Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Álvaro Jiménez · 12 de Mayo de 2018

2730

7

Nadie tiene que irse. Nadie debe irse.

La idea de los procesos electorales es que las sociedades según sea su voluntad mayoritaria, escojan rumbos.

Estas elecciones brindan una oportunidad para rectificar y compensar a quienes por años han estado en la miseria, desplazados, ninguneados.

Eso no debe, no significa que otros deban irse.

Qué se vayan, que se larguen con su plata a ver si pueden llevarse sus edificios, sus casas, sus piscinas, se dice en varios espacios.

Así, la irracionalidad se toma la mente de quienes escuchan a otros decir irracionalmente: si Petro gana, nos vamos del país, que se jodan esos hijue….

La agitación se toma el corazón y la emoción de muchos.

Ambas afirmaciones duelen.

Un país que ha presenciado cómo se desplazó por la fuerza a 7.4 millones de colombianos, según ACNUR; una nación que ve horrorizada la migración de cientos de miles a causa del irresponsable y corrupto gobierno de Maduro, es un país que no debe permitirse que la pasión lo domine.

Estamos obligados a la racionalidad.

Luego de sentir el vacío por nuestros desplazados, de llorar por quienes salieron a causa de la persecución o del secuestro, debemos repetir como mantra:   

Nadie debe irse, nadie tiene que irse.

Frente al plebiscito por la paz, Radamel Falcao dijo: “Sé que lo que viene para todos los colombianos no será nada fácil. Se tratará de reconstruir un país. Generaciones enteras que sufrieron por la guerra. Yo me imagino un país que tenga la capacidad de perdonar. Aún 70 veces si es necesario. Un país que no se rinde a pesar de las dificultades. Que siempre sigue adelante.

Un país donde quepamos todos a pesar de nuestras diferencias. Una Colombia en la que aprendamos a vivir sin guerra, sin odio.”

Esas palabras valen para hoy. El calor del debate deja escuchar muchas tonterías. Pero no debemos olvidar que el 28 de mayo al despertar, veremos de nuevo a la familia, los amigos, los compañeros de trabajo y debemos saber que los vencedores en la primera vuelta buscarán alianzas con sus opositores para ganar en la segunda.

Así que tranquilos. Calma. Hay mañana.

Ahora bien, veamos como parecen estar las cosas.

Amigos y opositores de Petro vaticinan que pasará a segunda vuelta.

En medios y encuestas dicen que Germán Vargas Lleras está más quemado que año viejo. Quienes contrariamos esa idea nos preguntamos ¿Cómo desaparecen los votos de Cambio Radical, los de la U y la fuerza del gobierno que lo apoya?

Habrá sorpresas en lo que respecta al señor Ge Ve Lle.

Sergio Fajardo definió como estrategia darle a Petro como a violín prestado, uniéndose al coro de quienes lo descartan por representar el radicalismo, el populismo.

Y sí.

Petro parece representar a los menos “bien portados,” a los que protestan bloqueando vías, los que reclaman que se cumpla lo prometido en el paro anterior y el tras-anterior; los que reclaman diciendo: en los espacios indígenas: la familia crece, pero la tierra no estira. Parece representar a los que en ciudades reclaman un lugar para sus ventas callejeras luego de haber huído del campo.

Para buena parte de quienes vivimos en las grandes ciudades y a quienes les molesta tanta marcha, tanto paro, Petro es un demonio disfrazado de oveja que nos llevará al fracaso.

Se escucha decir: Dividirá al país y además no lo dejarán gobernar, entonces ¿para qué?, dicen unos.

¡Mejor uno al que sí dejen trabajar, mire lo que pasó con Bogotá!  

Lo jodieron desde el día que quedó de Alcalde, dicen otros.

Eso sí:

¡No dejó que lo tumbaran!

Para el movimiento indígena, campesinos pobres, educadores, obreros y trabajadores organizados, ciudadanos excluídos por humildes, negros o por no tener educación, jóvenes ansiosos de espacio, el valor está en no dejarse.

Son tantas las ilusiones aplastadas que cuando alguien a quien quieren eliminar del juego no se deja, se valoriza, crea fervor. Ilusiona.

En Colombia por décadas, millones han recibido exclusión, odio, persecución, violencia y muerte.

Esos millones al parecer son los que Petro ilusiona y representa.

No los representa Vargas Lleras, no señor.

Él expresa a los políticos de profesión, no a los luchadores populares.

¿Los representa el que dijo Uribe? Iván Duque ha vivido 12 años fuera del país, regresó para ser ungido Senador por su protector, elector, guía y “presidente eterno” como lo llama en sus propias palabras.

Que los va a representar si además de no conocer el país, no se ha probado en ninguna dificultad.

¿Sergio Fajardo? Ah, “el profe” los ha visto en la distancia. No se ha metido con ellos. ¿Por qué han de creerle si su discurso es para que apacigüen sus demandas, no armen alboroto, no sean maleducados?

Con Humberto de la Calle, se coincide fácilmente. Es un gran hombre, pero sus indefiniciones, el abandono de su propio partido lo desdibujaron.

Apenas en las tres últimas semanas De la Calle hace esfuerzos por identificarse con demandas populares más allá de la paz. Muy tarde.

En el subtexto de las candidaturas está el origen socioeconómico, la “clase”, los intereses que se representan. Estos elementos tienen presencia real en el debate electoral.

Por más que se quiera esconder, este hecho flota en el aire.

La coyuntura parece estar determinada por dos interrogantes:

¿En el futuro gobierno habrá cambios estructurales que modernicen y profundicen la democracia en Colombia?

¿Qué pasará con el acuerdo de paz?

En la confianza que brinden los candidatos para responder consecuentemente con el sentir ciudadano estos temas, está la respuesta clara de quiénes pasarán a la segunda vuelta.

Si usted desea fracturar la esencia de los acuerdos de paz, Duque es el mejor candidato.

Si usted quiere perpetuar el modelo político y social que ha imperado, Vargas Lleras es la mejor alternativa.

Si su objetivo es ilusionar un cambio sin afectar los poderes establecidos, Fajardo es poción mágica.

Si usted pretende cumplir el acuerdo de paz rigurosamente, De la Calle es el hombre.

Si usted quiere cambios estructurales, los cambios que las élites y sus voceros han impedido mediante 46 contrarreformas a la Constitución de 1991, contrarreformas que impiden profundizar la democracia y la vigencia del estado de derecho, su candidato es Petro.

Aunque le metan miedo. Es claro que los vacíos de democracia splo se superan con más democracia y lo de la vigencia del estado de derecho se le puede preguntar a las familias de los 261 líderes asesinados en 730 días después del acuerdo de paz firmado con las FARC.

Un líder asesinado cada 2,79 días y contando.

Comentarios (7)

Christian Hernandez

12 de Mayo

0 Seguidores

Les esta pasando lo de Las 2 orillas donde la gente que visita el sitio tiene ...+ ver más

Les esta pasando lo de Las 2 orillas donde la gente que visita el sitio tiene mejores escritos que los mismos columnistas de la casa.

Enri

12 de Mayo

0 Seguidores

Petro tiene propuestas interesantísimas, pero además tiene sincera voluntad ...+ ver más

Petro tiene propuestas interesantísimas, pero además tiene sincera voluntad de aplicarlas, y posee las agallas para sacarlas adelante. Por eso es que tanta gente confía en él, y le dará su apoyo en las urnas.

Andres Felipe Garcia Rovira

14 de Mayo

2 Seguidores

El holocausto del palacio de justicia fue interesantisimo, la cantidad de libr...+ ver más

El holocausto del palacio de justicia fue interesantisimo, la cantidad de libros que se han escrito lo demuestran. El robo multinivel de Petro en la alcaldia, robo en basuras con camiones usados, con camiones nuevos, con camiones arrendados, sin contar la cajita menor del acueducto y claro que la gente confia en que podra replicar el exitoso modelo de Venezuela de equidad y justicia social, magno.

DIDUNDI

12 de Mayo

3 Seguidores

1-Déjeme decir Sr Petrista q la posibilidad d irnos hace 4 años con mi flia,...+ ver más

1-Déjeme decir Sr Petrista q la posibilidad d irnos hace 4 años con mi flia, aprovechando la posibilidad d entrada a la comunidad Europea y los mismos EEUU, si Furibe ganaba, fue real, pensando en el grado d violencia q volvería al país con una guerrilla y un furibe odiándose a muerte y ninguno d ellos poniendo el pecho a la brisa. Y así lo manifesté aquí en LSV.
Q la suerte nos siga acompañando.

Enri

12 de Mayo

0 Seguidores

En Colombia nunca hemos aplicado una sanción política a los gobernantes que ...+ ver más

En Colombia nunca hemos aplicado una sanción política a los gobernantes que durante más de 200 años han usurpado el poder. Cada 4 años nos comemos enteras las mismas promesas, que apenas ganan las empiezan a incumplir. Y a pesar del incumplimiento seguimos votando por ellos, como si nada malo hubiesen hecho. Es hora de una fuerte sanción social a tanta intransigencia, ineptitud, corrupción, etc.

Mauricio Duque

14 de Mayo

0 Seguidores

El capital humano y quienes generan valor si se puede ir, los capitales tambi...+ ver más

El capital humano y quienes generan valor si se puede ir, los capitales también. Tanto Petro como Duque representan el pais del odio de la exclusión de un tipo o de otro. En días pasados cerca de donde vivo pasó una chiva con simpatizantes de Petro, megáfono en mano. "Fuera la oligarquía, fuera los ricos, fuera los políticos tradicionales" Afortunadamente Petro no ganará esta vez, pero y luego?

Juan David Gonzalez

14 de Mayo

0 Seguidores

Un líder asesinado cada 2.79 días,los que votaron por el SI, pensaron que la...+ ver más

Un líder asesinado cada 2.79 días,los que votaron por el SI, pensaron que la violencia era imaginaria, de palabra.Los que votamos por el NO les dijimos va a volver el narcotráfico, no va irse la violencia y los lideres sufren por los errores del gobierno, una paz sin legitimidad y mal hecha era la genesis de la siguiente guerra, eso paso con Belisaurio, el pueblo hubiera defendido el acuerdo ya no

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia