Menú principal

Viernes Noviembre 21, 2014

Martes, Abril 9, 2013 - 12:30

¿Tiene sentido marchar el 9 de abril?

El martes 9 de abril se realizará una marcha ciudadana en respaldo a las negociaciones de paz con las Farc en La Habana, durante el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas que quedó consagrado en la Ley de Víctimas. Sectores tan disímiles como el Gobierno de Juan Manuel Santos, la Alcaldía de Gustavo Petro y Marcha Patriótica respaldan la marcha como un apoyo al proceso de paz, mientras que sectores cercanos al ex presidente Álvaro Uribe señalan que no es una marcha en solidaridad con las víctimas sino con los victimarios. ¿Tiene sentido marchar el 9 de abril? 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Rafael Guarín
Ex viceministro de Defensa
Jue, 2013-04-11 09:33
Imagen de Rafael Guarín

La movilización del 9 de abril está basada en el engaño y la mentira. Manipulando el anhelo de paz que tenemos todos los colombianos, busca que se acepte a las Farc como un actor político legítimo en la democracia, al igual que a los crímenes atroces, el narcotráfico y la violencia como medios válidos de acción política.

Ante el rechazo que reflejan las encuestas respecto a la impunidad, excarcelación y elegibilidad para criminales de las Farc, la Marcha propone mostrar un falso apoyo que legitime artificialmente un proceso de paz que, precisamente, busca lo que los ciudadanos rechazan: tales gabelas y beneficios jurídicos.

La mejor forma de contribuir a la paz es decir No a las Farc, es no atender una convocatoria que originalmente es promovida por las Farc. Los colombianos debemos movilizarnos a favor de la paz y en contra de los crímenes de las Farc, no a su lado para legitimarlas. Es el día de las víctimas, no de los victimarios.

Cristina de la Torre
Profesora, Universidad Externado
Jue, 2013-04-11 09:31
Imagen de Cristina de la Torre

Nada tiene más sentido hoy en Colombia que jugársela por la paz. Todos a una, por encima de diferencias ideológicas e intereses electorales. Los cientos de miles de asesinados, los millones de desplazados son argumento suficiente para marchar por una salida política a la guerra.

De momento, sin embargo, brillarán en las calles tanto los marchantes como los ausentes: Álvaro Uribe, en carrera loca por la reconquista del poder, cree poder lograrlo invitando de nuevo a la guerra. Y el Polo, en crisis permanente de identidad, carece de la fuerza y del criterio suficientes para permitirse compartir con otros el ideal supremo de la paz. Tan débil parece, que teme desaparecer si reconoce que semejante iniciativa histórica no fue suya.

Este partido, y todos los demás, deberían más bien aplicarse a cocinar propuestas para construir en el postconflicto una Colombia que no dé lugar a insurgencia armada: un país que venza la exclusión política, la pobreza, la inequidad.

Álvaro Jiménez
Coordinador, Campaña Colombiana contra Minas
Jue, 2013-04-11 05:42
Imagen de Álvaro Jiménez

Estuve en la marcha con emoción y certeza de que lo correcto es respaldar y trabajar por el éxito del proceso. Pero como miembro de la Alianza que promueve la implementación efectiva de la ley de Víctimas "Colombia sin heridas", me pregunto y pregunto . ¿Como podemos evitar que asesinatos como el de Ever, amenazas a líderes y promotores de la implementación efectiva de la ley queden impunes?
Se requieren resultados, capturas efectivas de sicarios y de quienes ordenan y pagan los asesinatos. De lo contrario, el fin del conflicto que se lograría al firmar la paz con FARC y ELN como dijo el Presidente, no podrá superar la impunidad engendrando nuevas violencias.

Álvaro Jiménez
Coordinador, Campaña Colombiana contra Minas
Mar, 2013-04-09 05:53
Imagen de Álvaro Jiménez

Una forma de participación es la movilización. Quienes marchamos decimos que el proceso de paz tiene nuestro respaldo, quienes marchamos reivindicamos el fin de la victimización que la guerra genera. Quienes marchamos decimos que resolver politicamente la guerra es una decisión justa, patriótica y acertada tanto de las FARC como del Gobierno. Quienes estamos marchando hacemos una apuesta para que la indignidad no sea el camino repetido de la sociedad y de los colombianos todos.

Carlos A. Velásquez R
Coronel (r) del Ejército y profesor, Universidad de la Sabana
Lun, 2013-04-08 20:56
Imagen de Carlos A. Velásquez R

Si, por ejemplo, hubiese sido porque la mesa de La Habana estuviese tercamente atascada, o si alguna de las partes no estuviera mostrando voluntad de negociar, hubiese tenido algún sentido.

Pero el sentido se desvirtuó al convertir la solidaridad con las víctimas como "indefectiblemente" ligada a la paz. Es más, quizás sin proponérselo, el mismo Presidente en la alocución que acaba de hacer contribuyó a desvirtuarla al colocar el asunto en términos de "amigos de la paz" o "amigos de la guerra". De esta manera matriculó la marcha en el "voluntarismo de paz".

Lo que necesitamos es un "proceso de pacificación estratégico" dentro del cual se incluya la negociación para terminar el conflicto armado. Tenemos lo segundo pero no lo primero.

Carlos Baena
Ex senador y presidente, Movimiento Mira
Lun, 2013-04-08 14:53
Imagen de Carlos Baena

El MIRA sí está de acuerdo en unirse a la marcha de mañana 9 de abril, como apoyo a los millones de colombianos que han sufrido los estragos de la guerra y haciendo un llamado a la inclusión.

Con el simbolismo “en esta mesa falto yo”, el MIRA quiere representar la importancia de que todos los sectores del país, y en especial que los que han sido víctimas del conflicto, puedan participar en la mesa de diálogo. Nos preocupa que a estas alturas se cambien las reglas de juego y se sigan sumando negociadores, que no se haya convocado el Consejo Nacional de Paz, que no exista por parte del Gobierno una mujer en la mesa de negociación y que no hubiera representación de todos los partidos políticos en la comitiva de la Comisión de Paz del Congreso que viajó a Cuba.

Si bien el MIRA apoya el proceso de paz que se está llevando a cabo entre el Gobierno y las Farc, reclamamos mayor inclusión de los actores de la sociedad civil, para que exista apropiación y pertenencia en este proceso.

Ramiro Bejarano
Ex director del Das
Lun, 2013-04-08 14:25
Imagen de Ramiro Bejarano

Tiene todo el sentido marchar el 9 de abril, para que tanto el Gobierno como las Farc sientan el respaldo de toda la comunidad.

Una marcha multitudinaria, como ojalá sea la de mañana, sepultaría las voces pesimistas que no solo no creen en el proceso de paz, sino que están dispuestas a combatirlo inclusive con argumentos innnobles y mezquinos, como lo han venido haciendo el ex presidente Uribe, el ex vicepresidente Francisco Santos y otros voceros de la ultraderecha recalcitrante. Marchar es decirle sí a la paz.

Paola Holguín
Senadora electa del Centro Democrático
Lun, 2013-04-08 14:12
Imagen de Paola Holguín

No tiene sentido marchar el 9 de abril porque es una marcha con fines políticos que busca legitimar un proceso ilegítimo.

Es una marcha a favor de los victimarios y de un proceso que desconoce el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación. Es una marcha que desdibuja el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas porque desde La Habana las Farc están desconociendo a millones de colombianos que han sido sus víctimas y se están autocalificando como tales. Por respeto a las víctimas, a la democracia y en rechazo al terrorismo no debemos marchar el 9 de abril.

Jorge Iván Cuervo
Profesor, Universidad Externado
Lun, 2013-04-08 13:26
Imagen de Jorge Iván Cuervo

El sentido original de la marcha se ha desdibujado. Hoy compiten varios mensajes: apoyo a las víctimas, rechazo a las Farc, pero también terminó siendo un plebiscito en favor del proceso de paz -y del gobierno Santos- como una forma de suplir la escasa participación de la sociedad civil en las conversaciones, lo cual excluye a quienes estando de acuerdo con la paz no comparten la forma como éstas se adelantan.

Pero también la contra marcha convocada por el uribismo, el Moir y el Polo Democrático (vaya paradoja) es una forma de acentuar las diferencias entre el uribismo y el santisno en torno del proceso de paz y sentar las bases de lo que va a ser el próximo debate electoral.

Quien quiera salir a manifestar su deseo legítimo de que haya paz, encontrará que es convocado por el gobierno nacional, por el gobierno distrital, por Marcha Patriótica, un mix de imaginarios de dificil coexistencia.

Terminó siendo una marcha política que dividirá al país entre amigos y enemigos de la paz.

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos: Gobierno de Petro