Menú principal

Sábado Noviembre 22, 2014

El Centro Democrático hizo hace ya varias semanas comentarios a los acuerdos hasta ahora suscritos entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc.

Por: Olga Lucía Lozano, Vie, 2014-10-31 15:42
La SillaHalloween: Préstame tu máscara

Gustavo Petro quiere ser un jugador fuerte en las elecciones locales de 2015 y ya tiene listas sus cartas. Después de las renuncias de la semana pasada, antes de que se vencieran los plazos para inhabilitarse, la baraja del petrismo para la Alcaldía de Bogotá quedó conformada por tres personas muy cercanas al Alcalde y que tienen intenciones de lanzarse al agua: la ex Secretaria de Hábitat, María Mercedes Maldonado; el ex gerente de Canal Capital, Hollman Morris y el ex Secretario de Gobierno, Guillermo Alfonso Jaramillo. Pero aunque Petro tiene candidatos, hoy no tiene partido que los avale

Hilos temáticos: 

A María Fernanda Cabal la señalaron de organizar la rechifla contra el ministro Juan Fernando Cristo el lunes en el foro de víctimas de las Farc, aunque hasta el momento sus acusadores no han mostrado pruebas. Pero, más allá de si la representante uribista estuvo involucrada en el abucheo o no, su presencia en los espacios de víctimas de esa guerrilla -que varios líderes describen como 'toma'- genera tanta resistencia que muchas de las organizaciones más visibles han optado por marginarse del naciente movimiento de víctimas de esa guerrilla y otras aún tienen serios reparos sobre su presencia allí.

Aunque no parecen haber tenido muchos momentos malos, por esta época los astros parecen alineados más que nunca a favor de la poderosa familia política y conglomerado empresarial de Barranquilla, los Char. Dueños de la cadena comercial Olímpica, de constructoras y del equipo de fútbol Junior, entre otros grandes negocios, hace cuatro años militaban en un partido (Cambio Radical) bajo riesgo de desaparecer por la dictadura del umbral electoral. Y tenían un candidato presidencial (Germán Vargas Lleras) que acababa de ser derrotado en las urnas por Juan Manuel Santos y el uribismo. 

Páginas