Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Héctor Riveros · 20 de Enero de 2018

8819

6

Si hay un nombre que debería clasificar a las listas de imprescindibles que ha hecho La Silla para destacar funcionarios que no son visibles pero que hacen el trabajo duro es el de Sandra Devia, la funcionaria del Ministerio del Interior que el Gobierno acaba de encargar en la Gobernación de Córdoba mientras dura la suspensión del titular.

Sandra llegó al Ministerio, si mis cuentas no fallan, hace 19 años, justo después de que yo le pedí la renuncia de la subsecretaría en la Secretaría de Gobierno en el primer gobierno de Peñalosa. Allá la encontré. Había trabajado con Alicia Eugenia Silva la Secretaria de Gobierno de Mockus que había liderado el rompimiento de la siniestra componenda entre la alcaldía y el concejo de la ciudad.

Silva hizo una labor valiente. Prohibió a los concejales la entrada al edificio de la alcaldía y los desafiaba a que si tenían algo que decirle la citaran y en el recinto del concejo en forma pública ella les respondía.

En semejante ambiente de hostilidad, Sandra recibió encargos parecidos a los de ahora: debió asumir como alcalde local transitoriamente mientras se llenaban las vacantes dejadas por destituciones ordenadas por Silva ante acusaciones de corrupción. Las alcaldías locales eran el botín de los políticos y a ella la ponían a limpiarlas, lo que le generó una persecución implacable por los órganos de vigilancia controlados por los concejales. Afrontó con estoicismo y afortunadamente con éxito decenas de procesos durante años.

Su carácter fuerte generó enfrentamientos con el grupo de trabajo que yo llevé a la Secretaría y aunque traté durante más de un año de sostener la situación, fue imposible y en una decisión de esas de las que uno se arrepiente toda la vida decidí cambiarla. Su reacción de comprensión resaltó su condición humana.

Era el gobierno de Pastrana y allá, sin padrino político, logró que le dieran un empleo en el Ministerio del Interior. Han pasado no sé cuántos ministros y a pesar de estar en un cargo directivo de esos que cambian cuando llega un nuevo jefe, ella se ha mantenido y lo ha hecho no porque se acomode sino porque se gana el respeto. Todos llegan con la idea de cambiarla, pero desisten pronto porque rápidamente transmite la confianza de actuar con convicción y responsabilidad.

A pesar del aprecio y la admiración que le tengo, no es mi amiga personal. La he encontrado por razones de trabajo, primero en la alcaldía y después en el Ministerio un par de veces.

La encargan de todos los “chicharrones” que nadie quiere recibir. Le toca ir a enfrentar los paros indígenas y campesinos. Le toca lidiar con alcaldes y gobernadores que se quejan con razón todo el tiempo de la falta de una política de desarrollo territorial y de fortalecimiento de la autonomía de las entidades territoriales por parte de todos los gobiernos.

Su formación de base es comunicación social, por lo que ella ha hecho varias especializaciones y maestrías en gobierno municipal y en áreas de derecho que le han resultado necesarias para cumplir bien con su tarea.

Ahora la encargan nada menos que de la gobernación de Córdoba. El centro del escenario de una vendetta entre delincuentes de la más alta peligrosidad. Justamente en etapa preelectoral, es decir en el momento en que los saqueadores entienden que se decide la propiedad del botín. Han usado precisamente la gobernación como el instrumento central de su pillaje. Esos son los cajones que Sandra tiene que ir a abrir.

No tengo duda que la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría están cooptadas por los mismos que mantuvieron el poder de la gobernación en los últimos años y que las usaran para perseguir a Sandra cuando tome decisiones que no les gusten. Imagino que cambiará funcionarios porque allá no debe haber en quien confiar. Aunque siempre habrá una Sandra Devia, mientras se identifica puede morir en el intento.

Le van a poner trampas, la van a poner a firmar documentos y cuentas de cosas que a ella le queda imposible asegurar que corresponden a la verdad.

Con ese panorama tiene que ser uno muy valiente y muy leal para aceptar ese encargo.

Alguien debería promover, desde eso que llaman la sociedad civil, que un grupo de organizaciones y profesionales, acompañen a Sandra, sin contratos, sin remuneración, no solo para protegerla de la persecución que ya sería un buen motivo, sino para aprovechar estos tres meses, en semejante momento, para arrebatarles la gobernación.

En Córdoba y en todo el Caribe debe haber gente que ayude en ese propósito, también algunos podrán hacerlo desde Bogotá o Medellín.

La tarea de la que han encargado a Sandra debería convertirse en una tarea colectiva de todos los que quisiéramos que termine el saqueo. ¿Quién se apunta?

Comentarios (6)

Martin Eduardo Botero

20 de Enero

0 Seguidores

Estoy completamente de acuerdo con lo que dijo: se trata de una tarea colectiva de todos los que quisiéramos que termine el saqueo. En un entorno tan corrupto, es imprescindible garantizar la integridad de todos y poner coto a los comportamientos carentes de ética en el sector público. Habida cuenta de la aceptación generalizada de las prácticas corruptas, la ética por sí sola no logrará

Estoy completamente de acuerdo con lo que dijo: se trata de una tarea colectiva de todos los que quisiéramos que termine el saqueo. En un entorno tan corrupto, es imprescindible garantizar la integridad de todos y poner coto a los comportamientos carentes de ética en el sector público. Habida cuenta de la aceptación generalizada de las prácticas corruptas, la ética por sí sola no logrará

Martin Eduardo Botero

20 de Enero

0 Seguidores

 (sigue) el cambio de actitudes y de prácticas necesario.  Se requiere una labor de sensibilización general acerca del derecho de los ciudadanos a ser libres de corrupción y de las leyes anticorrupción que recogen ese derecho.

 (sigue) el cambio de actitudes y de prácticas necesario.  Se requiere una labor de sensibilización general acerca del derecho de los ciudadanos a ser libres de corrupción y de las leyes anticorrupción que recogen ese derecho.

Martin Eduardo Botero

20 de Enero

0 Seguidores

Pero se debe tener bien presente que para que dicha funcionaria realmente logre los objetivos que se ha propuesto, se requiere un apoyo decidido no sólo de los órganos de control, sino también de las empresas que se sientan afectadas por esta práctica, de la sociedad civil y de los ciudadanos que no toleran la corrupción.  Gracias.

 

Pero se debe tener bien presente que para que dicha funcionaria realmente logre los objetivos que se ha propuesto, se requiere un apoyo decidido no sólo de los órganos de control, sino también de las empresas que se sientan afectadas por esta práctica, de la sociedad civil y de los ciudadanos que no toleran la corrupción.  Gracias.

 

Christian Hernandez

20 de Enero

0 Seguidores

El experimento de la constitución del 91 con respecto a los gobiernos locales...+ ver más

El experimento de la constitución del 91 con respecto a los gobiernos locales si que fracaso en  regiones como el Choco, la costa y la Guajira. Se debe volver a la epoca de los gobernadores nombrados por el presidente o algun mecanismo similar. Seguir permitiendo las elecciones locales cooptadas por caciques locales no permitira ninguna solucion.

 

Ricardo Bustos

20 de Enero

0 Seguidores

A pesar de que la corrupción está arraigada en toda Colombia, en la costa es...+ ver más

A pesar de que la corrupción está arraigada en toda Colombia, en la costa es mas notoria, mas extensa y más profunda, y todo por cuanto los ciudadanos la aceptan y la permiten. Le deseo suerte a esta Señora en esa monumental tarea y espero que en Córdoba aprendan lecciones de administración pública honesta y eficiente. 

Gladys Ghisays

22 de Enero

0 Seguidores

Quiero anotarme y contribuir a limpiar la imagen de mi departamento que ha sid...+ ver más

Quiero anotarme y contribuir a limpiar la imagen de mi departamento que ha sido arrasado vilmente por tanto corrupto. Soy  Gladys Ghisays de Córdoba no pertenezco a ningún partido político, acabo de pensionarme con la Organización Mundial de la Salud y regreso  a Monteria este fin de año pasado. Pueden contactarme por este medio.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia