Menú principal

Jueves Octubre 23, 2014

¿Se deberían hundir los proyectos de transfuguismo y el de escisión de partidos?

En su intervención en la asamblea del Partido de La U, Juan Manuel Santos pidió que se hundieran en el Congreso dos proyectos de ley que permiten que los congresistas cambien de bancada sin sufrir sanciones: el proyecto de transfuguismo y el de escisión de partidos. Pero esa petición del Presidente se estrella contra el interés de muchos parlamentarios que quieren irse de las bancadas en las que están o que quiere aumentar su bancada con congresistas de otro lado. Por ejemplo, les puede interesar a los Verdes para que se salgan John Sudarsky y Angela María Robledo; a los progresistas para irse al Polo; a los liberales para recibir a los de Cambio Radical; y al sector del PIN que no es de Juan Carlos Martínez y  al que le gustaría irse con los rojos o con Cambio Radical ¿Se deberían hundir esos proyectos?

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Antanas Mockus
Ex alcalde de Bogotá y ex candidato presidencial
Jue, 2012-11-01 14:41
Imagen de Antanas Mockus

En el futbol, los jugadores tienen derecho a cambiar de equipo, pero no durante el partido. Cambiarse tiene su costo para el aficionado y para el jugador. La FIFA puede reformar el reglamento, pero no durante el partido. Además en la FIFA no mandan los jugadores. Imagínense que parte de los jugadores de los partidos convienen por tradición jugar a ratos otro deporte parecido al futbol pero donde cualquier jugador puede coger el balón con la mano en cualquier lugar de la cancha con tal de que el árbitro no lo vea. Se transita de un deporte a otro sin advertirlo. Los equipos tienen 3 clases de jugadores: los que juegan futbol todo el tiempo, los que juegan alterado cada vez que pueden y los que combinan los dos juegos. Hay un cierto acuerdo en guardar las apariencias. En varios equipos hay serias fracturas internas, en parte debidas al no acuerdo sobre qué juego jugamos. Creo que la paz sí ameritaría re-alinderarnos en profundidad reconociendo la potencia de la democracia deliberativa.

Rafael Guarín
Ex viceministro de Defensa
Mié, 2012-10-31 22:04
Imagen de Rafael Guarín

Después del paso del Pte Santos del uribismo a la jefatura natural del Partido Liberal no deja de ser gracioso que condene el transfuguismo, sino fuera por el pánico que le produce Álvaro Uribe en campaña.

Lo cierto es que la gran revolución política que necesita Colombia es contar con partidos doctrinarios. Cohesionados por ideas, no por dependencia burocrática, ni vanidades personales. El transfuguismo parlamentario aborrece al propósito de construir tales partidos.

Si el uribismo quiere ser alternativa en 2014 sería una estúpidez endosarla a la posibilidad de que congresistas que han contribuido al desmonte de la Seguridad Democrática y a legitimar con el Marco Jurídico para la Paz el crimen como medio de acciónn política, hagan de parte d sus filas.

Uribe debe sacudirse de los transfugas y construir un movimiento basado en la firmeza en unas ideas. !Primero la doctrina, luego la mecánica! Lo otro es reproducir nuevas deslealtades.

Los invito a www.politicayseguridad.blogspot

Álvaro Jiménez
Coordinador, Campaña Colombiana contra Minas
Mié, 2012-10-31 20:09
Imagen de Álvaro Jiménez

Los partidos políticos en Colombia y en pocas regiones del mundo, valga decirlo, están lejos de representar a sus votantes y no son casas de la democracia.
Estos proyectos de ley facilitan los intereses de los afectados en las disputas internas de las camarillas partidistas. Por ello, estos proyectos no transformaran la política, cuando más, los escenarios electorales. ¿Para que hundirlos como propuso el Presidente Santos? ¿Para satisfacer su deseo de mantener el statu quo partidista? Su llamado, no es para mejorar la política. Tal vez el mejoramiento lo encontremos dandole una patada al tablero y creo que esto si lo logran los proyectos si son aprobados y la verdad, tál como esta de aburrida la política en Colombia, botar el tablero al piso es una opción interesante. Que todo el mundo se redefina con base en las nuevas situaciones, que se acomoden los desacomodados con sus directivas, que los perdedores encuentren nuevos espacios y que los poderosos queden desnudados en sus vergüenzas

Miguel Galvis
Veedor Nacional del Partido Alianza Social Independiente (ASI)
Mié, 2012-10-31 17:02
Imagen de Miguel Galvis

El perverso fue el planeado en Palacio con el propósito de rehacer las mayorías perdidas con la salida de Germán Vargas, que no apoyo la reelección.

El cambio de las reglas de juego en beneficio de los intereses del expresidente, convierte ese transfuguismo en una práctica reprochable ética y políticamente. Constituye un ejemplo más de legislación a la medida de los intereses de los Congresistas, pues recompusieron las mayorías a punta de burocracia y uno que otro cohecho.

En cambio hoy el transfuguismo buscaría la recomposición de fuerzas al interior de los partidos, teniendo en cuenta la coherencia de las acciones de los congresistas y de los directivos.

Los uribistas atrapados en la U, bien podrían cohesionarse en el PIN o en el Partido Conservador, superando la U de su fase caudillista.

La escisión en cambio premiaría a los seguidores del todo vale y los enemigos del proceso de paz, dándoles un partido al Puro Centro Democrático. Que ni es lo uno, ni lo otro y menos lo tercero.

Ángela Robledo
Representante a la Cámara, Alianza Verde
Mié, 2012-10-31 15:14
Imagen de Ángela Robledo

No apoyo el transfuguismo ni la escisión de partidos. Ambos proyectos podrían promover la desaparición de las colectividades que representan a las minorías o nacieron con la promesa de ser alternativas. Este país está cansado de que los funcionarios, los programas de gobierno y los principios se acomoden al calor de las campañas electorales. Nada bueno para la democracia puede resultar del llamado “voltearepismo”, vieja práctica de los oportunistas. Por eso debemos condenar el unanimismo y fortalecer la democracia deliberativa, donde hay cabida para la disidencia.

Soy verde por principio y quiero seguir siéndolo. Me declaré en disidencia cuando la Dirección Nacional del Partido Verde aceptó una alianza con Álvaro Uribe. Eso, sumado al ingreso inconsulto a la Unidad Nacional y la ausencia de discusión programática e ideológica, nos hacen pensar -por momentos- si estamos en el lugar equivocado. Por mi parte, seguiré defendiendo los principios que juré cumplir.

@angelamrobledo

Maritza Martínez
Senadora, Partido de la U
Mié, 2012-10-31 13:49
Imagen de Maritza Martínez

Considero que estos proyectos deben hundirse porque entran en contradicción con el interés de organizar y fortalecer los partidos políticos para lograr así un sistema político más democrático y sólido. Esta sería la tercera oportunidad en que se permite el transfuguismo, convirtiéndose en una práctica reiterada que nada le aporta a la disciplina de partidos que se pretende instaurar.

John Sudarsky
Senador, Alianza Verde
Mié, 2012-10-31 13:07
Imagen de John Sudarsky

Los deberían hundir.

A los congresistas el aval se lo da el partido y ese aval perdura hasta que se termina el periodo legislativo. Por eso uno no puede estar cambiándose de partido así como así.

Todo el mundo tiene derecho a hacer transfugismo pero al salir del partido en el que esta. Actualmente, para cambiar de partido toca salirse un año antes de las elecciones

Sin embargo, creo que el término de un año es demasiado drástico porque es un costo muy alto tener que abandonar la curul cuando aún hay una gran labor legislativa por hacer.

Lo que debería suceder es que el congresista abandone la curul en el momento en el que aparezca en la lista del otro partido. No un año antes.

El tema de escisión es distinto. No estoy de acuerdo con que se permita porque eso permite aprovecharse del aval que tiene un partido para formar otro. Los patrtidos luchan sus avales así que si alguien quiere formar uno tiene que conseguir de manera independiente las firmas y la personería jurídica

Mié, 2012-10-31 11:35
Imagen de Fredy A. Preciado

Algunos aun están en la convicción que la fortaleza de los grandes partidos garantiza por si mismo la democracia. Y si, ese presupuesto es valido cuando hay una fuerte identidad e integración nacional y el sistema de representación es incuestionable. Pero precisamente es lo que no sucede en Colombia. Con el anterior sistema de partidos, la política y las instituciones gozaban de mayor legitimidad y las regiones tenían mayor dinamismo y se participaba con mayor representación; la reforma, limito las iniciativas locales de participación y dejo en manos de las directivas nacionales, por lo general de origen “Bogotano”, la discrecionalidad sobre el otorgamiento de avales, uso de recursos y mecanismos de control, fortaleciendo a su modo la centralización política. Entonces, que el discurso sea también en ese sentido, de devolverle la iniciativa política a las regiones, obteniendo mayor legitimidad e iniciativa regional, que también es democracia.

Carlos Gaviria
Ex magistrado de la Corte Constitucional y ex candidato presidencial, Polo Democrático
Mar, 2012-10-30 16:12
Imagen de Carlos Gaviria

Claro que se deben hundir.

Lo que se debería hacer es fortalecer los partidos y no debilitarlos. La llamada democracia colombiana es muy débil.

En Colombia, la pertenencia a los partidos no es seria y aunque los instrumentos que hay no son suficientes, en algo garantizan que las personas no puedan ir pasando de una colectividad a otra.

Es lamentable con estos proyectos lo único que se logra es debilitar a los partidos.

Ramiro Bejarano
Ex director del Das
Mar, 2012-10-30 14:54
Imagen de Ramiro Bejarano

Sí, soy partidario de que se hundan esos dos proyectos, porque con ellos lo que se quiere perpetuar es la corruptela en la política. No puede ser que en las vísperas de cada elección parlamentaria, los congresistas aprueben leyes que les permitan deambular de partido en partido, no por cuenta de que sus reflexiones les hayan determinado un cambio de ideología, sino por virtud de que necesitan transitar de una colectividad a otra para acomodarse burocráticamente.

En el pasado reciente ya hubo otra ley que les permitió a los congresistas voltearse sin padecer sanciones. Los más conspicuos lagartos y traidores se trastearon sin rubor de un lugar a otro, sin haber dado siquiera una mínima explicación. Entonces supimos que andaban urgidos por aproximarse a la redentora ayuda burocrática de Uribe. Ahora quieren algo similar. El Congreso parece estar más interesado en acabar de corromper la política, que en ponerla a salvo del desprestigio

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos: