Menú principal

Jueves Octubre 30, 2014

Por primera vez desde que las encuestadoras Invamer Gallup y Cifras y Conceptos miden la imagen del expresidente Álvaro Uribe, la primera desde 1996 y la segunda desde 2011, su imagen desfavorable supera a la favorable.

El viernes pasado el Gobierno finalmente presentó al Congreso el proyecto de ley sobre los baldíos, un tema espinoso que en el último año le tumbó un embajador y un ministro (casi dos) y puso su cuota de melodramas. Con este proyecto, por primera vez el presidente Juan Manuel Santos no está buscando -al menos por ahora- salvarle el pellejo a los grandes cacaos que compraron tierras en la Altillanura brincándose los topes legales. Pero les abre una ventana segura hacia adelante.

Después de la despachada que le pegaron en el uribismo a Pacho Santos en la campaña presidencial, una competencia le sale en su camino a la Alcaldía de Bogotá que podría dañarle, otra vez, el camino a las aspiraciones del vicepresidente de Uribe.

Hilos temáticos: 

En una movida inusual en un partido gobiernista, La U anunció ayer que no apoyará ni el voto obligatorio ni las listas cerradas contenidas en el proyecto de “equilibrio de poderes” que propone el Gobierno, y que hoy aterrizó en la plenaria del Senado para segundo debate. Lo que no se ha dicho es que la posición se debe en parte al descontento que persiste en algunos congresistas con el presidente Juan Manuel Santos -como lo contó La Silla- y a las sospechas que últimamente se vienen despertando en un grupo de senadores sobre el ministro del Interior Juan Fernando Cristo.

Páginas