los estratos más bajos, no votan por él porque sea de izquierda sino porque sienten que se preocupa por sus problemas, precisamente por las mismas razones que votaron masivamente por Uribe y por Santos en 2006 y 2010 y lo harán por candidatos de muy diversas tendencias para el Congreso, y si el exalcalde no está en el tarjetón no necesariamente votarán por quien él diga.

Las coaliciones verdaderas se hacen entre partidos u organizaciones y no con candidaturas unipersonales como las de Fajardo, Petro o Martha Lucía. Los electores no van para donde ellos digan sino para donde quieren. Por ejemplo, muy difícilmente los potenciales electores de Fajardo se hubieran sumado a una candidatura de Jorge Robledo si la Coalición Colombia lo hubiese escogido como candidato.

Vargas está haciendo una especie de “coaliciones regionales”, sumando organizaciones sin importar de donde vienen. En Sucre sonsaca un sector del Partido Liberal, en Caldas a uno de la U, en otros departamentos se junta con los conservadores, en Bogotá suma a Viviane Morales, en el Cauca seduce al exgobernador Ortega, que se aliaba con los sectores alternativos propaz y ahora lo hace con la política tradicional antipaz. Esa sí es una coalición variopinta y probablemente efectiva porque los potenciales electores de sus aliados tienen una mayor disposición a esperar las “instrucciones” de las cabezas de esas organizaciones.

Paradójicamente, los verdes, que en muchos análisis los califican de “independientes”, lo que tienen para aportar en la coalición con Fajardo son sus maquinarias, no la opinión. Ese partido ha logrado reunir organizaciones políticas regionales basadas en los poderes de alcaldías y gobernaciones al mejor estilo de los partidos tradicionales y esas máquinas serán su base electoral para el Congreso: Camilo Romero en Nariño, Jorge Londoño en Boyacá, Jorge Iván Ospina en Cali, Carlos Caicedo en Santa Marta, Sorrel Aroca en el Putumayo.

El juego está divertido porque hay unos que, como en el póker, andan “cañando” con un “par doses”, aprovechando que los “analistas” y los medios han ayudado a construir unos mitos: que sin coaliciones nadie gana, que los cristianos ponen tres millones de votos, que Uribe representa a los del NO y por tanto tiene el 50% del electorado, que Petro es un gran elector a pesar de que su candidata a la Alcaldía de Bogotá quedó tercera. En fin.

Las elecciones no las gana el que sume alianzas con organizaciones inexistentes o partidos débiles, sino el que logre representar el dilema que resulte determinante para los electores: establecimiento vs antiestablecimiento, paz vs no paz, o el que se posicione en la campaña. Por ahora, van sacando ventaja los que cañan, pero el juego no ha terminado.

Comentarios (13)

DIDUNDI

13 de Enero

1 Seguidores

Año nuevo.. Riveros viejo y recargado d una mezquindad extrema q raya en odio...+ ver más

Año nuevo.. Riveros viejo y recargado d una mezquindad extrema q raya en odio; llama la atención q ni siquiera nombra a Vargas, ni D la Calle y a furlbe tangencialmente, parece venir d un nuevo lavado mental.

Cómo decir q el frente nacional:

a-Es una coalición. No hay coalición cuando es lo mismo con lo mismo, históricamente son los mismos q han gobernado siempre..

DIDUNDI

13 de Enero

1 Seguidores

b-El frente nacional Nooo se ha acabado. Ha visto alguien desde 1970 un gobern...+ ver más

b-El frente nacional Nooo se ha acabado. Ha visto alguien desde 1970 un gobernante cuya mala entraña no tenga color rojo y/o azul?.

Aprovechar estos espacios para hacer política es normal, d ahí asumir a q ESTA audiencia se trague el cuento q los seguidores d opciones ligeramente diferentes a las tradicionales no seamos serios, hay mucho trecho.

Welcomeeee..!

DIDUNDI

13 de Enero

1 Seguidores

Muy pobre la apuesta Riveros; para desviar la atención sobre Fajardo y P...+ ver más

Muy pobre la apuesta Riveros; para desviar la atención sobre Fajardo y Petro q es el tema central d esta hria, se necesita q ESTA audiencia sea netamente la áulica q se come el rancio cuento dl castrochavismo y todas esas babosadas.

Cierto encontrará eco en algunos, para todo hay clientela. D pronto si reedita la foto y elimina la cana mal parqueada le ayude un poco +.

Juan Pablo Camacho Salazar

13 de Enero

0 Seguidores

Acuerdo de paz mal hecho y pesimamente implementado vs Acuerdo de paz más jus...+ ver más

Acuerdo de paz mal hecho y pesimamente implementado vs Acuerdo de paz más justo y efectiva implementación

Y0nyO

13 de Enero

0 Seguidores

Comparar el frente nacional con una coalición?  de verdad?

Comparar el frente nacional con una coalición?  de verdad?

José Saramago ..

13 de Enero

0 Seguidores

1-Fajardo le ganara de lejos en votación a De La Calle si ambos van por apart...+ ver más

1-Fajardo le ganara de lejos en votación a De La Calle si ambos van por aparte a Primera Vuelta. Sera un error si Fajardo le acepta la consulta previa que propone De La Calle: al final dicha“coalición”sera el sometimiento de los votos de De La Calle ante Fajardo.2-Salvaje la maquinaria electorera de Lleras, peor que la “mermelada” de Santos.3-La región Caribe decidira presidente otra vez.

coronado

13 de Enero

0 Seguidores

Ajá: la idea es justificar de soslayo la asociación del jefe de LSV (de la calle) con la caterva de políticos corruptos del expartido liberal? 

Ajá: la idea es justificar de soslayo la asociación del jefe de LSV (de la calle) con la caterva de políticos corruptos del expartido liberal? 

jorge andres ca...

14 de Enero

0 Seguidores

Es cierto, las elecciones no las gana el que sume alianzas con organizaci...+ ver más

Es cierto, las elecciones no las gana el que sume alianzas con organizaciones inexistentes o partidos débiles, como su partido. Ahhh!, entonces ahora los de la maquinaria es la coalición Colombia, que gran descubrimiento, nosotros somos los que "cáñamos". La cúpula del partido liberal ya no sabe que inventar, mientras tanto sus candidatos al congreso prosiguen con la politiquería

Robson

14 de Enero

0 Seguidores

Preocupa que LSV no aplique los filtros necesarios para validar las publicacio...+ ver más

Preocupa que LSV no aplique los filtros necesarios para validar las publicaciones. Esta columna parece una editorial del diario de los últimos cinco presidentes colombianos. No es censura y que se tranquilice Riveros, fijo El Tiempo lo contrata.

 

 

 

Leonardo Rojas Benavides

15 de Enero

382 Seguidores

Interesante como todos critican a Riveros sin enfocarse en uno de los puntos centrales del argumento:

En Colombia no hay lealtad de partido.

Eso de entrada deja en desventaja a De la Calle, ya que las maquinarias se irán con Vargas, y el voto urbano "por la paz" se irá por Fajardo o incluso por Petro en segunda vuelta.

Interesante como todos critican a Riveros sin enfocarse en uno de los puntos centrales del argumento:

En Colombia no hay lealtad de partido.

Eso de entrada deja en desventaja a De la Calle, ya que las maquinarias se irán con Vargas, y el voto urbano "por la paz" se irá por Fajardo o incluso por Petro en segunda vuelta.

yakurumaz97

15 de Enero

0 Seguidores

Da mucha tristeza pensar que el destino de nuestro pais, esté en manos de los que no dicen querer que haya paz en Colombia.

Da mucha tristeza pensar que el destino de nuestro pais, esté en manos de los que no dicen querer que haya paz en Colombia.

Carlos

15 de Enero

0 Seguidores

La columna es correcta, por más que a algunos les moleste, o por ahí no la e...+ ver más

La columna es correcta, por más que a algunos les moleste, o por ahí no la entendieron, pero es cierto que las alianzas no suman todo lo que están diciendo, por ejemplo es falso que Jorge Robledo le pase a Fajardo no le endosara todos los votos del Polo a Fajardo, solo los del MOIR, así mismo que Uribe sume a Ramírez no le alcanza ni para unir a todo el uribismo, mismo con De La Calle

edgar montenegro

17 de Enero

431 Seguidores

La perversidad politica de Colombia. Cañan, engañan y enseñan a engañ...+ ver más

La perversidad politica de Colombia. Cañan, engañan y enseñan a engañar. Miren la crisis ética: ¿Mockus cabeza al Senado de Verdes? Los verdes piensan: el gran negocio con él y él con ellos. Ni le importara llegar, el va x su reposición. ¿Fajardo cabeza de una coalición con el Polo? ¿El sindicato paisa de izquierda? Terrible las maneras. Cinismo al x mayor.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia