Menú principal

Sábado Octubre 25, 2014

¿Cómo evalúa la gestión de Petro frente a las protestas contra Transmilenio?

El viernes de la semana pasada Gustavo Petro tuvo que enfrentar el día más difícil desde que se posesionó como alcalde de Bogotá, por cuenta de los bloqueos en Transmilenio. Las protestas, que terminaron en disturbios, pusieron en el centro del debate la capacidad de generencia de Petro para manejar crisis. ¿Cómo evalúa usted la gestión de Petro frente a las protestas contra Transmilenio?

Responda usted también en nuestra Sección de Usuarios.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Álvaro Jiménez
Coordinador, Campaña Colombiana contra Minas
Mar, 2012-03-13 07:10
Imagen de Álvaro Jiménez

En primer lugar, demostro que tenía la información y de manera preventiva advirtió de los bloqueos una semana antes, de manera directa y a través del secretario de Gobierno en medios de comunicación. Ambos llamaron a los jóvenes a no bloquear el sistema y a la ciudadanía a no caer en el juego.
El día de los ataques al sistema, el dispositivo de polícia fue orientado de manera adecuada aunque no suficiente. La movilidad de pequeños grupos desbordo el control en algunas zonas y se produjeron los daños observados.
A pesar del caos generado, la ciudad al caer la tarde pudo moverse. La pregunta que cabe es si los opositores al gobierno, -de todos los pelambres-, se frustraron porque querían que el caos fuera mayor.

Ángela Robledo
Representante a la Cámara, Alianza Verde
Lun, 2012-03-12 20:24
Imagen de Ángela Robledo

Reivindico el derecho a la protesta, siempre que sea pacífica y no derive en vandalismo, como ocurrió el viernes.

Hay razones para protestar por el servicio de Transmilenio: la oferta de buses es insuficiente, los tiempos de espera son eternos, los pasajes son costosos y las filas para ingresar al sistema son kilométricas. Eso, sumado a los robos, los “manoseos” y la ausencia de cultura ciudadana dentro de los buses articulados, son evidencias de que el sistema colapsó.

La ciudadanía estaba descontenta desde años atrás. El viernes se expresaron usuarios insatisfechos, pero, quizás, también se mezclaron intereses políticos, económicos y particulares. Tal vez, este tipo de
manifestaciones convenían a sectores económicos que se verían afectados si la operación de Transmilenio se vuelve mixta y se democratiza el valor de los tiquetes.

No es tiempo para mutuas acusaciones políticas. La ciudadanía exige soluciones a corto, mediano y largo plazo.

www.angelarobledo.com
@angelamrobledo

Jorge Iván Cuervo
Profesor, Universidad Externado
Lun, 2012-03-12 13:21
Imagen de Jorge Iván Cuervo

La actitud del alcalde Gustavo Petro durante las protestas del pasado viernes, parecía más la de un reportero o la de un político de oposición al gobierno distrital que la de un gobernante al frente de una crisis.

Petro se hizo como sujeto politico en el escenario de la confrontación, es su talante, y es el que ha venido aplicando en su gestión. Cada vez que aparece un problema que debería entender en sus orígenes y en sus causas para plantear alternativas de solución, lleva la discusión al escenario de la confrontación política, lo cual no deja de ser preocupante para una ciudad como Bogotá que necesita soluciones urgentes a problemas como el de movilidad y seguridad.

Petro viene dando la razón a quienes piensan que no estaba preparado para gobernar una ciudad tan compleja como Bogotá. Su exposición mediática en twitter es una señal de que la gobernabilidad digital no se traduce en gobernabilidad política. Para gobernar, el consenso es un recurso poderoso.

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos: